Hipótesis no del todo estrafalarias sobre el final de Juego de tronos

Publicado por

Si fuera por nosotros, Juego de tronos acabaría así:

Jon se convierte en zombi y los demás zombis cogen la baja por depresión; a Daenerys se le escinden los partidarios en mareas y confluencias y al final acaba de alcaldesa de Braavos y da gracias; Sansa muere atragantada con brócoli; Bran es su propia abuela paterna; y al final aparece Olenna Tyrell en dragón y los mata a todos.

Pero no podrá ser, qué más quisiéramos. Ni este ni cualquier desenlace que violente, aunque solo sea un poquito, las normas elementales del género fantástico, las que se llevan repitiendo desde los tiempos de Homero. Demasiados ojos mirando, demasiados millones en el aire, demasiados spin-offs pendientes del regusto que deje la season finale. La octava y última temporada de Juego de tronos empezará el 14 de abril y tenga por seguro que acabará de una forma convencional, con arreglo a las leyes clásicas de los cuentos. Las que compiló Propp, las que afinó Barthes, las que integran la wiki TV Tropes. Y a eso vamos dedicar este artículo: a intentar dilucidar los movimientos finales que tendrán lugar sobre el tablero y a lanzar algunas hipótesis no del todo estrafalarias sobre del final de Juego de tronos.

Pero antes una advertencia: Juego de tronos, la serie de televisión de David Benioff y D. B. Weiss, echa el cierre en mayo de este año. Pero a la Canción de hielo y fuego, la saga literaria de George R. R. Martin, le quedan todavía dos tomos gordos y lustrosos como dos cajas de campurrianas. ¿Acabarán igual la serie y los libros? A nosotros nos parece obvio que no. Los libros que faltan se venderán por volquetes, eso seguro, pero se venderán todavía más si comportan cambios sustanciales en la trama. Esos cambios ya existen, dirá usted; bueno, pues serán todavía mayores. Y en particular lo será el final, o eso nos parece a nosotros. Probablemente no tendrá nada que ver en un medio y en el otro. Aviso: en este artículo no tratamos el posible final de los libros sino el de la serie. Y lo hacemos precisamente porque, a diferencia de lo que ocurre en los libros, el cierre es ya inminente en televisión; ahora es cuando resulta más fácil acertar. Las jugadas sobre el tablero son limitadas, las fichas son las que son y las fórmulas para acabar historias de un modo convencional están bien documentadas.

¿Acaso pensamos, entonces, que se puede anticipar el final preciso de Juego de tronos? No. Repito: no. Esto es ficción, no es álgebra. ¿Acertaremos con las hipótesis que proponemos en artículo? Mire usted, ni en Jot Down somos tan engreídos. Nos contentamos con hacerlo una o dos veces y solamente de refilón. Ah, y claro está: SPOILERS, por el amor de Dios. Desde ya, desde ahora mismo. Si no ha acabado usted la séptima temporada, póngase con eso y vuelva usted mañana. Como dijo Petyr Baelish, que R’hllor lo tenga en su gloria: el que avisa no es traidor.

Desembarco del Rey será destruida por el Rey de la Noche

Y lo será en primer lugar, antes del ataque a Invernalia, que quizá sea lo verdaderamente chocante. Invernalia es la primera gran capital que encontrará en su camino el ejército de espectros, que al final de la última temporada franqueó el Muro y puso rumbo al sur. El Rey de la Noche, no obstante, ahora vuela a lomos de Viserion. ¿Qué necesidad tiene de esperar al avance lentísimo de sus tropas, que son más lentas que el desarrollo de una berza, ahora que él mismo surca los cielos como un auténtico pepino? Esta criatura, recordemos, no recluta ejércitos; los crea. ¿No sería una gran tontería que no comenzase a levantar nuevas hordas de espectros por todo Poniente? ¿No es, a fin de cuentas, a lo que ha venido?

