Yo, Fausto: vender el alma al Diablo

“Faustus era un individuo sumamente perceptivo y hábil, cualificado e inclinado al estudio. Lo hizo tan bien en sus exámenes que los rectores decidieron examinarlo también para el título de Magister. Había otros dieciséis candidatos, a todos los cuales demostró ser tan superior en discurso, composición y competencia, que fue inmediatamente concluido que había estudiado suficientemente y se le nombró […]