Pop galactotropical: el combinado Carlos Sadness

Publicado por




Lograr conectar con millones de seguidores en todo el planeta no significa gustar a todos, sino encontrar el modo de despertar sentimientos que son universales. Eso es algo que tienen en común el cantante Carlos Sadness y los herboristas y enólogos que componen la fórmula original de Martini en el remoto pueblo italiano de Pessione. Y que la marca quiso poner en conexión ofreciendo al bartender profesional Jorge Oliva crear un cóctel para Sadness inspirado en sus canciones, y en el arte de elaborar vermut. En el estilo galactotropical con que se define el músico hay una mezcla de opuestos, de emociones y diversión. En el sabor de Martini, lo dulce y lo amargo en perfecto equilibrio, una receta muy particular que da como resultado un sabor armónico y redondo. La posibilidad de que algo perfecto saliera de esa unión era muy grande. Pero esta iniciativa no hubiera podido ser completa sin un viaje al corazón de Martini, a Pessione, el lugar donde tuvo su origen, y donde aún se seleccionan los vinos y botánicos que le dan ese toque único en el mundo. Beppe Musso, master blender de Martini, introdujo al bartender Jorge Oliva en algunos de sus secretos, aconsejándole además la menta como un toque final a su creación. El resultado se resume en esa palabra que se le escapó a Sadness al probarlo. «Fantástico».

Defines la mezcla de ingredientes como parte esencial de tu música. ¿Te pones algún límite a la hora de hacer combinaciones?

No, creo que es algo que nos pasa a muchos de los que empezamos a hacer música teniendo el acceso online a todos los géneros. Entendimos que nos hace más libres creativamente el picotear lo que nos gusta de cada uno, que esa fidelidad al genero tan idealizada que habíamos vivido hace unos años.

No te pareces a nadie pero les gustas a casi todos desde el principio. ¿Hay una clave para lograr eso?

Ay, me alegra que pienses eso, pero yo creo que no es tan accesible. Si lo fuera, estaría tocando en la gala de Nochevieja. Quizás en los ochenta hubiera pasado eso, por los ingredientes, intento ser fresco, natural, irónico, a veces naif, otras un poco más emo, y eso pasaba en la música popular ochentera, como Radio Futura. Le doy un peso muy importante a las letras, creo que es lo que más conecta.

Prepáranos tu mezcla favorita con estos tres ingredientes: un pintor, un grupo musical o músico, y un lugar del planeta.

Odio un poco cuando me hacen elegir una sola cosa, pero Henri Rosseau por su inocencia, Vampire Weekend por su capacidad de sorprenderme y Barcelona sin justificación. 

Cuál de tus canciones elegirías para definir el «Martini preparado» que hizo para ti Jorge Oliva, y por qué.

Él se tiró un poco más a mis momentos folk que a los tropicales. Me habló de mi conexión con el Pirineo aragonés y ahí tengo una llamada «Monteperdido», que es uno de los lugares que más me emociona visitar desde niño. Que me conecta con el que era cada vez que estuve allí, y quizás me quedaría con esa canción para el preparado de Jorge.

¿Cuánto ha llegado a inspirarte un cóctel bien servido?

Pocas veces me ha pasado eso de estar relajado tomando algo y que venga la inspiración, siempre llega en momentos extraños, como conduciendo o duchándome. Lo segundo me pasa muchísimo, debe ser que en ese momento paro todo lo que estoy haciendo y empiezan a venir las frases o las melodías. Cuando estoy poco creativo llego a ducharme tres veces al día. Es broma, pero siempre aparece en momentos curiosos.

¿Eres de los que solo le cuentan sus secretos al bartender?

No, soy fatal con los secretos. Y eso es malo siendo músico, porque has de guardarte cosas que vas a hacer que te ilusionan, como estrenos de canciones, colaboraciones, conciertos en sitios especiales. Muchas veces hay que callarse, pero es bonito eso de contarle cosas personales a un desconocido para el que tú eres otro desconocido. Creo que es un ejercicio sano y que invita a la sinceridad.

Confíanos uno a nosotros. Cuántas canciones te han encontrado ya desde la aparición de Diferentes tipos de luz.

Pues sorprendentemente bastantes, y eso que suelo pensar que me vacío en cada disco y siempre tardo un poco en volver a arrancar, pero ha sido un año lleno de destinos nuevos y momentos genuinos que me han hecho salir varias veces de la ducha y llenar de espuma el «selular» para grabar ideas. Son canciones que me llevan a lugares donde no he estado antes, y eso siempre es divertido.

Si te ha gustado este artículo ¡Haz un donativo online!

Donar una cantidad personalizada

Información personal

Credit Card Info
This is a secure SSL encrypted payment.
Detalles de facturación

Total de la donación: 5,00€ One Time

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies