Nacer para la música (1)

Publicado por
Lemmy Kilmister nacer para la música
Lemmy Kilmister. Foto: Cordon Press.

Nacer. Venir al mundo. En inglés te nacen, en español nacemos. Qué sea la última vez que naces solo1. Como si no hubiera ya gente suficiente, todo abarrotado. Después nos empeñamos en vivir, nos sale sin pensar, respirar es un acto involuntario. Y hacemos planes: la vida es eso que pasa mientras estás ocupado haciendo planes2. Hasta que la muerte llega a reclamarnos. Y luego el olvido, apenas seremos un recuerdo que se desvanecerá en las memorias frágiles de los decennials, unos bits en el marasmo de información basura que nadie consultará jamás. O algo peor: quedaremos inmortalizados en un meme. 

Toda esta materia ha preocupado siempre mucho a los filósofos, que se pasan la vida hablando de los porqués y los significados, como cuando estás frente a un buen plato y te pones a disertar acerca de los ingredientes y su maridaje. Venga, filósofos, que se os enfría la vida. También es un asunto que quita el sueño a músicos de todo pelo. Quiénes somos, de dónde venimos, adónde vamos: a una terracita. Una ardilla podría cruzar España de terraza en terraza sin pisar el suelo. Todos nacimos por algo. Y nacimos para algo. Y nacimos en algún lugar. Y nacimos en un momento preciso. Mi primo fue el primer bebé dado a luz en España en el año 1981, apareció en las noticias en brazos de mi tía y al lado de mi tío, mi tío los abandonó poco después. Muchas son las canciones que tratan el asunto, a fondo o de refilón, y lo reflejan en el título que normalmente luego es el eje del estribillo. Hay canciones míticas, arrolladoras, emocionantes, evocadoras, vitales, bailonas, blandengues, olvidables, intragables, extrañas, inventadas. Acercaos, jóvenes, sentaos a mi alrededor.

Springsteen nació para correr, pero no para hacer footing, esto no es un himno runner; nació para pisarle, para huir de ciudades herrumbrosas llenas de perdedores por carreteras secundarias. «Tramps like us, baby we were born to run», vagabundos como nosotros, nena, nacimos para correr. En esta canción todo parece encajar, la temática y la poética de letra, el muro de sonido, la batería que corre y el solo grave que también nos mete prisa… Hasta el saxofón suena a gloria, y lo hace porque simboliza el viento que nos da en la cara en el descapotable de cuarta mano. Nunca después Springsteen lo hizo mejor que con esta canción y el disco homónimo. Aplausos, gracias, siéntense.

Los de Steppenwolf, sin embargo, nacieron para ser salvajes (no chupiguay, como solíais cantar vosotros). «Born to Be Wild» rivalizaría con «Born to Run» (es unos años anterior) si no fuera porque se considera el comienzo del hard rock y por tanto del heavy metal (palabras que aparecen en su letra), y eso es harina de otro costal. Pero la temática en el fondo es la misma, «Looking for adventure and whatever comes away», buscando aventuras y lo que surja; pero no hablamos de la bio de una red social de ligoteo, hablamos de la huida, la juventud que se acaba, el viento en la cara, velocidad y ciertas sustancias. Easy Rider. Éramos invencibles, todos alguna vez nos sentimos inmortales cuando fuimos jóvenes, todos menos Ian Curtis, siempre tan delicado de lo suyo. Canción guitarrera pero donde sobre todo destaca el teclado demoníaco que nos mantiene en tensión todo el tiempo. Ábranse una cerveza y también ovación cerrada. 

Lemmy Kilmister aseguraba que había nacido para levantar el infierno igual que otros levantan templos de fe, arquitecto del thrash metal y trasegador de Jack Danniels y otras cosas. «Born to Raise Hell» y la voz de Lemmy son capaces de encrespar el cabello más sedoso y acondicionado. Lemmy siempre dijo que Motörhead era una banda de rocanrol, aunque después lo matizara con las canciones, le añadiera un cachi de tabasco a la ensalada de canónigos. Con este tema todo parece encajar, uno sabe que está escuchado rocanrol, pero tan potente que sabe que es hard rock, pero tan salvaje que comprende que pisa el heavy. Lemmy no llegó al mundo a hacer travesuras, a jugar al pádel con los compañeros de oficina para tomar una cervecita o dos después. Solo un pacto con el diablo explicaría que aguantara hasta los setenta años de edad, fiel a su mito hasta el final. Ahora por fin ocupa su lugar a la diestra de Lucifer padre, fuman y beben, Lemmy le muestra al diablo las estancias que él mismo diseñó.

