Ciencias

El ingrediente principal del gran banquete homínido

banquete homínido
Recreación artística del canibalismo en un grupo de Homo antecessor realizada por Mauricio Antón. Imagen: Museo de la Evolución Humana,

Este artículo ha sido finalista del Concurso de divulgación Ciencia Jot Down con la temática «homínidos» en la modalidad de ensayo.

Gorilas, bonobos, chimpancés, orangutanes y humanos. Todos los miembros de la superfamilia de los homínidos coincidimos en dos cosas. La primera, usar herramientas. 

Tendemos a pensar que solo lo hacemos nosotros los Homo sapiens, porque las fabricamos. Pero el resto emplean palos y piedras con funciones prácticamente idénticas a las nuestras. Con los bonobos como mejor ejemplo, ya que les han asignado a palos y piedras un conjunto de utilidades equivalente a las herramientas preagrícolas humanas. Los emplean con la función de palas, punzones, azadas y martillos, incluso aplican el principio de la palanca valiéndose de ramas para levantar peso. También los chimpancés son especialmente hábiles al emplear palitos, en su caso para introducirlos en los agujeros de las colonias de hormigas y termitas, que comen como golosina. Usan piedras para romper frutos de cáscara, y diversos objetos naturales para su aseo. Los gorilas, por su parte, miden la profundidad de las corrientes de agua antes de vadearlas usando un palo a modo de bastón. Y los orangutanes escogen las piedras en función de su forma, las que tienen filo para cortar, y las alargadas para golpear. Un estudio reciente, liderado por la española Alba Motes Rodrigo, bióloga en la Universidad de Tübingen, Alemania, ha demostrado también que los orangutanes, incluso en cautividad y sin entrenamiento previo, las emplean de forma instintiva. Es el último de los homínidos no humanos en que hemos observado esta coincidencia. 

En cuanto a nosotros, y a la mayoría de homininos que nos han precedido en el camino de la evolución, hemos optado por fabricarlas. No estamos seguros de que lo hicieran así australopitecos y parántropos, homininos también, pero sí sabemos que usaron piedras de forma habitual para cortar y golpear. Homo habilis fue, con certeza, el primer fabricante de útiles líticos, los del modo olduvayense, que son poco más que cantos golpeados para obtener un filo. Fue el inicio de un camino que abarca entre 2,5 y 2 millones de años, y que nos ha conducido hasta las modernas cuberterías, industriales y de acero inoxidable: los cubiertos del Homo sapiens en el antropoceno. 

La segunda gran coincidencia en la superfamilia homínida es el uso principal que damos o dimos a nuestras herramientas. Comer carne, y dentro de ella, un tipo muy específico. 

Incluso las especies mayoritariamente vegetarianas como los gorilas la consumen de forma ocasional. Y para esa ocasión especial la más elegida es, y ha sido, siempre, la de nuestros semejantes. Todos los homínidos somos fabricantes de herramientas, parcialmente carnívoros, y caníbales

Todos nuestros antepasados usaron sus herramientas para cortar y desollar a sus compañeros, machacar y descarnar el cuerpo, acceder al tuétano de los huesos, y sacar el cerebro del interior del cráneo. Hay marcas de dientes de compañeros de su misma especie, y cortes practicados con útiles líticos, en muchos huesos conservados de homininos, del australopiteco al sapiens. En eso no somos diferentes al resto de miembros de la familia. 

Jane Godall fue la primera en observar la conducta caníbal en los chimpancés. Por sus estudios, y por los que se han sucedido hasta hoy, sabemos que las hembras de alto rango suelen matar a los hijos de las de menor rango, y a veces también a ellas, sobre todo si se unieron al grupo desde otro territorio. Los machos chimpancés, cuando logran el liderazgo sexual sobre un grupo, matan a las crías que no hayan alcanzado aún la edad adulta. También los gorilas de montaña, y los bonobos, practican este tipo de asesinatos selectivos. Todos, sin excepción, se comen a sus compañeros homínidos después de matarlos. Incluso las hembras de orangután salvaje, como se observó en Sumatra, devoran a sus propios bebés muertos. 

