Ciencias

El dilema del más allá: un problema para el movimiento cristiano provida (2)

heaven and hell

(Viene de la primera parte)

Este artículo está originalmente publicado en inglés, bajo licencia CC BY en la revista Journal of controversial ideas, la primera revista interdisciplinaria de acceso abierto, revisada por pares, creada específicamente para promover la libre indagación sobre temas controvertidos y que desde Jot Down recomendamos a nuestros lectores. Puedes apoyar la revista Journal of controversial ideas aquí.

4. Si los embriones y los fetos van al cielo

El segundo cuerno del dilema de la vida después de la muerte se refiere a la posibilidad más apetecible de que todos los embriones y fetos que mueren vayan al cielo. Aunque este punto de vista es atractivo para muchos cristianos y se concilia más fácilmente con la idea de un dios benevolente y amoroso, plantea un problema diferente.

Para entender el problema, primero hay que reconocer que los cristianos provida se encuentran en una situación que exige un triaje espiritual. Obviamente, están motivados para evitar la muerte de embriones y fetos, y también deberían querer evitar la muerte de adultos que actualmente no son salvos con la esperanza de que puedan llegar a serlo. Pero los cristianos no pueden prevenir todas estas muertes. Carecen de tiempo, dinero, energía, influencia política y otros recursos para acercarse siquiera remotamente a rescatar a todos los embriones, fetos y adultos sin salvación (entre otros) que requieren ser rescatados. Estos recursos para salvar vidas son escasos y hay que tomar decisiones difíciles.

Ahora bien, recordemos el HMST, el principio defendido en la Sección 2, que dice que se debe dar prioridad a evitar la muerte de aquellos que probablemente se enfrenten a un daño mucho mayor al morir. Los adultos condenados corren el riesgo de enfrentarse a los peores daños imaginables. Si mueren en pecado están destinados al infierno y sufrirán un sufrimiento intenso e incesante durante toda la eternidad. Por el contrario, si los embriones y los fetos están destinados al cielo, entonces no sufren daños significativos por la muerte; de hecho, parece que se benefician de morir. Es evidente, por tanto, que los embriones y los fetos no salvados sufren daños en mucha menor medida que los adultos condenados que acaban muriendo y pasando la eternidad en el infierno. Si la minimización del daño es un imperativo clave en el triaje médico, debería serlo aún más en el triaje espiritual, donde lo que está en juego es exorbitantemente mayor. A la luz del HMST, parece claro que, en igualdad de condiciones, evitar la muerte de embriones y fetos debería ser una prioridad menor que evitar la muerte de adultos en pecado.

¿Qué significa esto en la práctica para el movimiento cristiano provida? Lo más obvio es que significa que el movimiento tal y como existe hoy en día -esencialmente como movimiento antiaborto- tiene unas prioridades profundamente equivocadas y necesita disolverse, o bien reinventarse por completo desarrollando objetivos y prioridades diferentes. Del mismo modo, los cristianos individuales que participan en el activismo provida (por ejemplo, aportando su tiempo, talento o dinero a grupos u organizaciones antiabortistas, presionando a políticos, haciendo piquetes en clínicas abortistas, trabajando como voluntarios en centros de crisis para embarazadas) necesitan redirigir sus esfuerzos, contribuciones financieras y otros recursos hacia causas más apremiantes.

Nada de esto implica necesariamente que los cristianos no puedan seguir oponiéndose al aborto y considerarlo algo pecaminoso, lamentable o incluso trágico. Es sólo que no pueden justificar que se sigan destinando recursos valiosos y escasos a impedir esta práctica cuando podrían utilizarse eficazmente al servicio de otras causas que implican apuestas espirituales mucho, mucho más elevadas. Imagínese a un médico que, tras una catástrofe natural, va de un lado para otro atendiendo al mayor número posible de personas con heridas leves, mientras desatiende a las muchas que tienen heridas mortales pero perfectamente tratables y cuyas muertes podrían evitarse. Si los embriones y los fetos van al cielo, el movimiento cristiano provida se ha parecido mucho a ese médico.

Es difícil decir con precisión qué cuestiones deberían ser la nueva prioridad de estos cristianos, ya que esto va a depender de una amplia gama de complejas consideraciones empíricas. Si promover la salvación de los condenados es una prioridad máxima, es posible que el tiempo, la energía, el dinero y los recursos que se han destinado a combatir el aborto deban reorientarse parcial o totalmente hacia campañas misioneras y otros medios de proselitismo. Sin embargo, el punto clave aquí es sobre la prioridad comparativa: Evitar la muerte de adultos condenados debería ser una prioridad mayor que evitar la muerte de embriones y fetos. Si los embriones y los fetos van al cielo, la restricción del aborto debe pasar a un segundo plano frente a las causas que ayudan a reducir la mortalidad entre los adultos. Entre ellas se incluyen una serie de iniciativas de salud pública: la promoción del acceso universal a una asistencia sanitaria fiable y asequible, la reducción de la pobreza mundial, la prevención del suicidio, el control de armas, la prevención de la violencia doméstica, la prevención de enfermedades, la ayuda en caso de catástrofes, el mantenimiento de la paz, las iniciativas contra el cambio climático, etc. Los cristianos deberían preocuparse más por promover estas causas, y también necesitan poner su apoyo colectivo e individual detrás de los políticos y los partidos políticos que dan prioridad a este tipo de cuestiones frente a los intentos de restringir el acceso al aborto. Si los embriones y los fetos van al cielo, es indefendible que los cristianos sean votantes «monotemáticos» a favor de la vida. En consecuencia, en este segundo cuerno del dilema, parece que restringir la disponibilidad y legalidad de los servicios de aborto no debería ser una prioridad social y política de primer orden para los cristianos. Su tiempo, su energía y sus recursos están mejor empleados evitando la muerte de adultos condenados.

En resumen, el dilema de la vida después de la muerte parte de la afirmación de que los embriones y fetos que mueren van todos al infierno o van todos al cielo. A continuación se argumenta que si van al infierno, no existe un dios moralmente perfecto, omnipotente y omnisciente que haya creado nuestro universo. Si van al cielo, la restricción del aborto no debería ser una prioridad social y política de primer orden. El dilema de la otra vida implica que muchos cristianos que están a favor de la vida se enfrentan a una difícil elección. Deben abandonar algún aspecto de su visión actual del mundo, ya sean sus creencias sobre Dios, la naturaleza del cielo y del infierno, el destino eterno de los embriones y los fetos o la importancia moral de impedir los abortos.

