El día que Pablo Martínez Arroyo llevó al Estudiantes a Estambul

Quedan cinco minutos para acabar la primera parte y lo que se oye es el miedo. Unas quince mil personas muertas de miedo, con sus chilabas, sus pancartas, sus gargantas roncas desde antes de empezar el partido. Si han estado en una situación parecida, saben de lo que les hablo. Si no, les costará, porque el miedo no se ve […]