Jot Down Cultural Magazine – Informe misántropo sobre Twitter

Informe misántropo sobre Twitter

Publicado por

Imagen: Andreas Eldh (CC).

(Nota previa: Por su interés, comparto con los lectores este documento de un amigo escritor, de cierta fama, con el permiso de su autor y bajo la promesa de anonimato. Aduce que no quiere líos, que criticar hoy Twitter te crea problemas y la gente se ofende).

Estimados señores:

Me siento muy halagado por la invitación de su compañía a abrir una cuenta en Twitter. No obstante, me veo obligado a rechazarla. Por los siguientes motivos, que después de pensarlo mucho se pueden resumir, en esencia, en uno:

—Por el qué dirán.

Este es el principal, pero me da pie a las siguientes reflexiones. Se las pongo en forma de tuit, que les será más fácil comprenderlo:

—Me gusta estar tranquilo. Esto te quita tiempo de no hacer nada.

—No me gusta vigilar, ni que me vigilen.

—Andas todo el rato con el teléfono. Estamos todos ya muy ocupados, alguien tiene que quedarse a mirar.

—Luego esas fotos de la gente. Las poses.

—Es incómodo saber algo privado de un desconocido. Incluso dónde está, o lo que come. Y más aún la cara que tiene.

—Se ha debilitado mucho la capacidad de guardar un secreto. «Reservarse opiniones es asunto de infinito alcance» (El gran Gatsby).

—Te obligan a pensar algo que decir. Y si no lo tienes, te lo inventas.

—Discutes.

—Si no tienes Twitter la gente no sabe dónde insultarte, y enseguida se le olvida y pasa a otra cosa.

—¿Por qué decir algo en ciento cuarenta caracteres cuando puedes decirlo en más? Solo para alimentar la prisa.

—Te enteras de más cosas de las que puedes enterarte sin llegar a sentirte confuso.

—Aunque digan que es muy útil para estar informado, lo cierto es que ya te enteras de todo, aunque no quieras. Ni sabes cómo sabes las cosas. Estoy empezando a creer que flotan en el aire y las adquieres por ósmosis.

—Hace tiempo que no sé si algunos recuerdos son de cosas que he vivido, que he leído, he imaginado, o soñado, o las vi en una película. Y con las noticias ya me pasa lo mismo. Vivimos en una sopa de datos.

—Algunos amigos me cuentan cosas realmente interesantes que han descubierto en Twitter. Es obvio: el mundo está lleno de cosas interesantes. El problema es descubrirlas todas a la vez cada cinco minutos mientras haces otra cosa y acostarte sin recordar ninguna.

—Las tonterías que digo, por suerte, se pierden en la nada y las escuchan mis conocidos. No quiero ni pensar lo que sucedería si las escribiera. Y algunas ya las escribo.

—Ya me como el coco por las noches pensando lo que hice mal o no debería haber dicho.

—Sí, supongo que en Twitter nada tiene importancia, se olvida rápido. Entonces, ¿por qué hacerlo?

—No es normal toda esta apoteosis de elogios y críticas, pero son casi peores los elogios. Te acostumbras a ellos por cualquier cosa y luego, es muy curioso, ya interpretas el silencio como una crítica.

—Prefiero el ritmo natural: un elogio cada muchísimo tiempo y críticas de las que raramente te llegas a enterar, porque las dicen a tus espaldas.

—Solo me interesan las críticas de los amigos, que te aguantan más porque te quieren y las miden mucho, solo cuando están muy seguros.

—Propicia el peloteo, ¿hay algo peor?

—Es muy interesado, y yo estoy en una cruzada por lo desinteresado, que es más interesante.

—Es autopromoción y, por lo tanto, publicidad engañosa.

—Creo que solo tiene sentido como herramienta empresarial. Así sí, y lo comprendo. De hecho, es así como se lo toma la mayoría de la gente que conozco. Como expectativa de negocio.

—Mucho es miedo a no parecer moderno.

—Creo que la gente debe aparecer y desaparecer, no estar siempre ahí.

—Tanto mundo paralelo es muy cansado. Ya me dan ataques de ansia viendo la tele, pensando que hay decenas de canales que quizá tengan algo mejor en ese momento.

—Me gusta estar a lo que estoy. Ya me distraigo mucho.

—Me recuerda a cuando te pasabas papelitos en clase y no te enterabas de la lección. Vivimos en una atmósfera infantil.

