«No sabíamos que la muerte pudiera ser tan bella»

Una visita a Chernóbil y a los supervivientes Vasili Koválchuk recibió una llamada el mediodía del 26 de abril de 1986. —Me dijeron que me presentara inmediatamente en Chernóbil. No me explicaron para qué. Koválchuk tiene ahora 55 años, viste vaqueros, chaquetón de camuflaje y una gorra que se quita para mostrar una cicatriz que le atraviesa en diagonal la […]