Diez viejas comedias británicas con las que crecimos

Publicado por

Siempre es buen momento para hacer un pequeño repaso nostálgico a algunas de aquellas series cómicas británicas que se producían durante los setenta y ochenta. Varias de ellas se emitieron en España en su día —otras serían emitidas algo más tarde— y, pese a ser bastante diferentes entre sí, compartían un cierto aura común con el que buena parte de la audiencia española aprendió a distinguir y caracterizar el “humor británico”, al menos en lo tocante a la televisión. No pretende ser una lista exhaustiva ni mucho menos, sino una breve selección de algunas de esas series entrañables con las que en su día pudimos pasar un buen rato, o con las que podemos disfrutar hoy rescatándolas del pasado gracias a diferentes tipos de reedición o a la propia red:

Rising Damp: A muchos cinéfilos les sonará el rostro de Leonard Rossiter, curtido y respetado actor teatral británico, por sus breves apariciones en algunos films importantes, y muy particularmente por sus colaboraciones con Stanley Kubrick en películas como 2001: una odisea del espacio o Barry Lyndon. Pero además de su faceta como actor dramático sobre los escenarios o en pantalla grande, Rossiter alcanzó la fama gracias a la comedia televisiva. En su día se hizo inmensamente popular gracias a su papel de Rupert Rigsby en la serie Rising Damp (en España titulada “Esto se hunde”). Rigsby es un casero roñoso y desagradable que mantiene una curiosa relación con sus inquilinos, especialmente con unos jóvenes que no cesan de tomarle el pelo, a quienes no es capaz de entender y hacia quienes desarrolla una extraña relación mezcla de admiración, desprecio y celos. A uno de ellos, por ejemplo, lo ve como un subversivo comunista sólo porque no puede comprender su manera de pensar. Está también convencido de que otro de los jóvenes es un príncipe africano sólo porque es negro y además está bien educado. Obviamente, su cochambrosa personalidad y su alejamiento de la generación joven lo convierten en una divertida antigualla en torno a la cual orbita la comicidad de la serie. El rastrero personaje de Rigsby, como decimos, hizo de Rossiter una estrella incluso en España, en nuestro país su rostro fue muy popular en su día.

Reginald Perrin, un hombre en crisis.

The fall and rise of Reginald Perrin: El propio Rossiter se encargó de protagonizar también la adaptación televisiva de una serie de exitosas novelas en las que se narraba la alienación y crisis personal de un individuo de mediana edad. Reginald Perrin es el gris empleado de una gris compañía, agobiado por una existencia monótona y sin sentido, quien empieza a comportarse de forma extraña y a salirse de los cauces de lo que en su encorsetado ámbito se considera un comportamiento deseable. El “auge y caída de Reginald Perrin” conoció sólo tres temporadas, en las que se describen los intentos del protagonista por escapar del tedio de la vida convencional, tomando decisiones aparentemente absurdas como por ejemplo la de montar una tienda con toda la intención de arruinarse a propósito. En su nuevo comercio, llamado sencillamente “Basura”, vende toda clase de objetos inútiles tales que cucharas agujereadas, bombillas fundidas o mecheros sin gas, pensando que nadie querrá comprarlos. La cosa, para su sorpresa, se pone repentinamente de moda, haciendo de él un hombre rico… a su pesar. Una serie inteligente, distinta y bastante particular, el final de cuya emisión en España durante los ochenta coincidió significativamente con el fallecimiento de Rossiter. Recuerdo que las noticias se hicieron bastante eco de ello, ya que como decíamos, el actor era bastante conocido en nuestro país, aunque casi todo el mundo se limitaba a llamarlo sencillamente “Rigsby”.

Man about the house: La celebérrima “Un hombre en casa”, quizá una de las comedias británicas más populares de la década de los setenta, giraba en torno a un estudiante que comparte piso con dos compañeras femeninas (un asunto delicado en la sociedad conservadora de entonces) aunque los guiones despachaban la cuestión de la convivencia entre jóvenes de ambos sexos con un humor amable donde los toques pícaros eran introducidos con bastante delicadeza y una desenfadada e inocentona elegancia. Esta serie estaba fundamentalmente basada en el carácter entrañable de los personajes, orbitando sobre todo en torno al carisma del protagonista, Robin Tripp —interpretado por al actor Richard O’Sullivan, a quien el papel convirtió en una gran estrella en su día— y sus pizpiretas compañeras, Paula Wilcox y Sally Thomsett. Aunque, claro, había otros dos personajes de tal calibre que no pudieron por menos que destacar. Hablo, cómo no, de los caseros: el matrimonio Roper, una pareja mal avenida con tanto potencial cómico que no tardó en protagonizar una serie propia.