—No me interpreten mal: a mí también me gusta pasar un rato de vez en cuando viendo chorraditas, pero de ahí a tomárselo en serio…

—Cada vez es todo más compulsivo.

—Me imagino a Proust si tuviera Twitter: «Empezando mi novela. Ganas de terminarla». Y una foto del manuscrito.

—O a Van Gogh, en una de las cartas a su hermano: «Querido Theo, no soporto la idea de tener solo dos seguidores, tú y mi portera. A este paso me cortaré la oreja con tal de ser trending topic».

—Quizá no hubiéramos visto el careto de ese tipo diciendo aquello, sino un lacónico tuit: «Españoles, Franco ha muerto». Seguido luego en las redes sociales de un millón de «me gusta» y otro millón de «no me gusta», y hubiera sido peor.

—Tampoco tendríamos maratón, y ¿qué harían hoy todos esos adictos al running? Habría tuiteado un soldado ateniense tras la batalla: «Hemos ganado, volvemos mañana, o pasado».

—Moisés, colgando una foto: «El mar Rojo abriéndose AHORA MISMO».

—Lo podría decir Oscar Wilde: «Un tuit es como uno de esos rostros británicos que, una vez vistos, se olvidan siempre».

—Un conocido, un tipo bastante famoso, se metió hace poco en Twitter y topó con un individuo que lo machacaba. Miró quién era: un señor desconocido con veintiséis seguidores. Pasó toda la tarde preocupado. ¿Por qué le odiaba ese señor? Y, sobre todo, que no era nadie.

—No quiero saber lo que piensa la gente, te deprimes y te confundes. Me basta con las cenas.

—Cuando no sabías lo que pensaba la gente tenías mejor concepto de ella, tendías a creer que el nivel medio era aceptable. Ahora que sabes su forma de razonar y lo que piensan, y no callan, te das cuenta de que estás rodeado de cretinos. Pierdes la fe en la humanidad.

—Es más bonito el misterio sobre lo que nos rodea. Lo explícito nos está devorando.

—Me da miedo tener pocos seguidores. Y me da miedo tener muchos.

—Es un mundo de predicadores locos y cotilleo digital en masa.

—Empezaría a hacer cosas solo por sus consecuencias.

—Estaría todo el día viendo lo que la gente dice de mí. Supongo que hasta el día que me diera igual. Pero entonces no sabré para qué demonios tengo Twitter.

—Y díganme: ¿por qué a menudo es visto como un lujo no tener Twitter? Comenté una vez que estaba pensando meterme y me decían los que ya estaban dentro: «¡No lo hagas!». Da pena tanta gente que opina obligada.

—Mi amigo Íñigo dice que todo esto es mentira, soy un esnob y lo hago solo por llevar la contraria. Quizá ya es al revés que los escritores: uno no tuitea para que le quieran más.

—Como lo de la fiesta de la película de Nanni Moretti: «¿Se me nota más si voy o si no voy?».

—Y el argumento final: ¿Sabe la gente que ustedes, y otros, proponen a algunas personas pagarles por tuitear, como han hecho conmigo? Pues eso: ¿por qué hacerlo gratis si a algunos les pagan? Este es el secreto: la mayoría de las opiniones no valen un pimiento, pero eso hoy no se puede decir, y menos ustedes, ni Twitter, que ganan dinero con ello. Yo, ni aunque me paguen.

Suyo afectísimo. Grcs.

19 comentarios

  1. Interesante artículo. Mi preferido: “Tanto mundo paralelo es muy cansado. ” Con lo interesante que es el mundo real…

  2. Ahora entiendo por qué deje twitter a los pocos días de crear una cuenta

  3. Un “escritor” español que yo me sé (no diré quién) debería leerse este articulillo. Y aplicarse el cuento y dejarse de cuentos.

  4. Me quedo con esta frase:

    “—Cuando no sabías lo que pensaba la gente tenías mejor concepto de ella, tendías a creer que el nivel medio era aceptable. Ahora que sabes su forma de razonar y lo que piensan, y no callan, te das cuenta de que estás rodeado de cretinos. Pierdes la fe en la humanidad.”

    Si algo han conseguido las redes sociales y Twitter más que ninguna otra ha sido aflorar y mostrar lo más casposo, ruin, chorra y vomitivo de la humanidad.

    • Y constatar que el nivel mayoritario es el de esa caspa, ruin chorra y vomitiva….
      Un ejercicio divertido. Ese amigo no será Enric González?

