Cine y TV

‘El coche fantástico’: quiero a Michael Knight más que a mi padre

El coche fantástico. Imagen MCA TV.
El coche fantástico. Imagen MCA TV.

Y la pregunta es: ¿qué debe tener una serie para despertar esta sensación en una niña? La afirmación que lleva este texto por título es real, ante la pregunta: «¿A quién quieres más, a Michael Knight o a tu padre?», mi amiga Elena elegía, sin un ápice de duda: «A Michael Knight». 

Y es normal, hablamos de una serie cuidadosamente desarrollada, que toma como referencia el esquema clásico de las novelas de caballerías. La evolución es la siguiente: el Amadís de Gaula, Don quijote de la Mancha y El coche fantástico. Hablamos por tanto de la versión audiovisual y modernizada de las novelas que revolucionaron la literatura del siglo XVI, un producto realizado para desatar todo tipo de fanatismos en el siglo XX. 

El caballero 

Si comparamos al español medio de los ochenta con el señor Knight, puede que solo encontremos un elemento común: el pantalón de campana. Michael parece ser el inventor de la sonrisa americana de medio lado, esa sonrisa que solo puede esbozar un tipo con clase que sabe que siempre, todo, saldrá bien. Sus valores morales son exquisitos, es la combinación perfecta entre el tipo duro que desabotona su camisa hasta medio pecho, y el galán por el que suspiran las bellas damiselas (de pelo cardado) en apuros. 

El escudero / corcel 

¡Que genialidad la del director y guionista Glen A. Larson, al unir corcel y escudero en una misma figura! KITT acompaña a Michael en todas sus andanzas, le rescata en los momentos en los que todo parece perdido, es inteligente, irónico, y es un deportivo. Es sencillamente perfecto. Hablamos de un vehículo que va por delante de su época (y de la nuestra). Precursor de la tecnología GPS, el blue tooth, la videollamada… y no se queda ahí: escáner médico, análisis químico… Obviamente, no es lo mismo subir en un coche así que en un Seat 124 con ambientador de pino, y eso hasta un niño lo sabe. 

La dama 

Decir dama es quedarnos muy cortos. De nuevo El coche fantástico plantea una vuelta de tuerca al esquema original. Achaquémoslo al formato episódico o al sex appeal del señor Knight, pero la frecuencia que se establece es de dama por capítulo. 

Curiosamente, en la Norteamérica de los ochenta solo se metían en apuros las mujeres más bellas, o los hermanos, padres, hijos, vecinos… de las mujeres más bellas. Esto ponía a Michael en una situación muy delicada. Muchos pensarán que trazaba un sucio plan para tener una mujer en cada puerto, pero los verdaderos fans sabemos que Michael, simplemente, era un hombre irresistible

El villano 

El villano podía ser cualquiera: mafias, secuestradores, ladronzuelos de poca monta… «malos» en el más amplio sentido de la palabra. También en este caso se atendía al ratio 1:1; un villano por capítulo. Y siempre resultaban ser más tontos, más torpes y más lentos que Michael y KITT. Ser un villano nunca fue fácil, ni antaño ni ahora. 

La misión 

No hay héroe sin aventura, y para ello es necesaria una misión. Michael cuenta con Devon Miles que, desde la Fundación para la Ley y el Orden, le arranca de su vida cotidiana para enviarle a combatir el mal. 

Inevitablemente todo esto ofrecía una visión muy dura de la realidad. En España entendíamos como fundación un grupo de señoras adineradas y entradas en años, que promovían una acción social. Hasta ahí bien, pero el asunto es que Estados Unidos contaba con la Fundación para la Ley y el Orden, que desempeñaba el papel de nuestra guardia civil pero, en lugar de tricornios y vehículos 4×4, contaba con un complejo entramado de informaciones y tecnologías que nos mostraba que el futuro estaba al otro lado del Atlántico. 

Una cuidadísima puesta en escena unía todos estos elementos permitiéndonos, desde el sofá de casa, recorrer los caminos más áridos y polvorientos de la América profunda al ritmo de una selección musical sublime: «The Eye of the Tiger» de Survivor, «Take it Easy» de los Eagles, «Don’t Stop Thinking About Tomorrow» de Fleetwood Mac… Los ochenta en estado puro, lo clásico y lo moderno unidos en perfecta armonía. 

Todo este análisis trata de explicar, de forma superficial, la gran aportación que El coche fantástico supone para la industria audiovisual, y para el mundo. Una serie que no solo destaca por su calidad, sino por ser motor de cambio en la sociedad de la época: ¿cómo si no explicaríamos la evolución de la industria automovilística? ¿Cómo podríamos entender la pervivencia de la cazadora de cuero y las gafas de aviador? Desde su primera emisión en TVE1 en 1984, El coche fantástico nos enseñó que la evolución tecnológica no tenía límites, nos hizo desear ser mejores, más guapos y combatir el mal pero, sobre todo, nos hizo comprender de forma profunda la relación directamente proporcional entre amor y coche deportivo. 

SUSCRIPCIÓN MENSUAL

5mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL

35año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

7 Comentarios

  1. Gonzalo lafuente montero

    Pero el caballero era el coche, no?

  2. Recuerdo que el auto era mejor actor que el coprotagonista…

  3. Roberto Núñez

    Aunque con muchas cosas a mejorar, pienso que es una de las mejores series de la historia de la televisión.
    Si no, ¿ Qué serie es recordada con tanto cariño después de más de 40 años?

  4. La acabo de volver a ver para echar unas risas, la verdad es que era mal actor, pero las escenas de los dobles eran pa cag..se el doble de Michael era un tío viejo gordo, Devon escapa en una furgoneta con 2 presos que eran maniquíes 🤣, y un largo etcétera, secuencias repetidas de otros episodios

  5. Ladilla Rusa ha homenajeado a la serie, como pocos. Kitt, kitt, kitt!

  6. No entiendo por que no se nombra, practicamente nunca, la primera novela caballeresca de la historia, Tirant Lo Blanc, base para todas las demas, incluido el ciclo arturico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*