Canciones para Rajoy sobre el retiro del mundanal ruido

Publicado por

¡Qué descansada vida
la del que huye del mundanal ruïdo,
y sigue la escondida
senda, por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido;

Que no le enturbia el pecho
de los soberbios grandes el estado,
ni del dorado techo
se admira, fabricado
del sabio Moro, en jaspe sustentado!

No cura si la fama
canta con voz su nombre pregonera,
ni cura si encarama
la lengua lisonjera
lo que condena la verdad sincera.

(…)

Ha sido una de las noticias más comentadas de la semana, Mariano Rajoy retomaba en Santa Pola su antiguo trabajo de registrador de la propiedad desentendiéndose por completo del pasado: «Me he retirado de la política y vuelvo donde estaba. La vida continúa». Un cambio drástico este de dejar atrás toda pompa y poder, del que no faltan precedentes en nuestro país, desde Carlos V recluyéndose en el monasterio de Yuste para meditar hasta, con bastante menos solemnidad, Alfonso XIII, cuya respuesta a quien le preguntaba por su nueva condición era sacarse los bolsillos del revés mientras decía: «¡Comprendedlo! ¡Estoy sin guita! ¡Soy un rey en paro!». Aunque ninguno supo expresarse tan bien al respecto como fray Luis de León y no fue mala opción tampoco la del dictador romano Sila, quien se dedicó desde entonces a «beber y contender en bufonadas y chistes, haciendo cosas muy impropias de su vejez y que desdecían mucho de su autoridad». ¿A quién de ellos terminará pareciéndose más nuestro expresidente? El tiempo lo dirá; pero mientras otros luchan por abrazar con sed insaciable el peligroso mando, si opta por quedar tendido a la sombra, entonces le recomendaremos que tenga puesto el atento oído al son dulce, acordado, del plectro sabiamente meneado en estas canciones que siguen. Voten por su favorita o añadan la que deseen en los comentarios.

(La caja de voto se encuentra al final del artículo)

_______________________________________________________________________

«Ahch-To Island», de John Williams

Santa Pola tampoco es que sea tan recóndita como una isla del planeta Ahch-To, pero cada uno vive inmerso en su propia película y desde la percepción subjetiva de quien poco antes ha estado en el epicentro del poder puede asemejarse a un retiro de introspección espiritual jedi. La banda sonora de Star Wars ha sido considerada por el American Film Institute como «la mejor de todos los tiempos», también es la más vendida y desde luego resulta una seña de identidad esencial de la saga, así que se hacía inevitable que fuera John Williams el encargado de ponerle música a Los último jedi. Como en las anteriores entregas cada personaje tiene una composición asociada acorde a su carácter, de manera que aquí se intenta recrear el tormento interior de Luke en su exilio, alejado del alegre heroísmo de sus inicios.

_______________________________________________________________________

«Guaranteed», de Eddie Vedder

Continuando con el cine nos encontramos con Hacia rutas salvajes, la cinta biográfica en torno a Christopher McCandless, un joven estadounidense cuyo rechazo por una sociedad que consideraba materialista y opresiva le llevó a intentar vivir como un ermitaño en plena naturaleza. Con más voluntad que acierto hay que decir, pues apenas logró mantenerse con vida cuatro meses. Eddie Vedder, el vocalista de Pearl Jam, fue el encargado de componer la banda sonora y este tema en concreto, que describe el temperamento indómito del protagonista, le valió un Globo de Oro.  

_______________________________________________________________________

«Wand’rin’ Star», de Lee Marvin

No hay dos sin tres, pues si hablamos de espíritus libres y peregrinos sin rumbo en el cine no podemos dejar de mencionar a este buscador de oro que formaba parte de un triángulo amoroso en La leyenda de la ciudad sin nombre. Lee Marvin nunca se había dedicado a la música, pero la interpretación que le dio con esa voz grave y melancólica a este tema tuvo más éxito que la propia película, donde nos dice que «el cielo está en el adiós para siempre, para mí es tiempo de marchar».  

_______________________________________________________________________

«Margaritaville», de Jimmy Buffett  

Jimmy Buffett está también estrechamente vinculado al cine como compositor de bandas sonoras, productor y actor (en la primera parte de Jurassic World, por ejemplo) aunque en concreto esta canción de reminiscencias caribeñas, la que más éxito le proporcionó, no tenga relación con ninguna cinta pese a que su productor, al escucharla por vez primera y cautivado por la historia que contaba en ella, dijera «demonios, no era una canción, era una película». De hecho fue un tema que en cierta forma creó un estilo si no musical al menos sí hostelero, pues el autor se hizo exageradamente rico con una cadena de restaurantes relacionados con la letra de este tema.

_______________________________________________________________________

«Last Rose of Summer», de Renée Fleming

Thomas Moore fue un poeta romántico irlandés cuya obra más conocida es un poema alegórico en torno a la última rosa del verano, desde luego algo sabía en torno a la melancolía y el sentimiento de pérdida que evoca pues vio morir a sus cinco hijos. El poema ha sido posteriormente cantado por diversos artistas, la versión de Renée Fleming en concreto formó parte de  la banda sonora de Tres anuncios en las afueras.