Esta es nuestra predicción: bien pronto, como muy tarde a mediados de temporada, el Rey de la Noche habrá sembrado nuevos focos de espectros en las grandes capitales de los Siete Reinos. Como poco, en Desembarco del Rey, que probablemente contemplemos completamente destruida. Pongámoslo así: ¿cuántas películas, libros y series de zombis recuerda usted en los que los protagonistas no integren un grupo de supervivientes pequeñísimo y los muertos vivientes no sean, en la práctica, el resto de la humanidad? A nosotros solamente nos viene a la cabeza Braindead, y hasta en aquella los zombis eran mayoría dentro de la casa (que era el universo cinematográfico, a fin de cuentas). Es el escenario clásico del género, el punto al que se llega casi en cualquier historia sobre muertos vivientes, y eso no debe extrañar: ¿acaso resulta verdaderamente emocionante si es de otra manera?

Y como somos así de rumbosos le precisamos todavía más: si ocurriera de esta forma, el ataque sobre la capital probablemente tendría lugar en el tercer capítulo de la temporada (el primero de los dos que dirigirá Miguel Sapochnik, el realizador de las grandes batallas de Juego de tronos) y se saldaría con la transformación en espectros de todos los habitantes de la ciudad. Invernalia, que no atacaría primeramente por cuestión de economía (es la gran fortaleza al alcance de su ejército; si atacara incurriría en redundancia, un error tanto táctico como narrativo) se convertirá así en la última plaza de los vivos y allí seguramente tenga lugar la segunda y última gran batalla, la del quinto episodio, el segundo que dirigirá Sapochnik.

Varias pistas apuntan en esta dirección: las visiones que tuvo Daenerys en la Casa de los Eternos (donde vio la Fortaleza Roja reducida a ruinas), el hecho de que Desembarco del Rey se haya quedado prácticamente vacía de personajes principales (con la excepción de Cersei, cuya soledad se nos ha sugerido varias veces que será la causa de su derrota) y, sobre todo, el extrañísimo vertido de datos demográficos que nos metieron por el gaznate en el último capítulo de la última temporada, durante el concilio en Pozo Dragón, con el objetivo de convencernos de la ruina que comportaría la caída de la capital de los Siete Reinos. Daenerys dijo entonces que el ejército de espectros contaba con «al menos cien mil» miembros y Jon dijo que Desembarco del Rey tenía un millón de habitantes, que fácilmente podrían convertirse en «un millón más de soldados en el ejército de los muertos». Guiño, guiño, codazo.

Cersei no morirá a manos del valonqar

Que dirá usted: pero si eso lo auguró Maggy la Rana, y en esta serie las profecías tienen rango de ley. Que el valonqar, el «hermano pequeño», le pondría las manos alrededor del cuello y le arrebataría la vida. Y lo del mapa, esa es otra. Y YouTube. Pues anda que no hay vídeos en Youtube sobre el dichoso valonqar, dirá usted. Y mire, sí, pero no. Todo eso ocurrirá seguramente en los libros y Tyrion o Jaime (seguramente Jaime) sea quien asesine finalmente a Cersei. Pero en la serie no parece que vaya a ser así. La razón más obvia: la profecía del valonqar se extirpó de la adaptación y además con explicitud. David Benioff y D. B. Weiss pusieron mucho empeño en incluir el encuentro entre la niña Cersei y Maggy la Rana (es el único flashback puro que se ha hecho en ocho años de Tronos, sin mediar visiones proféticas ni viajes en el tiempo, de las varias decenas que se podrían haber hecho) y entonces la bruja no mencionó al valonqar. Usted lo ha dicho: aquí las profecías tienen rango de ley. Y Weiss y Benioff no quisieron hacer una promesa que luego no pensaban cumplir. Recordará usted la TED Talk que nos dio Jon acerca de esto mismo.

¿Sobrevivirá Cersei en la televisión? No lo descarte ni un solo segundo. ¿Que es más mala que la tiña? Razón de más. A estas alturas su muerte es quizá lo único que el espectador tiene por seguro que ocurrirá y solamente por eso es mucho menos probable que ocurra. Solo su final narrativo está prácticamente garantizado y eso no implica derramamiento de sangre; para eso se inventó el mutis por el foro. Y será que no se han hecho mutis por el foro en los Tronos, madre de Dios. Sea como sea, en este punto de la partida el tablero parece dispuesto, efectivamente, para acorralar a Cersei y darle la estocada, sea real o figurada. Y si acudimos de nuevo a Maggy la Rana un pequeño detalle sugiere que está ya en el tiempo de descuento: en la profecía televisiva la bruja sí le dijo, como hacía en los libros, que solamente llegaría a tener tres hijos, y que a los tres los vería morir. Eso ya ha ocurrido y Cersei, ahora mismo, está embarazada de su cuarto. ¿Implica esto que debe morir antes del parto, para así no violentar la profecía? Probablemente pero, ojo, tampoco es imperativo. Puede no llegar a tener su hijo o que su hijo no sobreviva al parto. O se puede concluir fácilmente que la profecía de Maggy es demasiado vaga acerca al recuento de hijos como para ser tenida en cuenta. Haga memoria: Cersei tuvo en primer lugar un niño de pelo oscuro que murió de fiebres, según ella misma explicó a Catelyn Stark. Si se cuenta, y debería contarse, Tommen habría sido su cuarto vástago y el que está en camino, el quinto; y los presagios de Maggy sencillamente carecerían de validez.  

Nuestra predicción: Cersei muere. ¿Cómo? Precisamente a manos de cualquiera que no sea susceptible de poder considerarse un valonqar, un «hermano pequeño»: ni a manos de Jaime o Tyrion ni a manos del benjamín de cualquiera de los grandes linajes. La candidata más obvia es Arya Stark, pero tampoco se crea; el protagonismo que ha adquirido en la última temporada su puñal de acero valyrio sugiere que a Arya la esperan destinos altamente paranormales. ¿Quiere que nos mojemos? Nos mojamos: veremos juntos al Rey de la Noche y a Cersei y aquello será su final, el de ella. Tocotó. Y ni siquiera creemos que un encuentro como este incurriría en mamarrachada, fíjese lo que le digo. De nuevo, algo así sugieren las convenciones narrativas: que los polos de antagonismo, que suelen proliferar durante la narración, acaben confluyendo en uno solo antes de enfrentamiento final. Los villanos de rango secundario son neutralizados poco antes de la gran batalla final. A Saruman, al conde Dooku y a Snape me remito.

El Rey de la Noche hablará

Y mire, ya que mentamos a Alan Rickman, ¿recuerda cuando hizo de Metatrón en Dogma? Algo parecido, pero al revés, suele ocurrir en la fantasía y la ciencia ficción: que al final, antes del choque definitivo, las fuerzas del mal conjuran a un portavoz a través del cual emiten su advertencia al héroe. Ejemplo 1, ejemplo 2, ejemplo 3.

Poco más que añadir, solamente apuntar que algo así es muy probable a estas alturas de Juego de tronos. ¿Hablará el Rey de la Noche en la temporada octava? Sería lo tradicional y más lo sería incluso que lo hiciese por boca de alguien, no con la suya propia. ¿Quién? Ay, eso ya es más complicado. Un difunto, eso por descontado. Y con lo que le gusta a esta gente el chopped dé por seguro que sería alguno de los más dolorosos de ver muerto y coleando. En este punto Benjen Stark es un buen candidato, pero no nos haga caso; todavía morirán muchos antes del clímax y cualquiera de esos estará más fresco para entonces.

