El futbolista punk

Sospecho que, dentro de Simeone, hay un delantero llamado Diego Costa. Uno embiste, como poseído, a la vez que el otro bracea desde la banda, como chamán en trance. Y esa telequinesis deriva en una comunión futbolística que ha forjado un sello propio. Un estilo en el que, como en el Roundhouse a finales de los 60, importa más la […]