¿Qué es Euskadi? ¿Y tú me lo preguntas?

Publicado por
San Juan de Gaztelugatxe, Bermeo. Fotografía: Aritz Atela.

Jot Down Smart 35: avance de contenidos

.

Entrevista a José Ángel Iríbar (por Álvaro Corazón Rural)

Disputaron la llamada Pequeña Copa del Mundo en Venezuela.

En la Pequeña Copa del Mundo jugamos contra la Académica de Portugal y el Platense argentino. En este último estaba el «Manco» Casas. Un jugador que no tenía brazo y llevaba una prótesis de hierro que la utilizaba muy, muy bien. Era peligrosísimo. Ese día ganábamos 1-0, pero tenían muy mal perder, y a Antón Arieta le cogió el Manco Casas y le dio con el muñón y el hierro en la cara. Se cayó sangrando y oías a nuestro banquillo: «¡Le ha matado! ¡le ha matado!». Y una vez en el suelo, se puso a patearlo. Bueno, se lió una que… Fíjate como fue que el árbitro dio ahí por terminado el partido.

El primer penalti en la portería del Athletic se lo tiró Puskas.

Y no era. La falta a Manuel Bueno de José María Orúe, nuestro lateral derecho, gran jugador y mejor persona, fue fuera del área, pero el árbitro la metió dentro. Al dar penalti se lió en la grada. La gente se puso a tirar cosas y llenó el área de almohadillas. La escandalera era enorme. Yo era prácticamente debutante en San Mamés, solo había jugado unos minutos en Málaga y contra el Betis. Cuando vino Puskas a tirar, me acerqué y le dije: «Tíralo fuera, que mira la que se va a liar, que está todo muy revuelto». Y me contestó: «Sí, lo voy a tirar fuera ahora, hijo de puta» (risas). A mí oír esas palabras me dejó alucinado, sonaban muy mal. No se oían esas cosas. Amancio, que estaba al lado, me dijo: «Tranquilo, no te preocupes, que este lo primero que aprendió a decir cuando llegó a España fue hijo de puta. Todos los días nos lo llama a todos». Pero luego Puskas era un hombre muy afable y muy simpático. Tiró y me la metió bien dentro. Puskas, cuando tiraba, no engañaba. Levantaba la cabeza, miraba y donde ponía los ojos, ahí iba. Ahora, para el portero llegar hasta ahí… 

Drogas: di no a los mitos (una conversación entre Alejo Alberdi y Juan Carlos Usó)

Alejo: La llegada del caballo a Euskadi la vi de un año para otro. Sería sobre el 77; se hizo una fiesta de la primavera en Donostia, en la Parte Vieja, con todo el mundo disfrazado de flor y tal, y al año siguiente muchos de los que habían participado en esa fiesta hippie o freak, que la mayoría eran de clase media alta, estaban sentados en la plaza de la Constitución colocados. Empezó en los sectores más burgueses. Los primeros yonquis eran gente de pelas. Hubo muchos casos de familias de dinero que enterraban a los hijos en poco tiempo. Se ha impuesto una versión en la que los chavales del extrarradio, los de las películas de Eloy de la Iglesia y José Antonio de la Loma, fueron los primeros en engancharse al caballo y no, esos fueron los últimos que se metieron. Cuando llegó el caballo a los barrios periféricos ya había muchos yonquis en los barrios bien.

Juan Carlos: Sobre Vizcaya he recogido muchos testimonios y hay algunos muy significativos de gente que tuvo su primera experiencia en un chalé de Neguri o de Las Arenas. La heroína entró por la margen derecha, ahí estaban los que podían irse a países lejanos a por la droga del glamur. Recuerdo ahora a un matrimonio donostiarra del barrio de Gros que se habían hecho varios viajes a Tailandia. No pertenecían a la élite, pero siempre era gente con dinero la que hacía estas cosas.

(…)

Alejo: Turquía era el principal aliado de Estados Unidos y el principal suministrador de la French Connection. Y luego apareció el Triángulo de Oro alrededor de los ejércitos y guerrillas que luchaban contra Vietnam y se financiaban con el tráfico de heroína, todos ellos aliados de Estados Unidos. El objetivo principal era acabar con el comunismo; si eso implicaba prescindir de la vigilancia del tráfico de drogas, porque así se financian tus señores de la guerra, pues se hacía. Se hizo.

Juan Carlos: De todos modos ya había un mar de fondo de hippies que decían que su movimiento había fracasado por la heroína, que si la sociedad no había alcanzado su ideal era porque la CIA y el FBI les intoxicó con caballo. Lo mismo con los Panteras Negras. Igual te lo decía también la izquierda italiana. Y también lo contaban en Irlanda vinculado a la lucha del IRA…

El número 35 de Jot Down Smart, a la venta con El País este domingo 2 de septiembre, es un especial dedicado al País Vasco. 144 páginas de contenido con piezas del puño de Karlos Zurutuza, Peio Ruiz Cabestany, Paula Trecet, Alejo Alberdi, Juan Carlos Usó, Txani Rodríguez, Santiago Segurola y Toti Martínez de Lezea, entre otras firmas habituales de Jot Down, y dos grandes entrevistas: José Ángel Iríbar entrevistado por Álvaro Corazón Rural y Bernardo Atxaga entrevistado por Íñigo Domínguez.

Si te ha gustado este artículo ¡Haz un donativo online!

Donar una cantidad personalizada

Información personal

Credit Card Info
This is a secure SSL encrypted payment.
Detalles de facturación

Total de la donación: 5,00€ One Time

12 comentarios

  1. José Linares

    ¿Euzkadi? ¡Ah! ¡Las provincias vascongadas!

  2. Euzkadi , la tierra prometida pakistanigeriana ?

  3. Hace años un profesor de Bilbao dijo una frase que resume muy bien lo que es Euskadi: aquí se está muy bien mientras no hables de política…

  4. Gora euskadi

  5. Perico

    No, Euzkadi….Zazpiak bat.

  6. Gora Euskal Herria!!

  7. Gibraltar Euskadi da!

  8. Pingback: Conversación con Alejo Alberdi en “Jot Down Smart” – Los Simples Deseos

  9. A Álvaro Corazón Rural se le tenía que ocurrir meter una entrevista de Juan Carlos Usó y Alejo Alberdi en una revista sobre Euskadi. Para qué y para decir no a los mitos sobre la droga. No pierde ocasión en darle bombo al vapuleado decreto de Usó que niega la utilización política de la heroína. Sólo falta el engolamiento de Escohotado para darle un empaque neoliberal y de unidad de destino en lo universal. Mira que podía haber ampliado el foco y preguntar a la gente de Ailaket, a Arana, a Arriola… Pero no le interesa. Habrá que leerlo. Esperemos que no se trate de la típica retahila de insultos a que nos tiene acostumbrados Alberdi.

  10. Me parece curioso el error cometido con las páginas previa y posterior de la entrevista. El escudo debería ser el del Athletic de Bilbao, en su lugar aparece el del Atlético de Madrid. De todas formas, contenido interesante con Iríbar, testigo de una epoca.

  11. Máximo

    Cómo aburre el “euzkadismo”…
    Un chauvinismo como otro cualquiera.

  12. No se trata de si el primero en meterse heroína tenía dinero o era de barrio periférico sino si ciertos grupos de poder utilizaron la heroína, traficando o permitiendo el tráfico, para lucrarse, para financiar sus guerras encubiertas y anular a la juventud potencialmente rebelde. Alejo Alberdi lo confirma al asegurar que se prescindió de la vigilancia del tráfico de drogas para financiar a los señores de la guerra. Eso sólo lo puede hacer quien tiene el poder aquí, en Italia o EEUU. Euskadi fue un ejemplo claro de ello ya que parte de la guerra sucia se financió de esta manera.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ACEPTAR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aviso de cookies