5. Objeciones y respuestas

Ya he presentado los argumentos iniciales a favor del dilema de la vida después de la muerte. Mi objetivo en esta sección es reforzarlo anticipando y respondiendo a algunas objeciones. Dado que la Sección 3 gira en torno a una preocupación que ha sido familiar a los teólogos cristianos durante siglos y que se aborda parcialmente en la extensa literatura sobre los problemas del mal y el infierno, me centraré aquí en las objeciones que podrían plantearse en el terreno menos familiar de las Secciones 2 y 4. En consecuencia, esta parte del documento parte del supuesto de que todos los embriones y fetos que mueren van al cielo.

A. Algunos cristianos querrán rechazar el HMST alegando que parece objetablemente consecuencialista en su espíritu y que adoptarlo sería una perversión de cómo un cristiano debería enfocar la vida y las decisiones de peso moral. Podría afirmarse que los cristianos deben mostrar el mismo respeto y compasión por todas las personas y, por tanto, no deberían basarse en algún tipo de cálculo de la vida después de la muerte para decidir sus prioridades morales. Además, deberían oponerse al aborto por la razón de que está prohibido por Dios. No hay necesidad de tener en cuenta en absoluto las consecuencias de la vida después de la muerte.

Esta línea de objeción es dudosa por varias razones. En primer lugar, el principio de HMST es perfectamente compatible con un enfoque no consecuencialista. En general, los no consecuencialistas no niegan, ni tienen por qué negar, que las consecuencias tengan un significado moral. Es sólo que no son lo único que importa. La inclusión por parte de HMST de una cláusula «en igualdad de condiciones» deja espacio para otras consideraciones moralmente relevantes. No obstante, cuando lo que está en juego es extremadamente importante, muchos no consecuencialistas admiten que las consecuencias pueden justificar acciones que normalmente no estarían justificadas. Por ejemplo, podría estar moralmente justificado matar a un líder político autoritario si al hacerlo se detuviera una guerra injusta o un genocidio. Además, el HMST no implica que uno tenga que maximizar las buenas consecuencias o el bienestar. Solo implica que, en situaciones de escasez en las que hay que tomar decisiones difíciles, las grandes diferencias en el daño deberían zanjar la cuestión, en igualdad de condiciones. La diferencia entre el daño eterno y el beneficio eterno ciertamente cumple los requisitos. Además, los cristianos suelen estar en sintonía con el estado de salvación de las personas y permiten que este guíe su comportamiento. Si no fuera así, no se podría dar sentido a los esfuerzos misioneros. Por último, la aversión inicial al HMST podría deberse a su encuadre en el lenguaje del daño y el beneficio, que puede parecer irreconociblemente cristiano. Pero los beneficios y perjuicios de la vida después de la muerte en cuestión son en última instancia una cuestión de si una persona finalmente se une o no con Dios en el cielo, se deleita en la presencia divina y alcanza «la visión beatífica». Enmarcar las cuestiones de este modo podría marcar la diferencia para algunos cristianos, disminuyendo su incomodidad inicial.

B. Una línea de razonamiento relacionada afirma que el HMST debe rechazarse porque es perfectamente aceptable esforzarse por conseguir bienes menos significativos. En general, no culpamos a la gente por perseguir mejoras modestas para nuestro mundo sólo porque haya causas más apremiantes o importantes ahí fuera. Podría decirse que alguien que dedica su tiempo y dinero extra a reducir el analfabetismo en su comunidad no puede ser criticado justificadamente por no utilizar esos recursos para abordar la pobreza mundial o las crisis humanitarias urgentes. Así, un objetor podría pensar que los cristianos provida pueden dedicar razonablemente sus recursos a evitar los abortos aunque (según sus propias luces) haya causas más acuciantes.

Sin embargo, es discutible que se pueda justificar esta asignación de recursos si se podrían destinar eficazmente a una causa mucho más urgente. Quizá no apreciamos esto porque normalmente no nos enfrentamos a una comparación descarnada entre estas opciones. Para adaptar un famoso ejemplo de Peter Singer, imagine que está sentado en el banco de un parque a punto de celebrar una sesión de alfabetización con alguien de su comunidad. De repente, ve cómo un niño pequeño cae en un estanque cercano y empieza a chapotear. Usted cree que el niño se ahogará si no corre a ayudarle, pero hacer esto arruinaría la sesión de tutoría. La mayoría de las personas estarán de acuerdo en que, en este escenario, usted está indudablemente obligado a salvar al niño que se ahoga. Y si, por algún extraño golpe de mala suerte, un niño cercano empieza a ahogarse cada vez que usted se sienta para una sesión de tutoría, está obligado a priorizar la prevención de muertes sobre la prevención del analfabetismo todas y cada una de las veces.

Se pueden encontrar motivos para rechazar esta conclusión, que sin duda va en contra del pensamiento cotidiano sobre la moralidad. Pero incluso si es permisible dedicar los escasos recursos de uno al analfabetismo en lugar de a la desnutrición, la enfermedad o la muerte, las cosas pueden cambiar a medida que se amplía la brecha en la importancia moral. La brecha entre los beneficios eternos del cielo y los daños eternos del infierno difícilmente podría ser mayor.

C. Podría decirse que incluso si la HMST es cierta, rara vez estaremos justificados para aplicarla. Un médico puede tener pruebas bastante buenas sobre las lesiones físicas de los soldados, pero es extremadamente difícil conseguir pruebas fiables sobre el estado de salvación de las personas. Así, aunque deba priorizar el tratamiento de S2 sobre el de S1 en el campo de batalla, puede optar razonablemente por rescatar a P1 o P2 en el bote salvavidas, ya que no se encuentra en una posición epistémica lo suficientemente buena como para hacer un triaje espiritual.

Por el contrario, muchos cristianos parecen pensar que se pueden tener pruebas razonablemente buenas de que una persona está salvada. A menudo creen que ellos mismos irán al cielo y que determinados seres queridos fallecidos ya están allí. E incluso si uno no pudiera tener buenas pruebas de que una persona se salva, podría haber buenas pruebas de que ciertas personas no se salvan, como las que son groseramente inmorales, ridiculizan abiertamente la religión o se identifican orgullosamente como ateas.

