La fortuna de los catalanes: ya es casualidad

Verano de 1793. En el taller textil de La Canya, situado en la villa catalana de Berga, el carpintero Ramón Farguell, conocido como el Maixerí —el Machine, el Máquina en francés—, está dando los últimos retoques a un nuevo invento: su nueva máquina de hilar algodón. Desde pequeño trabaja en el taller algodonero que antes había sido de su abuelo […]