Decálogo para sobrevivir al comunismo que viene

Publicado por
Lengiz books on all subjects!, de Alexander Rodchenko. (DP)
Lengiz books on all subjects!, de Alexander Rodchenko. (DP)

Usted lo dijo. Lo advirtió. Nadie le hizo caso. Su pareja se rio de usted, le llamó exagerado, alarmista. Sus amigos le tacharon de loco. Pero usted lo sabía. Veía las señales: ese electricista con la chaqueta de Quechua, la expansión del carril bici, ese tipo con gafas de Goebbels que le recordaba al malo de En busca del arca perdida, el hippie que salía todo el rato en la tele, el aumento de la venta de flautas. Incluso todos esos modernos que se dejaban barba y llevaban camisas a cuadros. A usted le solían gustar las camisas a cuadros y de repente le quitaban hasta eso.

Usted lo sabía. Usted ha leído libros y sabe lo que viene. En sus sueños Stalin sonríe y le guiña el ojo. Le habían dicho que mirara al cielo, que la amenaza vendría de arriba, que esos malditos alienígenas estaban al caer. Sin embargo, ha sido peor, no han venido en naves espaciales, han llegado en una furgoneta Volkswagen o —peor— en bicicleta. El tipo que hacía malabarismos en el semáforo maquillado como un payaso es ahora el jefe de la guardia urbana, el de la pandereta y los tatuajes es concejal de Cultura y la de las rastas es alcaldesa. ¿Qué cojones nos ha pasado? Este solía ser un país respetable, se repite usted a sí mismo por las mañanas. Ahora la calle está llena de chivatos, comisarios políticos, ovejas y verduras ecológicas. Incluso quieren obligarle a comer humus con pan integral. Le llevan a sitios donde le llaman de «tú» y La Gaceta tuvo que cerrar.

Esos malditos comunistas amenazan con arruinar su vida, pero no se preocupe. En Jot Down, antes de que nos cierren y cedan nuestro dominio a algún medio bolivariano, vamos a darle las claves para restablecer el orden y no sucumbir al rojerío que trata de imponerle un coche eléctrico cuando ni siquiera tiene usted carné de conducir. Siguiendo estas sencillas instrucciones, en solo unos añitos volverá a sentirse cómodo comprando en el súper, sin soportar las miraditas ni los reproches por esa lata de foie que acaba de poner en el carrito.

Pierda la esperanza. Siempre nos lo han dicho, desde pequeños: «Hijo, la esperanza es lo último que se pierde». Y una mierda. La esperanza es como una de esas plantas carnívoras del Amazonas: de lejos parece bonita, con ese colorcillo y ese saber estar, pero deje la mano ahí y cuéntenos qué pasa con los dedos que le queden. Seguramente anda usted echando cuentas, siendo optimista, pensando que igual en cuatro años vuelven los serios, los de los coches negros y los puros grandes… olvídese. Dentro de cuatro años todos esos hippies que ahora tienen catorce años y andan por ahí pintando paredes y meando en los parques ya podrán votar. «Pero esos no votaban» dirá usted, dando un respingo. Efectivamente, pero es tal el ingenio de los rojos que hasta les han convencido para que se levanten un domingo antes de las ocho de la tarde y vayan con el DNI a votarles. Y no hay nada que pueda hacer para evitarlo. No puede sobornarles, se gastarán el dinero en porros y vino bueno (la juventud comunista come gambas, y si no que les pregunten a los de Comisiones Obreras) y votarán a Podemos, o a Izquierda Unida, o a un partido peor. ¿Recuerda usted la euforia que sintió cuando salió UPyD? Ese andar con la cabeza erguida, ese presumir con sus amigos, esa sonrisa cuando salía Rosa Díez por la tele pronunciando «España» como si le fueran a saltar los molares. Hasta le cogió cariño a Toni Cantó, un actor (todos rojos, ya lo sabe) y al hombre este bajito que siempre estaba refunfuñando y quejándose de las leyes electorales españolas porque si no fuera por ellas UPyD gobernaría con mayoría absoluta hasta en Malta. ¿Y dónde están ahora, eh? Tienen más corrientes críticas que militantes. De hecho cada militante tiene su propia corriente crítica y algunos tienen hasta dos.

Ojo, no queremos amargarle, simplemente animarle a ser realista. Ya sabía usted cuando obligaron a los de Maganenses de la Polverosa a dejar de tirar la cabra del campanario que algo estaba cambiando. ¿A quién podía molestarle que tiraran a una cabra de un campanario? ¿A la cabra? «Oh, no, van a tirarme del campanario». Si es una cabra, por el amor de Dios: las cabras no hacen ese tipo de reflexiones. ¿Y sabe quién obligó a parar aquella magnífica ceremonia? Por supuesto, los rojos.

Aféitese la barba. Pregúntese, ¿quién lleva barba? Los musulmanes, los hipsters, los gais y los periodistas de extrema izquierda. ¿Y Mariano Rajoy? No nos haga hablar, ande. ¿Acaso lleva barba José María Aznar? ¿Pablo Casado? ¿Soraya Saénz de Santamaría? Antaño la barba era un símbolo de españolidad, como el anís de Chinchón o la ginebra Larios, o las pipas. Ahora es una clara señal de rojerío. Esas barbas desaliñadas, rectilíneas, esos bigotes con tirabuzones… observe con calma a sus portadores, no tardarán en descubrirse. No deje que le engañen, el pelo ya no es señal de hombría: nos han robado eso también. Malditos rojos.

Apague la tele. Antes teníamos unos referentes claros, ahora ya no nos queda ni Ernesto Sáenz de Buruaga. La Sexta (huelga decirlo) es un nido de comunistas, Tele5 empieza a tener tics claramente marxistas (el otro día, en un concurso, preguntaban por un personaje histórico de la política española que resultó ser Santiago Carrillo (¡!). ¿Quién será el próximo? ¿¿Julio Anguita?? De las autonómicas ni hablemos, que además de esos dialectos que promueven (ya sabe, separatistas, etarras, amigos del percebe, etc) ni dan la misa en español. Antena 3 es la propietaria de La Sexta y en Cuatro no hace más que salir gente en pelotas. Ojo, no mujeres (que sería lo correcto), sino hombres. Esta usted cenando y le ponen un pene en primer plano. España, siglo XXI.

¿Y 13TV? Nos preguntará. Se les ve que ya no se lo creen. Antes uno miraba la papada del de El gato al agua o El cascabel al gato (no sabemos qué les pasa con los gatos en esa cadena, pero no hay animal más rojo que el gato, además de ser la mascota de las lesbianas) y creía en España. Ahora ya no creen ni en el cocido madrileño. No, amigo, hay que buscar nuevos referentes. Léase el Alfa y Omega, que sale con el ABC, uno de los únicos periódicos que nos quedan (Marhuenda se está dejando un flequillo claramente comunista y dice que le cae bien Pablo Echenique. Nota: no haga chistes con Echenique, ni el de Stephen Hawking) y donde hay reportajes que aún valen la pena: «El porno arruinó mi vida» (con estremecedores testimonios sobre personas normales que empezaron a masturbarse en la oficina y acabaron siendo deshechos sociales) o «Me toqué una vez cuando tenía catorce años y me quedé ciego» (de acuerdo, este no es real, pero lo proponemos humildemente a la publicación como tema de alcance).