Incluso si el argumento del objetor sobre nuestras limitaciones epistémicas fuera cierto en lo que respecta al estado de salvación de los adultos, no tiene por qué aplicarse cuando se trata de embriones y fetos. Podría haber razones de peso para creer que todos los embriones y fetos que mueren van al cielo (como suponemos actualmente). Esto tomaría la forma de argumentación filosófica y teológica más que de observaciones empíricas sobre el comportamiento de fetos individuales. En ese caso, incluso si las evaluaciones caso por caso sobre el estado de salvación de los adultos no fueran dignas de confianza, aún se podría aplicar responsablemente el HMST y priorizar el rescate de los adultos (que pueden o no salvarse) sobre el de los embriones y fetos.

D. Algunos se resistirán a la aplicación del HMST a la cuestión del aborto alegando que otras cosas no son iguales cuando se trata de evitar la muerte de embriones y fetos frente a evitar la muerte de adultos condenados. Por ejemplo, los más de 70 millones de abortos y los más de 140 millones de abortos espontáneos que se producen cada año superan dramáticamente en número a las muertes de adultos condenados (en 2019, se produjeron aproximadamente 55 millones de muertes en todo el mundo). Además, se podría argumentar que los cristianos pueden utilizar sus recursos para prevenir muchas más muertes de embriones y fetos que de adultos condenados. Y así, se podría afirmar que centrarse en el aborto está justificado porque es un uso más eficiente de los recursos de los cristianos.

Es cierto que las muertes de embriones y fetos superan con creces a las muertes de adultos sin salvación y, por el bien del argumento, supongamos que la segunda afirmación sobre la eficiencia puede defenderse de forma convincente. En vista de las creencias de los cristianos, hay sin embargo buenas razones para pensar que los adultos sin salvación deben tener prioridad sobre los embriones y los fetos. Porque una vez que tenemos en cuenta todas las posibles consecuencias terrenales y de ultratumba, parece que la muerte beneficia a los embriones y los fetos, en el sentido de que la muerte les hace estar en general mejor de lo que habrían estado de otro modo. La muerte les lleva a un estado de dicha celestial en lugar de tener años o décadas de vida terrenal. Incluso una vida terrenal extraordinariamente rica y plena palidecerá en comparación con la riqueza de la vida en el cielo. Además, morir antes de alcanzar la edad de rendir cuentas garantiza que una persona evite exponerse al riesgo de la condenación eterna. Incluso si ser abortado es perjudicial para el feto en algunos aspectos, la muerte es un beneficio colosal para cualquier embrión o feto que hubiera ido finalmente al infierno de no haber muerto. Y así, por extraño que parezca, los cristianos deberían creer que impedir los abortos a menudo o siempre perjudica a esos embriones y fetos mucho más de lo que les ayuda o beneficia. Mientras tanto, a los condenados que mueren les espera una eternidad de sufrimiento ineludible. Visto así, parece falso que la prevención de una mayor proporción de muertes de embriones y fetos deba tener prioridad sobre la prevención de una menor proporción de muertes de adultos condenados. Desde una perspectiva cristiana, esa priorización parece acarrear un mayor daño general a todos los implicados.

En esta coyuntura, subrayemos que esto no justifica ignorar o minimizar cualquier dolor o sufrimiento que un procedimiento abortivo pueda causar en un feto. Causar dolor y sufrimiento extremos en cualquier ser sensible, humano o no humano, es sin duda un asunto moralmente grave. Sin embargo, en Estados Unidos la inmensa mayoría de los abortos se producen en el primer trimestre. Aunque hay investigaciones y debates en evolución sobre el momento exacto en que los fetos desarrollan la capacidad de experimentar dolor, la opinión predominante entre los investigadores contemporáneos es que no es probable que el dolor fetal sea un problema en los abortos del primer trimestre. Sin embargo, incluso en aquellos casos en los que se mata dolorosamente a un feto, el punto de vista cristiano que nos ocupa parece implicar que la muerte -por horrenda y trágica que sea- es, no obstante, un beneficio extraordinario para el feto, ya que le garantiza un destino celestial y le libra del riesgo del sufrimiento eterno.

E. Los cristianos provida podrían decir que su campaña contra el aborto debería ser una prioridad máxima porque les permite alimentar a varios pájaros con un solo bollo. En primer lugar, evita el trágico resultado de que seres humanos inocentes mueran prematuramente. En segundo lugar, evita el asesinato de seres humanos inocentes, que es un grave mal moral prohibido por Dios. Se podría afirmar que la prevención de los asesinatos tiene prioridad moral sobre la prevención de las muertes por causas naturales. En tercer lugar, promueve la salvación de los adultos condenados. Esto se consigue en parte impidiendo que la gente cometa pecados graves que aumentarán sus probabilidades de enfrentarse a la condenación eterna, y en parte utilizando las actividades contra el aborto como una ocasión para difundir las enseñanzas cristianas, tanto entre el público en general como entre los proveedores de abortos y las mujeres que buscan o están considerando abortar. Las iniciativas de salud pública pueden ayudar a prevenir muertes de adultos condenados, pero oponerse al aborto puede promover directamente la salvación de adultos condenados y también reducir muertes trágicas y actos pecaminosos. ¿No es éste un uso más digno de los recursos de los cristianos?

Hay varios puntos críticos que señalar. En primer lugar, es discutible que una apelación a la distinción entre matar y dejar morir funcione en este contexto. La apelación estándar a esa distinción (que es en sí misma objeto de controversia) sugiere que es moralmente peor para un agente matar activamente a alguien que dejarle morir por otras causas. No está claro que la distinción conserve su importancia moral una vez que pasamos a hablar de las acciones preventivas de terceros. Imagine que se encuentra en un campo de batalla y tiene la oportunidad de rescatar a uno de dos soldados. Si uno está a punto de ser abatido por un francotirador y el otro está a punto de ser aplastado por la caída de un árbol, no es obvio que la prioridad moral sea salvar al primero. Desde su punto de vista, no evitar ninguna de las dos muertes sería un caso de dejar morir a alguien por otras causas.

