Etiquetado con: "virgilio"

Minolta DSC

PJ Harvey: réplica a Telémaco

Casandra aullaba sobre las murallas, dedicada al horrible trabajo de dar a luz el porvenir. (Marguerite Yourcenar) Tenemos al micrófono a una mujer muy joven que empuña una telecaster. Los rasgos de su cara son grandes como los de un ninot, y a pesar del pintalabios, los tacones y el vestido de lentejuelas doradas el conjunto de su imagen tiene […]

Una trascendencia inesperada: la Casa Malaparte

Una trascendencia inesperada: la Casa Malaparte

Tu hogar se hará contigo y tú con tu hogar. Adolf Loos Oteando del mismo mar que surcó Ulises, asentada sobre las mismas tierras en las que combatió Eneas y frente al mismo paisaje que loaron Virgilio y Ovidio con sus versos, se alza una vivienda singular. De difícil acceso y prohibida la entrada, el edificio no parece remitir a […]

Mecenazgo: el arte de patrocinar

Mecenazgo: el arte de patrocinar

Jot Down para SUR Escuela de Profesiones Artísticas, fundada por Círculo de Bellas Artes y La Fábrica. Empresa Asociada: ACCIONA

Los patrocinadores son una cosa tan extendida en la sociedad actual que hemos acabado asimilándolos como un zumbido ocasional en esa maraña ruidosa que es la vida cotidiana […]

Carta manuscrita de Sade a Renée-Pélagie (1799). Imagen: DP.

Niños que se desnudaron

«Sí», dijo mi abogado. «Enchironaron al tipo ese por abuso a menores, pero él jura que es inocente. ¿Para qué demonios iba a follar con niños?», dice él; «¡Son demasiado pequeños!». Se encogió de hombros. (Hunter S. Thompson, Miedo y asco en Las Vegas) ¡Señoras y señores del jurado! Bríndenme su atención un par de minutos, se lo ruego. Hay […]

Guía práctica para orientarse en el infierno

Guía práctica para orientarse en el infierno

Con el debido respeto, estimado lector, el —esperemos lejano— día en que muera muy probablemente irá de cabeza al infierno. Usted conoce mejor que nadie su propia vida y sabe por tanto los motivos. Así que no le vendrá mal cierta información básica […]

Tsevan Rabtan: Un buen día

En recuerdo de J.M.S. Katharine Clifton y el conde Almásy prácticamente se acaban de conocer. Ella le pregunta qué lleva a un hombre como él a errar por el desierto, dejando atrás su castillo o lo que sea que tuviera en Hungría. Almásy le contesta: una vez me llevó un guía camino de Faya. No habló durante nueve horas. Al […]