Banshee: el primer parque temático en formato serie de la historia

Publicado por
Imagen: Cinemax.
Imagen: Cinemax.

Qué tenemos

Tenemos el parque temático de Abashiri, en Japón, la recreación de una cárcel donde el visitante puede comprobar las condiciones en las que vive un preso. Tenemos Napoleonland, en Francia, donde el visitante puede revivir la batalla de Waterloo. Tenemos Grutas Park, en Lituania, donde el visitante puede acercarse al socialismo soviético mediante estatuas y reliquias de todo tipo. Tenemos el Imperio de los Enanos, en China, donde el visitante puede relacionarse con acondroplásicos disfrazados que viven es espectaculares casitas. Tenemos Hacienda Nápoles, en Colombia, donde el visitante puede conocer la antigua vivienda del capo de la droga Pablo Escobar. Tenemos la Tierra del Amor, en Corea, donde el visitante puede contemplar procaces esculturas eróticas y acudir a determinadas clases de educación sexual. Tenemos Dollywood, en Estados Unidos, donde el visitante puede disfrutar de atracciones inspiradas en Dolly Parton, quiera decir esto lo que quiera decir. Tenemos el Mundo de Dickens, en el Reino Unido, donde el visitante se adentra en una ciudad del siglo XIX en la que solo se echan en falta niños que tosan sangre con tropezones de pleura. Tenemos Shima Spain Village, también en Japón, dedicada a España (en pie todo el mundo y mano en el pecho, por favor), donde el visitante puede observar réplicas de la Cibeles, la plaza Mayor o la Puerta del Sol, además de comer paella (pueden sentarse de nuevo, gracias). Tenemos la República de los Niños, en Argentina, donde los visitante más pequeños se adentran en el mundo de la democracia y sus elecciones —hasta tiene votaciones e investiduras— en un lugar propio de Disney.

Estos son algunos de los parques temáticos más raros del mundo. Pero a alguien se le ocurrió rizar el rizo. Ir a por todas. «Voy a meter en un pueblo americano tradicional a todo lo que buenamente se pueda meter». Se dijo. «Y posteriormente a liarla». Se dijo también. «Y a liarla… pero bien». Seguía diciéndose. «Pero bien, bien, bien». No paraba. Y ese alguien se dio cuenta por primera vez de que quizá el lugar de un parque temático no estuviese en un terreno real, en un solar con matojos, con los permisos que hay que pedir y lo caro que es construir y mantenerlo todo, sino en la pequeña pantalla. Para qué estar en un sitio cobrando entradas si puedes introducirte en el hogar de las gentes. Hasta ahora Mahoma había ido al parque temático. Era hora de que el parque temático fuese hasta Mahoma.

Nacimiento mítico

Y así se produjo una tormenta de ideas ya mítica en el sector audiovisual. Reproducimos a continuación en exclusiva algunos de sus fragmentos más relevantes:

Ideólogo: Vamos a liarla.

Coro de guionistas: ¡A liarla, a liarla!

Ideólogo: Vamos a liarla, pero bien, bien, bien.

Coro de guionistas: ¡A liarla, a liarla!

Ideólogo: Pues podíamos meter a ladrones expertos en cajas fuertes.

Coro de guionistas: ¡Ladrones, ladrones!

Ideólogo: Y a un ladrón lo podemos meter de sheriff, ya veremos cómo.

Coro de guionistas: ¡El sheriff, el sheriff!

Ideólogo: Y por supuesto a un puñado de rednecks.

Coro de guionistas: ¡Dientes negros, mascar tabaco, un banjo!

Ideólogo: Y claro, indios, ya que estamos.

Guionista 1: Se dice nativos americanos.

Coro de guionistas: ¡Nativos americanos, nativos americanos! ¡Aka indios, aka indios!

Ideólogo: ¿Amish?

Coro de guionistas: ¡Amish, amish!

Ideólogo: Y un par de ex-amish. Él supervillano y ella supercasquivana.

Coro de guionistas: ¡La está liando, la está liando!

Ideólogo: No sé, ¿rusos?

Coro de guionistas: ¡Ucranianos mejor! ¡Ucranianos mejor!

Ideólogo: Media ración de moteros.

Coro de guionistas: ¡A las Harleys, a las Harleys!

Ideólogo: Exboxeador negro con pasado misterioso. Y otro que fue deportista en el instituto pero no llegó a profesional.

