¿Cuál es el mejor «cold open» de The Office (versión EE. UU.)?

Publicado por
the office cold open
The Office. Imagen: NBC.

En los años sesenta, con el propósito de mejorar las cuotas de audiencia de las cadenas de televisión norteamericanas, comenzó a popularizarse entre sus series una técnica denominada cold open. Así, con este término, se dio nombre a ese pequeño fragmento audiovisual que se emite antes de los títulos de crédito de una serie y que puede o no tener relación con la trama del episodio.

Recordarán que los utilizó Malcom in the Middle. También Community o Parks and Recreation. A día de hoy no hay semana que no me aparezca uno de Brooklyn Nine-Nine en el timeline de cualquier red social. Sin embargo, si nos ponemos a hablar en serio de cold opens, si vamos a dárnoslas de entendidos y a debatir sobre ellos al más puro estilo de una tertulia del Café Gijón, entonces debemos reconocer que no hay serie que supere a la sitcom norteamericana The Office. A través de sus cold opens los guionistas de la serie consiguen crear verdaderas obras maestras de la comedia en apenas unos minutos (y les sobra). 

Una vez asumida esta realidad indiscutible, demos rienda suelta a la polémica: ¿cuál de todos esos maravillosos cold opens de The Office es el mejor? A falta de una mesa colosal que pudiese recogernos a todos y todas en el Café Gijón, les invito a que manifiesten su opinión votando el que para ustedes es el mejor de entre los que se encuentran en esta lista. Y si no aparece, añádanlo libremente en los comentarios. No está el mundo como para perderse obras maestras.

(La caja de voto se encuentra al final del artículo)


El famoso chili de Kevin

La primera vez que alguien ve este cold open llora. En mi caso fue de risa, pero también conozco a gente que, conmovida por la dedicación incasable de Kevin Malone preparando su famoso chili durante toda la noche, soltó alguna lagrimilla de ternura al ver que la olla repleta de salsa acababa en el suelo. Es ahí precisamente donde reside la brillantez de esta secuencia, en haber encontrado el equilibrio perfecto entre tragedia y comedia, consiguiendo la yuxtaposición perfecta de ambas. Y es que ver a Kevin en el suelo rebozado en su propio chili mientras le escuchamos decir: «esto es lo que mejor se me da hacer» resulta hasta poético.


Parkour 

Una propuesta: si el skate ha sido deporte olímpico en 2021, ¿puede el parkour seguir sus pasos y llegar a serlo también en los Juegos de 2024? Pero solo si hablamos de la modalidad practicada por Michael Scott, Andy Bernard y Dwight en este cold open: hardcore parkour. Para dominar la técnica solo es necesario sentirse de nuevo como un niño de cinco años, perder por completo el sentido del ridículo, forzar las leyes de la gravedad hasta límites insospechados y esperar a que alguien se haga el daño suficiente como para dar el juego por concluido. El bronce, como mínimo, está garantizado.


Michael Scott y El diablo viste de Prada

Para los fanáticos de Meryl Streep (es decir, cualquier ser humano sobre la faz de la tierra con acceso a una televisión y un mínimo de decencia y buen gusto) que además son seguidores de The Office, este cold open es un regalo. Haciendo referencia a la célebre Hannah Montana, une lo mejor de los dos mundos. 

No hay nada como ver a Michael imitando al personaje de Meryl Streep (tirándole a Pam el abrigo a la cara o gritando: «¡¿Dónde está mi filete?!») porque se siente muy identificado con ella. Menos al final, claro, cuando descubre que en realidad Meryl es la mala de la película —algo completamente discutible, por otro lado. Todo el mundo sabe que el personaje de Anne Hathaway y el tarugo que tiene por novio eran los verdaderos villanos de la historia—. 

Como curiosidad, John Krasinski, el actor que da vida a Jim Halpert, está casado con Emily Blunt, quien interpreta a una de las asistentas de Meryl Streep en El diablo viste de Prada. ¿Casualidad o la fuerza del destino?


El día que Jim imitó a Dwight

De todos los cientos (¿miles, quizá?) de bromas que Jim hizo a Dwight en las nueve temporadas de The Office esta es sin duda mi favorita. Lo sé. Llámenme clásica o básica si así lo prefieren, pero jamás me cansaré de ver a Jim perfectamente caracterizado de Dwight decir: «Bears. Beets. Battlestar Galactica». Eso sí, nunca le perdonaré el no haber dejado a Dwight explicar cuáles son las dos escuelas de pensamiento sobre qué raza de oso es la mejor de todas. 

A pesar de no ser un cold open, no se puede dejar de mencionar la maravillosa imitación que Dwight hace de Jim al final de este mismo episodio a modo de venganza. Es imposible no reírse cuando intenta recrear la típica mirada de Jim a la cámara. Me atrevería a decir que tiene algo de Joaquín Reyes. Y no me refiero al acento manchego, por supuesto, sino a la capacidad de imitar sin perder su propia esencia. Esa que tanto nos gusta. Juzguen por ustedes mismos


Dwight da a luz a una sandía

Queridas embarazadas, si se están preguntando cómo preparar el parto de su criatura, les recomiendo encarecidamente este cold open. En él tiene lugar una recreación completa y gratuita del proceso de un parto, gritos de dolor de la mano de Dwight incluidos (ante todo siempre debe primar el realismo). En vez de muñecos, el bebé en esta ocasión es sustituido por una voluminosa sandía, embadurnada a conciencia con mantequilla, porque los recién nacidos, tal y como nos explica Dwight, son resbaladizos. Como ven, lo tiene todo controlado. Mamis influencers, —falsas gurús, que diría Noemí Argüelles en Paquita Salas— id tomando nota.


El chiste del KGB

La joya de la corona de los chistes. Y se lo dice alguien que por desgracia para sí misma, pero sobre todo para los demás de pequeña se sabía de memoria el libro 365 chistes para 365 días. Además de gracioso, este cold open me gusta porque es útil. Si están cansados de ese amigo que lleva haciendo el mismo chiste rancio sobre Murcia (o peor aún, Lepe) desde que se conocen, enséñenle este clip y les garantizo que renovará el repertorio. Un consejo: aléjense cuando se disponga a contarlo por posibles represalias.


El lip dub 

Algo que me encanta de este cold open y que sin duda es uno de los puntos fuertes de los guionistas de la serie es la capacidad que tiene de ilustrar la personalidad y el carácter de cada uno de los personajes a la perfección sin apenas necesidad de diálogos. Por eso vemos como Michael intenta ser el protagonista del vídeo disfrazándose de mago y poniéndose a sacar palomas de plástico de una varita. 

Creed pasa de no entender nada de lo que está ocurriendo a hacer un solo de guitarra veinte segundos después. Ryan y Kelly comienzan a discutir acaloradamente en medio de la canción. Jim desearía no estar allí, pero, en cuanto Pam aparece a su lado, el rostro se le ilumina. Dwight saca su lado más maniaco al bailar amenazando con un cuchillo a todo el mundo. Y, como no podía ser de otra manera, quien se encarga de grabar todo el lip dub es Toby.


Simulacro de incendio

Un clásico. Probablemente sea uno de los cold open más inolvidables en toda la historia de la serie. Cuando parece que la situación no puede volverse más surrealista (y provocar un incendio del que no existe escapatoria posible, ya es decir), los gatos de Angela empiezan a volar por los aires. Michael tira impresoras por las ventanas. Oscar comienza a trepar por los conductos de ventilación. Y Kevin… simplemente decide saquear las máquinas expendedoras. Cada loco con su tema. Cuatro minutos de histeria colectiva que finalizan con Stanley desplomado en el suelo sufriendo un infarto. Quizá ese día fumar no salvase vidas, pero Barack Obama desde luego que lo hizo.


¡Eyyy! o cómo deshacerse de un vendedor de teléfonos

En este infravaloradísimo cold open, un innovador sistema telefónico amenaza con acabar con el puesto de secretaria de Pam. ¿Se imaginan qué sería de la oficina de Dunder Mifflin sin ella? Jim tampoco, por eso acude a socorrerla cuando el vendedor de este sistema intenta tener una reunión con Michael. A partir de ahí, el resto de la secuencia es un sinsentido absurdo pero graciosísimo en el que Jim, Pam, Michael (y hasta Dwight) se comunican únicamente a partir de la interjección «¡eyyy!» con cara de psicópatas. Una clara demostración de humor inteligente.


¿De qué no se da cuenta Stanley?

¡Sorpresa! En este cold open Stanley se da cuenta de absolutamente todo. Sabe que se bebió el café de Jim, que Kevin estaba haciéndose pasar por Phillys, que Andy estaba desnudo y por supuesto que se dio cuenta de que Dwight había metido un pony en la oficina. La diferencia es que a él todo le da igual. Como a Pignoise. Y eso es lo que yo más venero y a lo que aspiro en la vida. En realidad, si lo piensan, tiene su trasfondo. Vive y deja vivir, filosofía zen, etc. ¿Será Stanley el nuevo Budha? Si yo fuera él crearía una religión propia: el stanleynismo. Aunque pensándolo mejor, va a ser que no. Demasiados parecidos razonables en cuanto a sonoridad y no está el horno para bollos.


MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

18 Comentarios

  1. La del simulacro de incendio, sin duda.

    “Today smoking is going to save lives”, es la frase más delirante y el mejor juego de palabras de la serie (y mira que tiene…)

  2. Efectivamente creo injusta la encuesta: el simulacro de incendio es posiblemente uno de los mejores cold open que existe en comedia. Casi que habría hecho la encuesta para votar cuál es la siguiente genialidad, y ahí yo creo que tiraría por el LipDub o el chili de Kevin

  3. Si bien no creo sea el mejor pero si es uno de los que más recuerdo, es aquel en el que muere la abuela de Darryl, Pam para ayudar a levantarle los ánimos le entrega una tarjeta con frases de los demás de la oficina a modo de apoyo/consuelo pero éstos creyeron era para su cumpleaños y le hacen bromas festivas cuándo él realmente la estaba pasando mal, puro humor negro.

  4. Simulacro de incendio es posiblemente una de las escenas con las que más me he reído en The Office, y mira que hay para elegir. Cuando Michael dice que cada uno sobreviva como pueda, Kevin reventando las máquinas, Jim con la fotocopiadora…. qué maravilla de episodio y de serie.

  5. Simulacro de Incendio es una obra de arte. Los movimientos de cámara, cada personaje sincronizado, los gatos volando de aquí para ya y el chiste final sobre Obama… uf, recuerdo como me reía a carcajadas.

  6. Con “simulacro de incendio” lloré literalmente de risa. Nada más acabar la intro tuvimos que volver a ponerla para percatarnos de todos los detalles que se nos habían escapado. Y mientras escribo estas líneas tengo una sonrisa de oreja a oreja al recordarla…

  7. El del chili ni siquiera me hace gracia.

    Kevin en general pocas veces me resulta gracioso (como Stanley) y verlo revolcarse en comida cual cotxino… pues meh.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.