      • Twitter ha sustituido a las conversaciones de bar. La diferencia era que no tenian tanta repercusion. Ergo ese es el nivel de twitter

  5. Somos hijos de la fugacidad en 140 caracteres.

  6. He oído hablar de Twitter y Facebook, pero ni se me ocurre “apuntarme”. Por lo menos, no hasta que empiecen (al tiempo) a encarcelar a la gente si no lo hacen. Y aun entonces, intentaría transgredir la ley todo lo que pudiera.

  7. Esta reflexión es un poco más específica y aborda el (en mi opinión) principal problema de Twitter.

    https://eldespachodelvagabundo.wordpress.com/2015/10/28/twitter-y-la-verdad/

  8. Respecto a twitter, nadie te obliga a usarlo, evidentemente. Faltaría más.

    En mi opinión, si sigues a la gente adecuada, a las compañías que te interesan, es un elemento de información sumamente importante. Yo me dedico a la informática, y me ayuda mucho conocer cómo va mi profesión. Es importante para mí saber qué dicen las personas que realmente hacen las cosas que yo utilizo en mi trabajo. Cómo lo hacen, porqué lo hacen…

    Para hablar con la gente uso los bares. Mucho mejor, donde va a parar.

    • El artículo es simpático…con algunas verdades y cierto aroma a punto de vista personal.

      Tu comentario es la guinda.

  9. #memolatanto#esteartículo#quelovoyacompartir#entwitter

  10. Esta frase me llega, opino exactamente igual.

    Mi sobresaliente a este hombre, o mujer.

    Twitter, el mayor pozo de mi**** que ha podido crear la humanidad.

    “—Cuando no sabías lo que pensaba la gente tenías mejor concepto de ella, tendías a creer que el nivel medio era aceptable. Ahora que sabes su forma de razonar y lo que piensan, y no callan, te das cuenta de que estás rodeado de cretinos. Pierdes la fe en la humanidad.”

  11. ¡Estimado señor, por favor, no me defraude!, no se deje llevar por la eterna marejada snob que ha dominado este occidente desde su nacimiento. Ya en las multitudinarias asambleas ateniense hubo quienes, para diferenciarse de los barbudos, desalineados y estoicos ciudadanos oradores, inventaron la gomina y el aceite para el cuerpo, para ser más bellos, más atractivos, lástima que los historiadores sólo hayan mencionado sus aspectos, y nada han transmitido sobre sus opiniones políticas en tan altos momentos de democracia. Los romanos, para no ser menos, impusieron entre los patricios la costumbre de depilarse. Tampoco de estos prolijos y perfumados personajes sabemos qué dijeron. Cuando los ingleses inventaron el tren a vapor, los eternos sabelotodo afirmaron que, a más de cincuenta kilómetros por hora, los pasajeros se desmayarían o vomitarían. Viniendo a tiempos más recientes, en mi juventud llegaron a espantarme afirmando que, si veía demasiada tele me quedaría con un solo e gigantesco ojo, siempre abierto, y con la boca deformada. Deje que pase el tiempo. Yo me pongo crema para el viso cada tanto, también me depilo, viajo en tren y he descubierto en la tele programas muy buenos. No sé para qué sirven estos febriles y caóticos medios de comunicación en donde todos los días sabemos más de lo que podemos digerir, pero para algo servirán. Talvez para olvidarlos más adelante. Mientras tanto, me permito aconsejarle que trate a esta nueva y esquizofrénica manera de chismear como si estuviera bebiendo un mate cocido de pobre, o sea sin colador o bolsita de inmersión y sin azúcar: saque los palitos y hojitas de la superficie e intente mirar el fondo. A mí, el mate amargo no me gusta.

  12. tampoco pasa nada por no tener twiter..la verdad…o por no leer…o por no viajar…pero las redes sociales son como el teléfono, o miles de herramientas utilizadas por el hombre, si sabes hacerlo, no está mal. no sólo hay odio en twiter. te informas de libros, de revistas…de la actualidad. puedes hasta pasar de la actualidad y usarlo como una vía de información de tus gustos personales. es como todo…si te sabes situar con tus gustos y con tus preferencias y pasas de malos rollos…está bien. es un poco pre juicioso lo de las redes, si eres listo y no te metes en temas políticos o simplemente te dedicas a mirar cosas de arte o cine o literatura está muy bien. buenoooo y estando los periodicos como están…es una manera rápida y específica de enterarte de tus gustos. ala. pero sin no quiere…libertad…querido compañero

  13. Pingback: (CITA) Informe misántropo sobre Twitter – Almojaya

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies