Etiquetado con: "Tócate"

El llamado

El llamado

Este relato forma parte de nuestro libro Tócate. Era la medianoche de uno de esos días en los que no había sucedido nada. Tami y Romy eran amigas y yo amigo de las dos. Romy estaba viviendo en mi casa por un tiempo. Recién separada. Tami vivía en Montevideo hacía meses. Le sentaba bien. Llego a la casa, voy a […]

DZ02CT135 001

Reencuentro

Este relato forma parte de nuestro libro Tócate. Encontrarme con ella un viernes, un sábado, da igual; encontrármela en un bar de copas, digo, con un grupo grande de amigos, serán al menos diez o doce, qué más da; encontrármela, digo, hace que todo se venga abajo. Encontrármela con el pelo más largo o más corto, no sé. Encontrármela bailando, […]

Acuéstate. Así

Acuéstate. Así

Este relato forma parte de nuestro libro Tócate. —¿Y entonces? —empezó a preguntar su marido con una sonrisa después de tumbarla sobre él en la cama de un empujón y besarla hasta el fondo—. ¿Ligaste? —Sí —contestó, presumida. —¿Sí? —siguió besándola, dando la respuesta por supuesto, porque cómo iba a ser de otra manera, con su gracia y ese culo; ese […]

Sexo real

Sexo real

Este relato forma parte de nuestro libro Tócate. Te lo estaba diciendo. Soy solitario, tengo tendencias suicidas. ¿Y qué más? Obsesivo, insaciable, peligroso, frustrado, violento, escurridizo, ávido de notoriedad, insaciable y me gusta el riesgo. Has repetido insaciable. ¿Tú crees? Quedé con Jean Beach en dos ocasiones, ambas en la cafetería de un hotel que ya no existe. La primera cita […]

Imagen: DP.

Fraternidad

Este relato forma parte de nuestro libro Tócate. Cuelo mis dedos bajo el nudo del coletero que sujeta la maraña de su cabellera alquitrán y lo deslizo hasta que se pierde. Recojo un mechón furtivo y lo coloco tras su oreja, resiguiendo el contorno de esta y continuando por la cornisa que el maxilar inferior delinea. Me lanzo al vacío del […]

Bájate las bragas

Bájate las bragas

Este relato forma parte de nuestro libro Tócate. Estoy en la cocina. Azulejos de color celeste que nunca me gustaron. Mesada de mármol. Pila de aluminio. Abro la nevera. Hora del almuerzo. Dos tomates y un pepino. No hay más. Los miro con una sensación parecida al desánimo y me consuelo pensando en el pan congelado que, rociado con aceite […]