Etiquetado con: "delincuencia"

Quinquis: un vistazo rápido a las barriadas españolas de los 80

Quinquis: un vistazo rápido a las barriadas españolas de los 80

Soy un tío molante, soy un menda canelo, aunque alguna vez me echen el guante y me lleven pal talego… Soy curriqui de barrio, soy amigo del obrero, soy enemigo del sistema y le pienso prender fuego… Les voy a robar su dinero, para comprar más gasolina y seguir prendiendo fuego. La Banda Trapera del Río. Es probable que María […]

Foto: Luis Argerich (CC)

Más allá de los muros: la prisión

El manicomio, la prisión y el viaje de novios tienen algo en común: son espacios heterotópicos. Así lo afirmaba Michel Foucault en El cuerpo utópico, un breve ensayo en el que definía las heterotopías como «lugares reales fuera de todos los lugares», como «contraespacios» que, a modo de paréntesis espaciales y temporales, funcionan como espacios circunscritos ajenos al «espacio de […]

Gomorra, la serie: retrato de la Nápoles de la Camorra

Gomorra, la serie: retrato de la Nápoles de la Camorra

De Nápoles se ha escrito tanto que el personaje amenaza con devorar a la persona. No es que se haya exagerado —muchas veces sí—, es que hubo un tiempo en el que se hicieron tantas crónicas, artículos y entradas de blogs sobre Nápoles y ‘O Sistema (más conocido como la Camorra), que por el barrio de Secondigliano se empezaron a […]

Cómo ser un bandolero con guapeza, majeza y gallardía

Cómo ser un bandolero con guapeza, majeza y gallardía

«Muy fuerte, argo jorobao, bizco de los dos ojos, un poco sordo, de vos bronca que paese sale de una tinaja, y muy ancho de espaldas. Está argo enfermo y se ajoga cuando corre mucho», así fue descrito el bandolero Bizco del Borje por alguien que lo conoció. Y que no debía […]

Jacques Mesrine: La incierta confesión del enemigo público número uno

Jacques Mesrine: La incierta confesión del enemigo público número uno

Cuando Jacques Mesrine comenzó a escribir su autobiografía sabía que estaba cavando su propia tumba. Lo que contara seguramente le condenaría al paredón o a pasar el resto de sus días en la cárcel. Aún así, dedicó uno de sus encierros […]