Pepe Albert de Paco: Raúl Pérez López

A punto de cumplir 42, sigo quemando a conciencia las etapas que se suponen a cualquier serpiente de bien. Mi primera mudanza consistió en abandonar el trotskismo para, tras un lustro de penitencia maragallista, acabar abrazando el lado oscuro de la fuerza. Me ocurrió, en fin, lo que describe el gran Horacio Vázquez-Rial en Por qué dejé de ser de […]