Coro de guionistas: ¡No pueden faltar!

Ideólogo: Amigo gay.

Coro de guionistas: ¡No puede faltar!

Ideólogo: Pibón antiguo amor.

Coro de guionistas: ¡No puede faltar!

Ideólogo: Hijos que surgen de por ahí.

Coro de guionistas: ¡No pueden faltar!

Ideólogo: Asesinos a sueldo.

Coro de guionistas: ¡Triple ración!

Ideólogo: A ver falta algo… ¿indios?

Guionista 2: Se dice nativos americanos. Y ya los pusimos.

Coro de guionistas: ¡Ya los pusimos¡ ¡Ya los pusimos!

Ideólogo: Falta algo…

Coro de guionistas: ¡Mmmmmm!

Ideólogo: No exclaméis en el mmmm o pierde su efecto.

Coro de guionistas: Mmmmmm…

Ideólogo: Claro, nazis, basura blanca, los hermanos.

Coro de guionistas: ¡Nazis, nazis!

Ideólogo: Y hombre, su exnazi ahora bondadoso tampoco estaría mal.

Coro de guionistas: ¡Exnazi! ¡Exnazi!

Ideólogo: El bar I para las peleas con taburetes en la cabeza y el bar II del desayuno con bacon y su camarera que mastica chicle mientras te pregunta si te echa más café.

Coro de guionistas: ¡Los bares! ¡Los bares!

Ideólogo: Que no se diga. El club de striptease y las putas.

Coro de guionistas: ¡Putas! ¡Putas!

Ideólogo: Y tías buenas por todas partes, ya puestos. Ligeritas de ropa, cuando la lleven puesta.

Coro de guionistas: ¡Tías! ¡Tías!

Guionista 3: ¿Y tíos buenos en calzoncillos para compensar?

Coro de guionistas: ¡¡Bueeeeeeehhhhhhhh!! (Abucheo in crescendo) ¡¡¡Caaaabrona!!!

Ideólogo: Ya veremos, ya veremos. Bueno, lo tenemos todo claro ya, ¿no? Muchas gracias por vuestra ayuda. Ah, una cosa. Meted un poco de mafias negras y alguna sudamericana, no sé, guatemalteca, salvadoreña, hondureña… de por ahí, mirad el mapa.

Coro de guionistas: ¡El mapa! ¡El mapa!

Ideólogo: Bueno, pues nada más, ¡en marcha!

Y así nació Banshee, el primer parque temático en formato serie de la historia.

Nueve de cada diez dentistas recomiendan Banshee

El visitante, ahora espectador, que se adentre en el Parque Temático Banshee, pueblo del noreste de los Estados Unidos situado en el estado de Pennsylvania, tendrá fundamentalmente la oportunidad de asistir a diversos modos de perder piezas dentales. Esta serie tiene el récord de incisivos, caninos, molares y premolares esparcidos por el suelo o tragados por su hasta entonces orgulloso portador. En Banshee está prohibida la dentadura perfecta, salvo en el caso de los protagonistas, cuya piñata es indestructible al ser de adamantium. La acción exagerada, muchas veces casi paródica o caricaturesca, es el leitmotiv de la mayoría de los episodios. Tiros, peleas brutales a puño desnudo o con cualquier objeto que haya alrededor, muchas palizas con gente atada a una silla o en proceso de intentar desatarse y, en general, estopa de la bestia, gore y a granel, sirven de columna vertebral para una trama que no pretende ser verosímil en ningún momento. Tienes a todos esos personajes ahí, ¿quién quiere autenticidad?

Las tramas policíacas se entrecruzan con historias de auténtico culebrón, constituyendo los músculos y piel de ese esqueleto que es la acción constante. Se puede decir que el espíritu de muchos cómics está presente en todo momento. Los clichés mil veces repetidos en otras películas y series se vuelven a repetir sin ningún problema. Es algo intencionado. No se subvierten. Sencillamente se acumulan y se acumulan y se acumulan, formando una montaña excesiva, hiperbólica, descomunal, donde la diversión está garantizada como en una montaña rusa que tuviese un sinfÍn de loops. Sí, no hay nada nuevo, pero con tanta vuelta y tanta cuesta y venga vuelta… ¿cómo lo estás pasando?

¿Que cómo lo estoy pasando? Pues de puta madre, como siempre. Imagen: Cinemax.
¿Que cómo lo estoy pasando? Pues de puta madre, como siempre. Imagen: Cinemax.

La serie B y el tebeo (aquí sí hay un SPOILER)

Banshee por tanto tiene una vocación poco disimulada por la llamada serie B por muchos de los motivos que hemos comentado. Hasta tal punto que en algunos casos apuesta por cierta cutrez en los efectos especiales creemos que buscada voluntariamente como homenaje. De hecho, una de las muertes más importantes que se producen muestra con su cantosismo la broma y la locura de los artífices de la serie. Estar bien no están. Queremos el número de su camello. De sus camellos. En fin, de sus diversos grupos de camellos. Con el guion sucede tres cuartos de lo mismo, y solo a la intención de tener cierta complicidad con el público (o a reírse de él directamente) puede obedecer algo como que la trama de los diamantes termine con que eran de cristal. Décadas en manos de ladrones expertos y no se habían dado cuenta de esa pequeña diferencia… Esos son solo un par de ejemplos, pero en muchas ocasiones parece que hay detrás una cierta idea de burla con respecto al propio mundo actual de las series, especialmente de las más esmeradas y cuidadas. Y Banshee sería algo así como decir: se puede hacer una serie adictiva pasando olímpicamente de todo eso, es más, destrozándolo, aquí la tiene usted.

Por otra parte, los héroes, y especialmente los villanos, tienen un aroma inconfundible al de algunos cómics, son malos imposibles, de rasgos peculiares, inclasificables. De hecho son lo más interesante y elaborado. No hay profundidad verdadera en ellos, como no la hay desde luego en los buenos, mucho más sosos, pero sí las dosis justas de mala leche y coña marinera.

Breve sinopsis desispoilearizada para los lectores que no la hayan visto

Un tipo sale de la cárcel tras quince años de internamiento. Tras una peculiar peripecia, y con ayuda de sus amigos, se convierte en sheriff de Banshee con otra identidad. Eso no le hace perder el gusto por lo ajeno que ya tenía, pero a su vez hace sus pinitos como funcionario de la justicia institucional, aunque introduciendo su particular interpretación de la legalidad. En Banshee está su antiguo amor, y tenemos ahí una relación tormentosa, porque además está casada. También hace amigos y vendrán los que ya tenía. Y se enfrentará a malos muy malos de un amplio catálogo de estilos, razas y tamaños. Todos y cada uno de ellos —buenos, regulares y malos— independientemente del sexo, edad o confesión religiosa que profesen, son capaces de hostiar al prójimo como si no hubiese un mañana y de hacer que un suave y delicado vilano que mece la brisa matutina cerca del hermoso sotobosque donde la luz del sol se refleja en la laguna… se convierta en un arma mortal que te saque un ojo o te abra la tráquea.

El día de la madrefaca

Numerosas series son generosas desde hace años en la utilización de tacos y expresiones de carácter popular que no han de utilizarse en bautizos o comuniones. De la misma forma que Banshee acumula personajes o tópicos, también acumula palabrotas. En en fondo es un canto, una oda, a la utilización de motherfucker y fuck o fuck you, que se dicen en una proporción mucho mayor que todo trabajo audiovisual conocido hasta el momento. Con el calendario laico como lo tenemos, salpicado de jornadas dedicadas a todo tipo de cánceres o enfermedades contagiosas, quizá se podría reservar algún día, aunque fuese en agosto, dedicado a Banshee, el Día de la Madrefaca, donde los ciudadanos puedan decir estas cosas en contextos donde la educación y la urbanidad lo desaconsejan, sirviendo así de desahogo para unas vidas urbanas llenas de tedio y sinsabores.

Un puñado o pequeña selección de actores y personajes de las tres primeras temporadas (con levísimos SEUDOSPOLERCILLOS de ná, que ni eso son, no seamos tiquismiquis)

Anthony Starr as Lucas Hood

Imagen: Imdb.
Imagen: Imdb.

El protagonista guaperas, una extraña mezcla de policía y ladrón, de follarín y pagafantas romántico. Ninguna mujer se le resiste, pero a la vez sufre mucho por una, el pobre. Allí donde va forma un sindiós. Se puede decir que es de esas personas que parece salir de todos los embrollos con solvencia, pero si lo miras bien es un gafe de cuidado que atrae los nubarrones. Es capaz de estrellar cráneos contra cualquier superficie sólida con extrema facilidad.

.

