Sexo, mentiras y emisoras de radio contra el Tercer Reich

Decía Nietzsche que la forma más indigna de hacer daño a una causa era defendiéndola intencionadamente con malos argumentos. Tal vez, aunque puede que sea también la más eficaz. Lo vemos a diario en el debate político: un detractor de un partido o un ideario puede pasarse el santo día echando sapos y culebras en su contra y no logrará […]