Etiquetado con: "john travolta"

Cuando lloras se arrugan los ojos

Cuando lloras se arrugan los ojos

Hay películas que cuando dices en voz alta que no te han emocionado hay quien te mira como si fueras boba. Al parecer, si no te extasías con ellas y sales del cine en estado de trance es porque no tienes la sensibilidad necesaria o, peor todavía, no puedes entenderla por algún tipo de tara sin diagnosticar. Me ha pasado […]

Las películas más ruinosas de todos los tiempos

Las películas más ruinosas de todos los tiempos

Películas que han arruinado estudios. Películas que dinamitaron carreras de productores, directores y actores. Películas que han tenido pérdidas suficientes como para financiar con ellas otras películas. Películas cuyo presupuesto se disparó inesperadamente. Películas con expectativas comerciales irracionales. Películas que se hicieron con mucho dinero y pocas ganas, que el público recibió con menos ganas todavía. La historia del cine […]

Tom Cruise es Dios

Tom Cruise es Dios

El mundo es definitivamente un lugar extraño. Sí, supongo que siempre lo ha sido. Es decir: los egipcios adoraban a estatuas con cabeza de pájaro, por ejemplo. No voy a decir que lo entiendo, pero supongo que aquello respondía a una longeva tradición de dogmas de aluvión, recopilados en vaya usted a saber cuántos papiros apolillados e inscripciones talladas en […]

La Pasión según Nicolas Cage

La Pasión según Nicolas Cage

Situémonos: Nueva Orleans, abril del 2011. Una típica casa con jardín, en una calle tranquila de un típico barrio residencial estadounidense. Todos hemos visto la estampa en las películas —ambiente familiar, céspedes impolutos, un sedán aparcado junto al poste del buzón, una bici que algún niño […]

Marcel Gascón: Fiesta

Marcel Gascón: Fiesta

La terraza Slanic está medio cerrada este mes de agosto. La silla de rafia desde la que escribía se ha mudado primero a una playa casi búlgara del Mar Negro y a una finca de verano del Maestrazgo castellonense después. Y pasará por Roma y Berlín, antes de regresar a Bucarest cuando aún no haya comenzado el apacible otoño rumano. […]