Haga limpieza. Usted aún no lo sabe pero tiene amigos comunistas. Esos que dicen «a mí es que la política ni me va, ni me viene», cuidado. Póngalos a prueba antes de que acaben parasitándole. «Oye, pues el otro vi en La Sexta a Pablo Iglesias y en algunas cosas que decía tenía razón». Verá que dudan, pues usted —como buen patriota— siempre se ha significado por odiar a los tipos con coleta. Insista: «Y hablaba bien el tío, se nota que es profesor». Cuando se descubran (que lo harán), diga que tiene que ir al baño y desaparezca. Para siempre. Ponga una esquela en ABC si es necesario, que crean que ha muerto.

Si tiene usted un amigo rojo ahora es el momento de dejarlo. Piense en ellos como si fueran esas vainas de La invasión de los ultracuerpos, esperando que usted se duerma para tomar posesión de su cuerpo. Un día está usted duchándose, tranquilamente, una canción empieza a tomar forma en su cabeza y sin darse cuenta está usted silbando La Internacional y llamando «camaradas» a los niños. Seguro que cree que exageramos, pero mire a Íñigo Errejón, que era un crío normal y ahora, a sus catorce años, es peor que Stalin.

Ábrase un Myspace. Olvídese de los rumores de que han cerrado o de que están a punto de hacerlo, todos/as los/las patriotas nos hemos abierto una cuenta allí: discreto, efectivo e inesperado. Cuidado con Twitter, Facebook o Instagram, son nidos de rojos donde impera la ley bolivariana. Ojo, porque —esa es la buena noticia— podemos usarlo a la inversa, mire al tal Zapata. Le hemos jodido bien, con esa pinta de judío de Brooklyn y rebuscando un poco, pam: nazi. A propósito, si tiene usted algún tuit comprometido, bórrelo ahora mismo. Recuerde: puede usted decir lo que le dé la gana en público pero ojo con escribirlo según dónde. Si le pillan en algún renuncio memorice esta frase: «Me han sacado las palabras de contexto». Cuando le pregunten cuál era el contexto hágase el loco o diga que en realidad un hacker de Corea del Norte usurpó su nombre y su cuenta. Recuerde no reírse mientras lo diga: en primer lugar porque reírse es de comunistas (los patriotas no tenemos sentido del humor: España es un asunto demasiado serio) y en segundo lugar porque le restará credibilidad.

Ojo con los supermercados. Desde que se supo que Pablo Iglesias se compraba la ropa en el Alcampo aquello es una marabunta de rojos, así que bórrelo de su lista. Los de Eroski son vascos (no hace falta añadir nada más); los de Caprabo catalanes (sí, esos que se suben unos encima de otros vestidos de folclóricas, con sus fajas y todo) y los del Carrefour, franceses (nos quemaban los camiones hace cuatro días y ahora nos quieren vender su fruta, manda huevos).

Nuestro consejo es que acuda a algún establecimiento que no venda nada «cero». Nos explicamos: ahora todo es «cero». Que si la Coca-Cola, que si el Cola-Cao, que si la cerveza, que si las patatas fritas, que si la fabada (esto último nos lo hemos inventado, pero a ver cuánto tardan en sacarla). ¿Se acuerda de aquellas botellas de cinco litros de Coca-Cola? Pues ahora las venden sin calorías y sin cafeína, ¿pero qué cojones pasa? (perdone el exabrupto, pero es que con la legislación adecuada esto no pasaría). Un día de estos sacarán los Donuts Zero y nos obligarán a tomarnos la justicia por nuestra cuenta, porque no hay nada más antiespañol que algo que no lleve grasa y colesterol. La barriga, eso tan nuestro, eso que hacía que tus amigos te dijeran «¿qué, cómo nos hemos puesto, eh?», está en peligro de extinción. Seremos un pueblo de tíos delgados y saludables, yendo en bicicleta a todas partes, comiendo ensaladas y sonriéndonos los unos a los otros como si fuéramos felices. ¿Quiere eso para España? Nosotros no.

Ahora nos gustan los judíos. Ya, ya, ha tenido que leer dos veces el titular. Usted que llevaba años repitiendo en voz alta eso del contubernio judeo-masónico. Ahora resulta que el contubernio era solo masónico, que los judíos no tenían nada que ver, que vimos unas kipás y demás y pensamos que eran judíos pero en realidad eran unos alumnos de una escuela de peluquería. ¿Y los judíos que Franco mandó entregar a la Gestapo? Eso se ha sacado de contexto, no le informaron bien y por aquel entonces la Gestapo tampoco tenía tan mala fama y llevaban unos abrigos elegantísismos. Recuerde: ahora los malos son los palestinos. ¿Por qué? Déjese de tanta pregunta, que parece usted una feminista.

No todos los comunistas son malos. Aquí es donde tiene que sacar su bloc de notas. Vamos a ver, por partes.

Cuba: ahora no son tan malos. Antes sí, pero ahora no. ¿Nota que les mencionamos menos? Eso es porque vamos a ganarnos una fortuna allí, entonces son comunistas pero menos, podemos decir «cubanos» en lugar de «comunistas». ¿Raul Castro? Ni tan mal.

¿Venezuela? Ascoputo. Perdón, pero en este caso no podemos andarnos por las ramas. Además gobiernan en Barcelona, Madrid, Valencia y Cádiz. Alguien tenía que decirlo.

¿China? Nos gusta. Son comunistas, pero cada vez lo disimulan mejor y el capitalismo marxista tiene su aquel. Oiga, no nos mire así, nosotros somos simples mensajeros.

¿Corea del Norte? ¿De verdad tiene que preguntarlo? Monedero estudió allí y construyó media docena de gulags con sus propias manos. Spoiler: las gafas que lleva se las dio Kim Jong Il en persona.

Cuidado con lo que dice. Le vigilan. Si está usted leyendo este artículo su nombre ya circula por los ambientes del rojerío más beligerante. Si un día de estos ve una turba aproximándose a su casa con palos y antorchas ni se le ocurra mencionarnos.

Ni una palabra.

Ah, y ni se le ocurra contestar al interfono o abrir la puerta. ¿Recuerda el pasado? ¿Cuando el peligro eran los testigos de Jehová intentando convencerle de que Jesús odiaba las transfusiones de sangre, o el falso revisor del gas que miraba la caldera así como de lado y luego le quería cobrar ochocientos euros, o los albanokosovares que le golpeaban con un cenicero de mármol en la jeta y le robaban todo lo que podían? Ahora contesta usted al telefonillo y es un ecologista que quiere saber cuánta agua gasta, o un vegetariano que quiere saber si come pollo los domingos, o un falso encuestador que toma nota de que en el recibidor tiene usted una foto de Juan Pablo II en un marco con los colores de la bandera nacional.

No abra. No conteste. Nunca. Ellos están ahí fuera.

Deje de ir a misa. ¿Esto no se lo esperaba, eh? Pues se lo vamos a decir alto y claro: hay curas rojos y no solo están en Vallecas. Después de un estudio de NC Reports* para nosotros (bueno, solo trabajan para La Razón, pero nos gusta poner a una empresa seria para que parezca que sabemos de qué estamos hablando) el 85 % de los curas de ciudad son comunistas. Qué cojones, si hasta el papa es comunista. Ahora le hablan a Dios de tú y utilizan la confesión para sus propósitos. «¿Has votado al Partido Popular, hijo? ¿Y alguien más de tu círculo les ha votado? ¿Recuerdas sus apellidos? En lugar de dos padrenuestros y tres avemarías vas a coger y vas a traerme una lista de todos esos conocidos tuyos».

Naturalmente, el Padre Celestial no es rojo, ni hostias, pero cuando nos dio el libre albedrío ya lo dijo claro: «ojito con los comunistas». Quizás la frase no es literal, pero a Dios se le entendía todo. A partir de ahora rece en casa y antes de nada asegúrese de que no hay micrófonos, ni cámaras. Le esperan unos tiempos difíciles, pero nadie dijo que amar a este país fuera fácil… y si la cosa aprieta, cómprese una bici, déjese barba, empiece a comer sopa de colores raros y a hablar con subordinadas y —sobre todo— recuerde aquella canción de los Monty Python (comunistas): «Always look on the bright side of life».

*La encuesta se realizó a través de una serie de llamadas telefónicas, concretamente una. Nadie contestó. El mismo método de siempre, vaya.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

73 comentarios

  1. Xacobe

    Como si no supiésemos que lo Toni García Ramón es un pseudónimo de Tsevan Rabtan. Lo debe utilizar cuando quiere dárselas de modera el muy pillo.

  2. Goebbels no usaba gafas. Me imagino que te refieres a Trotsky.

  3. Pingback: Decálogo para sobrevivir al comunismo que viene (humor)

  4. Peregrino

    Original y provocador (ironía).

    Parece escrito por alguien de 15 años sin ingenio ninguno que no hace más que tirar de tópicos. Pero supongo que el nuevo progresismo pabloiglesista (de esos que toman sus lecciones de política del Intermedio, la Sexta Noche y Público) lo aplaudirá. Hace 50 años pudo tener gracia pero actualmente todo esto huele un poquito a naftalina. Actualícese, que parece que les gusta -paradójicamente- vivir en el pasado.

    • Agapito

      Y aquí tenemos al primer patriota neoliberal que se ha sentido completamente identificado con el destinatario de las advertencias (nuevo progresismo pabloiglesista? WTF???), y por lo tanto,profundamente ofendido en su orgullo de español de bien. Más rancio que el tocino de mamut. A ver cuántos más aparecen de aquí a que caiga el sol…

    • Luis Carlos

      Pijos que creen ser comunistas,comunistas que quieren pasar por progres y progres que solo tienen talento para limpiarlbla chaqueta a los cfachas…la nueva ola intelectual.
      Felicidades a todos los que seguís creyendo en que no existe el comunismo,porque tenéis razón,es solo la llave con la que los nazis y psicopatas entran en la psique del pueblo

  5. marisa castiñeira

    A ver, que me hago un lío y no sé a quien criticas ?
    No será a mi?, a ti? a Todos?

    Fantástico!

  6. Gerardo

    Artículo tan simple como predecible. A ver para cuándo sacamos uno pero con la temática invertida…

  7. Garibaldi

    Genial el artículo, con su toque transgresor y esa fina ironía sensacional

  8. Por lo visto a algunos nos les han convencido los consejos.

  9. No lo ponen, pero Toni García es catalán. Y creo que trabaja para Ada Colau y se dedicó un tiempo al porno. No os fiéis. Propoganda del régimen para que los rojos nos hagab gracia.

  10. Emilio

    No sabia que habían cerrado la Gaceta, si cierran JotDown seguro que me entero.

  11. Elchoto

    Excelente artículo, muy divertido y actual.

  12. Pantani

    Manganeses de la Polvorosa, no Maganenses de la Polverosa.
    ;)

  13. jotdown, acabas de tirar el nivel de tu publicación, una pena

    • Indigno

      Tú sin embargo con tu comentario lo acabas de elevar. Una pérdida enorme su marcha como lector de Jotdown

  14. Samsong

    Este artículo no puede ir enserio XDDDDD hay cosas que no tienen ni pies ni cabeza

    Yo soy muy afín a la ideología falangista de primo de rivera y llevo barba :V además tener amigos comunistas no es malo, es bonito poder llevarte bien con gente de ideologías distintas y así las conversaciones sobre política son mas divertidas (darse la razón todo el rato llega a cansar mejor un poco de debate) y cosas como cuidarse, tomar cosas zero y estar en contra de tirar una pobre cabra por un campanario no tienen que ver con ideologías

  15. César Fernández

    Ayer mismo leía que el comunismo acabó hace 25 años pero el anticomunismo sigue tan saludable.

    Cada vez que de cualquier manera (sutil, inteligente, oportuna, ponderada o todo lo contrario) se arguye a favor del estado, la supervisión estatal, la atenuación o supresión de las desigualdades sociales, los impuestos o una medida no dedicada a privatizar o «fomentar el emprendizaje» (un momento, que me entra la risa floja) estamos ante un comunista (o un embrión suyo, y ya se sabe, para algunos embriones y seres desarrollados son lo mismo).
    Ya Hayek avisó de que el sistema británico de salud llevaba al comunismo, gran predicción.

    Lo cierto es que hasta hace unos lustros había una derecha que recordaba al monstruo que había parido, por tanto se cuidaba mucho de él. Era conservadora, era democrática y era antifascista. Hoy, en cambio, tras Reagan, Thatcher, Berlusconi, Aznar tenemos a una derecha que ha quebrado ese consenso antifascista. Los jóvenes, y no tan jóvenes, han olvidado el fascismo y el nazismo. Se ha impuesto un paradigma neoliberal bastante melón en lo relativo a ética y a historia. Lo mismo son el nazismo que habla de seres humanos superiores e inferiores y el comunismo que es una ideología emancipadora. Se puede no ser comunista (es una idea que implica confianza en el ser humano, en su moral y en su inteligencia, es por tanto una fe, pero ser anticomunista supone ignorancia supina o mediocridad moral; normalmente, simple estolidez.

    Ah, y pongo el parche antes del grano, Podemos no es comunista, es un trampantojo populista para amortiguar daños a este sistema en crisis.

    Lo de Maganenses de la Polverosa, teniendo en cuenta que lanzaban cabras, es un lapsus encantador.

    • Braulio

      Señor Fernandez,
      El comunismo no ha muerto, siempre ha estado ahí y ha sido un fenómenos recurrente a lo largo de la historia. Creo que es un error considerar que nace ideológicamente con Marx, se lleva a la práctica con Lenin y cae con el muro.
      De lo que Hayek habla es de que el estado del bienestar conducirá a un estado totalitario, y la cuestión, viendo la sociedad aborregada que nos rodea, tiene mucha más miga de la que al parecer quiere ver usted.
      Todo eso que uste llama «Estado» en el primer párrafo, puede no ser comunismo, pero estaremos de acuerdo en que será como poco totalitarismo. Un totalitarismo redentor que por cierto no parte de su fe en el hombre como usted dice sino todo lo contrario. No le gusta que el hombre se mueva por su propia iniciativa dejándose llevar libremente por la codicia y pecados asi (con las desigualdades que esto acarrea). No. Quieren la supervisión, el control, reformar al hombre y hacer un hombre nuevo que viva en su sociedad ideal.
      Ya digo que no es tan raro. Ha funcionado durante siglos en sociedades religiosas. Ahora ustedes lo tienen más difícil. La Revolución pasó, las luces se apagaron. De Dios ya no tenemos noticia… ¿Qué será?

      • César Fernández

        Don Braulio

        El primer párrafo es una pseudo-lección bastante huera en nuestro caso, ambos estamos informados. El comunismo latu sensu por supuesto que es mucho más antiguo (solo en la época moderna, cavadores, anabaptistas, hebertistas) que el que tuvo lugar en el siglo XX, aquel que a MVM gustaba llamar «realmente existente», feliz expresión. Es más hay comunismos no marxistas, qué le voy a contar que usted no sepa. Podríamos seguir así varios párrafos distinguiendo lo que cabe a la ideología, la filosofía política, la economía y la historia.

        Hay gente a la que le mola tildar de totalitarismo a cualquier convicción o norma (política, moral o religiosa) que ponga límites a su burguesa libertad y exenta autonomía personal. Hay mucho individuo con pátina que cree que lo que tiene (en el más amplio sentido, pero sobre todo en lo que se refiere a recursos culturales, oportunidades sociales y derechos) salió bajo una seta para su uso y disfrute exclusivo, nada que ver con pertenecer a un grupo, comunidad, sociedad, cultura…

        Sobre el estado, qué puedo decir. A bote pronto, tanto el marxismo como los neolibs son un pelín cínicos. Pero por supuesto es bastante más razonable y honesta la postura marxista que la neoliberal. Los comunistas marxistas quieren ocupar el estado y llevar el agua a su molino. El estado existe, quieras o no, el estado da a muchos lo que quita a unos pocos, por eso molesta tanto a los que ya tienen. Los neolibs (esos chicos tan aseados y listos que no deben nada a nadie) pían mucho contra él pero jamás tocarán un armatoste que les permite el control social interno (para machacar la ¡¡¡libertad!!! de independentistas y perroflautas) y el intervencionismo imperialista que machaca la ¡¡¡libertad!!! de iraquíes, sirios, libios… Lo de dejar caer a los bancos, Lehman Brothers y demás exaltaciones queda bien para los monólogos de El club de la comedia.

        Don Braulio, le aseguro que me siento libre, soy libre y que lo que a mí me mola es ese grito francés (casi todo lo malo viene de Francia como casi todo lo bueno de Alemania, ¿eh?, Kraft durch Leid) de «Ni dios ni amo».

        Un saludo comunista.

        • Braulio

          Sinceramente señor me cuesta mucho seguir su hilo. Aparte de que parece ser usted anti anti-comunistas, y que no le gustan los señoritos ricos, no me queda nada claro qué piensa usted.
          Bueno, después de una segunda lectura veo que dice usted que le parece «más razonable y honesta la postura marxista que la neoliberal», aunque no considera necesario explicar por qué.
          La madre del cordero para mi, de lo que nadie habla, es:
          1. ¿Es la riqueza pecaminosa? Es decir ¿los ricos son ricos porque engañan robando a las pobres gentes?
          2. Esa sociedad tan hermosa que usted desea, en la que «se se da a muchos lo que se quita a unos pocos» ¿genera reañmente riqueza? ¿No desincentiva la generación de riqueza empobreciéndonos un poco más a todos, a costa de una mayor igualdad?
          Su punto de vista (aparte ya digo de su resentimiento y odio hacia los señoritos a quienes le gustaría expropiar) no me queda nada claro, la verdad.

          Un tercer asunto
          3. Un mundo en el que tanta gente vive de un estado que provee, centralizando la actividad todo lo posible para un reparto más equitativo (ustedes dicen más «justo»), tanta dependencia de un poder tan concentrado ¿no genera más bien una legión de siervos?… Su grito anarquista final… En fin no sé

          • César Fernández

            Don Braulio, yo sigo perfectamente el suyo, en cambio; será que usted se explica bien y yo mal. Yo creía que había dado un montón de pistas, lástima…

            Mire, mi estilo es Berlinguer, no puedo ir contra lo que soy. Resentido estoy poco, como demasiado marisco y carne roja y bebo mucha cerveza y vino fino de la tierra para estar disconforme con la suerte que me ha tocado. Y así durante varias generaciones en mi familia, atravesando incluso la noche oscurísima de ese hombre pequeñito unitesticular.

            Salud y comunismo.

            P.s. No se ponga nervioso, solo hacemos uso de nuestra libertad.

            P.s. II Blanqui era revolucionario a secas, un incordio a tiempo completo, en suma un profesional; hoy lo llamaríamos un emprendedor de la revolución. Su lema gustó a los anarcos franceses, siempre nuestros hermanos.

            • Braulio

              Yo en cambio vivo en Parla, fracasé como escritor y poeta, ni siquiera llegué a articulista de jot down, ganándome la vida trabajando para otras gentes adineradas a las que nada envidio… Y sin embargo a pessar de mi fracaso ya ve: liberal y convencido de que el sistema no tiene que sr montado esperando que vaya a traer el paraíso a la tierra.
              Escéptico frente a los salvadores.
              Salud, camarada.

          • No me voy a meter en la patafísica del asunto, pero esas preguntas tienen respuesta fácil.

            1. Pecaminoso no sé si será, pero lo que es indudable es que nadie se hace rico siendo honrado. Si se hurga detrás de cualquier historia de éxito se encuentra un largo rastro de traiciones, robos, explotaciones, y puñaladas en la espalda.

            2. Pues depende de cómo se aplique, pero una sociedad más igualitaria perfectamente puede crear riqueza. De hecho, es bastante más probable que la cree que una sociedad donde el capital se concentre en unas élites minoritarias. Otra cosa sería por qué deberíamos valorar una sociedad según la riqueza que cree, que es la premisa implícita que se lee de su mensaje, pero bueno.

