Artículos escritos por Mar Padilla

Spain

¿Te gusta conducir? Tres carreteras en ruta hacia parajes surrealistas del Empordà catalán

El paseo, el vagabundeo sin más, no es un asunto menor. Es una forma de provocar el azar y, a su vez, una disposición de búsqueda. Dicen que en la escritura automática de los surrealistas la actitud imprescindible era parecida a ese dejarse llevar. El problema es que frente a una máquina de escribir o un ordenador no hay paisajes […]

Nadie me habló de dioses ni leyes

Nadie me habló de dioses ni leyes

Esta no es una historia mínima. Es la historia de una mujer asombrosa, y el ensordecedor silencio en torno a ella. Empieza mucho tiempo atrás. Estamos en 1867, en los campos de Níjar, tierras de mar y de interior, en Almería. Allí, en Rodalquilar, se crio Carmen de Burgos, en un cortijo llamado La Unión. Un nombre exacto para un hogar […]

Los caminos salvajes de Ella y Annemarie

Los caminos salvajes de Ella y Annemarie

Como Los Picapiedra, vivimos en el pasado viejo y lejano, pero no lo sabemos. Y sobre el futuro tenemos alguna pista: o desaparecemos o, como apuntan algunos científicos, sobrevivimos desestimando el uso de la violencia —de cualquier tipo— por su radical ineficacia. Así, nuestros días transcurren en tiempos antiguos, entre el ser y estar —o no—, donde todavía se hace […]

Familia en una fiesta popular. Barcelona, 1962. Colección MACBA , cortesía de herederas de Xavier Miserachs.

Vaya, aquí viene de nuevo: el pasado

Últimamente la ciencia anda algo crecida y desbocada. Habla de un futuro sin muerte, de viajes al pasado. Y entonces fantaseamos: si nos dieran a elegir entre la inmortalidad y la máquina del tiempo, seríamos legión los que sin dudar iríamos de cabeza a por la segunda opción. El retorno al pasado tiene un sesgo obsesivo pero dulce. En cambio […]

Jan Morris. Foto: Corbis.

El viaje alucinante a los dos sexos

Jan Morris, desde su pequeña casa de Gales, debe mirar la tele, asombrarse y sonreír —o lamentarse, quién sabe— al observar las cuitas de Maura Pfefferman, la protagonista transexual de la serie Transparent. Probablemente Jan sacude […]

Walter Benjamin. Foto: Akademie der Künste, Berlin - Walter Benjamin Archiv (DP)

El refugiado Benjamin

No es la única, pero la tesis más plausible sobre la triste muerte de Walter Benjamin, el crítico literario judío alemán, el esteta, el filósofo, el periodista, el refugiado, es que se quitó la vida en Portbou (Girona), junto a la frontera francesa, el 26 de septiembre de 1940, a eso de las 10 de la noche, después de cenar. […]

James Salter. Foto: Cordon Press.

In memoriam: James Salter

Morir en la calle. Mientras estás en ruta, de viaje a cualquier parte. James Salter consideraba que ese era el mejor final, «al modo de algunos viejos reyes de Arabia, con una humilde tumba al pie del camino», dijo una vez. No pudo ser: murió en su casa de Long Island, a la altura de los noventa años. No satisfecho […]

Kim Fowley con The Runaways. Foto: Corbis.

In memoriam: Kim Fowley

«Hablemos sobre mi muerte», espetó Kim Fowley a Mike Stax para el fanzine Ugly Things en 2001. Acto seguido, explotó a hablar, ya imparable: «Llevo muerto mucho tiempo. En verdad espero morir después de una buena cena, en una cama con sábanas limpias. Probablemente acabaré en el infierno porque me gustan las tipas guarras y sospecho que en el cielo […]

Mis hombres favoritos: Étienne de la Boétie

Mis hombres favoritos: Étienne de la Boétie

Étienne de La Boétie no es un tipo común. Es el autor del Discurso sobre la servidumbre voluntaria, un panfleto de pocas páginas donde analiza una de las cuestiones más importantes —y más olvidadas— en la vida de todos: ¿por qué las personas aguantan situaciones humillantes y obedecen normas no escritas y convenciones que son injustas? Para ser exactos, la […]

Mis hombres favoritos: Jeff Bridges

Mis hombres favoritos: Jeff Bridges

Ahí está otra vez, el tío más sexy del mundo, a sus casi sesenta y cinco años, mirándonos desde una foto en un periódico. En la entrevista dice cosas como «es interesante hacerse mayor e ir teniendo una cierta intimidad con tu propia muerte», así, con ese aire relajado, casi somnoliento que siempre gasta. Y ya estamos, de nuevo, a vueltas […]