Incluso si la prevención de asesinatos tiene mayor urgencia moral que la prevención de muertes causadas de forma natural, hay un fallo flagrante en el razonamiento anterior. Pasa por alto el hecho de que muchos adultos condenados también son asesinados. Los defensores cristianos provida que consideran que la distinción entre matar y dejar morir tiene importancia moral desde el punto de vista de terceros podrían invertir su tiempo y sus recursos en esfuerzos para prevenir los delitos violentos, el maltrato doméstico, la violencia con armas de fuego, la guerra, etcétera. El HMST sugiere que estas últimas causas son la mayor prioridad moral.

También habría que preguntarse si los esfuerzos contra el aborto tienen tanto éxito a la hora de promover la salvación. En primer lugar, es discutible si practicar o autorizar un aborto es más (o mucho más) pecaminoso que tener el deseo, la voluntad y la intención de abortar pero encontrarse con que no se puede debido a restricciones externas. Supuestamente, Jesús afirmó que «cometer adulterio en el corazón» es un pecado al igual que lo es cometer adulterio real.46 Si «cometer un aborto en el corazón» es un pecado significativo, entonces incluso las iniciativas antiaborto que tengan éxito pueden no hacer mucho para reducir la cantidad de pecado. En segundo lugar, los cristianos creen habitualmente que cometer actos moralmente atroces no tiene por qué excluir la salvación final de uno. Hay innumerables ejemplos de cristianos prominentes que tuvieron pasados profundamente pecaminosos, incluido el apóstol Pablo. Si cometer pecados graves es compatible con salvarse más tarde, no es obvio que evitar que la gente cometa tales pecados sea una estrategia eficaz de promoción de la salvación. En tercer lugar, no es ni mucho menos obvio que muchas estrategias populares a favor de la vida -por ejemplo, mostrar imágenes sangrientas de fetos abortados, hacer piquetes frente a las clínicas abortistas, presionar a favor de leyes y políticas que restrinjan el aborto- contribuyan en gran medida a que los adultos condenados abracen a Dios. En cuarto lugar, en Estados Unidos más de la mitad de las mujeres que abortan ya se autoidentifican como cristianas. La exposición a un mensaje a favor del cristianismo no será tan esclarecedora para muchas de esas mujeres. Por último, aunque las iniciativas contra el aborto fueran eficaces para promover la salvación de algunos adultos condenados, no promueven la salvación de embriones y fetos. Desde la perspectiva cristiana, en realidad están poniendo en peligro su futuro eterno en el cielo al exponerlos al riesgo de la condenación eterna.

F. Quizá la línea de objeción más desafiante al segundo cuerno del Dilema de la Otra Vida es que parece tener múltiples implicaciones contraintuitivas:

  • Evitar la muerte de bebés, niños pequeños y personas nacidas con graves deficiencias mentales debería ser una prioridad menor que evitar la muerte de adultos condenados.
  • Si una persona se ve obligada a elegir entre rescatar a una sola persona condenada o a un gran número de personas que se dirigen al cielo (que podrían incluir adultos salvados, niños pequeños o bebés), se debe rescatar a la persona condenada, en igualdad de condiciones.
  • Hay que dar prioridad a evitar muertes en países no cristianos frente a países con una mayor proporción de cristianos.
  • Los cristianos con buenas pruebas de que ellos mismos son salvos no pueden justificar el uso de costosos recursos sanitarios que podrían destinarse a prevenir las muertes de adultos condenados.
  • El cristiano ideal regulará su comportamiento basándose en cálculos sobre la probabilidad de que la gente se salve.

Sin duda hay muchas otras implicaciones sorprendentes por descubrir. Para cualquier supuesta implicación contraintuitiva, uno puede (1) negar que sea realmente una implicación del razonamiento ofrecido en las secciones 2 y 4; (2) aceptarla como implicación pero intentar demostrar que no es tan inverosímil como parece inicialmente; o (3) aceptar que es una implicación contraintuitiva, y aceptar o rechazar la opinión junto con sus implicaciones.

No puedo examinar aquí si las implicaciones putativas anteriores están realmente implícitas en el dilema de la vida después de la muerte. Pero si lo son, y si de hecho son profundamente contraintuitivas, esto no significa necesariamente que sean demasiado contraintuitivas o absurdas para ser aceptadas. Esto se debe a que las creencias pro-vida estándar aparentemente tienen implicaciones propias profundamente contraintuitivas. Varios escritores han afirmado que creer en la postura provida debería llevarle a uno a aceptar una o más de las siguientes conclusiones:

  • Teniendo en cuenta el enorme número de abortos espontáneos que se producen cada año (especialmente en los primeros días y semanas de vida), deberíamos desviar recursos de los esfuerzos para prevenir el cáncer, las cardiopatías y las enfermedades infecciosas -y quizá también los esfuerzos para prevenir los abortos provocados- y destinarlos a prevenir el aborto espontáneo de embriones.
  • Si una persona se ve obligada a rescatar a un niño humano o a un gran número de embriones congelados, debería elegir los embriones, en igualdad de condiciones.
  • Los cristianos están obligados a adoptar e implantar embriones crioconservados no reclamados.
  • En un caso típico de aborto, la mujer y los profesionales médicos que lo llevan a cabo deberían ser condenados por asesinato o conspiración para cometer asesinato.
  • Es defendible asesinar a los médicos abortistas.

En la medida en que éstas son realmente implicaciones de la postura cristiana provida, esto podría ser un problema perjudicial para el punto de vista provida. Abandonar las creencias provida estándar -incluida la opinión de que evitar la muerte de embriones y fetos debería ser una prioridad absoluta- ayudaría a evitar algunas o todas estas implicaciones. El punto más importante, sin embargo, es que la evaluación de la plausibilidad de la segunda conclusión del cuerno del Dilema de la vida después de la muerte requiere una valoración holística de cómo se comporta frente a los puntos de vista de la competencia, incluidas las perspectivas no religiosas. Podría, o no, resultar ser el menor de los males contraintuitivos.

6. El dilema de la vida después de la muerte como Reductio

Hasta ahora, he enmarcado el razonamiento de este documento como un simple dilema, pero este encuadre mantiene fijas varias afirmaciones y suposiciones sobre el cielo y el infierno y da la impresión engañosa de que a los defensores cristianos provida sólo les quedan dos opciones: negar la existencia de un dios moralmente perfecto o negar la primacía moral del aborto. De hecho, hay otras opciones. Esto se hace más evidente replanteando el dilema de la vida después de la muerte como un cierto tipo de argumento de reductio ad absurdum. En este estilo de razonamiento, uno asume tentativamente que alguna afirmación es cierta «por el bien del argumento» y luego muestra cómo esa afirmación, en combinación con algunas premisas plausibles, produce una contradicción lógica de la forma A y ¬A. Puesto que la afirmación conduce a un absurdo, se rechaza como falsa. Lo que sigue es una reductio del punto de vista en cuatro partes, Cristiano Provida*.

  1. Cristiano Provida*:
    a. Restringir los abortos debería ser una prioridad social y política de primer orden.
    b. Existe un dios moralmente perfecto, omnisciente y todopoderoso que creó nuestro universo.
    c. O todos los embriones y fetos que mueren van al cielo por la eternidad o todos van al infierno por la eternidad.
    d. El infierno es un destino de ultratumba inmensamente dañino del que no hay escapatoria; el cielo es un destino de ultratumba inmensamente beneficioso del que no hay escapatoria. [Supuesto por reductio ad absurdum (RAA)]
  2. Si (1d) y todos los embriones y fetos que mueren van al infierno por la eternidad, entonces ¬ (1b).
  3. Si (1d) y todos los embriones y fetos que mueren van al cielo por la eternidad, entonces ¬ (1a).
  4. Por lo tanto, o ¬ (1b) o ¬ (1a).            [de 1c, 1d, 2, 3]
  5. Por lo tanto, ¬ (1b y 1a).                [de 4]
  6. Por lo tanto, (1b y 1a) y ¬ (1b y 1a). [de 1b, 1a, 5]
  7. Por lo tanto, ¬ Provida cristiana*       [de 1-6, RAA]

Este argumento asume que el popular punto de vista cristiano provida en cuestión es cierto, afirma dos premisas plausibles (que he defendido en la Sección 2, Sección 3, Sección 4 y Sección 5), y luego deriva una contradicción lógica en la línea 6. Esto lleva a la conclusión de que este punto de vista cristiano provida es falso. El argumento anterior es lógicamente válido. Si sus premisas son ciertas, entonces el cristianismo provida* es un punto de vista insostenible que debe ser rechazado.

Los cristianos provida tienen dos amplias formas de responder. La primera forma es defender la Provida Cristiana* desafiando el argumento -específicamente, encontrando motivos razonables para rechazar la premisa 2 o 3-. En la medida en que ambas premisas plantean cuestiones complicadas sobre teología y ética, no puedo pretender haber defendido de forma concluyente el Dilema de la vida después de la muerte ni haber desmontado todas las objeciones que se discutieron (en particular la objeción de la implicación contraintuitiva planteada en 5F), y seguramente habrá muchas objeciones imprevistas que merecerán consideración. Aún así, espero haber proporcionado un sólido argumento prima facie a favor del dilema de la vida después de la muerte.

La otra línea de respuesta es aceptar que el argumento es convincente y renunciar a la Pro-Vida* cristiana rechazando uno o más de sus cuatro componentes. En concreto, los cristianos podrían revisar sus puntos de vista sobre (1a) la importancia moral comparativa de evitar los abortos, (1b) la existencia o naturaleza de Dios, (1c) el destino eterno de los embriones y fetos, y/o (1d) la naturaleza de la vida después de la muerte. Diferentes personas se inclinarán por diferentes respuestas.

Algunos cristianos pueden decidir que, a la luz de las consideraciones planteadas aquí, la restricción de los abortos realmente no debería ocupar el primer lugar en la agenda social y política de los cristianos. Una característica atractiva de esta opción es que no parece requerir ninguna alteración importante en su cosmovisión teológica y metafísica fundamental. Uno puede creer que los embriones y los fetos van al cielo y seguir creyendo en las concepciones cristianas tradicionales de Dios, el cielo y el infierno. Esta opción, sin embargo, le obliga a uno a lidiar con las supuestas implicaciones contraintuitivas de ese punto de vista.

Otra vía para los cristianos provida es modificar sus opiniones metafísicas sobre el destino eterno de los embriones y los fetos, o la naturaleza del cielo y el infierno. Por ejemplo, uno podría adoptar la opinión de que los embriones y los fetos se enfrentan a una vida después de la muerte relativamente neutral o a la aniquilación, o podría adoptar una visión mixta en la que algunos fetos están destinados al cielo mientras que otros están destinados al infierno. Alternativamente, uno podría revisar su comprensión de lo que implica el infierno y llegar a creer que los daños del infierno son más bien leves o que las personas en el infierno tienen la libertad de escapar. O uno podría aceptar la opinión universalista de que el infierno es un destino temporal y que todas las almas acaban encontrando el camino al cielo. Al menos algunas de estas revisiones de creencias podrían hacer inaplicable el razonamiento de este documento, y abandonar la concepción tradicional del infierno podría ayudar a los cristianos a evitar el (también muy amenazador) problema del infierno. Sin embargo, este cambio podría debilitar el sentido de urgencia moral de los cristianos en torno al aborto y la salvación de las almas. Estas cuestiones parecen mucho más apremiantes si los embriones, los fetos y los adultos condenados corren el riesgo de sufrir un tormento eterno.

Por último, pero no por ello menos importante, los defensores cristianos provida podrían decidir abandonar su creencia en el dios del cristianismo tradicional. Podrían hacer modestas revisiones de sus puntos de vista y empezar a creer en un dios con un poder limitado, un conocimiento imperfecto o un carácter moral corrupto. Un dios así puede merecer o no el respeto y la lealtad de la humanidad. Sin embargo, muchas personas se sentirán incómodas adoptando una cosmovisión religiosa idiosincrásica que no sea abrazada por una confesión religiosa mayoritaria. Sus «opciones de vida» pueden ser el ateísmo, el agnosticismo o alguna religión mayoritaria no teísta, y algunas de estas opciones pueden provocar nuevas alteraciones en sus opiniones sobre el aborto. Lo más obvio es que quienes se conviertan en ateos o agnósticos probablemente dejarán de creer en el cielo y el infierno, y puede que también abandonen la opinión de que los humanos adquieren un estatus moral pleno en el momento de la concepción o cerca de ella, ya que esa opinión suele estar ligada a creencias religiosas sobre un alma inmortal. Esto, a su vez, puede socavar su oposición al aborto.

