Enric González: Una temporada lamentable

Cuando hay que decir una burrada, mejor decirla pronto: el servicio militar obligatorio, más conocido como “mili”, tenía sus ventajas. Ya está dicho. Ahora intentaré explicarme. Fui el recluta 31.071 del 79/1 en el CIR de San Gregorio, Zaragoza, y pasé un año y pico en Pontonia, un regimiento de Monzalbarba. “Soldado valeroso del arma de ingenieros”, decía el himno. […]