Ciencias

Espejo azul: el renacer del Mar Menor

marmenor4

Creciendo en densidades, de tal forma
que en un siglo cercano serás sólido.
Plinto gigantesco y azul con suave rosa
mojándote la piel en el crepúsculo.

Toda tu blandura maleable,
la que ahora soporta nuestros cuerpos,
cuajará entre sus sales olorosas
y una pista bruñida serás íntegro.

¿Quién irá por tu suelo, el ya tan prieto
como ahora es de líquido oleoso?
¿Qué criaturas oirás que se deslicen
embriagados de ti, por tu infinito?

Te presiento en la piedra de ti mismo,
mineral tu presencia, la que en lenta
fugitiva evapora, suavemente
su corpóreo espesor de algas y yodo.

Devenir del Mar Menor
Carmen Conde (1962)

Antecedentes

En este poema de su poemario dedicado al Mar Menor, publicado en 1962, Carmen Conde teje una visión profética que captura la esencia transformadora y las amenazas latentes sobre este cuerpo de agua. Su pluma, cargada de sensibilidad ecológica, presagia la transmutación del Mar Menor, visualizándolo en un futuro no muy distante como un ente sólido, una vastedad que crece en densidades hasta adquirir la rigidez de lo inerte. Este cambio simbólico, donde las aguas se tornan en plinto azul tocado de rosa al crepúsculo, evoca la alteración profunda impuesta por el hombre — la antigua minería, la urbanización, la agricultura intensiva, el pulso incesante del turismo que imprime su marca en la naturaleza.

El poema de Conde se despliega como un lienzo de interrogantes y reflexiones sobre quiénes serán los futuros caminantes de este suelo endurecido, este nuevo paisaje privado de su liquidez oleosa. La poeta anticipa un escenario donde el Mar Menor, embalsamado en sales olorosas, pierde su esencia vital, transformándose en una superficie bruñida, una pista que testimonia la pérdida de un ecosistema vibrante. Conde contempla el Mar Menor petrificado, una presencia mineral que evapora lentamente su corporeidad, dejando tras de sí un rastro de algas y yodo. Este desenlace no es más que el eco sombrío de una tragedia ambiental, una metamorfosis de algo que una vez fue un refugio de biodiversidad hacia algo estático y muerto.

El poema, en su elegante y trágica belleza, no solo resalta por su artesanía lírica, sino también como un lamento por las intervenciones humanas que desfiguran y desplazan la armonía natural. Carmen Conde, en su rol de vidente poética, articula con dolorosa claridad las cicatrices que la humanidad deja en la piel del mundo natural, un mensaje que resuena con urgencia en los desafíos ecológicos que enfrentamos hoy.

Más de seis décadas después de que Carmen Conde plasmara su visión premonitoria sobre el Mar Menor, este emblemático paraje natural de España muestra signos de una esperanzadora recuperación. Tras enfrentar severas crisis ambientales que amenazaban su diversidad biológica y su belleza, el Mar Menor está experimentando un renacer gracias a los esfuerzos concertados de diversas administraciones. El compromiso por rescatar esta joya ecológica se ha intensificado, con estrategias y proyectos destinados a reducir la contaminación, controlar las afluencias agrícolas y mejorar la calidad del agua. Las autoridades locales y regionales, junto con organizaciones ambientales y la comunidad científica, están colaborando de manera ejemplar para revertir décadas de negligencia y deterioro. La Ley regional de recuperación y protección del Mar Menor, aprobada en el 2020, ha supuesto un hito tanto para la intervenciones para la recuperación de la laguna como en la colaboración necesaria de las administraciones, especialmente en un área donde las competencias ambientales de cada una de ellas obligan a esta coordinación.

Los resultados de estas políticas proactivas ya comienzan a vislumbrarse: las aguas del Mar Menor muestran signos de claridad mejorada, y la vida acuática, que parecía destinada a desvanecerse, está mostrando signos de resiliencia. Este esfuerzo mancomunado es un testimonio del poder de la cooperación intergubernamental y comunitaria en la lucha por la conservación ambiental. El renacimiento del Mar Menor es un recordatorio de que, aunque los ecosistemas puedan ser frágiles, también son capaces de recuperarse si se les ofrece la oportunidad y el cuidado adecuados. Este esfuerzo continuo no solo busca restaurar la laguna a su antigua gloria, sino también asegurar que permanezca como un santuario para la biodiversidad y un tesoro para las futuras generaciones.

marmenor1

Porque siendo tú el mismo, eres distinto
y distante de todos los que miran
ese rosa de luz que viertes siempre
de tu cielo a tu mar, campo que amo.

Campo mío, de amor nunca confeso;
de un amor recatado y pudoroso,
como virgen antigua que perdura
en mi cuerpo contiguo al tuyo eterno.

He venido a quererte, a que me digas
tus palabras de mar y de palmeras;
tus molinos de lienzos que salobres
me refrescan la sed de tanto tiempo.

Me abandono en tu mar, me dejo tuya
como darse hay que hacerlo para serte.
Si cerrara los ojos quedaría
hecha un ser y una voz: ahogada viva.