_______________________________________________________________________

«Joan of Arc», de Leonard Cohen

También es una voz autorizada —además de melodiosa— la de Leonard Cohen, que dejó atrás el mundo con todo su ruido y furia para encontrar la serenidad en un monasterio zen, en el que permaneció recluido cinco años. Este tema, perteneciente al álbum Songs of Lve and Hate, resulta particularmente oportuno al tratar la caída en desgracia desde el poder de Juana de Arco, quien expresa su deseo de volver a su trabajo anterior aunque en este caso no era cuestión de que le reservasen la plaza opositada.

_______________________________________________________________________

« La llorona», de La Polla Records  

La poesía pastoril cuenta con una larguísima tradición en Occidente, que se remonta a los clásicos grecolatinos, pasa por el Renacimiento y desemboca en La Polla Records, quienes en esta canción se hacían eco del tradicional reproche a la ciudad, con sus intrigas cortesanas, su alboroto y sus vicios: «Voy al campo, abandonaré la ciudad / Porque allí, encontraré la paz / Porque allí, tendré mi libertad / Seré un hippie impresentable en sociedad».

_______________________________________________________________________

«We’ll Meet Again», de Johnny Cash

La Segunda Guerra Mundial tuvo un auge en ambos bandos del cine de comedia y musical como forma de evasión, y una película muy popular en Gran Bretaña fue We’ll Meet Again, cuyo tema principal tenía el mismo nombre. Es una letra que habla de despedidas pero en tono esperanzador, prometiendo un futuro reencuentro tal vez en esta o en otra vida. Fue un tema que luego usó Kubrick con notable sarcasmo en la escena final de ¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú y resultó especialmente conmovedora en la versión que hizo Johnny Cash, dado que fue la última canción de su último disco.

_______________________________________________________________________

«All These Things That I’ve Done», de The Killers

La retirada de quienes estuvieron en primera línea nos ha dejado testimonios que entremezclan la reflexión más ponderada de algunos asuntos, nostalgia y también alivio de la carga liberada, recuperación de los placeres sencillos… pero muy a menudo lo que más se ve es un rencor vitriólico y las consabidas memorias en las que ajustar cuentas. Así que dentro de los partidos vuelan las puñaladas, quién lo hubiera imaginado. El camino que se toma en este sencillo es más improbable, el de la autocrítica, pero ahí queda.

_______________________________________________________________________

«Too Old To Rock’n’Roll Too Young To Die», de Jethro Tull

Aquí terminaban extrayendo la conclusión —en contra de lo que indica el título— de que si bien siempre se es joven para morir, nunca se es lo suficientemente viejo como para tener que dejar de hacer aquello que uno quiere. Algo que esta banda inglesa aplicó fielmente en su propia trayectoria, pues permanecieron en activo nada menos que cuarenta y siete años.

_______________________________________________________________________

«End of the Line», de Traveling Willburys

Este grupo fue formado en 1988 por Bob Dylan, George Harrison, Tom Petty, Jeff Lynne y Roy Orbison, aunque este último murió ese mismo año. De hecho ni siquiera le dio tiempo a rodar el vídeo, así que en la parte en la que canta él podemos ver su fotografía y una guitarra en una mecedora representándolo. Es precisamente una de las cosas más interesantes de esta canción, que cada parte está interpretada por cada uno de ellos, con unas voces perfectamente distinguibles. Respecto a lo que expresan hay una buena carga de melancolía y de sabiduría, si es que no viene a ser lo mismo, que se desgrana en esos consejos que nos dan acerca de lo que han aprendido durante el viaje antes de llegar la última parada.

_______________________________________________________________________

«Just Go Away», de Blondie

Concluimos con un tema que no llegó a ser sencillo aunque está muy bien y que formó parte del álbum más celebrado de la banda neoyorquina, Parallel Lines, publicado en 1978.

_______________________________________________________________________

Fotografía: Cordon.

6 comentarios

  1. ¿Quién dijo puertas giratorias? Rajoy no acudirá a consejos de administración, negocios privados, y renuncia a su sueldo de expresidente. Es sin duda una novedosa y encomiable forma de convertirse en expresidente. Rajoy ha dado una lección de comportamiento ético, desconocida por estos pagos.

  2. Fer Castellanos

    La Balsa, de Lito Nebbia y Tanguito, por Los Gatos.

  3. El único mortal que no sabía que la caja de Pandora estaba abierta.

  4. Nicolau

    Montana, de Frank Zappa, donde ironiza sobre un bucólico retiro a los campos de Montana, para montar en poni, criar abejas y cultivar hilo dental.

  5. pepepito

    Ya sus vale con tanto delirio pseudointelectuallillo. Tanto darle vueltas a lo más rebuscado que hay por ahí para ignorar la que mejor canción finalmente. Visca Santa Pola Sr, Rajoy.
    https://www.youtube.com/watch?v=Kxz3EoTEdm8

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies