Etiquetado con: "rosalía de castro"

Colette, French writer, at the window of her apartment of the Palais-Royal. Paris, 1941.

Escritoras en la sombra

No dejan pasar nunca la ocasión de decirte que las mujeres deben dejar la pluma y repasar los calcetines de sus maridos. Rosalía de Castro en Carta a Eduarda (1866) Ser mujer nunca ha sido de por sí tarea fácil. Y ser mujer y escritora todavía menos. Hubo un tiempo en que las mujeres ni escribían ni leían. La literatura […]

La Nouvelle Justine ou Les Malheurs de la Vertu, 1799.

Breve elogio del sexo

Como uno tiende, habitualmente, a buscar en la literatura lo que no encuentra en la vida, es muy común que el lector (o el escritor, si es que no es lo mismo) idealice la página por encima de sus posibilidades. Creo firmemente que el arte es una vida hiperbolizada. El amor es más amor si lo descubres en un soneto […]

Xoel López: «Soy un Walt Whitman frustrado»

Xoel López: «Soy un Walt Whitman frustrado»

Fotografía: Begoña Rivas   Xoel López (A Coruña, 1977) lleva veinte años reinventándose. Ha sido mod, ha cantado en inglés, ha recorrido América de sur a norte con sus canciones, ha matado a su alter ego —Deluxe— y a su propio ego con el único objetivo de ser fiel a sí mismo. El sonido Xoel es fruto de esa mezcla. […]

¿Cuál es la mejor versión musical de un poema?

¿Cuál es la mejor versión musical de un poema?

Poema es el nombre que les damos a aquellas canciones que han salido de la vaina antes de tiempo y tienen ritmo pero aún no melodía. Son como un guante que cada autor lanzó a la posteridad, retándonos: «A ver qué sois capaces de hacer con esto que os dejo, sorprendedme». Infinidad de músicos han acabado recogiéndolo, para interpretar esos […]

Bucólica barojiana

Bucólica barojiana

He visitado las suficientes casas museo de escritores celebres como para que espere muy poco y evite en lo posible estas casas museo. Ya de pequeño me llevaron los del colegio a la Casa Museo de Rosalía de Castro y toda la vida he recordado con horror aquella cama alta y oxidada y estrecha, la palangana sepia, el escritorio oscuro, […]