Etiquetado con: "J. R. Moehringer"

J. R. Moehringer: «Si escribes sinceramente sobre la búsqueda de la felicidad de alguien, la gente no podrá dejar de leer»

J. R. Moehringer: «Si escribes sinceramente sobre la búsqueda de la felicidad de alguien, la gente no podrá dejar de leer»

Esta entrevista está disponible en papel en nuestra revista trimestral número 13 Aquí me tienen. En el vermut que ha organizado Duomo en honor de J. R. Moehringer (New York, 1964), biógrafo de Andre Agassi —recuerden el celebrado Open— y autor de El bar de las grandes esperanzas, un libro que cronológicamente antecede al del tenista, aunque acabe de publicarse aquí. Se trata de las memorias del […]

Lecturas que habría lamentado perderme en 2019

Lecturas que habría lamentado perderme en 2019

La hija de la española, de Karina Sainz Borgo. Quizá alguien no haya leído todavía esta novela. Ese hipotético alguien debería enmendarse. Es una historia tierna y angustiosa sobre la agonía de un país, Venezuela, contada de forma tierna y angustiosa. Tiempo de magos, de Wolfram Eilenberger. Una década (1919-1929) y cuatro filósofos (Ernst Cassirer, Ludwig Wittgenstein, Martin Heidegger y […]

Lecturas que habría lamentado perderme en 2015

Lecturas que habría lamentado perderme en 2015

Fariña, de Nacho Carretero. No sabría decir si esto es periodismo narrativo del nivel más alto, o una novela magnífica en la que el autor olvidó meter algo inventado. Una maravilla, en cualquier caso. La historia del narcotráfico en Galicia, y su presente, tan bien contados y con anécdotas tan deliciosas que uno acaba riendo con toda esa desgracia. El […]

¿Pero quién te crees que eres? ¿El puto Agassi?

¿Pero quién te crees que eres? ¿El puto Agassi?

1. No concibo que toda esa gente quiera parecerse a Andre Agassi, dado que yo no quiero ser Andre Agassi. (Open, Andre Agassi) 2. Mi madre quería que yo jugara al tenis desde pequeño porque los tenistas siempre iban vestidos con polo, bien peinados y no escupían al suelo como los jugadores de fútbol. Así que, contra mi voluntad, un […]