            3. No más que una sociedad donde el poder esté concentrado en las juntas directivas de las mayores corporaciones.

            Espero que las respuestas le hayan resultado de utilidad. Un saludo.

            • Braulio

              1. O sea que pecaminoso para usted. Yo no lo creo.
              2. La historia contradice eso continuamente. Y no hablo solo de los socialismos del s.xx. En cuanto a valorar la sociedad por su riqueza basta con darse una vuelta por Africa, o Haiti, o cualquier pais pobre y asomarse a su moralidad y costumbres. La riqueza de una sociedad hace que sea más elevada de miras, solidaria, etcétera. Es el materialismo.
              3. Será mejor digo yo la competencia entre varias o muchas juntas directivas que no concentrar el poder en un grupo que además puede monopolizar la violencia, los medios, etcétera, de toda una sociedad ¿no ha pensado usted en esto?

          • Lenín Ernesto

            Lamento intervenir en vuestra discusión, sin embargo me veo en la tentación de responder a los 3 puntos del señor Braulio, pues los considero muy interesantes, y centrales en el debate.

            1) En si misma la actitud de los «ricos» (prefiero la categoría «burguesía» pues es mas exacta) poco importa, la cuestión es la forma en que el sistema distribuye la riqueza, entonces si, podemos afirmar que la riqueza de unos se basa en el sudor y el trabajo de otros, quizá el mejor ejemplo es el imperialismo, no la invasión militar directa, sino el dominio económico y político de un conjunto de países del centro capitalista sobre la periferia (aquí en Latinoamérica sabemos mucho del asunto, sugiero que lea sobre el United Fruit Company y la Standard Oil, que tuvieron a nuestros gobiernos en sus manos utilizando el aparato del Estado propio y ajeno como pieza para maximizar sus beneficios, con un saldo de víctimas bastante alto)

            2) El Estado existente hoy en día tiene dos funciones principales 1- generar consenso a través de la distribución de la riqueza (que además también proviene en parte de las masas pobres y de clase media a través de los impuestos, no olvidemos eso) permitiendo el mantenimiento del sistema, evitando así la posibilidad de un estallido revolucionario en el centro, peligro muy real hasta la aplicación de las medidas propugnadas por Keynes y la creación del Estado de bienestar (recordemos la revolución alemana de 1918 o incluso el poder del partido comunista italiano al finalizar la IIGM) y 2- La utilización de las riquezas generadas desde un organismo planificador que pueda regular la habitual anarquía del sistema capitalista, evitando el desboque del mismo, y manteniendo así porvenir de las empresas y la burguesía, los ejemplos están allí, los rescates a los bancos, la casi-quiebra de la general motor, el aparato militar-industrial de los EE.UU. que representa un enorme impulso y salvavidas a la economía norteamericana, o los subsidios a la producción agro-industrial (en la UE me parece que llegaba en 2010 a 500 euros por cabeza de ganado) que permiten el mantenimiento de las empresas del centro en su posición hegemonica a nivel mundial, recordemos por favor las suplicas del ministro de economía de Mali hace algunos años, pidiendo al centro capitalista que aplicara las políticas de libre mercado que tanto defiende, pues con sus subsidios al algodón en EE.UU y al ganado en la UE ahogaban la producción del país manteniendolo en la pobreza. Entonces decir que el Estado inhibe a la economía y que la burguesía quiere su desaparición de entrada es una falacia, el Estado tiene carácter de clase, en este caso es un Estado burgués y sirve a la burguesía, no hay por donde agarrar.

            3) Divido la cuestión de la «iniciativa privada» en otro punto pues creo lo amerita, ya que no entiendo el papel «dinamizador» de la clase burguesa hoy en día en el mundo. Los tiempos del capitalismo liberal en los que Rockefeller o JP Morgan al frente de sus negocios batallaban y tenían ciertamente un papel progresista en el aparato productivo y la generación de riquezas han pasado, hoy el burgués, el capitalista dueño de los medios de producción no necesita un libro de contabilidad, no necesita si quiera pasarse por sus empresas, todo el trabajo productivo lo realizan obreros en las fabricas a los que se les extrae plusvalía, y el trabajo organizativo lo llevan a cabo administradores y demás tecnocratas a los que se les paga un sueldo, asimismo la decisión de las inversiones con total tranquilidad la puede realizar un equipo de especialistas y asesores económicos por un sueldo, el capitalista solo necesita el dinero, sinceramente no veo por qué motivo en un Estado plenamente democrático (llamemosle socialismo por diversión) estas mismas personas formadas no pueden seguir realizando su trabajo sin ningún problema con mejores resultados, en tanto la producción puede orientarse de una forma lógica y racional en su conjunto, «nadie hace nada por nada y en el socialismo todos obtienen lo mismo», falso, el propio Lenin clamo por mantener a los especialistas en un nivel de vida que fuese igual o superior al que poseían anteriormente en el capitalismo, pues son necesarios en una primera etapa de construcción socialista, y es que el único momento en donde sería justo equiparar el trabajo de un administrador y un obrero será aquel en el que haya tal abundancia material que ambos puedan tener un nivel de vida bastante cómodo realizando sus actividades o cuando la coordinación económica y las actividades burocráticas sean tan sencillas que cualquier obrero pueda llevarlas a cabo eliminando la necesidad de un especialista. Sin embargo el burgués no tiene un papel de importancia vital en la producción material objetiva hoy día.

            4) Finalmente para no hacer muy extensa mi respuesta, en este termino solo diré que en si una sociedad «socialista» es plenamente democrática, pues en tanto que sí, el Estado en un primer momento se blinda para vencer la resistencia capitalista y reunir los medios de producción en su seno, sin embargo al mismo tiempo este Estado se socializa y democratiza, permitiendo y exigiendo el control sobre el mismo de todos y cada uno de los miembros de la sociedad, el Estado es un Estado en vías de extinción.

            Saludos desde la en absoluto socialista Venezuela.