Se pueden consultar las referencias en el documento original.

SUSCRIPCIÓN MENSUAL

5mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL

35año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

22 Comentarios

  1. Jose Antonio Fernández

    Este articulo me ha recordado esto.
    » Caso real de examen de termodinámica en Físicas Valladolid

    Un profesor de Termodinámica había preparado un examen para sus alumnos. Éste tenía una sola pregunta: «¿Es el Infierno exotérmico (emite calor) o bien es endotérmico (absorbe calor)?. Justifica tu respuesta.»
    La mayor parte de los estudiantes escribieron su respuesta basándose en la Ley de Boyle (el gas se enfría cuando se expande y se calienta cuando se comprime) o alguna variante. Un estudiante, sin embargo, responde lo siguiente:

    Primero, necesitamos saber cómo varía en el tiempo la masa del Infierno. Así, necesitamos saber la frecuencia con la que las almas entran en él, y la frecuencia con la que salen. Opino que podemos asumir sin ninguna duda que, una vez que un alma ha entrado en el Infierno, ya no sale nunca más.
    Así pues, no hay frecuencia de salida. Para calcular cuántas almas entran en el Infierno, tengamos en cuenta las distintas religiones que existen hoy en día en el mundo. Algunas de estas religiones afirman que, si no eres miembro de ella, irás al Infierno. Debido a que hay más de una de estas religiones y teniendo en cuenta que una persona no pertenece a más de una >religión al mismo tiempo, podemos afirmar que toda la gente y todas sus almas van al Infierno. Con las tasas de natalidad y mortalidad actuales llegamos a la conclusión de que el número de almas que ingresan en el infierno crece exponencialmente.
    Ahora miramos la variación del volumen del Infierno ya que la ley de Boyle establece que, para que la temperatura y la presión en el Infierno permanezcan invariables, el volumen de éste se tiene que expandir según se van añadiendo almas. Esto nos da dos posibilidades:
    1.- Si el Infierno se expande a una velocidad más baja que la frecuencia a la que entran las almas, entonces la temperatura y la presión en el Infierno se incrementarán hasta que éste reviente.
    2.- Por supuesto, si el Infierno se expande a una velocidad mayor que la frecuencia de entrada de almas, entonces la temperatura y la presión caerán hasta que éste se congele.
    Así pues, ¿cuál es la conclusión?
    Si aceptamos el postulado que enunció mi compañera Rocío López en el primer año de carrera y que decía algo así como: «El Infierno se congelará antes de que yo me acueste contigo», y dado el hecho de que todavía no lo he conseguido, entonces el enunciado número 2 no puede ser cierto así que la respuesta es: EL INFIERNO ES EXOTÉRMICO»

    PD.: el alumno obtuvo Matrícula.

    »
    Es una demostración de lo absurdo de las religiones.

    • Aldo José Capellino

      El infierno es un estado existencial no fisico sino espiritual y no le caben la aplicación de ninguna de las cuatro leyes que rigen al cosmos.
      El infierno es la opción libre y consciente de una persona de existir independiente de Dios y conlleva la frustración de existir sin lo que le da sentido y cumple el anhelo de amar y ser amado personalmente fuera de todo tiempo y espacio ya que tiempo y espacio es lo cósmico El espíritu no depende del cosmos aunque sí puede haber sido unido al cosmos esencialmente ( el ser humano es esencialmente espíritu y cosmos) y permanecer durante un tiempo como ser viviente y luego ser instantáneamente muerto-resucitado pasando a ser personahumana resucitada eterna en unión con su Creador y todo el genero humano «al fin de los tiempos» es decir en el instante que cada ser humano muere-resucita
      En ningún instante el ser humano está separado su espiritu de su cuerpo El tiempo de espera corre sólo para los vivientes Los muertos-resucitados ya están en la eternidad sin tiempo de Dios o sin Dios

    • Aldo José Capellino

      Agregó que el planteo del autor es sofístico pues son todas presuposiciones hipotéticas que no abordan el tema central a saber: a Dios no lo entendemos mientras estemos vivos y tampoco sabemos los infinitos recursos de que dispone para cumplir su obra de Amor que es lo que hace desde siempre al crear .Y no es Dios quien condena al infierno sino que es la realización obvia y no contradictoria ni absurda del ser personal creado : conocer (limitadamente en el tiempo) el bien y optar por él o resistirse a él para elegirse a sí mismo en contraposición al Tú .
      Dios respeta nuestra libertad pues es la única manera de constituirnos como personas y esta opción hecha en estado de eternidad es la esencia misma del estar con Él o contra Él
      Dios no puede crear una persona que no sea libre pues entonces no es persona y el set libre conlleva elegir a Dios o cerrarse en el solipsismo absurdo del propio yo.
      Es una falacia decir que Dios no debe crearme ni expandir su Amor por el riesgo de que yo lo rechace .
      Yo agradezco ser creado y confío que su Gracia me ayude a elegirlo libremente.

      Finalmente es otra falacia decir que el aborto no daña al embrión pues se va al cielo… pues el real daño de la mentalidad abortiva es el deterioro de la conciencia social.
      Es destruir la escala de valores antropológicos y la peor manera de destruir la humanidad.
      Los abortados: chochos…
      La humanidad: un desastre.

  2. Vaya por Dios

    ¡O de lo absurdo de la termodinámica!
    No obstante, el hecho de que el alumno obtuviera matrícula de honor es una demostración de que el profesor era imbécil (o corrupto), porque el razonamiento utilizado tiene un error obvio: cuando el alumno dice, en el último párrafo, que el hecho de que todavía no haya conseguido acostarse con Rocío López demuestra que el enunciado número 2 no puede ser cierto, olvida que el hecho de que el infierno no se haya congelado todavía no demuestra que no se vaya a congelar en el futuro, por lo que no puede concluirse que el enunciado número 2 es falso. Y más aún, la afirmación de Rocío de que «El Infierno se congelará antes de que yo me acueste contigo» no implica de ninguna manera que si el infierno se congelara Rocío se fuera a acostar con él, o que lo fuera a hacer inmediatamente después de la congelación. Por tanto, es perfectamente posible que el infierno se haya congelado y Rocío no se haya acostado con el alumno. De nuevo, no se puede afirmar que el enunciado número 2 no es cierto.
    Y todo esto, sin ni siquiera considerar que cuando el alumno dice «[…] necesitamos saber cómo varía en el tiempo la masa del Infierno. Así, necesitamos saber la frecuencia con la que las almas entran en él, y la frecuencia con la que salen.» está dando por sentado que las almas tienen masa, sin presentar ninguna evidencia que lo justifique.
    En fin, que vaya nivel. El del alumno, el del profesor y el de la historia. Y el del artículo, ya de paso.

    • Jose Antonio Fernández

      Si considera que la termodinámica es absurda, debe ser porque la religión no le permite ver más allá de sus narices, o no recibió una educación mínima en física. Lo que les pasa a todos los religiosos.
      La religión solo sirve para resolver una serie de problemas que no existirían si no existiera gente religiosa.

  3. José Ángel Antonio

    Un artículo absurdo y un entretenimiento diletante de un cristianófobo que se cree listillo. Hay respuestas sencillas:
    1) No hay recursos escasos: una sola monjita rezando puede salvar a todos los pecadores del mundo. De hecho, Cristo es quien salva a todos los que se salvan, no los activistas provida.
    2) Hay que prohibir el aborto por lo mismo que se prohíbe el infanticidio: está mal matar niños, nacidos o no. Hasta Conan el Bárbaro entiende que es injusto matar niños inofensivos e indefensos. Eso lo muestra hasta la web atea de SecularProLife.
    3) La salvación eterna de cada uno está en manos de Dios. Y no es la única cosa valiosa. A Dios seguramente le parecieron valiosos los juegos infantiles de Hitler y alguna cosa buena que hiciera Putin alguna vez.
    4) De los medios para la salvación de los niños (nacidos o no) no sabemos mucho, excepto que Cristo salva a los que salva y que a Cristo le gustan los niños. También existe el bautismo de deseo y el bautismo de sangre: ambos pueden aplicarse a los niños por nacer.
    5) Es una tontería comparar los abortos naturales con los provocados: no es lo mismo morirse, a que te maten (y morirse, nos morimos todos; y todos comparecemos ante el Juicio Justo de Dios, que sabe lo que juzga). El Dios cristiano, además, ha sido embrión, feto, bebé en un pesebre, etc… así que siente especial predilección por ellos.

    • Transeúnte

      Bravo.
      Completamente de acuerdo con Vd., especialmente el punto 2)
      Parece mentira que haya que recordar esto, tan buenos y concienciados que somos todos ahora.

      Un cordial saludo. Ahora a esperar el chaparrón de los de siempre.

    • Sois devoradores natos de basura, así que este artículo no se aparta de vuestros gustos. Por cierto: ante el supuesto todopoderoso que vaya compareciendo tu señor obispo y, ya puestos, tú mismo, si te sobra tiempo. No solo pretendéis la arbitrariedad y la injusticia, sino que además queréis reíros en la cara de la gente. Vuestra desfachatez sólo es comparable a la ingenuidad del redactor del artículo, pobre inventor de la contradicción y la paradoja, que se pilla las narices con su propio invento. No hay que discutir nada con los de vuestra calaña: no solo es improductivo sino moralmente incorrecto. Lo pertinente es mediros los lomos con un palo cuando robáis bienes o abusáis de esos niños que decís defender, y quitaros el dinero mal habido. Fin

      • Transeunte

        Ya tardaba en aparecer un comentario lleno de odio y de intolerancia hacia los que no opinan como vd. Además mezclando churras con merinas, ya estamos como siempre, que los curas tal y cual, que si roban y tocan niños, tocan niños y roban. Que original argumento y que pertinente al debate del aborto, oiga. Le estarán aplaudiendo los de su «calaña», usando la misma palabra que vd. Por cierto, en un alarde de buen rollo, lo de «medirnos los lomos con un palo» también le deja bastante retratado. Debe de ser vd. uno/a de los que corean eso tan bonito de «arderéis como en el 36», cosa super moderna y de muy buen gusto.
        Por cierto, ignoro si el senor Jose Angel Antonio, que hizo el primer comentario, es religioso o no, ni me importa. De hecho, yo no soy practicante, me considero agnóstico en lo referente a la religion, pero me molestan los crímenes contra gente inocente (precisamente, «arbitrarios e injustos», lo mismo que achaca vd. a no sé quién, basándose en no sé qué).
        Asi que si quiere meterse conmigo por otros motivos, puede probar a ver: metase con los tipos bajitos y feos (grupo con el que me identifico plenamente), o con los hinchas del Depor (grupo con el que tambien me identifico, por desgracia), pero si se mete con los cristianos, como que -personalmente- me resbala un poco. Eso sí, entenderé y celebraré que un cristiano le pille por banda y, saltándose por una vez el poner la otra mejilla, le dedique un sonoro aplauso en sus carrillos de valiente… porque supongo que estos comentarios se los dice a cualquiera y a viva voz, o no?
        Ya imaginaba yo que no..

        • Declarar que puede haber un ápice de inocencia en la religión es un esputo en la cara del más mínimo sentido de la honestidad. Nada sorprendente, considerando tu discurso. Por cierto: Gracias por recordar lo proclives que son los Cristianos a repartir, descalificar y usar formas abyectas de violencia en general. (Ya, que tú estás disfrazado de noviembre). La única ventaja del mundo que se viene es que otros credos más extremos y menos hipócritas los reducirán pronto a la nada, mediante una práctica salvaje y más desenfrenada de su propia intolerancia y frivolidad asesina. Nos ahogaremos todos en ese lodazal formidable, pero yo no habré colaborado. Respecto a afrontar bofetadas: he tenido ya bastantes encontronazos y conozco sus pautas de acción lo suficiente, amenazas de muerte, actos vandálicos y procesos de difamación sistemática incluidos. En resumidas cuentas… no cuela. No seas MÁS miserable..

          • Transeúnte

            «La única ventaja del mundo que se viene es que otros credos más extremos y menos hipócritas los reducirán pronto a la nada», se puede ser más necio?
            Estoy seguro de que se puede. Por eso aguardo ansioso su próxima contribución al patrimonio intelectual de nuestra especie: ánimo!, dado el nivel que está demostrando, lograra sorprendernos una vez más.

            Dice también que los cristianos le amenazan de muerte… no me diga más, estos cristianos y sus escuadrones de la muerte dando disgustos un día sí y otro también..quizás también unos hombrecillos verdes le saludan en el ascensor todos los días?