«Born to Lose». Johnny Thunders sabía que el diablo está en los detalles, y uno se sabe perdedor no por no llegar a alcanzar los grandes sueños, sino por quedase encallado en las minucias, lo sabes desde el principio y lo asumes. Johnny era un maldito del rock que se hizo su propio himno y contribuyó de manera decisiva a cumplir con su profecía: «That’s the way it goes / The city is so cold / And I’m, I’m so sold / That’s why I know / I was born to lose». Así es como va, la ciudad es fría y yo estoy vendido, por eso lo sé, nací para perder. Johnny tenía la flora intestinal muy descuidada y también estaba enganchado a la heroína. Cumplió a duras penas con el tricálogo: vivió rápido, murió viejoven y dejó un cuerpo reguleras. Para los perdedores, Johnny es la guía, la muerte fue su victoria final. Minuto de silencio. 

P. D.: Motörhead también tiene su «Born to Lose», el sol no se ponía en el imperio de la maldición de Lemmy.

P. D. 2: En posteriores relanzamientos, «Born to Lose» pasó a ser «Born to Loose», o sea, nacido para desatarse, una forma de quitarle hierro al asunto: no cuela.

«Born 2 Die». Aunque parezca mentira, Prince se llamaba Prince (menos la temporada en que pidió que dejaran de llamarlo así por problemas con el sello discográfico y representó su identidad con un símbolo impronunciable y entonces se le llamaba «el artista antes llamado Prince» que en el fondo era seguir llamándolo Prince y era un lío y después dio permiso para que lo volvieran a llamar Prince y finalmente falleció por un tema de automedicación y cuando el albacea de su testamento al leerlo en presencia de los herederos dijo que Prince Rogers Nelson dejaba mil dólares a la beneficencia hubo uno que pensó que quién era ese). En esta canción, nacida para morir, Prince habla de una mujer que «She left the church a long time ago/ Said they couldn’t teach what they did not know/ That’s when she lost her virginity», o en cristiano, que ella dejó la iglesia arguyendo que no decían más que gilipolleces, y que acto seguido perdió la virginidad. Vaya, Príncipe. Esto es un fantástico funky-RnB marca de la casa que nos anima a darlo todo antes de criar malvas. Prince nos dejó ya maduro pero demasiado pronto, y, este sí, nos obsequió un bonito cuerpo.

Cada vez que escucho «Lana del Rey» pienso en el rey emérito sentado en un sofá tejiendo un jersey de lana, paciente, feliz a su modo, nunca se le ha visto de esa guisa, y tampoco vestido a rayas, y no creemos que eso ya suceda. Lana también tiene su «Born to Die». Es obvio, naces, una cosa lleva a la otra, y mueres, lo del medio es relleno para los más espirituales o la chicha para los más carnales. Lana parece combinar ambas cosas aquí y dice que «The road is long/ We carry on/ Try to have fun in the meantime». El camino es largo y lo sobrellevamos, intentemos pasarlo bien mientras tanto. Esta canción es evocadora y sensual e invita, como la de Prince, al carpe diem

«(I was) Born to Love You». Es el mayor éxito en solitario del aclamado y llorado Freddie Mercury, aunque después fuera grabada por Queen en un tono más roquero. En cualquier caso, Freddie nació para quererte no solo a ti, ese «you» es una metáfora de la vida toda. Un tema de pop-rock optimista y pegadizo de letra escrita en un descanso de película de Antena 3. A Freddie le iba mucho la fiestuqui y no se exprimía demasiado el limón, hacía apología de la ligereza con tal estilo que lo elevaba a categoría de arte. Luego todo tiene un precio o no, pero que nos quiten lo bailao, y a veces me pregunto cómo hubiera encajado en una fiesta del gran Gatsby. Otro que también entró en el club de los viejóvenes fallecidos antes de tiempo. A mí de Freddie lo que más me gustaba era ese pie de micro cercenado que llevaba de aquí para allá o cuando tocaba el piano de pie.