Y siempre, en todos los homínidos sin excepción, la forma de comerse a los suyos es muy distinta al consumo de presas de otras especies. Cuando ejercen de caníbales nunca matan a sus semejantes inmediatamente. A menudo los desmembran, dejando que se desangren mientras les observan o juguetean con ellos. Una vez muertos, golpean los cuerpos repetidamente, con los puños, o con palos y piedras. Usan herramientas para trocear y romper los cuerpos. Mueven el cuerpo de lugar, lo investigan, lo huelen, lo saborean. Invitan a otros miembros del grupo a compartir el banquete caníbal, y dejan algunos restos que no llegan a consumir. Ninguna de estas cosas las hacen, nunca, con sus presas habituales, las que cazan como parte de su dieta carnívora. 

No hay consenso entre los primatólogos para explicar esta conducta. Por sus características, no encajan con la hipótesis de que responda a la falta de alimento. Podrían explicarse por la competencia con comunidades vecinas y defensa del territorio. Pero ese principio no puede aplicarse a las muertes de miembros del propio grupo, que también son frecuentes. Tampoco justifica la manera singular que tienen de comerse a sus semejantes. Suponemos que no es por venganza o castigo y que no encierran crueldad o ensañamiento. En cuanto a las conductas morales, no son aplicables a un animal homínido. Tampoco sabemos si se dieron en los homininos previos al sapiens. De lo que sí estamos seguros es de que hemos practicado el canibalismo como la cosa más natural, desde que esa especie que evolucionaría a humana apareció en el sur de África. 

Aunque todos los homininos fueron caníbales, la primera evidencia de canibalismo incuestionable entre miembros de la misma especie se remonta a 949.000 años atrás, y corresponde al estrato TD6-Aurora de Atapuerca. Allí, tal como señaló Eudald Carbonell, el 44,5% de los huesos del Homo antecessor presentan marcas de corte, raspado, percusión, descarnado, fracturas hechas con herramientas de piedra, y marcas de dientes humanos. Les arrancaron el cuero cabelludo, fueron desollados, desarticulados y eviscerados por sus semejantes, y quienes les devoraban pusieron especial empeño en comerse sus cerebros y médulas óseas. Según Carbonell, era un canibalismo gastronómico y no ritual, es decir, que su objetivo era alimentarse. Su sistema social incluía como conducta cazar y consumir individuos de su misma especie, igual que lo hacían con el resto de animales. 

Del siguiente hominino, Homo heidelbergensis, tenemos evidencias de un consumo caníbal muy similar al de Atapuerca, con 680 000 años de antigüedad, en la cueva del Arago, en los Pirineos franceses. Los neandertales que le suceden dejaron restos de canibalismo en Bélgica, Francia, Croacia, y en el norte y sur de España, Asturias y Málaga. Los sapiens del Paleolítico lo practicaron en Europa, y también en un lugar tan distante como Etiopía. 

Si viajamos más atrás en el tiempo, hasta los Homo habilis de Koobi Fora, Kenia, comprobamos que tenían en el canibalismo una forma más de alimentarse. Incluso en nuestro lugar de origen como especie, la Cuna de la Humanidad en Sterkfontein, Sudáfrica, observamos que la mandíbula de la calavera Stw 53 fue separada del cráneo con un útil lítico. La edad estimada de este fósil, de especie indeterminada, y con entre 2,6 y 1,5 millones de años, parece apuntar a que el hecho de devorar a nuestros semejantes ha formado parte de nosotros desde siempre. Tanto como el uso o fabricación de herramientas. 

El hecho de que nuestros parientes homínidos actuales sean también caníbales como nosotros, podría apuntar a una conducta heredada de nuestro ancestro común, un simio antropomorfo que vivió en el Mioceno. O de otra especie aún anterior y común a todos los primates. Unos cuantos de ellos, no homínidos, los papiones, langures y monos capuchinos, también emplean herramientas y también practican el canibalismo. 