Melisandre devolverá a Viserion a la vida

Problema: ahora mismo, gracias a Viserion, el Rey de la Noche goza de ubicuidad y de inmunidad. Puede ir donde quiera, levantando allí nuevos espectros a su servicio, y puede rehuir en todo momento un enfrentamiento cara a cara, única forma posible de que deje de hacer eso mismo. Por supuesto, puede ocurrir que los realizadores elijan que el Rey de la Noche no aproveche plenamente estas ventajas y que desplieguen algún ardid cinematográfico para disimularlo; así, con arte de birlibirloque, es como se han desembarazado de Dorne. Pero pongamos que no lo hacen. Con Viserion, el Rey de la Noche tiene el éxito prácticamente garantizado y en esta fábula es casi imposible que los buenos puedan derrotar a los malos. No sin hacer un Perdidos, sin improvisar atropelladamente una nueva lógica interna con la que acometer el chimpún final. Y sabrá usted ya que George R. R. Martin nos juró por lo más sagrado que este no sería el caso.

Es casi imperativo: hay que matar a Viserion. Y como Viserion ya está muerto, entonces hay que resucitarlo. ¿Es posible? Usted me dirá. En la gran batalla del lago helado, donde murió el dragón, únicamente murió otro personaje principal y fue Thoros de Myr. El único allí, dese cuenta, investido con el poder de revivirlo. ¿Lo ve? Birlibirloque. En eso Weiss, Benioff y Martin tienen mucha maña.

Predicción: esta es la gesta que le queda por acometer a Melisandre y en ella perderá la vida, tal y como anunció durante su conversación con Varys en la última temporada. O la entregará voluntariamente a cambio de la del dragón, que es lo más probable, ejecutando así su más que previsible redención final. En la serie no ha ocurrido que el rito de la resurrección comporte la muerte de quien lo ejecuta, pero en los libros sí (así fue como perdió la vida Beric Dondarrion, devolviéndosela a Catelyn Stark). Y en la lógica interna de una fábula mágica no resulta estrambótico que una resurrección tan afanosa exija una inversión de energía al alcance solamente de alguien como Melisandre, que sabemos que goza de una longevidad sobrehumana. Quizá, quién sabe, hasta Viserion recupere su aspecto lozano y vigoroso, como si nada hubiese pasado. ¿No es eso para lo que sirve el collar de la hechicera?

Tyrion es el tercer Targaryen

Para que vea que no tenemos nada en contra de las teorías más cacareadas, esta la vamos a desempolvar: si Viserion regresa al bando de los vivos, y creemos que así será, todo parece indicar que necesitamos de nuevo la esquiva figura del tercer Targaryen, o no habrá jinetes suficientes para los tres dragones. Y aunque en los libros es también posible que acabe siendo Meera Reed, en la serie sería muy raro que no se tratase de Tyrion Lannister.

Se lo resumo: muchos creen que Tyrion nació fruto de la unión de Joanna Lannister y Aerys II Targaryen, el Rey Loco, a quienes se atribuye una prolongada historia juntos, siempre referida con meticulosa vaguedad. Podría haber sido auténtico amor, podría haber sido solamente que Aerys la deseara a ella o podrían ser solo habladurías. ¿Es Tyrion hijo de Aerys y hermano mayor, entonces, de Daenerys? Cosas más raras se han visto. Está aquello que le dijo Tywin Lannister, «tú no eres hijo mío»; está el pelucote rubio platino que le plantaron en el episodio piloto original, del que luego se arrepintieron y que solo quedó en algunas escenas del segundo y definitivo episodio piloto; y está su famosa secuencia con los dragones bajo la pirámide de Mereen, que lo convierte en el único personaje, además de Jon y Daenerys, cuyo contacto íntimo han consentido las bestias.

Ah, y otro detalle más, verá usted qué conspiranoia: si Tyrion es medio Targaryen, eso haría que todos los partos de medios Targaryen a los que hemos asistido en Juego de tronos se saldasen con la muerte del miembro no Targaryen de la pareja. La muerte de la madre si la madre no es Targaryen, como no lo eran Joanna Lannister y Lyanna Stark, y la muerte del padre si el padre no es Targaryen, como no lo era Khal Drogo. Los hijos de Elia Martell con Rhaegar Targaryen nos cuentan: los Martell tienen sangre Targaryen. Y si le tienta aducir la muerte de Drogo a Mirri Maz Duur, que ella misma se arrogó pero que nunca vimos en pantalla, le digo lo que le dijo Jon a Daenerys acerca de la bruja nada más y nada menos que el último capítulo de la última temporada: ¿acaso no se la ocurrido que podría no ser una fuente de información segura?

Asistiremos a la refundación de la dinastía Targaryen

Es otra de las grandes revelaciones que podría traer la octava temporada: los Targaryen no se casan y reproducen entre ellos por capricho, por tradición o para evitar la disolución de su sangre, sino porque solamente pueden reproducirse con otros Targaryen o con otros linajes de ascendencia valyria. O podría ser así al menos durante las últimas centurias. Mire su árbol genealógico: entre los consortes de los Targaryen quienes no son igualmente Targaryen es porque pertenecen a linajes de Poniente con sangre Targaryen (como los Martell, los Baratheon o los Penrose) o a linajes de Essos de ascendencia valyria (como los Rogare o los Velaryon). Hay excepciones, claro está; pero seguro que recuerda usted el propósito al que sirven las excepciones. Y la misma existencia de Jon (medio Stark y medio Targaryen) y el embarazo de Daenerys en la primera temporada confirmaría que la procreación con un no-Targaryen no es imposible, solo peligrosa y con frecuencia mortal para el citado no-Targaryen. Es algo que los Targaryen sabrían, claro, o no habrían obrado en consecuencia durante siglos, pero que preferirían hacer pasar como un capricho decadente propio de una dinastía que ostenta un trono. Lógicamente, esto nadie se lo llegó a comunicar jamás a Viserys y Daenerys, menos todavía a Jon, antes de que su estirpe fuese casi aniquilada. Como todo en esta serie, llegado este punto tendría que ser Bran Stark quien revelase algo así.

Es una teoría muy loca, lo admitimos. Pero es también un tema recurrente en la fantasía que emparenta más estrechamente con los Tronos. En El Señor de los Anillos, sin ir más lejos, encontramos algo así: la sangre de Númenor (que, como la de Valyria, confiere a su portador características paranormales; se remonta también a una antigua civilización caída en desgracia; y caracteriza a la estirpe a la que pertenecen los monarcas), los semielfos, todo eso. Rasque por ahí, si gusta, y ya verá que suena muy parecido. Y no habría naturalización mejor para la unión ahora de Jon y Daenerys, ambos Targaryen; solo entre ellos dos y con nadie más en el mundo podrán producir descendencia viable y refundar la dinastía. Sus hijos, luego de ellos, tendrían que proceder igual y engendrar sus vástagos con aquellos que porten sangre Targaryen o de la antigua valyria. No sufra, nadie les obligará al practicar el incesto; entre unos y otros son un porrón de gente.

Daenerys sufrirá la peor traición de todas (y otras hipótesis poco estrafalarias)

Y antes de ponernos finalmente con el resultado final, un último picadito surtido con algunas predicciones menores.

-A última hora, Daenerys, Jon o ambos sufrirán una traición de las gordas, al estilo Judas. Es una manera de ilustrar la estulticia de la raza humana: ponerle al mesías palos en las ruedas en el momento mismo de la batalla del bien contra el mal. Y en Juego de tronos la traición es un tema machacadísimo, ambos las han sufrido tanto por parte de personajes menores y periféricos (Olly a Jon; Doreah a Daenerys) como de personajes de confianza (Theon a Jon; Jorah a Daenerys). Olvide la profecía que emitieron en los libros los brujos de Qarth, anticipando las tres que sufrirá Daenerys; en la serie esos augurios nunca tuvieron lugar. Ocurre, más bien, que el asunto se ha traído mucho a colación en la última temporada y cuesta pensar que haya sido para nada. El cebo, como siempre, es Varys, así que no muerda usted ese anzuelo. Las más lógicas vendrían de Tyrion Lannister o Daario Naharis; las más dolorosas serían Davos Seaworth o Missandei. Nuestra candidata es esta última.

-Arya Stark podría acabar con lo que a veces se llama ambigous clone ending, un final de clon ambiguo. O podría ocurrirle, en la práctica, a cualquier personaje secundario susceptible de ser, en realidad, Arya Stark. La mayor pista: el terreno está preparado al efecto, a esto mismo ya se ha jugado en los Tronos.

-Syrio Forel, el maestro de esgrima de Arya, reaparecerá al final de todo y será (lo habrá sido siempre) Jaqen H’ghar. Sería un final redondo para Jaqen, a quien perdimos de vista hace tiempo y nunca intuimos durante el paso de Sam por la Ciudadela, como sí ocurre en los libros. Y ocurre también que esta manera de rematar la historia del personaje seguramente tienta mucho a Weiss y Benioff; la otra es reincorporar a Jaqen al inicio de la octava temporada, involucrarlo en la trama y darle un final convencional. Jaqen es un personaje complicadísimo de manejar y ellos son unos adaptadores agudísimos, pero no exactamente valientes; la vía Forel, que se limita a una aparición final, constituye una revelación y rinde mucho más a efectos dramáticos, tiene bastantes más posibilidades. Habrá que ver, eso sí, cuánto pide por ello el actor que interpreta al maestro de esgrima braavosi. Esperamos que sea mucho.

-Los dragones pondrán un huevo. ¿Cómo? Cambiando de sexo o revelándose el verdadero sexo femenino de alguno de ellos. Es otro giro frecuente en la fantasía y la ciencia ficción. En palabras de Ian Malcolm: la vida encuentra un camino.  Y en palabras de David J. Peterson, lingüista y creador de las lenguas dothraki y alto valyrio, los dragones son hermafroditas.

-Es muy probable que Theon Greyjoy muera de forma absurda. ¿Por qué? Su disposición en este momento anticipa un trayecto órfico: el héroe desciende a los infiernos para rescatar a la dama (Yara, en este caso) pero no lo consigue (frecuentemente, por incurrir él mismo en un error tonto) y es devuelto al mundo de los vivos; carente de motivación, acaba por morir absurdamente. Detallito: hasta en su abstinencia sexual Theon cumple, hoy por hoy, con el arquetipo de Orfeo.

Y ahora sí que sí, la mayor pregunta de todas: ¿quién se sentará finalmente en el Trono de Hierro? Nuestra apuesta es esta.

Nadie nuevo se sentará en el Trono de Hierro

Así, sin rodeos: Cersei Baratheon, de soltera Lannister, será la última monarca que ocupe la silla. No por falta de aspirantes, claro está; más bien ocurrirá que, después de ella, no habrá trono en el que sentarse. O lo destruirá el Rey de la Noche o, más probable, lo hará la propia Daenerys, que viene advirtiéndolo desde hace tiempo. Tendrá que ser, en todo caso, con la ayuda de un dragón. A su forja contribuyó el fuego de Balerion, el Terror Negro (no sé si le suena) y parece razonable que solamente otro dragón pueda obrar su destrucción física. Motivos para eliminarlo: todos. Narrativos, simbólicos, románticos, pida usted por esa boca. El trono dichoso representa el tesoro envenenado, la alhaja maldita. Si esto fuera Harry Potter, sería un horrocrux; y si fuera El Señor de los Anillos, sería el anillo. Nada en Juego de tronos parece más cantado que esto.