«Born to Be Alive». Nacer para estar vivo puede sonar a perogrullada, pero después de tanta muerte y autodestrucción y solemnidad está bien hacer hincapié. Lo de haber nacido para algo no es patrimonio único de los grandes artistas, también los menos conocidos como Patrick Hernandez sienten la llamada. Aquí hablamos de intensidad, no de longevidad, hay que ser disfrutón y bailongo y hacer un poco el payasete, como cuando pinchaban este one hit wonder de ritmo dance y con ese riff arabesco y vientos acuciantes. Viajar, ver mundo, gastarte el ingreso mínimo vital en cervezas. La letra no hace más que repetir el mantra, Patrick dice que no sentará la cabeza por mucho que insistamos. Con esta canción dio sus primeros pasos de baile Miquel Iceta.

«Born to Be My Baby». Aquí los Bon Jovi te están diciendo, nena, que naciste para ser su chica, que todas las fuerzas del universo se confabularon para que tú, mujer que apenas se roza los labios con las yemas de los dedos mientras lee distraída en la biblioteca pública bajo un haz de luz primaveral, fueras la piba de Jon Bombón. Justo para después aclarar que él también fue hecho para ti, esa melenaza y esos ojazos son tuyos. Todo cuadra, el pescado está vendido. Estoy seguro de que esta es la canción preferida de alguna prima segunda de Isabel Díaz Ayuso. Bon Jovi fueron producto de su época, una mezcla, si se me permite el análisis grueso, de Guns N’ Roses y Bruce Springsteen que les dio muchas alegrías comerciales. Te pasabas sus canciones esperando a que llegara el estribillo pensando en párrafos del B.O.E., eso es buena señal. Ahora Jon va de estrella consagrada y hace temas de rock blandengue, el león se cortó la melena.

«Born to Make You Happy». Britney Spears hace toda una declaración de intenciones, altruismo en estado puro, dar sin esperar nada a cambio: «I’d do anything/ I’d give you my world», haría lo que fuera, te daría mi mundo: sexo variado y sin cortapisas, libertad de horarios con los colegas, comprensión con tus cinco años en paro porque todavía estás pillando el tono a tu novela. Haces todo eso y luego llega el futuro impenitente y te lo paga de aquella manera, te lo arrebata todo, hasta tu personalidad jurídica: eso no se hace, futuro. Parece que la muchacha no puede ni ir al Mercadona sin que se lo autorice su padre. Sin ninguna duda, Free Britney3.

(Continúa aquí)


Notas

(1) Miguel Gila.

(2) John Lennon.

(3) Este asunto cambia a cada momento.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

4 Comentarios

  1. Colega: Lemy nacio para buscar problemas o bronca “born to rise hell” seria la traduccion correcta, no tiene nada que ver con el infierno, por ser heavy no tiene que ser satanico ni nada parecido, es una frase tipica en ingles

    • Totalmente de acuerdo con Alberto, lo de Lemmy con Motörhead fue y es siempre una declaración de principios, el infierno no aplica

    • En acuerdo con los comentarios… La música puede ser considerada como un ser vivo, un fenómeno no sólo auditivo, sino capaz de alterar la emotividad del oyente, capaz de generar una elevación en los niveles de dopamina con experimentación y predicción de una sensación placentera, sino además con un componente de carácter motor; “escuchamos música con nuestros músculos”, escribió Nietzsche.
      Como es referido en los relatos de la música y el cerebro, Musicofilia de Oliver Sacks, la búsqueda por el significado de la música constituye uno de los problemas más antiguos y conocidos de la humanidad. Como algo que carece de conceptos, sin elaborar proposiciones resulta tan necesario, especial e importante para la vida humana con matices únicos e inigualables de comprensión de la estética del arte, filosofía, matemática y la propia medicina como lenguaje.
      La mayoría de los seres humanos somos eminentemente musicales; sin embargo, para Sacks, también existen unos pocos, quienes (al igual que los súper-señores de la novela de Arthur C. Clake “El Fin de la Infancia”) carecen del centro de procesamiento que les permite apreciar tonos y melodías, es decir, seres “amusicales”. Incluso Charles Darwin lo expresó en su tratado sobre el origen de las especies, clasificando la apreciación musical entre las facultades más misteriosas de las que se encuentra dotado un ser humano.

