Ricardo Cantalapiedra: Economía de las palabras

Siendo joven se me ocurrió escribir una novela. Ya tenía el título: Autobiografía de un jamón. La frase inicial del relato era esta: “Yo era un cerdo, pero me curé”. Siete palabras, un guarismo de resonancias bíblicas. Quedé perplejo porque comprendí que no había más que decir y que la novela estaba concluida. Esto me produjo satisfacción y melancolía. Satisfacción, […]