En el escenario más cursi y coñón tanto Daenerys como Jon sobreviven al choque final contra el Rey de la Noche y refundan los Siete Reinos desde sus mismísimos cimientos: nueva corona, nueva organización, nuevo todo. Sería espantoso pero, eh, así acaba El retorno del rey. Y del conflicto sucesorio entre ambos ni se ocupe: la nueva Corona tendrá dos cabezas al estilo Isabel y Fernando, tanto monta, monta tanto. O ni siquiera. Por más que sea rey por aclamación en el Norte y rey del Trono de Hierro por derecho sucesorio, lo más probable es que Jon acabe haciendo un Paul Atreides, otro giro muy frecuente entre personajes como el suyo: después de acometer el destronamiento del villano, el propio héroe, de estilo de vida rústico, renuncia al trono y elige exiliarse, vivir en la naturaleza o desaparecer completamente.

Otra resolución plausible, y un poquito más dramática, es que ninguno de los dos sobreviva a la gran batalla final y que lo haga solamente su hijo. Su tuviéramos que apostar, nosotros lo haríamos a esta opción. Y si Tyrion Lannister fuese finalmente un Targaryen, incluso podría ocurrir que detentase una especie de regencia en nombre del hijo de Daenerys y Jon. No descarte incluso que le toque criarlo, porque eso también lo avala una convención narrativa muy popular en la fantasía: en el epílogo de la historia, al solterón le acaba cayendo un bebé del cielo. Obi-Wan, mire usted. Madmartigan en Willow.  Bilbo Bolsón.

Y hasta aquí las predicciones. Se lo advertimos al principio: ninguna es completamente estrafalaria. Y si se lo parecen, le recuerdo que hay gente convencida de que Varys es una sirena, de que Tyrion fue un feto que viajó atrás en el tiempo y de que los dos continentes principales, Poniente y Essos, son realmente uno solo que se repite eternamente. Se lo digo con el corazón en la mano: ojalá las suyas sean ciertas y las nuestras, equivocadas. Hasta abril no lo sabremos.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

3 comentarios

  1. Pues no pasara casi nada de lo q dices ahi. El primer lugar que ataca el rey de la noche es invernalia (victoria de los caminantes) y en los ultimos capitulos llega a desembarco del rey.

    Tyron traiciona a daenerys

    Tyron, cercei y jaime mueren.

    Pasan mas cosas, eso es un resumen.

    Creditos a frikidoctor

  2. Aquiles

    de todas las hipotesis la que mas me gusta para los libros (aunque no creo que la desarrollen en TV) ES la hipotesis de la ciudadela.
    HAY un enfrentamiento entre los maestres de la ciudadela (ciencia) y danaerys y los dragones (magia). Se revelaria un complot de la ciudadela para destruir a todos los targaryen induciendo guerras y matar a los dragones para acabar con la magia en el mundo.
    Al final «juego de tronos» seria un cuento para niños encontrado por un antepasado de bran (bucle temporal) donde se narra una historia sobre magia y dragones en una epoca donde ya nadie cree en eso.
    Danaerys y snow moririan contra los caminantes blancos junto con los dragones y el mundo de westeros se desarrollaria como el nuestro.
    La ciencia triunfa westeros conquista el mundo con armas de fuego. Y para la epoca en que se lee el «cuento» los habitantes de invernalia viajan low cost a cruceros por las islas del verano, los ricachos de lannisport tienen ONG para salvar del hambre a los nativos de sotohiros y los de westeros se quejan de la inmigracion ilegal que les llega en patera de refugiados de essos por los peldaños de piedra.
    SPOILER LIBRO: a eso apunta justamenteel ultimo libro de martin cuando samwell tarly llega a la ciudadela donde marwin el maestre revela el complot de la ciudadela para eliminar a los dragones y le dice que en un mundo de ciencia no puede existir la magia. La magia es » una espada sin mango» como dicen yno tiene futuro.

  3. Enrique

    Yo he podido ver el capítulo final y acaba con un plano secuencia en una posada en Desembarco del Rey y Resines. No os cuento más que no quiero estropearos la sorpresa.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.