Sexo en el franquismo: el regreso a las tinieblas

¡Soy cristiano y español, que es ser dos veces cristiano! (José María Pemán) Decíamos en el capítulo anterior que la sociedad española surgida de la guerra, la nacionalcatólica, reservaba a la mujer un lugar secundario en la sociedad. Tenía que dedicarse a las tareas del hogar, orientar su formación a estos quehaceres y dar hijos que criar, pero sin experimentar […]