Artículos escritos por Holden Caulfield

Déjese querer por una loca

El verdadero objetivo que persigo con este artículo es poder acabarlo sin haber escrito «humor gamberro» y «serie canalla». En serio: ¿qué nos ha pasado con la palabra canalla? Si selfie acabó siendo la palabra de 2014, canalla, random y cuñado debieron de ser duros contrincantes en la Final Four. Y asumo mi cuota de culpabilidad en cuanto a la […]

¡Uf! ¡Vaya viajecito!

I. La vida no debería ser un viaje hacia la tumba con la intención de llegar a salvo con un cuerpo bonito y bien conservado, sino más bien llegar derrapando de lado, entre una nube de humo, completamente desgastado y destrozado, y proclamar en voz alta: ¡Uf! ¡Vaya viajecito! (Hunter S. Thompson). Roger Ebert estuvo inmensamente gordo, ganó un Pulitzer […]

¿Pero quién te crees que eres? ¿El puto Agassi?

1. No concibo que toda esa gente quiera parecerse a Andre Agassi, dado que yo no quiero ser Andre Agassi. (Open, Andre Agassi) 2. Mi madre quería que yo jugara al tenis desde pequeño porque los tenistas siempre iban vestidos con polo, bien peinados y no escupían al suelo como los jugadores de fútbol. Así que, contra mi voluntad, un […]

Y arde Madrid

Hace unos días, mientras caminaba de noche por la calle Montalbán, cerca del Retiro, una chica agarró del brazo a su amiga despistada. «¡Mira! ¡Se pueden ver las estrellas!». Y los que pasábamos por ahí levantamos la vista al cielo, algo extrañados. ¿Estrellas en Madrid? Qué cosas. Esto es Madrid. Una ciudad donde se contemplan las estrellas con cierta extrañeza, […]

Cuando Capote se disfrazó de Gatsby

Nueva York. Junio de 1966. Truman Capote da pequeños tragos a su té helado en la terraza de su casa en Los Hamptons, donde las familias más pudientes de Nueva York pagan a precio de oro parcelas de tranquilidad y latigazos de brisa marina. Una sonrisa maliciosa asoma […]

Los últimos dandis

Un oso polar entra en un bar. Se acerca a la barra, toma asiento y pide al camarero un café con leche con una magdalena. El hombre, boquiabierto ante la visita de tan inesperado cliente, se apresura en servir el desayuno. Mientras el oso sopla su humeante taza de café y da buena cuenta […]

La mirada de Bill

Artículo patrocinado por Seagram’s Gin   Cada mañana se despierta en su piso diminuto, sobre una cama plegable con pilas de libros, revistas y cajas de zapatos haciendo las veces de patas. Cada mañana se ducha en un desvencijado cuarto de baño que comparte con otros inquilinos de su edificio. Cada mañana viste su esquelético y arrugado cuerpo con una […]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies