José Antonio Montano: Odio africano

Publicado por

He tenido muchas trifulcas en Internet, pero aún no me había asaltado la masa. Es una sensación interesante. Pero no voy de víctima, sino de disfrutón, porque me lo he pasado teta. ¡Al fin ocurre algo, aunque sea en mi contra! No es que yo admita las críticas, es que las celebro. Mis artículos son faltones, porque (¡aunque mi ideal sería la matización infinita: un perpetuo sfumato de la afirmación hasta que se quedase en nada!) me pierde el gusto por las strong opinions a lo Nabokov o el arte de la exageración a lo Thomas Bernhard. No pretendo decir con ello que me alcancen los brillos de estos dos maestros, sino apenas que me refocilo en sus tics. Mis artículos, digo, son faltones, de manera que se merecen críticas igualmente faltonas. Lo que quiero hoy, pues, no es tacharlas, sino hacer una reflexión al paso.

Es sobre ese automatismo inquietante de denostar a UPyD, o de señalar como esbirro de ese partido a todo aquel que se salga del ping-pong sectario o cuyo discurso recuerde, más o menos, a lo que UPyD propone. Aquí opera un delicioso mecanismo de proyección: como el personal suele estar atornillado a lo que vota, y mantiene su adhesión inquebrantable haga lo que haga el votado, da por hecho que el resto de los votantes funcionan así. No concibe que el voto pueda no formar parte de la identidad del que vota, o sea algo relativo y cogido con alfileres; algo que uno pueda (llegado el caso) abandonar. Mi relación con UPyD es esta: es un partido al que voto por el momento, pero al que no pertenezco ni con el que me identifico, y al que calculo que algún día dejaré de votar (para volver al voto en blanco, que es mi salsa).

Estoy al tanto de las sombras de UPyD, porque tengo amigos que conocen sus interioridades, y hay cosas en sus manifestaciones públicas que no me gustan: el personalismo, ciertas purgas internas, ciertos dejes populistas o la tendencia a decir justo lo que puede recabarle determinados votos. Pero estos defectos los comparten los demás partidos; son justo eso: defectos de partido. Son defectos que deploro, y por eso no pertenezco a ningún partido. Lo que llama la atención es, entonces, ese plus de odio que hay hacia UPyD. En las críticas que me hicieron (en Jot Down, en Facebook y en Twitter) parecía que bastaba decir “UPyD” para que fuera un insulto. Pero si los defectos de UPyD los comparten los demás, me temo que lo que irrita son sus virtudes: el principio de racionalización que propugna, que pisa tantos oscurantismos.

Al fin y al cabo, estamos en España. Y este era el centro de mi crítica en el artículo anterior: no nuestros comunistas, sino la mentalidad española; o nuestros comunistas en tanto representantes también de la mentalidad española. Algo que, a modo de bonus track, se ejemplificó con creces en los comentarios.

Uno de los grandes problemas de nuestra izquierda es que sigue demasiado a Franco en lo que este entendía por “España”. En teoría es para oponerse a ello: pero, como da por bueno ese punto de partida, no hace más que recorrer el mismo callejón. Acarreando, como no podía ser menos, los peores vicios españoles (presentes en Franco pero anteriores a Franco): desde el impulso inquisitorial a la obsesión por la pureza de sangre, pasando por el gregarismo, la picaresca y la beatería; esa agitación de monjitas escandalizadas en cuanto se blasfema. También, naturalmente, el odio africano.

He dudado si emplear esta expresión, porque me desagradaban sus connotaciones despectivas hacia nuestros vecinos del sur. Hasta que me he dado cuenta de que, cuando decimos “odio africano”, entendemos perfectamente que hablamos de españoles. Algo normal, teniendo en cuenta que, en efecto, “África” empieza en los Pirineos. Y acaba en el Peñón.

 

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

46 Comentarios

  1. Montano, podría hacer una refutación pormenorizada de todas y cada una de las ideas de tu artículo, pero para qué, pudiendo insultarte. ¡Mamón!

  2. Yo te voy a decir una cosa que propone UPyD y que sólo la falange propone también, en mi comunidad (Illes Balears) UPyD quiere cargarse la ley de normalización lingüistica, pretende despojar de cualquier tipo de protección al catalán. Ni siquiera el PP (que bastante daño ha hecho esta legislatura al catalán) se ha atrevido a ello. Luego están las declaraciones vergonzosas y actitudes verbalmente violentas de muchas de sus cabezas visibles, empezando por uno de sus fundadores. Menuda retórica la tuya, lo malo de UPyD lo tienen otros partidos por lo que nos irritan son sus virtudes. Yo no les veo virtudes y si un populismo enfermizo, para mi UPyD es un tapado que cuando saque a pasear (todavía más) su auténtica cara vamos a alucinar con estos. Seguramente muchos opinarán sobre el tema lingüistico de malas maneras (muchos desde el desconocimiento) porque en este país cualquier cualquier tema relacionado con una lengua que no sea el castellano saca a relucir lo que realmente hay, mucho españolismo y patriotismo de barra de bar.

  3. Hablar de odio africano para defender a un partido político que expone odio exacerbado a todo nacionalismo que no es el suyo.
    troll award of the day

  4. ¡Mierda, es verdad! se me había olvidado que en este país, los partidos de izquierda son en realidad de centro-derecha, los de centro son de derechas moderados-amariconadoscondeliriosfalangistas y los de derecha son de extrema-caspaderechavivaIsabeldeCastilla.
    Bueno: ‘Uno de los grandes problemas de nuestra izquierda es que sigue demasiado a Franco en lo que este entendía por “España”’ Es que el patriotismo en España suele estar ligado a la figura de un rey o dictador, en plan mirusté, Franco, Fernando VII, los Reyes Católicos, etc, que se preocupaban muy mucho por hacer creer a la plebe que ellos amaban a su patria, que España era la polla en perejil , y que en cada discursillo pues, «España es una grande, y su pueblo noble y casto y blablablabla» así que sí, casi todos los políticos de derechas, por no decir todos, han vivido el franquismo y han mantenido «amistades» con el propio franquismo, y si encima hacen alarde de españolidad en sus discursos, pues normal que se relacione la imagen de España con Franco. UPyD es una versión light-alternativa del PP, mientras que el PP nos intenta estafar diciendo que son de centro-derecha para luego pasarse el «centro-derecha» por el forro, los de UPyD, pues si, somos de derechas pero en alguna que otra cosilla pues nos ponemos del lado de lo que suele pedir la gente por la calle y así pues, disimulamos un ratín. Nada nada señor mío, usted vuelva a votar en blanco.

  5. No confundir patriotismo en plan «España» que aquí patriotismo es llevar bandera con toro como escudo con el «patriotismo» que se da ‘moderadamente’ y no en todos los casos, como es el de Finlandia, que es amor a la tierra propiamente dicho, no ya amor a la bandera y que mi país es la leche, no, sino amor a mis bosques y lagos.

  6. Hombre, que UPyD proponga racionalización estaría muy bien… Si cumpliesen lo que prometen como el resto de partidos.

    De hecho UPyD es un hispanísimo partido en ese respecto por su picaresca y sus geniales posiciones capaces de abarcarlo todo. Recuérdese el mítico laicismo antilaicos, al igual que el federalismo centralista. Porque, para UPyD no hay nada más laico que dar dinero público a la Iglesia Católica, al igual que es un partido tan racionalizador que consigue estar a favor y en contra de la guerra de Afganistán a la vez, gracias a la recia mano del sin par Carlos Martínez Gorriarán.

    Y es que un partido regeneracionista liderado por un ejemplo de regeneración personal como Rosa Díez (Toda una vida en política, donde además pasó de ser del sector crítico del PSE con Nicolás Redondo Terreros y partidaria del pacto con el PNV y HB, a ser amada por el TDT-Party por su postura antinacionalista) ha de ser inspirador de más confianza que el PPSOE. Espera, en mi caso creo que no.

    En todo caso, como compañero tuyo del Blanco Nuclear,he de decir que UPyD tiene claras virtudes estratégicas: Es un partido que puede movilizar gente y puede, al menos, romper con el bipartidismo absoluto imperante. Y ese es un primer paso, que puede parecer pequeño dada la calaña de la clase política nacional, pero un gran paso a su mayor descomposición y efectivamente la regeneración, mal que efectivamente le pese a muchos.

  7. ¿Y entonces en UPyD son socialdemócratas o liberales? Espero que la respuesta no sea que ninguna de las dos cosas, que simplemente flotan en el cosmos. Porque hoy en día existe un empeño en España y en toda Europa por desmontar el Estado del Bienestar y parecernos a Estados Unidos. Con eso, en mi opinión, salimos perdiendo.

    No estaría mal que en vez de situarse en el limbo participasen en los grandes debates de nuestro tiempo como este que menciono, que al fin y al cabo son un partido político. De momento sabemos que están en contra de ETA y de los nacionalismos.

    • ¿Acaso el PSOE es socialdemócrata siendo que fue el que empezó con esta política de recortes brutales de los servicios públicos? ¿O es que el PP un partido liberal aunque suba los impuestos como un poseso? Venga ya, por favor.

  8. Apunta el autor un tema que siempre me ha parecido preocupante en España: la confusión entre voto en un momento dado e identidad personal. Se dice demasiado «soy/eres de tal partido» referido a quién voto/votas, obviando el fin eminentemente práctico del voto y renunciando a la individualidad para diluirla en el colectivo. En paises con mayor tradición democrática vengo observando que el votante cambia su orientación electoral de una convocatoria a otra atendiendo a cuestiones meramente pragmáticas como las medidas que proponen unos y otros y cómo le afectan, sin por ello presuponerse que se cambia la propia identidad personal o tildarle de chaquetero. La concepción sectaria y fundamentalista del voto lleva al inmovilismo y vacía de contenidos los programas electorales (que por supuesto nadie se lee y los partidos son conscientes que no tienen porqué cumplir), cuando en una democracia madura debieran tener categoría de contrato y, de hecho, ser el principal motivo para decidir el voto de cada individuo. Por lo demás, siempre me sorprende que en España se arremeta contra el bipartidismo imperante con la misma vehemencia que se critican terceros partidos, con el resultado evidenciado en las encuestas de desacreditar a la clase política en su conjunto y en consecuencia debilitando la confianza en la democracia, que al cabo requiere de representantes políticos para ser tal.

  9. UPyD, ese partido nacionalista madrileño que detesta todo lo períferico. Lo peor es que van de limpios, regeneracionistas y tienen un batiburrillo de gente que ha salido con los pies por delante del PSOE y del PP, vamos que lo que les une es el rencor.

    Que les de el viento de Levante…

    • Exacto, de ahí la absoluta esquizofrenia ideológica que muestran continuamente. Por no hablar del talante de sus representantes, cualquier conversación que se intenta mantener con alguien de UPyD (alguien militante o algún político) resulta exasperante. Rosa Díez nunca habló mal del sistema autonómico y de tantas otras cosas que ahora denosta cuando fundía el presupuesto de su área, ni cuando estaba en el PSOE. Pero cuando perdió la oportunidad y no la eligieron, entonces vino la «iluminación».

    • ¿Partido nacionalista madrileño? Afortunadamente y, aunque a algunos les cueste entenderlo por ser la capital, pocos sitios menos nacionalistas que Madrid. Qué aburrido es que sistemáticamente se confundan las instituciones del Estado y los representantes de las mismas con la ciudadanía de esta ciudad. Los nacionalismos, tanto centrales como periféricos, son tan jodidamente artificiales como el reparto de África en la conferencia de Berlín. Se saca mucho rédito con ellos, pero el Homo Antecessor no iba portando banderas. España es una cosa y Madrid es otra, aunque sea su capital. De UPyD, la única que no me provoca urticaria es Irene Lozano.

    • Por cierto, la fundadora de UPyD nació en Vizcaya y dudo mucho que deteste lo periférico. Otra cuestión es que no comulgue con el nacionalismo vasco, pero eso no te convierte en menos vasca. El nacionalista central, de haber nacido en la periferia sería tan nacionalista periférico como el periférico central de no haber nacido en la periferia. Es el mismo discurso en función de la lotería del lugar de origen. Pero ambos están convencidos de poseer la verdad suprema y el resto, con mucho gusto, los reencarnábamos en la otra punta de España.

  10. Lo que me ha quedado claro, leyendo este artículo y el que desencadenó el odio africano, es que entre todos le hemos dado al autor el subidón que su ego necesitaba.

    Enhorabuena, señor Montano, lo ha conseguido. Ahora viene lo difícil: mantenerse.

    • No se encuentra entre mis aspiraciones el “mantenerme”.

      Quién lo diría, cuando escribe un artículo únicamente para decir que en otro artículo ha desatado una tormenta de comentarios.

  11. Miguel Ángel, que yo sepa en las islas Baleares, eso que se llama normalización lingüística no es más que el disfraz que toma el nacionalismo cerril, y lo de proteger el catalán suele ser sinónimo de imponerlo en diversos ámbitos para acompañar a la idiotología boinófila de turno. Toda relajación en la fuerza de la imposición de las lenguas regionales me parece bienvenida, puesto que no las protegen como lenguas, sino como armas políticas, tratándose además de políticas excluyentes y discriminatorias, además de cavernícolas.

  12. Yo también soy un votante de UPyD en las últimas elecciones (antes siempre votaba al partido de la oposición mayoritario). Más que nada, como has dicho, para ayudar a que se acabe este juego nefasto del ping pong. Pero también coincido que algún día dejaré de votarles, pero no para votar en blanco si no para votar, como me dijo un amigo, dibujando en la papeleta el cipote más grande que quepa.

  13. Mire usted, Gorka: UPyD no es un partido nacionalista. Si usted piensa que «solo se puede ser nacionalista», allá usted. Esa «España» que defiende UPyD es, ante todo, un concepto administrativo, sin una metafísica adosada: como la metafísica que nos traen adosada todos los archicoñacescos nacionalismos que nos atufan con su pestazo metafísico.

    • entonces podrían dejar de meternos esa bandera rojigualda hasta por la nariz, por favor?
      o «permitirnos» (jaja) hablar NUESTRA propia lengua sin tener que oirles berrear ?
      caso contrario, tendré que pensar que sois exactamente lo mismo que Falange y partidos del estilo, pues básicamente vendéis lo mismo y…….. y bueno, sois lo mismo, no se ofenda

    • ¿que no es un partido nacionalista? ya, claro. Su nacionalismo español ATUFA. Por no hablar de algunos «nostalgicos»

      http://www.fnff.es/Alvaro_Pombo_Con_Franco_Espana_vivia_mejor_211_c.htm

      Los nacionalismos son en gran parte alentados por las actitudes de señores y señoras que no consienten que en algunas zonas de españa se hable otro idioma y se tenga una cultura alejada de según qué cosas. Si en España por ejemplo, las diferencias lingüisticas se tratasen con un poco más de respeto y sin tanta tontería (como decir que el castellano está en peligro en Catalunya o Balears) entonces igual no habría tanto independentismo. Y como hablo de lengua hablo de otras cosas.

      • «y se tenga una cultura alejada de según qué cosas.»