      Melómanos expertos sugieren que el origen de la música debe encontrarse dentro de nuestros propios cerebros, en nuestros propios genes y, además , interactuando con el mundo: ENFERMOS QUE HAN SUFRIDO UNA LESIÓN CEREBRAL VASCULAR SE HAN RECUPERADO HASTA HABLAR NORMALMENTE Y RECONOCER SONIDOS DEL AMBIENTE, PERO QUEDAN INCAPACES DE RECONOCER MELODÍAS QUE ANTES DEL EVENTO LES ERAN FAMILIARES; QUEDAN CON AMUSIA. CASO CONTRARIO ES EL DE VISSARION SHEBALIN, COMPOSITOR RUSO QUE SUFRIÓ DE UN INFARTO CEREBRAL QUE LO PRIVÓ CASI TOTALMENTE DEL LENGUAJE VERBAL, PERO PUDO COMPONER SU QUINTA SINFONÍA. EVIDENTEMENTE SE TRATÓ DE SITIOS DIFERENTES DEL DAÑO CEREBRAL. la música puede definir los sentimientos, imposibilitando toda traducción; no porque sea demasiado abstracta, sino porque resulta demasiado concreta, dándonos una oportunidad ilimitada para entregarnos al descubrimiento de nuestra más profunda interioridad. Por ser una forma especial del pensamiento, la música nada puede expresar fuera de sí misma. Cuando así la entendamos, habremos llegado a ella, más allá de la fe, de la ciencia y de la razón; con el sentimiento.

  2. 🧠🖋️Tal vez la felicidad se encuentre siempre en el camino cuesta arriba, y no en la sensación fugaz, breve, efímera, material e insegura de satisfacción que espera en la próxima cumbre a la magnitud de la ganancia anticipada. Probablemente, a lo mejor no, mucha de la felicidad es esperanza o la Sofrosyne. La misma espera No es una actitud pasiva, sino aquel dominio del espíritu, que supera la ansiedad. Nietzsche mismo nos ilustra diciendo «Tengo períodos negros. ¿Quién no? Pero no me dominan. No forman parte de mi enfermedad, sino de mi ser. Podría decirse que tengo la valentía de padecerlos»Qué le podemos contestar al maestro Nietzsche a esta pregunta:.
    “¿Qué ha contribuido más a la felicidad humana, lo real o lo imaginario?” Mucho por reflexionar e intercambiar. «Sufrirás mucho y al mismo tiempo, serás feliz. Esta es tu vocación, buscar en el dolor la felicidad» decía Dostoyevski.Una comunidad de individuos cortados con el mismo patrón, sin originalidad ni objetivos propios

    sería una comunidad sin posibilidades de evolución. 𝐄𝐧 𝐭𝐚𝐥 𝐬𝐞𝐧𝐭𝐢𝐝𝐨, 𝐧𝐮𝐧𝐜𝐚 𝐡𝐞 𝐩𝐞𝐫𝐬𝐞𝐠𝐮𝐢𝐝𝐨 𝐥𝐚 𝐜𝐨𝐦𝐨𝐝𝐢𝐝𝐚𝐝 𝐲 𝐥𝐚 𝐟𝐞𝐥𝐢𝐜𝐢𝐝𝐚𝐝 𝐜𝐨𝐦𝐨 𝐟𝐢𝐧𝐞𝐬 𝐞𝐧 𝐬í 𝐦𝐢𝐬𝐦𝐨𝐬… “𝐥𝐥𝐚𝐦𝐨 𝐚 𝐞𝐬𝐭𝐞 𝐩𝐥𝐚𝐧𝐭𝐞𝐚𝐦𝐢𝐞𝐧𝐭𝐨 é𝐭𝐢𝐜𝐨 𝐞𝐥 𝐢𝐝𝐞𝐚𝐥 𝐝𝐞 𝐥𝐚 𝐩𝐨𝐜𝐢𝐥𝐠𝐚” 𝐭𝐚𝐥 𝐜𝐨𝐦𝐨 𝐥𝐨 𝐝𝐢𝐣𝐨 𝐄𝐢𝐧𝐬𝐭𝐞𝐢𝐧. 𝐒𝐢𝐧 𝐞𝐥 𝐞𝐭𝐞𝐫𝐧𝐨 𝐢𝐧𝐚𝐥𝐜𝐚𝐧𝐳𝐚𝐛𝐥𝐞 𝐞𝐧 𝐥𝐚𝐬 𝐭𝐚𝐫𝐞𝐚𝐬 𝐝𝐞𝐥 𝐚𝐫𝐭𝐞 𝐲 𝐝𝐞 𝐥𝐚 𝐜𝐢𝐞𝐧𝐜𝐢𝐚, 𝐬𝐢𝐧 𝐨𝐜𝐮𝐩𝐚𝐫𝐦𝐞 𝐝𝐞𝐥 𝐦𝐮𝐧𝐝𝐨 𝐨𝐛𝐣𝐞𝐭𝐢𝐯𝐨 𝐥𝐚 𝐯𝐢𝐝𝐚 𝐦𝐞 𝐡𝐚𝐛𝐫í𝐚 𝐩𝐚𝐫𝐞𝐜𝐢𝐝𝐨 𝐯𝐚𝐜í𝐚..
    podríamos decir tal vez que es el Arte de vivir serenamente ante lo inconcluso e imperpecto”Enemiga de la espera es la traición” lo dijo Alejandro Dolina. Gran cantidad de veces en la vida no hemos o estamos siendo felices, nos revuelca … tal vez debemos tener algo significativo, ese es el barco que te llevará a través de la tormenta. Todos y todas pasaremos por malas épocas en la vida

