Romance del romance

Publicado por
Concierto en el huevo, 1561

La vocación narrativa del romance es evidente desde el principio, es decir, desde su nombre. En francés, le roman es la novela, y en italiano también: romanzo, y en otras lenguas romances: en portugués, en rumano… Sin embargo, en castellano no es sinónimo de novela este término, ¿por qué? Porque la propia importancia que en España tuvo y tiene el romance ha mantenido su significado indemne. O casi: también se llama romance al idilio breve; pero si hablamos de géneros literarios, se mantiene el sentido original de este término, que es este:

Un romance es un poema de arte menor donde riman los pares en asonante (quiere decir que terminan con las vocales iguales), y los impares se libran de rimar, son versos libres. Los versos son de ocho sílabas, aunque hay algunas variantes, como el del duque de Rivas que se pone como ejemplo, en muchas antologías, de romance endecasílabo o heroico, ese que decía que «Entran de dos en dos en la estacada…». Poesía popular por excelencia, con vocación narrativa, de cadencia sosegada, rica y a la vez sencilla, adoptada y adaptada por la lengua de Castilla.

Ramón Menéndez Pidal aplicó al Cantar de Mío Cid un poderoso y nuevo método histórico-crítico, que le llevó a propugnar su neotradicionalismo, según el cual los romances tienen su origen antiguo en fragmentos de cantares de gesta que, al repetirlos oralmente muchas veces, se volvieron conocidos de todos, formando parte del acervo colectivo, y luego, en el siglo XV, se comenzó a transcribirlos, surgieron los romanceros, como se llamó a los libros de romances, por ejemplo, el de Hernando del Castillo, y otro fechado en el año 1525.

El romance más antiguo del que noticia se tiene, copiado en un cartapacio en 1420, es el que empieza diciendo por boca de una mujer: «Gentil dona, gentil dona, / dona de bell paresser, / los pies tingo en la verdura / esperando este plazer». Unos años posterior, el Cancionero de Rennert, que está en el British Museum, en sus páginas ofrece las versiones manuscritas de algunos romances breves. Ya en el siglo XVI, en su año 47, se publica el Cancionero de Romances en Amberes, que propició que surgieran, en el siglo XVII, los poetas romancistas, que llegaron hasta el XX.

Juan Ramón y Federico García Lorca, Machado y Unamuno, entre otros, el romance cultivaron. Es mundialmente famoso el Romancero gitano («El jinete se acercaba / tocando el tambor del llano», escribía Federico en su Granada), y Machado, en su Campos de Castilla, tiene un romance llamado La tierra de Alvargonzález, que es su poema más largo, porque, como buen romance, más que poema es relato («En la laguna sin fondo / al padre muerto arrojaron. / No duerme bajo la tierra / el que la tierra ha labrado», nos cuenta con la voz llana del pueblo Antonio Machado).

Y aunque algunos piensen que la rima está superada y el verso libre se impone, se impone la rima blanca, el romance sigue vivo, hoy, en la copla cantada: la cuarteta de romance con ropaje musical y fuego en las entretelas, en la que lo popular y lo culto se confunden en una misma sustancia. Como dice otro Machado, Manuel, en versos del alma:

Procura tú que tus coplas
vayan al pueblo a parar,
aunque dejen de ser tuyas
para ser de los demás.
Que, al fundir el corazón
en el alma popular,
lo que se pierde de nombre
se gana de eternidad.

¿Has observado, lector o lectora, que este artículo es un romance apaisado? Al leerlo de corrido, no se nota; sin embargo, si lo leyeras con ritmo, haciendo cada ocho sílabas una pausa, un corte fino (/), se volvería un poema sin alterar su sentido. Lo que demuestra —o lo muestra, cuando menos— cuan vecino el romance es de la prosa, su talante narrativo. Y nos ayuda a entender la razón del formalismo de escribir las poesías en columnas. Esto dicho, te dejo, caro lector o lectora, me despido con la esperanza de que al menos te hayas reído.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

10 Comentarios

  1. Si de reír se tratara, en columnas o líneas
    vaya y pase. Descontemos que sonrío.
    pero no me olvido que no nacemos riendo,
    todo lo contrario, puños y ojos cerrados,
    berrinchando, a lo grande, como ofendidos
    por despertarnos de un sueño gratuito.

  2. ROMANCERO DEL CONFINADO
    ————————-

    a nadie deje perplejo:
    sabido es que el español
    siempre lleva la contraria
    aún en llevando la razón.

    siendo casi primavera
    salió un día el alcalde al balcón:
    -o sus quedáis en sus casas,
    -o sus envío a la legión.

    sin despeinarse ni un rizo
    nos advirtió el doctor simón:
    a partir de este momento a
    correr y aplaudir al balcón.

    **

    desencaderadamente
    calle abajo baja un chino
    festejando su cucaña
    y hasta las cejas de tinto:

    cómpreme estas mascarillas,
    cómpremelas, mi buen señor.
    mercancía de primera,
    ¡el que las fabrica soy yo!

    fíjese usted qué precio
    barato de economato,
    si acaso no le gustaran
    las cambio por otras cuatro.

    y, como si fueran nuevos
    pillaron illa, y ayuso
    partidas de mascarillas
    que no sirven pa su uso.

    **

    el vice y el presidente,
    flanqueados del milico
    el médico, el picoleto,
    el madero, y el tio quico,

    encaramados al mando
    tienen a un triste casado
    llorando por los lavabos
    como amante despechado:

    erre que erre que aquello
    lo arreglaba él en un plisplás
    ¡mira qué arte al capote
    en el salón de mi papá!

    virgen santa, virgen santa
    la derecha se retrata
    sin recato ni pudores
    disfrazada de beata.
    *
    resulto no ser el barco:
    súpose por fin que el bribón,
    se supo que el auténtico
    era, en realidad, el patrón.
    *
    igual que gato encerrado
    tal como zorro en un zurrón
    nos tienen como la eta,
    si no, quítenme la razón.

    si de mi gusto pendiera
    pasaría a la guadaña
    a inmigrantes sin papeles
    yo, santiago cierraespañas.

    (que nadie descodifique
    ni un gen de sus anticuerpos
    sus ‘ges’, sus ‘tes’, sus ‘as’, sus ‘ces’,
    nos quieren llevar al huerto.)
    *
    aspirante a concinilla,
    sacó el cazo del armario,
    pa joder con la jarana,
    el tonto del vecindario.

    semana tras de semana
    el tonto en su campanario
    ejecutante de balcón
    nos sometió a su calvario

    a las primeras de cambio
    bajose el tonto a la playa:
    tonto ya desconfinado
    desconvocó la jarana.

    no era yo, era el cucharón,
    (era solo mala baba)
    parece que dijo el tontín.
    (porque aquello no acababa.)

    (no puedo evitar pensarlo:
    más miedo da en las aceras
    conquistando las distancias
    que con la puta sopera.)

    ***

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.