        Me sorprende que pueda haber discursos tan alejados de la realidad. Vivimos en un mundo y en un país donde la gente va a al cine a ver pelis americanas, o escucha jazz, o rap o brit pop o dance o rock& roll. Come pizzas y kebabs y viste con vaqueros o con ropa de marcas italianas y francesas.

        Las «culturas» regionales son un folclore anecdótico e intrascendente, que no preocupa mucho a la mayoría de los paisanos y desde fuera, desde «Madrid», preocupa tanto como la variedad ornitológica de cada provincia.

    • Loq ue defiende UPyD como buen partido Madrileño que no llega a ver más allá de Aranjuez y Rascafria es la centralización y de nuevo todo el poder en Madrid. La señora Diez no pensaba así cuando estaba en el gobierno vasco. Una grande y uniforme es lo que quiere y si no basta atenerse a sus propias declaraciones, está usted obviando lo que es evidente y si no basta leer las declaraciones de sus populistas dirigentes

  14. Voy a ir refutando todos y cada uno de los argumentos, o más bien topicazos que habéis ido utilizando para denostar a UPyD:

    -En primer lugar UPyD no está en contra de las otras lenguas ni quiere imponer el castellano a toda costa. Simplemente pide que haya igualdad y que cualquier padre pueda elegir la lengua vehicular en la que educa a sus hijos, cosa que no existe cuando por ejemplo en Euskadi te dan 16 puntos para acceder a una oposición si sabes euskera y ¡4 por tener un doctorado!. Vamos, es de locos. Del mismo modo, yo no puedo estudiar en la Universidad de Barcelona porque sus estatutos dicen que un profesor puede hablarme en catalán si le da gana. ¿Eso es igualdad entre lenguas?, eso es discriminación contra los castellano-parlantes y querer utilizar la lengua como arma arrojadiza.

    -Con respecto a que son laicos pero defienden la financiación de la Iglesia Católica. Nada más lejos de la realidad. Precisamente porque son laicos y no anti-católicos defienden que se auto-financien todas las religiones y por eso votaron en contra de la PNL de IU que pedía sólo la autofinanciación de la Iglesia y rechazaron llegar a una transaccional con UPyD para incluir a todas las religiones. Debido a cosas como está, ahora en Elda se ha aprobado que paguen el IBI todas los edificios de la Iglesia Católica, sin embargo, los de la Iglesia Evangelista no los pagarán. ¿Defender eso ser laico? más bien es de sectarios.

    -Con respecto a que son centralistas. Una vez más erráis interesadamente. Defienden un federalismo cooperativo similar al alemán, donde hay descentralización política y la gestión de los servicios públicos principales la tienen los landers, pero la competencia es del Estado para asegurar la igualdad y la competitividad del país. Nadie se atrevería a tachar al Estado alemán de centralista, ¿por qué se tacha a UPyD así por defender un modelo similar para España?.
    Por otro lado, no sé donde veis el federalismo en España. Lo que hay es un centralismo a 17 niveles, porque las comunidades autónomas están totalmente centralizadas en su capital. Así nos va, con un modelo de Estado que despilfarra 80.000 millones cada año.

    -Con respecto a si se declaran social-democrátas o liberales. Eso me huele a un intento más de intentar que digan «somos de izquierdas o de derechas». UPyD propone un estado federal cooperativo mucho más racionalizado para tener una educación y una sanidad públicas y de calidad. También defiende la dación en pago, mayor tributación para las SICAV, la tasa TOBI, el contrato único indefinido en función del tiempo, la ventanilla única digital para agilizar la creación de empresas… Y un largo etc, para más información mira en su programa. ¿Que a ti te parece que eso es muy socialdemócrata, pues serán socialdemócratas, ¿qué te parece que son propuestas muy liberales? pues serán liberales. El adjetivo es superfluo, lo que importan son las consecuencias que generen.

  15. Mi pregunta (¡retórica, of course!) es siempre: ¿por qué los nacionalistas son siempre tan iguales a sí mismos? ¿Es que no encuentran en el mundo otra cosa más interesante que ser? De verdad, menudo tostonazo.

  16. Hasta el más tonto sabe que las lenguas minoritarias deben gozar de protección, especialmente lenguas que pasaron 40 años en barbecho. UPyD rechaza cualquier protección a las lenguas minoritarias, porque no las ve como algo valioso, si no como una molestia, yo he estado en un miting de UPyD y sé muy bien lo que digo. Pero bueno, como la mayoria de los castellanoparlantes piensas como piensas, en una igualdad teorica que realmente no lo es, porque las otras lenguas nunca estarán en igualdad de condiciones con el castellano, por más que le de 16 puntos en unas oposiciones. Para no identificarte con ellos te veo muy puesto, no está nada mal.

    • Los dogmas indemostrables suelen empezar con «Hasta el más tonto sabe…», pero confío en sus palabras agradecería un sustento para dicha afirmación. Realmente, debo de ser el más tonto, porque solo sé que no sé nada y necesito hechos medibles para corroborar o refutar mis creencias.

      • Cuando una lengua es minoritaria en la mayoría de aspectos, esta tiende a desaparecer. Cuando en un país los que no hablan esa lengua la ven como una molestia y no como algo a proteger como bien cultural que es tiende a desaparecer. Cuando algunos medios de comunicación y partidos tienen una cruzada contra esa lengua, esta tiende a desaparecer. Por eso necesita de protección. Otra cosa es que tú quieras verlo o no. Yo en mi comunidad te puedo asegurar que lo he visto este año con el partido popular que ha hecho una autentica caza de brujas con el catalán.

        • Disculpe, paisano, que en nuestra tierra la única Cruzada que hemos visto estas últimas décadas se ha llevado a cabo con barretina y butifarra. Puede hacer usted todo el victimismo que quiera, pero la conclusión suya de que ‘toda lengua minoritaria tienda a desaparecer’ es una falacia de manual. Al final, con este tema, siempre llegamos al mismo meollo: si no se protege al catalán, éste desaparecerá. ¿Cómo explica entonces que bajo 40 años de franquismo, con una actitud claramente contraria a su uso, sobreviviera tranquilamente?

          Luego está su demonización fóbica de UPyD- Baleares. Ya me dirá a qué mitines acudió usted (tal vez se equivocó de sitio y se metió en un akelarre de ERC), pero ese recurso que hace a la demonización («su auténtica cara» y bla bla bla) no se sostiene por ninguna parte.

          PD: soy catalanohablante, con 3 abuelos mallorquines y uno menorquín, y voto a UPyD.

  17. Pues efectivamente, es mencionar UPyD y ya se monta parda. Sobre todo por parte de supuestas gentes de izquierdas «nacionalistas», o «regionalistas», o «federalistas». Sí, esos a los que se les llena el alma y los ojos de lágrimas cuando piensan en la URSS y parecen olvidar que la URSS fue un estado centralista por definición, porque las primeras generaciones de izquierdas eran centralistas a muerte, y ser de izquierdas en ese sentido es ser centralista. Pero como en España el pasado se reduce a Franco, y el Estado franquista era centralista, el centralismo es de fachas. Pero resulta que el Estado de Franco era deudor de la idea falangista de Estado, que era de izquierdas formalmente, aunque recayese constantemente en el esencialismo típico de los fascismos.
    Es más, para estas gentes de «izquierdas» que están todo el día con la autodeterminación en la cabeza, les recomiendo que lean a Lenin y a Rosa de Luxemburgo hombre, que ya está bien.
    Me parece mucho más reaccionario un señor abertzale, que defiende su particularismo -en casos extremos ligados al tema de la raza, y no digo más- etnicista que no tiene nada de «izquierdas», y sí un mucho de «derechas», que un señor de UPyD, que podrá ser centralista, pero que con ello demuestra ser más de izquierdas que el otro, que pretende un modelo de Estado neofeudal, oligárquico, movido por intereses de grupos elitistas

  18. Eso de que las lenguas minoritarias han estado 40 años en barbecho es una mentira más. No han estado 40 años, sino algunos siglos. En el XIX, en Bilbao o San Sebastián, no hablaba eusquera ni Dios, y en Barcelona tampoco es que se hablase mucho catalán. Es muy fácil echarle la culpa a los 40 años, que fueron por cierto 40 nefastos años de autarquía que favorecieron a Cataluña ya que por c había que comprar productos catalanes (aluminosis, etc…). Estos idiotas que se sienten tan perjudicados (y que además recurren al desconocimiento de los demás, etc…), lo que tienen que hacer es estudiar su propia historia para saber donde estamos y porque estamos. Dicho esto, a mi la unidad de España me importa una higa, pero lo que me parece inadmisible es que desde el DESCONOCIMIENTO se trate de imponer una realidad histórica que no tiene base alguna, habláis de una realidad virtual apoyada y creada por los partidos nacionalistas por meros intereses económicos y de poder. Y ahora a seguir llorando que es lo único que sabéis hacer.

  19. Lo de la «protección» de las lenguas (o «a las lenguas») es una de las mayores sandeces que se conocen, ya que si una lengua tiene utilidad real y permite la comunicación entre muchas personas, se abre camino sin necesidad de muletas, angarillas o legislaciones. Pura magufería en el fondo (intenta dotar a la lengua de atributos casi humanos y, desde luego, eminentemente religiosos), sólo sirve para proteger (con pasta, claro, que es como se protegen esas cosas) a algunos hablantes de esa lengua. Exactamente a los hablantes que, aunque sea desde hace poco tiempo, la emplean como signo definitorio, excluyente para los demás y sectario. Y no deja de ser irónico que las «medidas de protección» habituales consistan, esencialmente, en intentar eliminar el uso de otra lengua que se considera como enemiga. Algo parecido a una «solución final» lingüística. ¡Y luego dicen que no se parecen a Paquita La Culona, aka General Franco! Ese era, sencillamente, un nacionalista. Como cualquiera del PNV, Bildu, CiU o ERC.

    • Lo que los nacionalistas no entienden es que si se hibieran protegido deerminads lenguas, indoeuropeo, latín y griego clásico, en su momento — cuando se podía pensar que iban a desaparecer — no existirían las lenguas romances: catalán, castellano, gallego, italiano, francés, rumano,…
      Las lenguas evolucionan, y algunas se imponen temporalmente por mediación política, militar, etc… Y luego, pasados algunos siglos, desaparecen porque los hablantes utilizan otra lengua.
      Así ha sido siempre y así seguirá siendo por mucho que las mafias del negociete de la subvención se empeñen en lo contrario.

      Un gusto volver a leerle, amigo Protactínio. A Montano le leo aquí y allá con frecuencia.

  20. ¿Qué más se puede añadir?
    Por ejemplo: para ser ‘internacionalista’ hay que combatir el nacionalismo.
    Saludos.

  21. Montano, no pierda el tiempo contestando, que sigan ladrando algunos, siga su camino, escriba lo que quiera, vote a quien le dé la gana… ya sabemos que la izquierda siempre está en posesión de la verdad y la razón.

  22. «si se hibieran protegido deerminads lenguas, indoeuropeo, latín y griego clásico, en su momento — cuando se podía pensar que iban a desaparecer — no existirían las lenguas romances: catalán, castellano, gallego, italiano, francés, rumano,…»

    Sí, yo también soy partidario de cargarnos a todas las reales academias de mierda. Inglés en las escuelas, que es lo que tiene futuro y k cada cual escriba y lea kmo le salga de los cojones, vasta ya de gastar dinero en mariconadas

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.