¿He venido, y me fui; me iré mañana
y vendré como hoy…?; ¿qué otra criatura
volverá para ti, para quedarse
o escaparse en tu luz hacia lo nunca?

Ante ti
Carmen Conde (1962)

Una dirección general para el Mar Menor

El gobierno de la región de Murcia es el único gobierno en España que, entre sus consejerías, aparece el nombre de un espacio natural: Consejería de Medio ambiente, Universidades, Investigación y Mar Menor. Y, en su organigrama, una dirección general dedicada a ejecutar proyectos para la recuperación y la conservación del Mar Menor así como para coordinador todas las acciones que, desde diferentes departamentos del gobierno regional, se llevan a cabo sobre el Mar Menor.

Víctor Serrano Conesa, el actual director general del Mar Menor, desempeña un papel crucial en los recientes esfuerzos por restaurar y conservar este valioso ecosistema. Con una formación en Química y Física, Serrano Conesa, quien anteriormente dirigió el Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Medioambiental (IMIDA), nos guió en una zodiac a través de esta área protegida. Durante el recorrido, tuvimos la oportunidad de observar de primera mano la recuperación del Mar Menor y discutir sobre las iniciativas en curso y los retos que enfrenta la laguna salada más grande de Europa.

El director describió el impacto devastador de la DANA de 2019, que provocó una entrada masiva de agua dulce y sedimentos en el Mar Menor, un fenómeno sin precedentes en la memoria reciente. Esta situación crítica ha llevado a la creación de un «banco de especies», comparado por Serrano Conesa con un «arca de Noé», destinado a preservar la variedad genética de las especies endémicas del Mar Menor. Este proyecto, desarrollado junto a la Universidad de Murcia y su acuario, busca asegurar la supervivencia de especies únicas como los caballitos de mar y la nacra, un molusco gigante particularmente amenazado en el Mediterráneo.

El Mar Menor, explicó, no debería recibir aportes significativos de agua dulce ya que su salinidad es normalmente más alta que la del mar abierto debido a la intensa evaporación y esto es parte de la singularidad del ecosistema. Sin embargo, filtraciones recientes  con nutrientes  procedentes del acuífero subterráneo, debido a su alto nivel freático, y de la rambla del Albujón transformada en un auténtico río, han alterado este equilibrio, poniendo en riesgo la fauna y flora  local  amenazada también por la entrada de especies exóticas invasoras, como el cangrejo azul, el gusano elegante, la medusa australiana o la oreja de liebre, un alga que compite con la fanerógama autóctona Cymodocea nodosa. Uno de los proyectos más ambiciosos mencionados por Serrano Conesa es la transformación del antiguo aeropuerto de San Javier en un centro de investigación y conservación, accesible al público, que funcione no solo como un banco de especies expandido o de monitorización del Mar Menor, sino también como un espacio educativo. Este centro permitirá a los visitantes entender mejor los desafíos que enfrenta el Mar Menor y la importancia de su preservación.

En nuestra conversación, abordamos el grave problema de la hipoxia en el Mar Menor que hasta ahora se ha presentado como un fenómeno serio y recurrente, que ha causado graves impactos en la fauna acuática de la región y que además es muy llamativo. La hipoxia, que es la reducción en los niveles de oxígeno disuelto en el agua, puede llegar a ser extremadamente baja, especialmente durante los meses de verano debido al aumento de la temperatura, que reduce la solubilidad del oxígeno en el agua y aumenta la demanda de oxígeno por parte de los organismos y procesos biológicos. En el Mar Menor, se han documentado niveles óptimos de oxígeno por encima de 4 miligramos por litro, donde la vida acuática puede prosperar sin problemas. Sin embargo, cuando los niveles de oxígeno caen entre 2 y 4 miligramos por litro, se considera una condición de hipoxia, que todavía es compatible con la vida, pero ya empieza a ser problemática. Cuando los niveles de oxígeno disuelto caen por debajo de 2 miligramos por litro, la situación se vuelve crítica, pudiendo resultar en mortalidades masivas de peces y otros organismos acuáticos.

Este fenómeno es especialmente crítico porque las zonas hipóxicas pueden fluctuar rápidamente, afectando a las especies que no pueden desplazarse a áreas con más oxígeno. Además, la presencia de algas invasoras que pueden producir oxígeno durante el día, pero consumen oxígeno por la noche también complica la gestión de los niveles de oxígeno en el agua.

Los esfuerzos para monitorizar y mitigar la hipoxia incluyen la utilización de tecnologías avanzadas para medir continuamente los niveles de oxígeno o la creación de un gemelo digital, lo que permite a los gestores del ecosistema responder de manera más efectiva a las fluctuaciones y prevenir episodios dañinos antes de que ocurran. Estas medidas son fundamentales para preservar la salud del Mar Menor, un ecosistema único que ha sufrido debido a la intervención humana y los cambios climáticos. Atendiendo a recomendaciones científicas, el gobierno de la región de Murcia está llevando un plan para reducir la presencia de nutrientes en el Mar Menor; acciones que van desde la construcción de tanques ambientales para la recogida de las escorrentías de arrastre de la cuenca vertiente en los episodios de lluvia, a una importante intervención con la recogida de más de 35.000 toneladas de biomasa del Mar Menor, especialmente durante los meses de primavera, lo que ha significado la extracción de toneladas de nutrientes que contiene esta biomasa, además de evitar que se transforme en un fango que es gran demandante de oxígeno, lo que favorecería la aparición de fenómenos de hipoxia.