            • Braulio

              Señor Ernesto,
              Ha sido usted casi la única respuesta que he recibido, y se lo agradezco. Intentaré no extenderme mucho tampoco.
              Hay una parte de su argumentación central en la que no estoy de acuerdo. Maneja usted un vocabulario plenamente marxista que, sinceramente, creo que no ha envejecido bien.
              Vayamos por ejemplo a la palabra «burgués». Aquí en Europa al menos no hay clase proletaria, puede usted estar seguro de que el último trabajador de la última fábrica se ha convertido en un burgués por culpa o gracias al aumento en los niveles de vida. Solamente los ciudadanos muy depauperados o bien los millonarios podrían déjar de ser considerados burgueses. La mayoría restante es una heterogénea masa humana que juega a hacer la revolución, buscar sus ideales, luego a hacerse rica, y asi hasta la muerte, pero que en todas sus etapas adora el modo de vida burgués aunque viva criticándolo. Así que considero esto importante a la hora de valorar su respuesta a los puntos 1 y 3, porque
              1. Aunque le doy la razón en los abusos del sistema sobre otras sociedades empobrecidas de las que ha extraído recursos de todo tipo para enriquecerse aun más, estará usted de acuerdo en que no toda la riqueza se ha generado así, mediante instituciones cuasi-coloniales, que una gran parte de la riqueza se ha generado por el libre funcionamiento de una economía de mercado.
              Por otro lado usted habla del «sudor de la frente» de unos y demás, pero es difícil no estar de acuerdo en que nunca el asalariado de ningún régimen conocido de la historia humana conocida, en ninguna sociedad, una mas tan gigantesca de asalariados ha vivido tan holgadamente como bajo nuestro sistema capitalista. Con esto no contaba Marx: con que esa anarquía capitalista fuera a producir tanta riqueza como para hacer desaparecer el proletariado, o dejarlo al menos tan reducido que apenas pesase políticamente. Ha sido la espcialización y la división de trabajo la responsable de crear una economia así. Eso que usted llama «Estado burgués» no es ni más ni menos que un Estado, la institución que vela por su gente y sus intereses aprobando medidas que lo mantengan competitivo y económicamente sano.
              2. De la primer parte no tengo nada que decir, estoy de acuerdo en la función del estado (por eso hicieron eso que despuës critica usted del primer ministro de Mali), porque tiene que proteger su propio sistema antes que ninguna otra cosa.
              En cuanto a la segunda parte habla usted del desboque del sistema capitalista com si este desboque, esta quiebra (sistémica, por otro lado) trajera el apocalipsis a la tierra. Aquí en Europa la crisis ha sido feroz durante estos años, la peor crisis económica que se recuerda desde la IIGM, Pero nadie ha muerto de hambre, ni he encontrado hordas de ciudadanos de repente en la miseria. No ha habido revoluciones siquiera, salvo Podemos. Quiero decir que comparada con otras crisis históricas, con hambrunas, matanzas, la quiebra financiera capitalista me parece hasta el momento algo bastante naïf. Nadie pretende la desaparición del estado (aunque últimamente lo escuche de algunos energúmenos neoliberales), simplemente algunos opinamos que el anarquismo capitalista genera mayor riqueza y bienestar (concepto burgués) para la mayoría de la gente que la planificación centralizada.
              Para matizar esto es necesario ir al punto 3. Y es que no es cierto como usted dice que el burgués haya perdido importancia en la producción. El burgués actual de hecho tiene una importancia votal en la producción. El auge de la clase media se ha producido por los mejores rendimientos en la producción, y al mismo tiempo como en un círculo virtuoso la productividad se ha visto incrementada por la especialización y la cada vez mayor formación de la clase media.
              Es un disparate lo de Lenin, pensar que una vez estuviera todo montado los espcialistas dejarían de ser necesarios y que después la economía marcharía sola, colocando una piezas aquí o allá indistintamente, que solamnete la burocracia requeriría especialización. No hace mucho leí por cierto algunos escritos de este sujeto y no entiendo, sinceramente, cómo un demente genocida de este calibre ha salido hasta ahora tan bien parado del tribunal de la historia.
              Acabo. En su punto 4. Habla usted de un estado que se socializa, se democratiza, permitiendo y exigiendo el control de cada ciudadanos, y más o menos extinguiéndose así… como disolviéndose en una conciencia ciudadana de repente a-problemática, sin conflicto ni tuyo ni mio, solo el aparato de una enorme burocracia que todo lo tiene previsto. Aparte de que un mundo asi me parece poco atractivo, parece que para el marxismo el proceso es más o menos siempre el mismo: un primer esfuerzo enorme, sangriento o genocida si es necesario… Y luego el paraíso, la paz eterna (la paz de Dios, llamaban los obispos al apagón de siglos que fue la alta edad media).
              Le agradezco mucho sus respuestas, y valoro su punto de vista, aunque creo que aquí en Europa el marxismo de usted ya no es posible por las condiciones de vida (sería necesaria una matanza que casi despoblaría el continente para instaurarlo, porque créame, somos todos bien burguesitos, nos encanta destacar en nuestro trabajo, somos más bien banales, es decir tontainas, y en general nos chiflan los centros comerciales).
              Muchas gracias y un saludo desde (la tórrida) España.

      • Micromegas

        Braulio: deja de decir chorradas y ve a una biblioteca. Necesitas leer mucho.

        • Gran argumentación, pensaba que en esta página la gente tenía la buena costumbre de pensar para rebatir. Tanto Braulio como Lenín Ernesto, han expuesto claramente sus opiniones. Sino estás de acuerdo, razona tu también. Que haya dicho algo con lo que no estés de acuerdo, que aparentemente parece que no eres capaz de rebatir, no te da derecho a menospreciarlo. Eso tanto si fuese Braulio o Lenin Ernesto. Por favor tengamos un nivel de conversación, que estoy harto de que se recurra a las dejaciones o los insultos a la persona, bastante tenía con aguantar los debates políticos para que ahora se difundan las malas costumbres también aquí.

  16. Elclubdecamponosetoca

    Grandísimo artículo. Hace unas semanas me dio por afeitarme la barba, así, de la nada, después de diez años, y ahora ya entiendo por qué…

  17. Javier

    Sin duda de gran utilidad los consejos ;-)

  18. redhead

    Pues a mí me ha hecho gracia la frase de P. Iglesias: «Europa debe aceptar la rama de olivo que Grecia trae en la mano». Oye, en la otra qué trae?

  19. Braulio

    No sabia que Franco entregó judíos a los nazis; de hecho tenia entendido lo contrario. A Tsevan se le vel el plumero. Critica a los anticominsitas con mucha ironía y mala leche, pero se echa de menos una valoración positiva de su punto de vista así (que se nota asi como tirando un poco a rojillo). A mi la idea de un giro cumunista me da bastante pereza, aunque tengo barba, no voy a misa, y en general no tengo muy buen concepto del mundo que nos rodea, pero bueno. Ultimamente he descubierto que los capitalistas que fuman puros son los pobres empresarios estresados, por eso fuman tanto. Buen artículo pese a todo.

    Aprovecho para recomendar el ultimo libro de EScohotado, los enemigos del comercio. Es magnífico. Viene a contar que nada de esto es nuevo, que la revancha de los pobres de espíritu es cíclica, y que siempre acaba mal cuando cogen el poder.

  20. Veo que a muchos no les gusta verse reflejados en un espejo. Todo lo que se dice en el artículo, aunque debidamente caricaturizado, se ha dicho de las formaciones de izquierdas en los últimos tiempos. Van ganando, y se nota en la bilis y la rabia contenida por parte de los «regres».

