¿Cuánto euskera sabes?

Publicado por

9 comentarios

  1. Sputnik

    Yo solo se decir “eskara la kakatua”

  2. Billy Hunt

    Vamos no me jodas, el test que más he asacado y todas a boleo. 7/10. Manda webs”!

    • Inigo

      Hay varios Euskaletxeas o casas vascas por España y en algunas se organizan cursos. Segun donde vivas puedes tener una cerca

  3. Carlos isasmendi

    Me gustaría aprender euskera,¿como?

  4. Euskaldun

    Carlos Isasmendi,

    Pues depende sobre todo de dónde vivas; sobreentiendo que no vives en Euskal Herria, de lo contrario podrías ir a cualquier Euskaltegi. Fuera de él, podrías buscar alguna Euskal Etxea, las hay en ciudades grandes, sobre todo en países en los que hubo mucha inmigración vasca, y quedó la diáspora vasca. Creo que podrías preguntar también en la Escuela de idiomas de allá donde te encuentres… y como último recurso, siempre puedes buscar en google “Aprender euskera en xxxxx”.

    Ondo izan!

  5. Madre mía! Cuántos recuerdos! En Argentina todos los vascos, supongo, eran lecheros. La Vascongada, leches y yogures con los cuales me crié junto a la Serenissima (Véneta) Mi primer amor fue una vasca. “Aurora, la de los eucaliptus con la tarde perfumada por ellos y ella… Menos mal que el romance no siguió adelante. Me llevaba una cabeza por delante. Mejor dicho, un cuerpo antero. (Lenguaje turfero, carreras hípicas, para los que no entienden) Su abuelo, obstinadamente, aseguraba que con esas paletas de sus juegos al frontón, la pelota alcanzaba los tres kilómetros. Y yo me lo creía. Todo por Aurora. Eukalechea, la aristocrática escuela. Yrigoyen, “El peludo”, el primer presidente popular derrocado por un golpe militar en el cual andaba otro vasco, creo: Uriburu, un admirador de Mussolini. El vasco de la carretilla, un personaje casi mitológico que se fue hasta la Patagonia y volvió con una carretilla. De puro cabeza dura. Cómo se dirá “El vasco de la carretilla” en vasco? Gracias por los recuerdos.

  6. Ya me perdonaréis la grosería, pero las imágenes de caseríos, prados verdes y ancianos con txapela que ilustran el test os las podéis meter muy dentro del ojete.

    A lo mejor no os habéis enterado de que la mayoría de vascohablantes son urbanitas, pisan más cemento que tierra y trabajan en el segundo y tercer sector.

  7. En parte Liz tiene algo de razón, pero es evidente que nadie ignora que si no fuera por esos urbanitas los Paises Vascos no serían lo que son. Personalmente prefiero las fotos de pastores y su entorno, o de artesanos con las manos gruesas, o esos forzudos vascos levantando pesos, o un villaje antiguo con su campanario, o un interno de familia campesino. Me dicen mucho más de los orígenes de ese pueblo, puesto que poco han cambiado durante el transcurso de los siglos. Esas imágenes despiertan mi reflexión sobre cualquier etnía, llevándome a repasar con emoción todo lo que sé de esas gentes: su religiosidad, su peculiar lenguaje, sus costumbres, sus héroes, villanos, sus famosos conquistadores, sus educadores e intelectuales, sus guerras, sus miserias, sus dolores. Esas fotos se presentan como si fueran el principio de su historia, en especial modo en sus miradas y posturas: frescos, sinceros, sin ninguna intención de ganar tu simpatía. Supongo que igual a sus lejanos antecesores, y el futuro que vivieron estos es nuestro presente, desde el cual podemos dar una desapasionada mirada en nuestro común pasado. Una foto de un urbanita con todos los símbolos de sus éxitos bien ganados, con sus saludables portes, sus sonrisas confiadas y su rico lenguaje me dicen poco. Porque están en el presente, un presente lleno de incertidumbres. Todavía no tienen historia.

  8. Kaixo:

    El euskera ya pegó el imparable salto de que se habla en las ciudades, y en los grandes pueblos, las bandas de música de gente joven utilizan esa lengua, y en las universidades la gente que está estudiando carreras, y que serán los futuros profesionales que harán que nuestra economía se mueva la hablan también. Aunque yo en su día era capaz de cortar hierba con la “sega” que tiene el Baserritarra bajo sus brazos, pienso que hoy en día pocos serían capaces de cortarla…………Hay que cambiar los estereotipos, ya que son otros tiempos. Gora Euskera!!

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.