Rafael Vives: La fe

Publicado por

Hoy abordamos un tema complejo a la par que intrínseco, que viene a ser lo mismo pero en suajili. Los miedos, las fobias, las incertidumbres, la esperanza, las legañas… nos moldean y en ocasiones someten, obligándonos a pensar, hacer o creer cosas que en un estado de equilibrio neutro (solo conocido en ciertas bacterias) jamás aceptaríamos. Hablamos de aquello que mueve montañas, que subyuga personas y que enriquece las legumbres. Un concepto de morfología escueta pero de profundo contenido: Fe.

La fe, o Fe, o armadillo, según se prefiera, es el sí pero no, es el “tómate esto y calla”, es el quiero y no puedo de la evolución humana. La fe es la palanca que nos coloca en modo dependiente, hipotecando el devenir en factores ajenos que escapan a nuestro ámbito de influencia. Es el salvoconducto mediante el que autoconvencerse de que las cosas serán o no en función de algo etéreo y, por tanto, no correspondiente a nuestro esfuerzo o dedicación.

Obviamente, existen diversos tipos de fe como existen diversos tipos de cebolla. La fe como impulso, como agarradera, como vitamina es aceptable e incluso recomendable en muchos casos. Esa es la fe que te hace actuar, superar obstáculos y, en definitiva, luchar por aquello que deseas. Aunque esa fe no es más que un sinónimo de ganas o de esperanza, valores imprescindibles para engrasar nuestra maquinaria. Pero por otro lado existe la otra fe, el chip anulador, la creencia pragmáticamente absurda. Por ejemplo, la fe religiosa. Ese es el tipo de fe que colocamos un escalón por encima de nosotros, más arriba, más importante que nosotros, como motor luz y guía de nuestro destino. Así, de repente, en un momento, mengua nuestra responsabilidad y mengua nuestra capacidad de regir nuestro pasado, presente y futuro. Y eso resulta muy cómodo y algo cobarde.

La fe en un creador, sea un dios, una explosión, una coincidencia o un embudo, nos predestina a sentirnos eternamente endeudados. Sentir que se lo debes todo a algo es sentir que debes abonar esa gratitud. ¿Cómo? Pues con adoración y obediencia, valores que no requieren demasiada elaboración ni un gran desgaste a priori. Y no solo nos conformamos con adorar y agradecer lo obtenido sino que otorgamos a eso CREADOR la potestad sobre lo que nos queda por obtener. Es decir; todo. Todo en sus manos, o tentáculos, o posos diseminados… Todo lo que somos y seremos dependerá de que ESO quiera o no quiera. Incluso en nuestro nivel de inconsciencia, le suplicamos a ELLO que interceda por nosotros, que nos ayude, nos alegre, nos vengue e incluso nos proteja. Un paraguas, una coraza, una cueva en la que resguardarnos a esperar a que todo fluya sin recibir salpicaduras. Esa es la fe que nos condiciona obscenamente, que nos anula y que nos hace maleables. Esa fe nos da la patente para creer en lo inverosímil, para justificar actos injustificables y para depositar nuestra esperanza en una especie de estafa de simbiosis no recíproca. Es la que procede por nosotros regalándonos un motivo y a la vez una coartada. Y listo. Ya somos inocentes e irresponsables de todo, o del todo, ambas valen. Solo hay que creer. Solo eso. Sin mover un músculo, sin dar un paso, sin necesidad de pensar demasiado. Pero no sin renunciar a nada. Al reclinarnos sobre esa fe renunciamos a nuestra capacidad de acción y, por tanto, a nuestra libertad. La naturaleza que nos permite discernir se difumina y queda castrada por nuestras obligaciones y preceptos imaginarios.

En resumen, pues esto podría avanzar en círculos como un frisbee, una carrera de Fórmula1 o una Kaaba; la fe impulso, sí. La fe cadena, no. Dudo sinceramente que la fe vaya a sacarnos adelante pero sí percibo que puede hacernos retroceder. Si os fijáis, nuestros vecinos los animales no tienen fe. Tienen patas, picos, garras y alas. Y saben usarlos.

 

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

14 Comentarios

  1. «Así, de repente, en un momento, mengua nuestra responsabilidad y mengua nuestra capacidad de regir nuestro pasado, presente y futuro. Y eso resulta muy cómodo y algo cobarde.»

    Los futuros que se «iban a regir» gracias a ciertos movimientos del siglo XX no han sido sino un envés bastante grotesco de lo que pretendían «haber regido».

    «Al reclinarnos sobre esa fe renunciamos a nuestra capacidad de acción y, por tanto, a nuestra libertad. La naturaleza que nos permite discernir se difumina y queda castrada por nuestras obligaciones y preceptos imaginarios.»

    Hola, señor Meursault, es usted un gran discernidor, y gracias por descubrir la pólvora: sin fe se es libre, como demuestra, qué se yo, usted, señor Meursault, un hombre de acción.

    «Dudo sinceramente que la fe vaya a sacarnos adelante pero sí percibo que puede hacernos retroceder. Si os fijáis, nuestros vecinos los animales no tienen fe. Tienen patas, picos, garras y alas. Y saben usarlos.»

    Y llevan haciendo lo mismo durante bastante tiempo, los animales, y no precisamente avanzando a pasos agigantados. Aunque, es verdad, tampoco retroceden. Es un poco tonto, creo, el comparar así.

    Bueno, gracias por su filosofía, todo un cambio.

  2. No entiendo nada.

    No es la fe la que hace irresponsables a las personas. Ni crédulas. Ni endeudadas. Ni encadenadas.

    Las personas son personas, con fe o sin ella son irresponsables, crédulas, endeudadas o prisioneras. La fe no tiene nada que ver con todo eso, jovencito.

    • Escribí mal mi seudónimo.

      Recomiendo al articulista que lea a Javier Sádaba (por poner un ejemplo ya que hay muchísimos) para que sea mayor su rigor a la hora de lo que escribe.
      Para nada es reprochable que rechace la fe como «chip anulador» pero ante estos asuntos hay que conocer a fondo cada una de las palabras y argumentos que se usan. Además de que escribe para Jot Down.

      No sé qué formación tiene pero en pleno siglo XXI el concepto de fe ya tiene una tradición lo suficientemente extensa como para quedarse anclada en una definición bastante primigenia.

  3. Hombre, yo no entiendo mucho de estos temas; es más, no entiendo de casi ninguno, pero me parece que el intento de describir la fe en cuatro párrafos es algo ingenuo.

  4. Un articulista superficial opinando sobre un tema que desconoce. Resultado: tópicos, superioridad moral, contradicciones,… No me extraña que sus modelos sean los animales. Todos los efectos que deduce de la fe son mas propios del relativismo. Equiparar la fe con la irresponsabilidad manifiesta un desconocimiento absoluto del tema. Es preocupante la falta de profundidad de algunas personas. Son las que defienden que el amor no existe y lo reducen a impulsos bioquímicos. Que triste limitar la naturaleza humana al mundo de los sentidos e instintos. Cada día todo el mundo hace numerosos actos de fe en su pareja, en su familia, en su medico, … La fe religiosa es una variante mas. La fe y la razón son totalmente compatibles. Negar cualquiera de ellas nos hace personas incompletas.

  5. Recomiendo comparar los libros sobre los campos de concentracion alemanes de jean amery, primo levi y viktor frankl para comprobar los verdaderos efectos de la fe.

  6. Yo tengo que añadir que en una encuesta que leí recientemente, simplemente el 2% de los noruegos decía que acudía a algún tipo de ceremonia religiosa y que alrededor del 70% ni siquiera creía en un dios.

    ¡Leches! Justo el único país de Europa con una cierta entidad geopolítica, junto a Suiza, que no está en la UE. ¿Por qué será?

  7. ¿La incredulidad es resultado de la superioridad geopolítica o la superioridad geopolítica de la incredulidad? Y lo que es más importante: ¿qué diantres es la superioridad geopolítica y qué significa para el Hombre?

  8. Hoy en día la fe es directamente proporcional a la prima de riesgo, entidades bancarias o personas incompetentes/corruptas, ganas de ganar un pastón tocándose las narices en el trabajo sin haver estudiao. Y así.
    Lo malo es vender un empacho de fé, cuando la gente no tiene ni para comer.

  9. Entiendo el enfoque, aunque no lo comparto. La fe es y debe ser algo más profundo, se siente o no y como tal se ofrece, no es una contraprestación sino un profundo sentimiento que tiene mucho de irracional.

    Muy bien argumentado de cualquier forma.
    Un afectuoso saludo.

  10. Es gracioso ver lo que suelen irritar este tipo de artículos.

    Rafael Vives, según he visto, es periodista y publicista. Lo cual puede carecer de total importancia cuando habla de algo «tan intrínsecamente humano como es la fe». ¿Debe uno leer cientos de libros sobre lo que es el amor para poder hablar de él? (desde luego debe hacerlo para comprender los mecanismos biológicos que lo provocan).
    Tal vez hay personas que debieran leer un poco menos a juntaletras encumbrados y preocuparse de mirar más a los animales para que, cuando se le equipare con ellos (y, ¡oh, sorpresa! somos animales también) no se sientan indultados.

    Un saludo.

  11. La Fe no te limita en tu accion de actuar al contrario te da el Libre Albedrio para que el ente humano actue conforme lo dicte tu conciensay actuaras el resto de tu vida concientemente-

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.