    • Arlasheras

      Cierto es, y no sólo a gente mayor, yo he escuchado a gente joven utilizar esos mismos argumentos, repitiendo lo que han oído a generaciones anteriores y sin ningún interés por aplicar el pensamiento crítico a sus creencias. Por desgracia, aun con todo lo que ha ocurrido, no van ganando…

  21. Braulio

    Señor Fernández,
    Estos judíos no fueron deportados. Se hizo un listado pero se quedaron aquí y no se enviaron a Austwichz. Ojalá pudieran decir lo mismo el resto de naciones europeas. Hay que leer las cosas hasta el final.

    https://peliyot.wordpress.com/2013/04/13/franco-y-los-judios/

    Se que es duro informarse a veces contra los propios prejuicios, pero es mejor así.

    Me ha llamado la atención por cierto la reacción de Himmler contra las corridas de toros, del artículo que me ha pasado. El socialismo se replica, todo se repite… En fin, abrazos libales.

    • César Fernández

      Me las leo, Don Braulio, me las leo. Sencillamente era una respuesta a su puntadita revisionista. Para ser tan liberal, se preocupa mucho por el supuesto falso antisemitismo de Franco, un fascista totalitario y socialista, de los que tanto abomina.

      Aunque no dejan de repetirse las carantoñas de los neolibs a todo lo fascista (no en la retórica y en las grandes proclamas, sí en las cuestiones concretas), estilo Esperanza Aguirre la No Vencida, no deja de sorprenderme esa querencia. Bueno, ya lo expliqué antes, se rompió el consenso antifascista.

  22. Isismoking

    ¿De donde leches se saca la gente que el autor es Tsevan Rabtan?

  23. Fulgencio Barrado

    No tengo ni puñetera idwa de todo esto, pero el comunismo como colapso del capitalismo ya lo exponía el propio Marx. Y en la propia URSS los mencheviques no eran partidarios del comunismo, siendo marxistas.
    La visión del comunismo como doctrina revanchista y del rencor, que expone Escohotado, creo que ya la sostenía Camus en los 50. El problema está en determinar si ese rencor es legítimo o no. A mí, por ejemplo, que no soy comunista , me chirría bastante que el talento y la valía de alguien (o simplemente su carácter emprendedor, muchas veces falto de escrúpulos), por grande que sea, pueda cobrarse en hambre y esclavitud de otros hombres. Y eso es lo que produce ese entendimientos de la propiedad privada como valor absoluto. La historia debería enseñarnos algo, a unos y a otros.
    Estos días hablaba el presidente de la CEOE, en contra de los populismos, de que debíamos asumir que venían tiempos de inseguridad e incertidumbre y que teníamos que aceptarlo. No hay mayor falacia, pues en realidad lo que de pretende es trasladar la inseguridad e incertidumbre a las rentas del trabajo y dar mayor seguridad a las del capital, sin reducir, obviamente, sus réditos.
    Me temo que Marx, Camus, Escohotado…, van a tener razón…

  24. Por muchos de los comentarios parece que la dosis de ironía del artículo era poca; entran al trapo como si tal cosa.
    Hay que tener en cuanta que los medios dde la caverna han puesto el nivel de estupidez e irrealidad muy alto.

    • Diletante

      Totalmente de acuerdo con que no estamos obligados a aceptar que alguien, por tener talento y carácter emprendedor pero falto de escrúpulos, provoque la desgracia de otros, pues entre ellos puede estar uno mismo; al defender al menos favorecido, uno asegura su propio bienestar en el incierto futuro. Eso no es excusivo de los comunistas, es individualismo sano y puro asegurar el derecho propio en el derecho ajeno. Si eso es envidia y resentimiento, quiere decir entonces que son saludables mecanismos de defensa del individuo y de las naciones, tan naturales como el estado y el mercado. Israel no felicita a Irán por sus logros en tecnología nuclear.

  25. César Fernández

    Ve usted, don Braulio.

    Este amable compañero Barrado no es comunista y tiene otro punto.

    Sobre los paraísos en la tierra se lo dejaremos a los ingenuos, la política solo organiza el cotarro. La felicidad es algo trascendente y personal, no es de este reino, ya sabía yo que tampoco se estaba enterando.
    Todo está bien, todo sigue bien, este sol blanco, esos carabineros rojos, ese vino pálido. Siga usted escéptico en Parla, yo continuaré instalado en mi crítica en el Sur.

    Salud y comunismo (y una buena playa).

    • Braulio

      Instalado en su crítica? lo de ustedes es más bien pensamiento unico, poco crítico por tanto. Odiar a Aznar y Aguirre, decir que el mal es el kapital. ¿Es eso crítico? El pensamiento es crítico, el contraste, el enfrentarse a los prejuicios. Ustedes solo repiten lo que oyen.
      Esto no da mucho de si. Y es un poco hablar por hablar, un juego. Al fin y al cabo Sois inofensivos. No les veo yo montando una revolución, con lo que les van las gambitas y el buen fino.
      A las barricadas??? Ni de coña. A las mariscadas!!!

      • César Fernández

        Ainsss, Don Braulio, qué poquita cintura. Pero si todo esto es una coña precisamente, qué odio, si es pernicioso para la salud del cuerpo y la paz del alma.

        Venga, enseñe más la patita, que yo sigo con la gamba roja de Garrucha, que esto da vidilla al consumo y permite a los emprendedores seguir innovando.

        Un fraternal abrazo (totalitario, por supuesto)

        • Braulio

          No nos pongamos tan personales. No nos engañemos: esta conversación no da más de si.
          Y después del ridículo que ha hecho usted aqui, con el antisemitismo de Franco, y hasta pasando un enlace que no habia leído y le llevaba la contraria, y que intente ahora ponerse irónico con su gambita roja y tal… da un poco de pena, francamente.
          En serio, no estiremos más el chicle, usted al Wyoming y a repetir loque oye, y yo a lo mio.

          • César Fernández

            Don Braulio, anímese, le queda un suspiro para gritar «Viva Milton Friedman», «Viva Parla», «Viva el PP» y «Viva Franco».

            Si de la lectura de la noticia del enlace deduce usted que Franco no era antisemita, está usted al nivel de esos alumnos que con un 1,5 o un 2 piden el aprobado ;-). Para ser un genocida fascista y usted un liberal está con él que no… que no…, bueno, no hallo la palabra.

            Mire usted, lo mismo me animo un día de estos a contestar a sus preguntas de párvulos, pero ahora entre gamba y gamba no puedo. Lenin Ernesto y Atlas le han contestado bastante bien y yo estoy ahíto.

            Es lo que tenemos los comunistas demagogos, totalitarios y con dinero, que somos vagos con los que no llegan.

            Salud, yo a lo mío (una cueva sin libros ni luz) y usted a Parla a escribir.