George & Mildred: Es decir, “Los Roper”, o uno de los “spin-off” más descacharrantes de la historia de la TV y desde luego una de las series británicas más famosas de todos los tiempos. La pareja de actores protagonistas, Brian Murphy y Yootha Joyce, atesoraban una cantidad tal de carisma y comicidad que prácticamente cualquier cosa que hicieran o dijesen en pantalla resultaba divertida por sí misma. La serie tenía, como de costumbre en estos casos, unos episodios más brillantes que otros, pero eso realmente era lo de menos cuando uno podía contemplar la arrolladora química en pantalla de la pareja principal: George, un alfeñique pueril y quejica que intenta huir de cualquier tipo de responsabilidades viajando del sofá al pub y del pub al sofá, y Mildred, una mujer obsesionada por las apariencias y por intentar socializar con los vecinos, tratando de poner en vereda al inútil de su marido. Una serie absolutamente maravillosa, el matrimonio disfuncional más adorable de la pequeña pantalla.

Fawlty Towers: Uno de los miembros de los legendarios Monty Python, el célebre John Cleese, escribió y protagonizó esta serie sobre un pequeño hotel, negocio regentado por el retorcido y pretencioso Basil Fawlty. El programa fue breve pero dejó una larga huella y tuvo no poca influencia en comedias británicas posteriores. Fue una serie de no muy larga vida y por momentos irregular, pero muy divertida y con algunas secuencias memorables. Como curiosidad, uno de los personajes principales fue un tanto controvertido en las adaptaciones que se hicieron en España, dando lugar a estrambóticas metamorfosis durante el doblaje. Ya que el ignorante Manuel, uno de los empleados del hotel, es originalmente un inmigrante español procedente de Barcelona que resume en su persona todos los tópicos y prejuicios en torno a los inmigrantes de sur de Europa. En España, claro, se modificó el doblaje para que Manuel fuese italiano… y en Cataluña, cuando la serie fue emitida en la TV3, Manuel fue mágicamente transformado en mexicano. Cosas que pasan.

‘Allo ‘Allo!: Alemanes infiltrados en la sección femenina. Y así, todo.

Allo ‘Allo!: Las aventuras y desventuras de René Artois, un mesonero francés que trata de sacar su negocio adelante durante la ocupación alemana de su país. Sumiso con los invasores germanos y tratando al mismo tiempo de confraternizar con la Resistencia, René es cobarde, pero también es casi el único personaje sensato en una serie repleta de personajes ridículos y disfuncionales. La Segunda Guerra Mundial y la ocupación de Francia son retratadas con un humor basado en malentendidos constantes y en la ridiculización de militares, espías y ciudadanos de cualquiera de los bandos. Los alemanes son codiciosos y despreciables, los italianos son inútiles y cobardes, los franceses son serviles y pusilánimes, los británicos son estirados y estúpidos… no se salva prácticamente nadie. Brillantemente comandada por el actor Gorden Kaye y la actriz Carmen Silvera, ‘Allo ‘Allo! no es una comedia especialmente sofisticada, pero sí es tremendamente divertida y cultiva a la perfección el género de la farsa disparatada, en una desordenada locura que por bastantes momentos roza el surrealismo. Muy adictiva.

Mother & Son: No es propiamente una serie británica, sino australiana, por lo cual quizá no tuvo mayor repercusión (aunque si fue emitida en España en su día) pero el tipo de humor es tan similar al británico, por no decir idéntico, y su calidad es tan alta que esta joya bien merece ser mencionada aquí. Trata un asunto bastante delicado, la demencia tipo Alzheimer, pero lo hace con una mezcla de ironía y sensibilidad que resulta inesperadamente eficaz, además de con una sorprendente profundidad y agudeza psicológicas. Narra, siempre con humor, la desdichada historia de Arthur Beare, un divorciado que ha de convivir con su madre anciana, Maggie. Ella es una mujer senil, desmemoriada, caprichosa y manipuladora que se comporta siempre como una niña y que convierte la vida de Arthur en un quebradero de cabeza constante. Grandes y agudos diálogos, tramas efectivas con situaciones cotidianas hábilmente estiradas hasta lo delirante sin resultar nunca inverosímiles, todo ello aderezado con un reparto magnífico encabezado por la excelsa actriz teatral Ruth Cracknell, quien se metió sin problema alguno en la piel de una anciana demente y que además consiguió hacerlo con un efecto cómico considerable, pero sin que haya el más mínimo asomo de burla hacia ese tipo de condición. Una de mis favoritas.

