Rubén Díaz Caviedes: Pater patriae

La ambición última de cualquier pater patriae que se tenga por tal en vida es verse forjado en bronce, habitualmente sobre un caballo, y figurar en plazas y avenidas acumulando cagadas de paloma durante el resto de la eternidad —o hasta que se extingan las palomas—. Antes pretende, lógicamente, morir de una de las dos formas propias de los de […]