Guillermo Ortiz: Y el SIDA acabó con Magic Johnson

Publicado por

Nada hacía indicar que Magic Johnson estuviera empezando ningún declive. Absolutamente nada, ni siquiera los 32 años de edad, un chaval comparado con su compañero de fatigas durante tantas temporadas, Kareem Abdul-Jabbar, retirado dos veranos antes con los 40 ya cumplidos. La temporada 1990/91 la acabó Magic con una media de 19 puntos, 12 asistencias y 7 rebotes por partido… jugando 37 minutos. No solo eso: llevó a su equipo, un equipo algo más lento que el de los 80 pero mucho más listo, con jóvenes como Divac o Campbell y jugadores consolidados como Sam Perkins, a la final de la NBA, imponiéndose a los todopoderosos Blazers en la Conferencia Oeste.

La única decepción de aquel año fue la propia final: pese a adelantarse en el primer partido, jugado en Chicago ante los Bulls de Michael Jordan, los Lakers cayeron víctimas de la propia voracidad de la superestrella de Nike… y una plaga improbable de lesiones con el mismísimo Magic como principal afectado. Desesperado en el banquillo, Earvin veía cómo Jordan, Pippen y Paxson encadenaban victoria tras victoria en el mítico Forum de Inglewood y se llevaban así el primero de sus tres anillos consecutivos.

Había motivos para el optimismo: un equipo en renovación que llegaba a una final en su primer año con Mike Dunleavy en el banquillo y la perdía con tantas desgracias juntas parecía el entorno ideal para que Magic, también algo más lento, pudiera mostrar durante unos cuantos años más su clase y su sabiduría en un entorno quizá más calmado pero igual de competitivo. En octubre de 1991, los Lakers viajaron a Europa para disputar el Open McDonald´s, el único vínculo por entonces entre el baloncesto FIBA y el baloncesto NBA. Su rival en la final del torneo fue el Joventut de Badalona, aquel Joventut de Lolo Sainz, Villacampa, Jofresa, Ferrán Martínez, Corney Thompson… y un sorprendente Carles Ruf, que jugó aquel día el partido de su vida.

Los Lakers sufrieron pero ganaron. Al fin y al cabo, las pretemporadas en Estados Unidos no sirven de nada. Magic jugó los minutos decisivos y fue elegido el MVP del campeonato. No podía ser de otra manera: Magic era la cara amable de la NBA igual que Jordan era la atlética y Bird la competitiva.

A la vuelta a Estados Unidos empezaron los problemas. Pese a que la temporada estaba a escasas semanas de comenzar, Magic no se entrenaba con sus compañeros. En principio se habló de unas molestias, medidas de prevención… pero los días pasaban y del siempre sonriente base de Michigan no se sabía absolutamente nada. De repente, el 7 de noviembre, en una emotiva rueda de prensa y acompañado por su mujer y los dueños del equipo, Earvin “Magic” Johnson confesaba lo que por entonces parecía una condena de muerte: era portador del VIH, es decir, tenía todas las papeletas para acabar desarrollando el síndrome mortal llamado SIDA.

Poca gente hizo más por la lucha contra el SIDA que Magic. Igual que Rock Hudson o Freddy Mercury habían pasado todo el sufrimiento en soledad, sin dar explicaciones de su deterioro más que en los últimos momentos de sus vidas, Magic decidió coger el toro por los cuernos. Gracias a él supimos que VIH y SIDA no eran exactamente lo mismo. Que uno puede tener el virus y no desarrollar la enfermedad. Nos enteramos de verdad —más allá de aquel “Póntelo, pónselo”— de qué tipo de contactos eran potencialmente contagiosos y cuáles no ofrecían cuidado alguno.

Nos libramos de los prejuicios, en definitiva. El SIDA dejó de ser una enfermedad de homosexuales y heroinómanos. El paso adelante fue gigantesco.

Aunque la medicina estaba todavía en pañales, Magic se agarró a cualquier esperanza y luchó como un jabato. Todos intuíamos que el SIDA acabaría con él, pero él se empeñó en callarnos a todos la boca. A las semanas de la rueda de prensa, ya estaba entrenando de nuevo. A los pocos meses disputaba el All Star Game, aquel partido en el que determinados jugadores —Karl Malone, entre ellos— mostraron una cierta incomodidad por jugar con un portador del VIH. Magic llevó al Oeste a una victoria arrolladora y fue elegido MVP del partido con todo merecimiento, nada de homenajes vacíos. Su pique final con Isiah Thomas aún es recordado.

Isiah Thomas, el mismo que por la espalda le clavaba todo tipo de puñales.

Animado por los resultados, Magic confirmó su presencia en los Juegos Olímpicos de 1992. Después de que la FIBA y el COI se aseguraran de que no había peligro alguno para la salud de los demás competidores, el baloncesto del “Dream Team” se convirtió en una fiesta. La medalla de oro iba a ser el final de una trayectoria meteórica, con cinco anillos de la NBA y un título universitario incluidos. A partir de ahí se abría la incógnita: de acuerdo, Magic estaba muy bien un año después de reconocer la enfermedad, pero, ¿cómo evolucionaría con el tiempo?

Pasaron los años y Magic seguía fuerte, algo más fondón, incluso, sonriente, sin muestra alguna de enfermedad. Intentó pasar a los banquillos pero su experiencia fue breve y desastrosa. En la temporada 1995-96, a punto de cumplir 36 años, decidió que volvía a las canchas. Había pasado suficiente tiempo como para que el SIDA no fuera un anatema pero demasiado poco como para que los miedos desaparecieran. El propio Magic confesaría después que la experiencia fue agridulce, que sentía el miedo de sus defensores, una manera extraña de tratarle. Solo Dennis Rodman, el bala perdida de Dennis Rodman, le dejó claro que para él era un jugador más y que le iba a meter toda la caña del mundo cuando se enfrentaran. Así lo hizo… y Magic se lo agradeció públicamente.

Fueron 32 partidos, casi todos saliendo desde el banquillo como ala-pivot. Magic tenía la altura para el puesto y muchos más kilos que cinco años atrás; no era tan ágil como para dirigir el juego desde la posición de base pero se convirtió en un jugador de poste que repartía balones a sus compañeros o anotaba con su “baby-hook” o cualquier movimiento de pies. Los Lakers perdieron en primera ronda de play-off pero los números del veterano y “enfermo” Johnson fueron notables: 15 puntos, 7 asistencias y 6 rebotes en 30 minutos de juego.

Por supuesto, Magic podría haber seguido muchos años más, pero ya hemos dicho que se sentía incómodo. Él quería ser el centro de atención por su juego, no por su salud y desde luego lo último que necesitaba era pensar que, en algún partido, algún rival pudiera llegar a sentir pena por él. De ninguna manera. Al acabar la temporada volvió a retirarse después de haber mostrado al mundo que un hombre con VIH puede pelearse durante 36 partidos con los mejores atletas del planeta y salir victorioso.

A partir de entonces, se dejó de mirar a Magic con lupa. Ahora sabemos que tiene el VIH porque nos acordamos de aquella rueda de prensa pero él no ha cambiado en nada. Cada vez más orondo, más enorme, desde sus 206 centímetros de altura, e igual de sonriente, ejerce de directivo —o, más bien, de relaciones públicas— de su equipo de toda la vida. El SIDA iba a acabar con su carrera y con su vida, decían todos. Pues bien, no pudo ser. Magic no quiso que fuera así y la ciencia le ayudó. El resto fue una cuestión de rabia y orgullo.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

6 Comentarios

  1. ¿Pero qué SIDA? ¿Acaso ha desarrollado la enfermedad? Qué titular más sensacionalista, y eso que aquí van todos de guays.

  2. echar un Capote, no entiendes los artículos de Guillermo. La columna se llama «No pudo ser», y narra historias que no llegaron a completarse. El sida no consiguió acabar con Magic. No pudo ser, y es un motivo de gran alegría. El título de todas los artículos son acontecimientos que no ocurrieron.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.