    (“tormentas”); sin embargo, si tenemos algo por lo que luchar, un sentido de vida, podremos navegar mejor. 𝑱𝒐𝒓𝒅𝒂𝒏 𝑩. 𝑷𝒆𝒕𝒆𝒓𝒔𝒐𝒏 «𝑬𝒍 𝑰𝒏𝒕𝒆𝒍𝒆𝒄𝒕𝒖𝒂𝒍 𝒎á𝒔 𝒊𝒏𝒇𝒍𝒖𝒚𝒆𝒏𝒕𝒆 𝒅𝒆𝒍 𝒎𝒐𝒎𝒆𝒏𝒕𝒐 𝒆𝒏 𝑶𝒄𝒄𝒊𝒅𝒆𝒏𝒕𝒆» 𝒅𝒆 𝒂𝒄𝒖𝒆𝒓𝒅𝒐 𝒂𝒍 𝑵𝑬𝑾 𝒀𝑶𝑹𝑲 𝑻𝑰𝑴𝑬𝑺 señala en uno de sus últimos libros:“La vida es una secuencia de problemas que deben ser resueltos, si no los resuelves sufrirás y morirás” 𝑫é𝒃𝒊𝒍 𝒚 𝒎𝒊𝒔𝒆𝒓𝒂𝒃𝒍𝒆 𝒄𝒐𝒎𝒐 𝒆𝒓𝒆𝒔, 𝒕𝒐𝒅𝒂𝒗í𝒂 𝒑𝒖𝒆𝒅𝒆 𝒉𝒂𝒄𝒆𝒓 𝒇𝒓𝒆𝒏𝒕𝒆 𝒂 𝒍𝒂 𝒕𝒆𝒓𝒓𝒊𝒃𝒍𝒆 𝒕𝒓𝒂𝒈𝒆𝒅𝒊𝒂 𝒅𝒆 𝒍𝒂 𝒗𝒊𝒅𝒂 𝒚 𝒑𝒓𝒆𝒗𝒂𝒍𝒆𝒄𝒆𝒓.𝑨ú𝒏 𝒄𝒖𝒂𝒏𝒅𝒐 𝒆𝒔𝒕𝒂𝒎𝒐𝒔 𝒅é𝒃𝒊𝒍𝒆𝒔 𝒐 𝒏𝒐𝒔 𝒔𝒆𝒏𝒕𝒊𝒎𝒐𝒔 𝒅é𝒃𝒊𝒍𝒆𝒔, 𝒑𝒐𝒅𝒆𝒎𝒐𝒔 𝒔𝒂𝒄𝒂𝒓 𝒇𝒖𝒆𝒓𝒛𝒂𝒔 𝒅𝒆 𝒇𝒍𝒂𝒒𝒖𝒆𝒛𝒂 y así afrontar el Infierno que nos toca para ser mas iluminados como nos ilustra el Psiquiatra Suizo C.Gustav Jung.
    Con la Esperanza se nutren la constante lucha contra la desesperación y llega a vencer las contradicciones de la vida.Lo que importa en gran parte es «ser en el mundo», o el hecho de que exisitimos en un mundo rico en significados y posibilidades. Hay en el mundo un solo camino por el cual nadie, excepto tú, puede viajar. ¿A dónde conduce? ¿No preguntar? ¿acéptarlo? ”
    “¿Quieres tener una vida fácil? Entonces, siempre quédate con la manada y piérdete en ella.” -Nietzsche-La primera verdad es el sufrimiento, del principio NADA existe, En Los dolores del mundo de Arthur Schopenhauer establece “Querer es esencialmente sufrir, y como vivir es querer, toda vida es por esencia dolor. Cuánto más elevado es el ser, más sufre… El conflicto eterno NO es una prueba a la cual nos somete Dios. NO es una maquinación de Satanás.Sencillamente asi es como se resolvieron las cosas,atravesar el pasaje del infierno que plantea magistralmente Jung con el concepto de la sombra y aprender de ella para ser iluminado, tal vez sea una de las razones por las cuales no hay gran cantidad de personas ilustradas y sin caer en la Lisonja de nuestro mundo compartido. Nietzsche señalaba ya: Al hombre le ocurre lo mismo que al árbol. Cuanto más quiere elevarse hacia la altura y hacia la luz, tanto más fuertemente tienden sus raíces hacia la tierra, hacia abajo, hacia lo oscuro, lo profundo — hacia el mal.Vivir fuertemente la vida que nos toca rescatando el pensamiento epicúreo:EL PLACER NO como ese PLACER efímero, breve, insegura del o un objeto, NO del consumismo material. Para los Epicúreos la felicidad “ES LA IMPERTURBABILIDAD DEL ALMA” la ataraxia, la Sofrosyne o serenidad. Ir al fondo con acciones y no contaminafosncon ideas, vínculos, dependencias u objetos buscando precisamente mente el placer en lo elemental de esos deseos que son natutales y necesarios, aquellos propios de la naturaleza y la necesidad vital: EL mismo placer sintomatico y manifiesto de lo que somos:sencillamente el respirar, escuchar, el vislumbre denun amanecer por el simple hecho de exisitir al que deberíamos aspirar, el goce por exisitir, por el contrario; tal vez a lo mejor no, los deseos no naturales ni necesarios generan más inconvenientes, situaciones o problemas de los que uno cree.Este cimiento psicológico genera por si solo un deseo gozoso de lograr una de las posesiones más valiosas que pueda alcanzar un ser humano: conocimiento y destreza artística. La mejora continua que bien se expone en la FILOSOFÍA KAIZEN JAPONÉS. El Dasein de Heiddeger la Comparecencia del mundo cobrando Significatividad con gratitud y entusiasmo, a pesar del dolor infernal que podría suponer atravesarlo para llegar a la sabiduría tal vez a lo mejor no rescatable

    En provervios del infierno de William Blake el mismo camino del exceso que conduce al palacio de la sabiduria. No solo somos concepto, nos cuesta horrores disociar, tenemos un cuerpo con posibilidades de acceso a la diversificación a lo polívoco, AL MOVIMIENTO, lo Divino, lo Carnal, lo bestial, la exuberancia lo antinatural, lo oscuro para descubrir carceleros internos y externos el despertar, la conciencia, la individuación para la integración. Lo vivo, energía y ardiente, libre para adentrarte a lo más obsceno y peculiar sin dejar de lado lo sibarita, la naturaleza y teniendo mente cuerpo y alma en todo momento, en todo lugar, en toda ocasión.

    Las humanidades en este punto cobran importancia desde el punto de vista disciplinario, no son únicamente humanidades del libro, no estarían justificadas sino permitiéramos que a través de las mismas se transformen ciertas personas para servir como reflejos de su cultura, para perfeccionar las instituciones y para perfeccionarse a sí mismos. Tal vez, a lo mejor no hay dos opciones:
    1. Nada de lo que uno haga importa, no hay responsabilidades, lo bueno es que no tienes que hacer nada! y todo fluye lindo, ahora solo paga el precio:Sufre por ser un inútil “Old Infants”
    2. La alternativa todo lo que hagas importa y esta lleno de significado y ese significado es el que cobra relevancia al estar en este mundo compartido, propio y circundante que nos fue otorgado temporalmente y alcanzar algo más.
    “¿Cómo podrías renacer sin haberte convertido en cenizas?” en Así habló Zaratustra con F. Nietzsche. “Cada cosa envejece, cada belleza se marchita, cada color se enfría, cada brillo se desvanece, y cada verdad se vuelve rancia y banal. Porque todas estas cosas han tomado una forma, y todas las formas se desgastan con el desgaste del tiempo; envejecen, se enferman, se fragmentan y se convierten en polvo. A menos que cambien.” como. Decía Jung. Carl Gustav Jung. Sartre lo ilustra con una moral de Acción opuesta al quiestismo en el existencialismo es un humanismo.
    Por Julio César Cortés Medina.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.