Y por si la paleoantropología y la zoología nos dejaran dudas, tenemos nuestro ADN como testigo. El neurólogo John Collinge descubrió que el genoma de la mayoría de humanos actuales incluye la mutación M129V. Incluso japoneses y habitantes del este asiático, que carecen de ella, cuentan en su lugar con la E219K, que proporciona la misma protección inmunológica. Nos protege de los priones, un tipo de proteínas que causan las encefalopatías espongiformes transmisibles. Esta patología se hizo popular por el mal de las vacas locas, enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, que empezó a detectarse en mayor número de casos de lo que era habitual. El motivo, los piensos para el ganado, elaborados con restos animales, incluidos cerebros enfermos con priones. Para los médicos fue un enigma que no se disparasen los casos en humanos a nivel mundial, que era lo esperable en una enfermedad que tarda en incubarse hasta 40 años, y después de haber consumido habitualmente, durante décadas, la carne de estos animales de granja. Collinge encontró la causa en la mutación que portamos en el genoma, y lo hizo por casualidad, al estudiar la inmunidad al kuru de mujeres de la tribu fore de Papúa Nueva Guinea. El kuru es otra encefalopatía, pero esta solo se transmite por consumo de cerebros humanos. Los fore practican un endocanibalismo ritual, se comen a sus muertos en lugar de enterrarlos. Las mujeres fore no contagiadas tenían la mutación protectora. Ahora conocemos la existencia de esa mutación genética, y la fecha de aparición en nuestro ADN, hace al menos medio millón de años. La única explicación para que esté allí es que hemos heredado la inmunidad de nuestros ancestros, y que ellos la desarrollaron a base de comer cerebros de sus semejantes. Y eso es, precisamente, lo que indican las marcas en los cráneos fósiles de los homininos. Llevamos el canibalismo en nuestro ADN.

Si reducimos a una hora de reloj los millones de años de evolución humana, encontramos que los sapiens solo hemos dejado de ser caníbales en el último minuto. Únicamente tres tribus humanas lo siguen practicando hoy, los korowai de Papúa Nueva se comen a sus enemigos, y los wari de Brasil y los amahuacas de Perú, a sus muertos. Pero hasta el siglo XX, como recogen los testimonios de exploradores europeos, fue muy frecuente en las sociedades tribales. Los antropólogos nos explican por qué. Cuando nuestras sociedades evolucionan a estatales, resulta más productivo hacer trabajar al prisionero de guerra, convertirlo en esclavo, que comérselo. La evolución social avanzada siempre acaba por conducir a una transformación del canibalismo en esclavismo, y por eso comerse al otro es una conducta que solo se conserva como costumbre en las sociedades tribales. 

Eso no significa que los sapiens hayamos dejado de ser caníbales, antropológicamente hablando. Cuando convertimos el canibalismo en esclavismo empleamos una herramienta inmaterial, la cultura, para desplazar nuestra conducta. Cierto que ya abolimos la esclavitud, pero sabemos que hoy algunos bienes de consumo solo están disponibles en su cantidad y precio gracias al trabajo semiesclavo, o a la explotación laboral en terceros países. Nuestro propio sistema económico, el capitalismo, tiene características caníbales, por cuanto obliga al trabajador a producir más «comida» de la que necesita, para proporcionar el extra a las rentas del capital. Es un equivalente cultural a matar a otro para que su carne, que ya no necesita para la vida, sea un excedente para alimentarnos. Culturalmente continuamos siendo caníbales, si entendemos por canibalismo aprovecharnos de algún semejante para cubrir nuestras necesidades. Y resulta lógico: es muy difícil, por no decir imposible, erradicar en unos siglos, y mediante la civilización, millones de años de evolución humana en la naturaleza. 

Nuestro largo banquete caníbal nos deja una pista como respuesta a esa pregunta que llevamos tanto tiempo haciéndonos. ¿Quiénes somos? ¿El animal que ríe, como propuso Aristóteles? ¿El que fabrica herramientas? ¿O el que habla? Para este último caso, el lenguaje humano también nos ha dejado una evidencia. Todos los idiomas coinciden en las metáforas de decir que si alguien es atractivo está bueno, que nos lo comeríamos, o que nos gustaría que nos comiera. «Devórame otra vez» —Lalo Rodríguez, «Cómeme» —Chambao con Mario Díaz, o «Comiéndote a besos» —Rozalén. La lingüística, la paleoantropología, la genética, la zoología, y hasta la historia parecen confirmar cuál es el ingrediente principal que nos distingue. Yo, humano. Yo, caníbal.

SUSCRIPCIÓN MENSUAL

5mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL

35año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

48 Comentarios

  1. Antonio Bedmar Fernández

    Esto me confirma en una cosa que vi en un documental hace años: la civilización es un fino barniz de pintura que cubre algo muy desagradable. ¿Por qué no practicamos el canibalismo ni otras barbaridades? Porque la civilización lo impide. Y si hasta el siglo XX el canibalismo estaba tan extendido es porque se ha impuesto un modelo de civilización, la occidental, que prohibe el canibalismo. También prohibe la esclavitud aunque a veces la explotación del obrero se parece mucho a la esclavitud.
    Así que vayan tomando nota los que maldicen a occidente y su civilización.

    El problema es que aunque no se quiera reconocer, uno de los pilares fundacionales de la civilización occidental es el cristianismo. ¿Cual puede ser el resultado de volvernos anticristianos? Bueno, ya tenemos el aborto promovido por occidente y eso ayuda a explicar que casi todos los países del mundo tengan aborto legal en mayor o menor grado, pero si seguimos por el camino del anticristianismo pueden venir cosas peores.

    Ya hay quien ha defendido publicamente matar a miles de millones de personas para reducir los problemas de la superpoblación.

    • Abel "El Bedel"

      Queda clara cuál son las dos fuentes del conocimiento científico de Antonio Bedmar Fernández: la TV y sus experiencias como monaguillo. Descartes, Galileo, Einstein… ¡Haceos a un lado que aquí está Toño B para mostraros el buen camino!

    • Fachas no

      «Y si hasta el siglo XX el canibalismo estaba tan extendido es porque se ha impuesto un modelo de civilización, la occidental, que prohibe el canibalismo.»
      Esto no tiene lógica ninguna porque sencillamente falla la premisa. Antes del siglo XX, en muchas regiones del mundo ajenas a Occidente no existía canibalismo de ningún tipo. Así que concluir que no hay canibalismo porque ha triunfado la cultura occidental no se sostiene.

  2. Antonio Bedmar Fernández

    Otro punto que explica que se haya extendido tanto el aborto es algo que leí por internet acerca del infanticidio. Después de muchas explicaciones el texto decía que por desgracia el ser humano es una especie infanticida. Hay animales en que la madre no matará por nada del mundo a sus crias, pero hay otras que si se dan una serie de circunstancia, sí que lo hará.
    Y la especie humana es una de ellas.

    Esto es como el canibalismo, que lo llevamos en los genes y lo que nos frena es nuestro modelo de civilización. Si ese modelo cambia en alguno de sus ingredientes fundamentales, es como el fino barniz de pintura que se ha eliminado: saldrá a la superficie lo más desagradable del ser humano.

    • Abel "El Bedel"

      Otra fuente de la omnisciencia dentífr… digo, científica de Antonio Bedmar Férnandez, aparte de la página parroquial y la TV: lo que lee por internet. Es un hombre de método. No se hizo una paja hasta los 43.

    • Fachas no

      O sea, siguiendo el hilo de sus razonamientos, Occidente (el cristianismo) triunfa donde no hay canibalismo y, sin embargo, declina donde hay aborto. Ofú, qué complejo, el Occidente cristiano de Schrodinger.

  3. Me gustaría saber qué opina del artículo alguien que sepa del tema

  4. Agustín Serrano

    Yo, metáfora.

    No soy un experto en el tema, pero el artículo me ha parecido notable. La última parte me ha llevado hasta Umbral, cuando en su “Tratado de perversiones” hablaba del hombre metafórico, del pederasta y el zoofílico que el humano lleva dentro con mayor o menor libertad: mi niña, mi gatita, mi osito, mi perra loba…

  5. Antonio Bedmar Fernández

    Sobre el tema del canibalismo y occidente, yo escribo basándome en lo que dice el artículo. No sabía hasta que lo leí que en gran parte del mundo el canibalismo estuvo en vigor hasta el siglo XX. ¿Es que Uds creen que el artículo miente?
    Algunos comentaristas me han contestado insultándome. Eso de llamarse «Fachas no» creo que ya dice mucho del comentarista. Decirles que a base de insultos no vamos a llegar a ningún lado positivo. Además ¿por qué dicen que soy fascista? ¿Porque defiendo al cristianismo y la civilización occidental?¿Porque escribo en contra del aborto?