            En otras palabras: hala, cansino.. que se tome la medicación, que se le hace tarde..

            • Alerta!! choque de trolls!!
              En serio, me lo estoy pasando muy bien. Vaya dos tarados, tu y el TXH!
              Si quedáis para daros de ostias, por favor subirlo a TIK TOK o algo.
              Con gente como vosotros, pronto no hara falta NETFLIX. Salaos!

              • El tipo este será un Troll cristianófilo o sencillamente un desgraciado, o una buena persona muy equivocada. Yo seré un desgraciado o un incompetente mental, tal como él dice y tú repites. Lo cierto es que no puedo evitar ver con violencia aquello que percibo que como un acto de violencia en estado puro (la así llamada Fe religiosa y sus ramificaciones en la política y en la convivencia). Posiblemente estoy también muy mediatizado por experiencias personales muy extremas, pero sé de gente que las comparte, y que se pasan la vida intentando que la furia no estalle. Algunos hacen eso espléndidamente bien, pero tampoco veo que les ayude, y creo que tampoco es razonable: eligen intentar vivir en paz, pero en realidad no lo logran. Creo que el papelito de Troll, que parodia y se lo pasa en grande con lo que sea que se diga lo cumples tú aquí con donosura, entretenido con la idea de que el personal se reviente la cara. Para muchos/as, los llamados credos religiosos son un acto de totalitarismo repugnante y cínico, que se impone mediante la coerción y la manipulación. Nunca me han ofrecido argumentos contra esto, solo fatalismo barato o locuras, o apelaciones a la fuerza como forma más elevada de derecho. Parece ser que es sorprendente que, ante lo que se percibe así, se reaccione con indignación y horror ¿Te parece divertido? Pues eso: debe ser muy interesante ver como te diviertes en general.

            • CUCHI CUCHI

              Para cuando la boda Transeunte-TXH?
              Yo no me la perdería por nada del mundo.
              Además, deberíais considerarlo..os dejarían salir del sanatorio mental unas horas.
              En su defecto, un encuentro a garrotazos también estaría bien.

              Sobre el aborto, que cada uno haga lo que quiera, pero por favor que no molesten tratando de teorizar sobre lo que es imposible de teorizar.
              He dicho!

    • Jose Antonio Fernández

      Lo que es una tontería son todos los argumentos que ha expuesto. Sí quiere aplicárselos usted, perfecto. Pero no pretenda imponérselos a los demás porque no tienen ningún sustento, excepto su opinión personal. A ver si aprende usted y los que son como usted a respetar al resto.

  4. Larguísimo texto, bien argumentado, que recuerda los escolásticos (¿Cuántos ángeles caben en la cabeza de un alfiler?). Pero no hay nada racional que pueda vencer a la superstición, así que ahórrese el esfuerzo, amigo. Los cristianos fundamentalistas no aceptarán que ningún argumento les apee de sus creencias. Lo malo no es que crean (que allá cada cual si venera a Jehová o a Zeus), sino su empeño en que toda la sociedad tenga que someterse a su filosofía teísta que, como podemos comprobar, no conduce más que a aberraciones como la España de la dictadura, a Afganistán o a Irán. Lo más a lo que podemos aspirar es a protegernos de ellos, y a educar en el sentido más humanista de la palabra.

  5. Por eso lo de proteger a los más frágiles no es una causa cristiana.
    Sino en primer lugar: humanista y solidaria.

  6. Encías Joe

    Siguiendo con la misma argumentación del artículo, pero dándole la vuelta, podemos llegar a una conclusión mucho más chocante:
    «El deber de todo buen cristiano es matar inmediatamente a todas las personas cuyas almas estén salvadas»

    Me explico:
    Del mismo modo que una persona condenada aún está a tiempo de salvarse, también sucede al revés: una persona salvada aún está a tiempo de condenarse.

    Por lo tanto, del mismo modo que un buen cristiano tiene el deber de salvar la vida de las personas condenadas (para que tengan la posibilidad de salvarse), también tendría el deber de matar inmediatamente a las personas salvadas (para que no tengan la posibilidad de condenarse).

    Además, ésta sería una forma más eficiente de salvar almas (matar es más fácil que curar). Por lo tanto, los buenos cristianos deberían de centrar sus esfuerzos en matar gente salvada.

    • Jugar con el delirio, aunque sea en nombre de los propios intereses, crea ejércitos de monstruos, y las religiones y las ideas “espirituales” son pródigas en ese sentido. La historia del cristianismo y del Islam son tan exuberantes al respecto como un bestiario medieval. Hubo algunos que, bajo sus esquemas de interpretación, instauraron formas de suicidio en el pico de la perfección, o cómo medio de alcanzar la virtud absoluta. Ciertos grupos, especialmente ruidosos, permanecen en esa práctica. Lo malo es que, además de inmolarse, vejan y asesinan o otros. Así que igual les está suministrando una idea valiosa. Todo es posible en Wonderlands.

    • Jose Antonio Fernández

      Eso ya se ha hecho. En la guerra de los 30 años, las tropas imperiales (católicas) asaltaron Magdeburgo (protestantes). Cuando el comandante de las tropas imperiales le pregunto al obispo que le acompañaba como distinguirían a los católicos de los protestantes que había en la ciudad, le contesto «Matadlos a todos, que Dios ya los distinguirá». De 30.000 habitantes, mataron a 25.000.

  7. Jordi_BCN

    Vaya, Jot Down se convierte en una revista de teología. Y en un asunto que, excepto para una minoría ultrarreligiosa, está cerrado desde hace décadas.

  8. Aldo José Capellino

    Finalmente agrego que el autor plantea casuisticas sofisticas de tipo o o cuando en realidad nuestra actitud real y normal en la vida es y y
    No nos detenemos a fumar la pipa para considerar qué es lo mas conveniente y lógico sino que saludablente pasamos a a la acción intuitivamente confiando en la solidaridad de los otros que colaborarán con aquello que yo no pueda abarcar solo
    En la emergencia no nos detenemos a analizar parámetros de conveniencia sino que reaccionamos espontaneamente para resolver lo que podamos Lo óptimo del previo análisis es enemigo de lo bueno de la acción inmediata que siempre cuenta con la providencial colaboración de quienes vean mi actuar en ayuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.