Ivana Milicevi as Carrie Hopewell (Anastasia para los amigos)

Imagen: Imdb.
Imagen: Imdb.

Pibón modelo que llena el corazón del héroe. Tiene un pasado bastante… divertido. Vive casada y con dos hijos sin tener una gran vocación de ama de casa. De vez en cuando se aburre y se va por ahí a hincharse de tequila y reventar a imitadores de Ángeles del Infierno. Experta en robos. Es capaz de estrellar cráneos contra cualquier superficie sólida con extrema facilidad.

.

Ulrich Thomsem as Kai Proctor

Imagen: Imdb.
Imagen: Imdb.

Lo expulsaron los amish por su mala conducta, a partir de entonces fue a peor. En otra época hubiese salido de espaldas en una mecedora acariciando un gato y presidiendo Spectra. Hoy es prácticamente un supervillano total, millonario, maquiavélico y karateka, sin principios de ningún tipo. Pero es nuestro hijo de puta y nos cae bien. Es capaz de estrellar cráneos contra cualquier superficie sólida con extrema facilidad.

.

Lili Simmons as Rebecca Bowman

Imagen: Imdb.
Imagen: Imdb.

La expulsaron los amish por pilingui. Es sobrina del anterior. Sensual y algo descocada, necesita de guía y protector. De eso se ocupará su tío. Con mucho, mucho celo. Se convierte entonce en becaria del Mal, con contrato parcial sin fines de semana, que entonces sale por ahí. Al principio no es capaz de estrellar cráneos contra cualquier superficie sólida con extrema facilidad pero con voluntad va aprendiendo.

.

Mathew Rauch as Clay Burton

Imagen: Imdb.
Imagen: Imdb.

Guardaespaldas, matón y chico de los recados de Proctor. De sexualidad… especial. Callado y extremadamente prudente cuando tiene las gafas puestas. Pero ay como se las quite. Ese gesto se convierte en uno de los iconos de la serie. Como se las quite prepárense para el Gran Festival del Dolor. Es completamente leal a su jefe por cuestiones que se irán conociendo. Es capaz de estrellar cráneos contra cualquier superficie sólida con extrema facilidad. Y eso para empezar.

.

Ben Cross as Rabbit

bp7
Imagen: Imdb.

El padre de de Carrie/Anastasia tiene un concepto particular de la paternidad. Jefazo de la mafia ucraniana y excelente jugador de ajedrez, se toma la vida como una partida donde él es el rey. Tan sádico como todos los malos de la serie, capaz de estrellar cráneos contra cualquier superficie sólida con extrema facilidad pero prefiere que lo hagan otros por él.

.

Geno Segers as Chayton

bp8
Imagen: Imdb.

Malérrimo nativo americano aka indio. De voz cavernosa, incluso de espeleología extrema, muchos espectadores habrán imitado su imprecación al sheriff Hood (pronúciese juuuuuddddd) de camino a la nevera en un maratón de episodios. Traviste su psicopatía de nacionalismo indígena o quizá sea el nacionalismo el que la favorece, como vemos en tantas ocasiones incluso en nuestra bien amada Iberia. No solo es capaz de estrellar cráneos contra cualquier superficie sólida con extrema facilidad, sino que es el reverso tenebroso del primo de Zumosol.

.

Hong Lee as Job

bp9
Imagen: Imdb.

Quizá el mejor personaje de la serie. Amigo de Hood. Malhablado y con mucha pluma, jamás sonríe, y mucho menos ríe, en toda la serie. Sin embargo sus procaces e irónicas sentencias son el elemento de humor más constante. No estamos acostumbrados a que un personaje homosexual, y menos tan marcado, sea protagonista. Pero merecería un spin-off o, como mínimo, aparecer como estrella invitada en cualquier otra serie que requiera de sus trabajos de hacker superdotado o drag queen malhumorada. Y por supuesto es capaz de estrellar cráneos contra cualquier superficie sólida con extrema facilidad.

.

Frankie Faison as Sugar Bates

bp10
Imagen: Imdb.

Antiguo campeón de la élite del boxeo, supone esa extraña voz de la conciencia, la sabiduría y la mesura que, una vez tras otra, acaba metida en todos los fregados. O sea, que como voz de la conciencia su éxito es cuestionable, o bien es una voz de la conciencia a la que le va la marcha. Barman a la antigua usanza, mantiene su capacidad para estrellar cráneos contra cualquier superficie sólida con relativa facilidad, que tiene ya sus años. Pero se le da bien cuando es necesario.