Red Dwarf: La ciencia ficción llevada a la comedia. Un astronauta, Dave Lister, afronta un desastre en su nave minera mientras atraviesa el espacio. Último superviviente de la nave, es congelado hasta que la computadora de a bordo lo reanima tres millones de años más tarde y Lister se encuentra con un panorama bastante surrealista: uno de sus compañeros ha sobrevivido en forma de holograma y su antiguo gato dio lugar a una línea de descendencia que ha terminado produciendo un individuo gatuno inteligente que tiene aspecto de cualquier cosa menos de gato. Una de las series más exitosas de las realizadas por la BBC durante los 80 y una referencia del humor británico de su tiempo.

The Young Ones: Programa que giraba en torno a un estrambótico grupo de estudiantes y sus anárquicas andanzas en un destartalado apartamento. Recogía de forma muy divertida varias tipologías juveniles, desde el hippie fumeta al punkie violento, pasando por el moderno que está siempre a la última o el empollón. Repleta de toques surrealistas y gamberros, The Young Ones sentó cátedra con un humor más afilado y agresivo de lo que estilaba en la comedia británica durante aquellos tiempos. Ha desarrollado un comprensible estatus de culto, aunque su humor no sea para todos los paladares. Por cierto, no pocos cómicos célebres hicieron breves cameos en la serie.

Bottom: Los mismos autores de The Young Ones decidieron llevar un poco más lejos su estilo limítrofe en esta comedia sobre un par de perdedores, Richie Richard y el alcohólico Eddie Hitler (no, no es una errata, ¡el personaje se apellidaba Hitler!), un tipo capaz de beberse una botella de detergente si se quedaba sin licor en casa. Un humor bastante cafre para la época, con ocasionales arrebatos de irreal violencia “slapstick” digna de unos dibujos animados y con dos personajes que hacen de su supuesta ausencia de carisma una virtud, inventando un concepto que podríamos calificar como “meta-carisma”. El humor de The Young Ones llevado a la edad adulta, con un tono despreocupado y gamberro, y la sensación de que los guionistas se dedicaron a hacer lo que les daba la gana sin molestarse demasiado por cuidar las formas imperantes en la TV británica. Una serie donde un personaje se llama Hitler, ¡definitivamente es un artefacto diferente que guarda bastantes sorpresas!

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

32 Comentarios

  1. ¿Alguien recuerda como se llamaba una serie (aquí la pusieron en Antena 3) que estaba protagonizada por uno de los de Bottom (me suena que el actor se llama Rick algo) , cuyo personaje principal era el diputado Trampard (en versión española, en la original se llamara así)?

  2. ya está el listo que viene con la serie que falta, pero mira que no poner ‘black adder’ del rowan atkinson y toda la banda… vamos, vamos, vamos. mira que…

  3. Qué gratos momentos de mi adolescencia me ha hecho recordar este artículo y es que series como Causa y auge de Reginald Perrin o Los jóvenes me siguen pareciendo una genialidad y no pierden con nuevos visionados. Gracias.

    La serie que pregunta J se llamó aquí Un diputado fantástico y la pude ver en gloriosa VOS en el tristemente desaparecido canal Album TV (creo que se llamaba así) en el que sólo emitían series. El político impresentable protagonista se llamaba Alan B’stard y el actor es el gran Rick Mayall.

    • Que grande era Album tv! También tenían una series británica de los 70 que era sobre unos médicos que destilaban vino en el hospital, no recuerdo el nombre…

  4. Me sorprende muchísimo que no haya usted incluido la -para mi- mejor serie británica de humor de todos los tiempos: «Sí, ministro» y su continuación «Sí, primer ministro».

    Quien no la conozca o la medio haya olvidado ya está corriendo a comprarla (o similar). Inmortal. Y hoy más viva y actual que nunca.

  5. Recuerdo con mucho agrado «Bottom», que fue emitida en Canal Plus a principios de los 90 con el título de «La pareja basura». Yo era por aquel entonces un criajo pero me encantaba esa clase de humor tan sucio y cafre. Pocos años más tarde, en una clase de inglés con un profesor nativo, estabamos hablando sobre telecomedias inglesas y yo le mencione esa. Le sorprendió mucho que algo así acabara siendo importado a otros paises. De hecho lo primero que dijo fue «Did you really watch that??»

  6. Gracias que excelente compilatorio apenas he visto una serie de las recomendadas mas la de culto Monty Python. Aprovechare estas vacaciones obligadas para embriagarme de la comedia surrealista Inglesa. Gracias :D

  7. La verdad es que los ingleses tienen un nosequé (que son los más burros, vamos) para la comedia que no tenemos por aquí. Y siguen haciendo de muy buenas, como Inbetweeners, Black Books o IT Crowd entre otras. Creo que todas del Channel 4.
    Para ser otro de los listos de la serie que falta, añado a la lista Father Ted, que también es mítica.

  8. Recuerdo algunas muy buenas que en España se titularon: «Doctor en casa», «Palo y astilla»y «Papá, querido papá». Un episodio de la primera fue interrumpido para dar paso al anuncio de la dimisión del Presidente Adolfo Suárez»

  9. De hecho, la gente que vivió con televisión autonómica tuvo la suerte de disfrutar muchas de estas. Yo recuerdo joyas como muchas de esta lista («Allo Allo» o «Blackadder» en gallego, maravillosos doblajes), y siguieron dando buenas hasta «The League of Gentlemen», también muy recomentable (de hacia el 2000). Otras dos muy recomendables de esa época: Spaced y Black Books.

  10. millones de gracias por el artículo. yo las vi casi todas de pequeño y simplemente parecía no de otro país, de otro planeta: el personaje de reginald perry me convirtió en un anglófilo vocacional.

    black adder está ausente: vaya fallo! doblada en tv3 fue absolutamente mítica.

    nunca pude sintonizar con los ropper, me parecía demasiado cruel y a red dwarf no le he pillado nunca el punto, me parece que ha envejecido mal.

    de todos modos, impagables.

    j

    ay, allo,allo, qué recuerdos!

  11. 1)The New Stateman, el politico corrupto Alan B´Stard.
    2) Adrian Mole Secret Diary

    Estas 2 me encantaban de pequeño en los 80

  12. Casi todas estas series llegaron al salón de mi casa gracias al hoy fallecido Canal 33 de la TV de Catalunya. Ahora su frecuencia la ocupa un canal monotemático del barça llamado Esports3, mientras que el Canal 33 tan sólo emite de 21:30 a 6:00 h. en una frecuencia compartida con un canal de dibujos animados para niños, el Super3. Dicen que esta fusión ha sido necesaria para ahorrar, que la cosa está muy mal. Y un huevo. Han cambiado un canal que ofrecía material como el del artículo por más fungol. Vamos bien.

    http://www.tv3.cat/actualitat/463961/El-canal-33-emet-de-2130-a-600

  13. Me gustan muchas de la lista, de todas formas «Black adder» es la gloria de los 80, de lo mejor que hubo en esa decada

    «Auf Wiedersehen, Pet» tambien es de los 80, recomendable para los que no la conocen

  14. Aca en chile en los 80s vi una serie inglesa que aca se llamo «la orquesta»…
    Y trataba de un director de orquesta y obvio sus respectivos musicos de filarmonica, que en cada capitulo vivian una serie de situaciones comicas…

    La he buscado hace mucho sin resultados…

    ¿alguien sabe de ella?

    • Hola una vez dieron una comedia inglesa en el canal 13, que la llamaron, dos contra dos
      Nunca supe cual era su nombre original
      Era una historia de dos gemelos fueron cambiados entre un campesino y un rey muy buena tengo un gran recuerdo

  15. Alguien sabe como se llamaba una serie inglesa que era sobre la relación de un grupo de amigos tres hombres ycreo que tres mujeres. Uno de los tipos era Crespo u d ojos verdes y estaba literalmente loco. Otro era un don Juan que se acostaba con todas y la cortinilla era la canción perhaps perhaps perhaps

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.