Serano Conesa, también destaca los esfuerzos para crear un gemelo digital del Mar Menor recientemente desarrollado con la aportación de más de 20 millones de datos y que permite entender mejor cómo funciona el mar menor, así como las principales amenazas y medidas para amortiguarlas. También nos cuenta el empeño de la administración regional para naturalizar zonas del cinturón del Mar Menor y crear humedales que funcionen como filtros naturales para las aguas que fluyen hacia la laguna, mejorando así la calidad del agua y reduciendo los sedimentos. La cooperación con el Ministerio de Defensa que ha facilitado la incorporación al patrimonio regional de más de 300 hectáreas del humedal de El Carmolí y otros organismos estatales es crucial en estos esfuerzos, y Serrano Conesa expresó optimismo sobre el avance de estas colaboraciones.

marmenor3

Pactemos, mi mar.
Corrobórame íntegro el pacto.

Cuando me vaya a la selva de casas
y de acuciantes urgencias anónimas,
has de acudir, tal y como te veo,
apenas mi corazón desmaye,
levantándome ante mí, arcangélico azul inmenso,
bañándome el duro mundo de mi contorno humano.

Y por las noches de ti, apenas callen
sus extensos rumores pinar y viento,
has de evocarme tú, has de escucharme,
diciéndote:
¡quisiera yo ser eterna, sólo por verte!

Pactemos
Carmen Conde (1962)

Colaboración intergubernamental

El 17 de enero de 2024, Teresa Ribera, Vicepresidenta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Fernando López Miras, Presidente de la Región de Murcia y los alcaldes de los 10 municipios ribereños y de la cuenca vertiente del campo de Cartagena firmaron un protocolo para establecer la Comisión Interadministrativa del Mar Menor. A este protocolo le ha seguido la constitución efectiva de la Comisión Interadministrativa el pasado 11 de mayo, donde ya se adoptaron los primeros acuerdos con grupos de trabajos y la creación de un comité científico asesor para el Mar Menor.

Esta comisión, esencial para coordinar acciones entre diferentes niveles de gobierno, es parte del esfuerzo continuo para recuperar este ecosistema crítico. Este paso refleja un compromiso compartido para abordar los desafíos ambientales a través de una colaboración efectiva y medidas concretas que incluyen prácticas agrícolas más sostenibles, el control de un acuífero rebosante y proyectos de renaturalización para reducir la contaminación, siempre impulsados por la investigación como elemento vertebrador de la toma de decisiones en el Mar Menor.

La reciente colaboración entre el Gobierno de Murcia y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico de España para abordar la recuperación del Mar Menor similares a los esfuerzos de la Junta de Andalucía en colaboración con el mismo Ministerio para conservar Doñana muestran cómo la cooperación institucional puede ser efectiva para la gestión ambiental. En Murcia, el plan entre administraciones incluye medidas específicas y complementarias como la restauración de superficies  que eran regadas ilegalmente, la separación de las redes de saneamiento de las redes pluviales, el desarrollo de intervenciones que impidan la entrada de agua cargada de nutrientes al mar menor o faciliten su retirada, la restauración de viejas zonas salineras, planes de conservación de especies singulares o la creación de un cinturón verde, como franja de protección del mar menor. Estas medidas están respaldadas por una inversión considerable, con más de 100M€ para estas acciones durante el 2024, tanto desde el Gobierno de la Región de Murcia como del Gobierno de España y de los propios municipios.

Estas iniciativas destacan cómo la colaboración entre distintos niveles de gobierno y la participación de la comunidad pueden superar los desafíos ambientales complejos. La integración de estrategias y recursos refleja un compromiso compartido más allá de los intereses partidistas, beneficiando al conjunto de la sociedad al proteger recursos naturales valiosos y fomentar prácticas sostenibles. Estas acciones no solo ayudan a preservar la biodiversidad y los ecosistemas, sino que también aseguran la sostenibilidad de los recursos para las futuras generaciones, demostrando la importancia de la responsabilidad y gestión ambiental a nivel institucional.

SUSCRIPCIÓN MENSUAL

5mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL

35año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

4 Comentarios

  1. Un artículo muy bello y esperanzador del lugar donde transcurrió mi infancia. Me han entrado ganas de volver.

  2. Antonio Yelo

    Si el Mar Menor se muere – o si lo matamos-, se llevará consigo a la tumba la parte mas emocionante de los recuerdos infantiles y juveniles de varias generaciones.

  3. Pingback: Espejo azul: el renacer del Mar Menor - Multiplode6.com

  4. Pingback: Jot Down News #19 2024 - Jot Down Cultural Magazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*