.

Tom Pelphrey as Kurt Bunker

bp11
Imagen: Imdb.

Antiguo nazi cuyo odio racial ha derivado ahora hacia sus excompañeros, algo que se puede considerar como un paso para dejar la droga del yonqui, sustituyendo la heroína por metadona. La intención es lo que cuenta. Sus tatuajes le delatan y sufre por ello, pero lo justo, de vez en cuando. Es capaz de estrellar cráneos contra cualquier superficie sólida con extrema facilidad.

.

Odette Annable as Nola Longshadow

bp122
Imagen: Imdb.

Otra nativa americana aka india, pero con indudables toques ninjas. Lanza cosas que cortan con la puntería de Bullseye y tiene un carácter lleno de determinación, tanta que se enfrentará al mismísimo killer Clay Burton de tú a tú, con un desenlace que supone toda una reivindicación de la poesía. Lógicamente es capaz de estrellar cráneos contra cualquier superficie sólida con extrema facilidad.

.

Josep Gatt as Albino

bp13
Imagen: Imdb.

Solo tiene protagonismo en un episodio, pero hay que destacarlo por la mieditis que genera. Si una cosa tiene Banshee es que no distingue entre sexos o preferencias sexuales, todos pueden quitarte las ganas de vivir de un puñetazo. Aquí tenemos a otro homosexual, que en este caso casi entronca con las películas de terror. Digamos que no es el compañero de celda ideal. Podría llegar a ser capaz de hacerlo al revés, y arrancar la superficie sólida para estrellarla contra el cráneo ajeno. Una pesadilla hecha persona.

.

Rus Blackwell as Gordon Hopewell

bp14Y dejamos para el final de esta pequeña selección, por aquello de la simetría, a otro extraño pagafantas, en este caso casado. Es un personaje con el que se han cebado los guionistas, y da cada vez más penica la criatura. Exmarine, sería la vergüenza de sus compañeros si se enterasen de su actitud ante la vida. Es capaz de estrellas cráneos y bla, bla, bla, pero no tiene mucha sangre. Un deshonor para Banshee. Por eso llega a alcalde.

.

Nuestra muerte preferida (seudo-seudo-seudo spoilercitos lejanísimos, apenas esbozados, no vayamos a enfadarnos)

Como decimos, la violencia llega a cotas paródicas en Banshee. Es desagradable a veces, pero no llega a convulsionar nuestra sensible alma porque se ve esa intención. Algunos benefactores de la humanidad se han dedicado a recopilar en este vídeo todas las muertes de las tres primeras temporadas en menos de quince minutos, un buen resumen de la serie. Entre los martillazos a niños en la cabeza, la decapitación por atropello de camión o la castración por granada, nos quedamos con la extracción de esófago tras apertura del cuello con el adorno del capó de un coche. Uno de los momentos más hermosos de la televisión mundial.

Esto es un picnic tranquilo en Banshee. Imagen: Cinemax.
Esto es un picnic tranquilo en Banshee. Imagen: Cinemax.

Para qué sirve Banshee

Incoherencia desde el mismo hilo argumental de partida —la suplantación del sheriff—, palizas constantes e inaguantables por parte de ningún ser humano a todo el que asome la gaita por la pantalla, peleas imposibles, sexo gratuito, acción constante increíble, supervillanos de historieta, Banshee es uno de esos productos enloquecidos y delirantes que pueden servir como estupenda evasión o descanso entre series más sesudas o, sencillamente, como placer culpable. Como la pizza familiar pedida a la pizzería de la esquina, sabemos que no es sana, que es excesiva, que no está bien elaborada, que esto que lleva encima no puede ser anchoa ni aquello bacon, y no digamos ya la aceituna negra (¿Dios mío, qué es?)… pero lleva tanta sal y tanto no-sabemos-qué que abre el apetito y terminas comiéndote otra a lo tonto y con más ganas que la primera y luego van seis gofres y un goyur de pero. Evasión de la que engancha dándole al espectador grandes dosis de esos conservantes y colorantes que muchas veces están más ricos que la propia comida. O bien, de la misma forma que en una entrevista de trabajo uno suelta en el apartado «aficiones» el clásico «leer, ir al cine, hacer deporte», pues Banshee sería lo que realmente nos gusta hacer pero tampoco vamos a ir pregonándolo en sociedad, que hay que convivir y tu familia tiene que sentirse orgulloso.

Los peligros de Banshee

A ver quién vuelve luego a las series complejas.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

16 Comentarios

  1. Nunca he sido capaz de entrar en el universo Banshee, en parte porqué siempre me ha parecido una versión drogata de «True Blood». Cierta sensación que tiene los mismos tics, los mismos giros y el mismo locurón. En una serie ESO parecía ser un problema y en otra es todo un hallazgo.

    p.d: También es que la mandíbula del prota me da mucha grima (vamos el actor en sí mismo me da muchísima grima). Es el actor perfecto para hacer un «George Washington contra los zombies» o algo por el estilo.

    p.d2: Sí, ya sé que en ambas Alan Ball está de por medio. :3

  2. Menos mal que tengo la suerte de ir al día con la serie porque leyendo el artículo sin haberla visto dudo que la empezase, porque parece que me estáis vendiendo una película de Bud Spencer pegando galletas a mano vuelta a diestro y siniestro pero poco más…

    ¿Es Banshee una serie de excesos? Sí
    ¿Es Banshee una serie hecha de cualquier manera y con malos ingredientes? No(Lo siento, pero el símil de la pizza no te lo compro)

    Que una seria no sea compleja y con toques de filosóficos no quiere decir que no tenga muchas otras virtudes y enumerar únicamente que resulta divertida por excesiva me parece quedarse muy en la superficie.

    Evidentemente no es vuestra (y mi) adorada ‘The Wire’ ni ‘The Soprano’, pero es que no pretende serlo. Es una serie de acción desmesurada pero filmada con cierta calidad y con bastante mimo en el apartado técnico. Es acción gamberra, excesiva y descontrolada, pero también muy bien rodada, sin efectismos ni adornos innecesarios.

    De acuerdo con que los personajes pueden ser demasiado estereotipados, pero para nada son personajes planos y repetitivos, especialmente los villanos (véase la muerte de Rabbit). Y, vale que todos son capaces de estrellar cráneos contra superficies sólidas, pero las peleas no son meras coreografías de golpes en los que el protagonista se carga a 20 tipos sin pestañear ni despeinarse (Hood aquí, salvando las distancias, es un John McLane que acaba prácticamente moribundo en casi todos los capítulos).

    En conclusión, Banshee no es una obra maestra. Está bastante lejos de eso. Pero de ahí a decir que es un mero refrito de ‘cosas molonas’, creo que no es ser totalmente justo con una serie más que decente y honesta.

  3. Totalmente de acuerdo con el artículo. Es lo que es y no más, con un protagonista al lado del cual Steven Seagal parece Marlon Brando.

  4. Totalmente de acuerdo con el artículo. Es un delirio de serie cuyos mayores fans serán probablemente de forocoches. Para mí el mejor persona y actor es Kai Proctor (Ulrich Thomsen). El protagonista es tan malo e inexpresivo que Steven Seagal parece Marlon Brando a su lado. Eso sí, los vaqueros le quedan muy bien y mojará las bragas de poligoneras con furor uterino. Bueno estaría que la acción no fuera decente, la financia Cinemax, filial de HBO.

    • Totalmente de acuerdo con el artículo.
      Fans de forocoches y demás críticas.
      No veo muy claro que hayas terminado de coger el artículo.

  5. Sí lo he cogido. La referencia a forocoches es por resaltar el nicho principal de consumo de esta serie, lo que no impide que haya gente que no comulgamos con ese estereotipo para verla también como placer culpable.

  6. Juraría que Pennsylvania estaba en la costa este… No veo la serie, pero me fío bastante del criterio de Jot Down, le echaré un vistazo.

  7. ¡¡Engelson!! Te creía muerto o secuestrado por el Isis. Cuándo te animarás a hacer una de tus reseñas, pero a lo bestia, de una serie entera.

  8. Pues el otro día hablando con un pariente me recomendó Banshee, se quedó también con el detalle esofágico-traqueal (y el sexo). Mismo pongo un poco de cultura en mi vida.

  9. Nola Longshadow es el mejor personaje. Por lo que llevo visto Lili Simmons (la sobrina) no hace otra cosa que aparecer, desnudarse y acostarse con alguien. Si viviese en el universo Banshee SPOILER me hubiese gustado estar allí para ayudar a Nola a acabar con el matón de las gafas

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.