  26. fat_fredy

    Es q la gente se toma muy a pecho lo de «arderéis como en el 36», en realidad esto q viene es nueva política (ja ja ja)

    • Agapito

      Ja, ja, ja, qué gracia tienes. Ja ja ja. Si es que lo disfrazan de nueva política y no lo es. Ja ja ja, qué risa. Menos mal que está la derecha moderna del PP que por fin nos está devolviendo a las condiciones laborales del XIX, que es lo moderno de verdad y no ese engendro comunistoide, antidemocrático y chavista que propone Podemos de estado social y democrático y no sé que más milongas. Y encima nos amenazan con quemarnos vivos. Menos mal que tenemos al PP. Un ejemplo del PP haciendo política moderna y demostrando su perfil demócrata:
      .
      «Valiente hijo de la gran puta, vete a Colombia y le das por culo al hijo de puta amigo tuyo, ese dictador que tanto amas y como amas su país y son la envidia a seguir pues camina a ver si te dan un tiro en la nuca cacho cabrón y dejanos tranquilo»
      .
      Escrito por Jonathan Cabeza en una red social, en el momento de hacerlo era concejal de Cultura y Juventud en un ayuntamiento del PP. Su correctísima, profundamente culta y muy refinada misiva iba dirigida a Pablo Iglesias. Y es que no hay nada como la política moderna de verdad para dejar en evidencia a estos estalinistas liberticidas y apolillados.

      • Ruymán

        Que no compartas las ideas de Podemos, no quiere decir que se compartan las del PP, el PP te lo regalo entero………mejor un 2×1 y de paso te llevas al PSOE………..en todos los partidos políticos existe chusma, al igual que en los sindicatos, los de Podemos están limpios según tú opinión??, están impolutos, están limpios a más no poder y claro ellos no robaran ni enchufaran amiguitos, por favor abre los ojos………………

  27. fat_fredy

    También lo de suprimir actos de opositores al pensamiento único mediante métodos violentos (UPyD en la Complutense) es algo muy de «nueva política» (ja ja ja), es todo tan moderno, tan poco comunista (ja ja ja)

  28. fat_fredy

    seguid creyendo en los Reyes Magos y en el Komunismo chavales, me voy q tengo q trabajar para q otros se fundan mis impuestos en subvenciones y milongas

    • Agapito

      Sí, lo de las tarjetas black, los ERE y la Gurtel clama al cielo, ahí estoy contigo.

  29. CarlosDeutheger

    Goebbels usaba gafas, ¿sí o no? Ese es el debate.

  30. Y algunos tomandose en serio el articulo este… para mear y no echar gota

  31. César Fernández

    Pues claro que se lo toman en serio los predicadores. Y no nos dejan a los demás reírnos tranquilamente con las chuminadas de los anticomunistas expuestas con gracia en un texto afable y finalmente banal.

    El neolib middle cult y pestiño de turno tiene que predicar su nueva.

    Antes los carcas y los fachas, cuando se tocaban los privilegios, aunque fueras simplemente alguien humano que clamara contra una injusticia flagrante, te tomaban por rojo, comunista. Martin Luther King, monseñor Romero y tantos otros hombres buenos, peligrosísimos comunistas asesinados para proteger al pueblo de su demagogia y totalitarismo… pues eso.

    Ahora, tanto que trinan algunos neolibs con el racionalismo estilo Ayn Rand, el espíritu crítico, el escepticismo, la protopía, en cuanto sugieres la posibilidad de, no digo ya una intervención directa, sino una supervisión respetuosa o una regulación cautelosa en la vida social eres un totalitario. Da igual que seas suavemente demo o social/cristiano o welfarista, o radicalmente rojo; eres un totalitario y punto pelota ( y seguidor de La Sexta y Wyoming, no faltaba más, comparables a las SS/NKVD y a Himmler/Beria). Y resentido, ridículo, inculto, acrítico…

    https://www.youtube.com/watch?v=i_C2wJJvQAA

  32. Fitsnake

    Genial artículo, irónico, cínico, haciendo propios los mitos vertidos acerca de los portadores del cambio, los mesías comunistas que comen niños y defecan sus restos en algún mausoleo consagrado al que antaño nos salvó de semejante plaga, el gran Paco, sí, ese retaco de Ferrol. Ahora en serio, espero un artículo similar burlándose de las incongruencias de los comunistas púrpuras, si no poco creíble sería. Hilarante es un rato, pero caricaturizar al ya provecto ejemplar de rancio abolengo y castrense disciplina, ávido lector de ABC, sin trazar paralelismos con el adolescente alienado que cree ser partícipe en una asamblea de la regeneración social del sistema… porque seamos sinceros, tan parodiables son los tertulianos de 13TV como los portavoces de Podemos. Pero bueno, parece que es fácil reírse de los que están cerca del óbito, pero de quiénes aúpan al poder a quiénes le taladran el cerebro con la consigna manida del cambio… eso no es sencillo. En resumen, espero otro artículo para echar otro gran rato en esta magnífica publicación… si el Tío Joe bajo la figura de Maduro no lo prohíbe XD

  33. CarlosDeutheger

    Los escritores serios, tanto posmodernistas como posposmodernistas y sobre todo afterposposmodernistas, le dan a la ironía con el fin de señalar lo que parece estar mal, muy mal o aftermal del to. Sin embargo, ¿dónde están los dostoievskis, los que definen lo que está bien de forma transparente? ¿Goebbels sí o no llevaba gafas?

  34. Carlos

    Mierda de artículo escrito por un facha en el patio de un psiquíatrico

  35. Ruymán

    El otro día estuve viendo en youtube un vídeo de una charla de Pablo Iglesias, en el cual Pablo Iglesias decía que Newton era un liberal y que cuando le cayó la manzana en la cabeza fue cuando se le ocurrió lo de la Relatividad………sí dijo Relatividad……………..creo que es un buen momento para leerse o releerse 1984, por cierto me ha gustado el artículo y su ironía. Creo que mucha gente no debería de haber visto sólo la sexta o la cuatro, aconsejo ver la Tuerka……………

  36. Héctor

    Me encanto, desde Buenos Aires, con mucho bolivariano mirando la pantalla de mi smartphone de reojo.

  37. Horst Wessel

    Diría que un día de furia podría haber sido un mejor final para el artículo, camarada.

  38. Diletante

    Aunque algunos menosprecian el artículo, a mi me gustó mucho por su buen sarcasmo. Y los comentarios, tan buenos como el artículo mismo, salvo algún que otro insultillo por ahí, pero nada comparable con los foros de debate de la prensa latinoamericana donde si abundan amenazas e insultos porque aquí a la ofensa personal, entre mas canalla y vulgar, se le considera un arte.

    Muchas gracias a Jot Down por sus artículos y por la facilidad que da al lector para comentar; en otros contextos hay demasiadas restricciones y controles. Habemos quienes elegimos el exilio digital para ejercer nuestra libertad de expresión.

  39. Javier

    Es Manganeses de la POLVOROSA, no polverosa. Gracias.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.