    Si eso es ser fascista, pues que le voy a hacer. Pero al menos tendré derecho a ser fascista, igual que si fuera comunista o demócrata.

    • Abel "El Bedel"

      Yo no le he llamado facha. Cada uno tiene derecho a ser todo lo gilipollas que quiera. Yo sólo quería comentarle, si me permite usted, que si pinchamos su cabeza con un alfiler, ocurrirá poca cosa. Ahora bien, si acercamos el mismo alfiler a un globo, provocará una explosión. De ellos deducimos que el globo, al menos, tiene gas dentro.

      • Antonio Bedmar Fernández

        Vale, Ud no me ha llamado facha. Ud sólo dice que dentro de la cabeza sólo tengo gas.

        ¿Cree que le debo estar agradecido por sus comentarios?

        • Yo, gallo claudio

          No se moleste usted con esta gente. JD es una página interesante con buenos artículos para el debate, pero la sección de comentarios es una ciénaga en la que chapotean monstruos, siempre dispuestos a arruinar cualquier conversación con sus insultos. Por lo demás es mejor no tener nada en la cabeza que tenerla llena de odio, intolerancia, intransigencia, maldad. Gracias por sus respetuosos comentarios.

          • Abel "El Bedel"

            Te lo dice el gallo glaudio, toda una fuente de sabiduría y urbanidad. No es como si te lo dijera Rob Botin o Erección Matutina. A estos ya les delata el nombre.

          • Fachas no

            Me incluyes en «esta gente» (pues solo estábamos Abel y yo) y yo no he insultado a nadie.

        • Abel "El Bedel"

          Léeme bien, Toño B. Yo sólo he afirmado que los globos tienen gas dentro. ¿Qué mal te tan hecho los globos para no reconocerles su mérito? ¿Por qué los discriminas? ¿Acaso crees que no tienen también su corazoncito, aunque sea vaporoso? Basta ya de discriminar a los globos. Y, ¿por qué no deberías de agradecer mis comentarios? Hay mucha soledad en el mundo. Yo sólo he tratado de mostrar contigo un poco de caridad cristiana. Ni siquiera te pido que me entiendas. Tan sólo ámame.

    • Fachas no

      Yo no uso ese alias por nada relativo a tus comentarios. Lo use la primera vez que intervine porque contesté, en ese caso sí, a un fascista y con él me quedé.
      Facha hace alusión a fascista y también a autoritario, según indica la RAE, que es el metro que yo uso.
      Yo he criticado tus argumentos, nada más.
      Aparte de eso soy antifascista. El fascismo es una cosa muy fea y, precisamente por ello, no hay que banalizarlo.

  6. Caveat emptor

    Hombre, Antonio, es que teniendo en cuenta que la mayoría de las doctrinas cristianas afirman que en la eucaristía se consumen de forma real el cuerpo y la sangre de Cristo, afirmar así sin más que esas mismas doctrinas son la razón por la que no se practica en canibalismo no será «facha», no, pero tampoco es muy congruente.
    Por poner solo un ejemplo, tenga usted en cuenta que esas mismas doctrinas cristianas también prohíben el adulterio, y sin embargo en su idílico modelo de civilización occidental ha habido casi más cuernos que cabezas a lo largo de la historia.
    En cuanto a lo de «Ya hay quien ha defendido públicamente matar a miles de millones de personas para reducir los problemas de la superpoblación» que menciona usted en su primer mensaje, recordemos todos las palabras del dios de los cristianos: «Así habla el Señor de los ejércitos: «[…] Ahora ve y derrota a Amalec. Conságralo al exterminio con todo lo que posee y no lo perdones, mata a hombres y mujeres, niños y pequeños, vacas y ovejas, camellos y asnos» (1 Samuel 15:2-3) o «Pero en las ciudades de esos pueblos que el Señor, tu Dios, te dará como herencia, no deberás dejar ningún sobreviviente. Consagrarás al exterminio total a los hititas, a los amorreos, a los cananeos, a los perizitas, a los jivitas y a los jebuseos, como te lo ordena el Señor, tu Dios» (Deuteronomio 20:16-17). Por no buscar más.
    No me parece a mí que los seguidores de este elemento estén para dar lecciones morales a nadie en los asuntos que usted menciona.

  7. Antonio Bedmar Fernández

    No sé si Ud además de criticar el cristianismo también creerá que el artículo miente. El cristianismo dirá lo que sea de la eucaristía, pero creo que la historia demuestra que eso es como la monarquía parlamentaria: una excepción al principio de igualdad. Podrá no gustar esa excepción, pero hay países como el Reino Unido o Japón que son monarquías parlamentarias y son democracias.
    El cristianismo reconoce como única excepción a ese canibalismo la eucaristía. Por otra parte si Ud no es cristiano ¿Ud que piensa?¿Cree de verdad que la hostia es un ser humano que además es Dios?

    Sobre el texto del Antiguo Testamento que según Ud impide a los cristianos dar lecciones morales. Le leí a una musulmana que es una barbaridad juzgar a un pueblo por lo que dicen sus libros sagrados. Se podrá estar de acuerdo o no, pero en el Corán también se ordena matar y por lo menos esa mujer no me parecía una asesina, aunque reconozco que hay ahora mismo musulmanes que sí que lo son.
    El caso es que ahora mismo el Papa Francisco por lo menos no está a favor de ninguna guerra ni asesinato. Creo que eso le dará alguna autoridad moral. Y también ahora mismo hay cientos de millones de cristianos que viven en países que les someten a persecución religiosa extrema. Creo que eso les da cierto derecho a dar lecciones morales. Por lo menos en occidente está extendida la creencia de que la victima de una acto de violencia tiene derecho a hablar, incluso de defender la inmoralidad del ataque que sufre. Y su agresor también tendrá derecho a hablar, pero parece inmoral que pretenda tener derecho a hacer callar a su víctima.

    • Caveat emptor

      Ay, Antonio, que lo que la historia demuestra es que se empieza con una excepción y se acaba justificando cualquier cosa.
      Y no importa lo que yo piense, importa lo que piensan los que creen en eso. Que habrá que ver que piruetas mentales hacen para justificarse. Eso si realmente saben en qué creen, porque me temo que la mayoría de los cristianos tienen un conocimiento realmente escaso sobre las bases doctrinales de su fe. Así cualquiera.
      En cuanto a lo de que es una barbaridad juzgar a un pueblo por lo que dicen sus libros sagrados, yo no juzgo a los pueblos, juzgo a las personas. Si una persona justifica las barbaridades que pueda tener un libro porque es «sagrado», mal vamos.
      En cuanto a lo del papa, la mama y los cientos de millones de cristianos (!), hay que decir que de someter a otros a persecuciones religiosas extremas los cristianos también saben un rato. Pero bueno, eso no tiene absolutamente nada que ver con lo que yo he comentado en mi mensaje anterior, así que ahí lo dejo. Ya sé que es muy habitual, cuando no se tienen argumentos, cambiar sutilmente (o no tan sutilmente) de tema, pero si va usted por ahí no le voy a seguir.

      • Antonio Bedmar Fernández

        Ud ha dicho que el cristianismo no se opone al canibalismo porque los cristianos creemos que la eucaristía es verdaderamente un acto de canibalismo. Y acaba de decir que se empieza con una excepción «y se acaba justificando cualquier cosa»
        Yo me remito a los hechos históricos. El cristianismo se ha opuesto al canibalismo.

        Con todo, recuerdo una excepción histórica. En las cruzadas, los cristianos después de una matanza de «infieles» se encontraron escasos de comida y decidieron comerse los cadáveres de sus enemigos.
        Vale que fue un horror añadido, pero no he leído que lo justificaran en nombre de la eucaristía que sigue siendo la excepción. Lo que no ha hecho el cristianismo es instituir algún rito sagrado de comerse a otro ser humano que no sea Jesucristo. Y lo que ha pasado en las guerras de otros pueblos, que se hacían guerras para comer seres humanos de otras tribus, como fue el caso de los aztecas, el cristianismo lo ha condenado. De hecho tras la conquista de México desaparecieron ese tipo de guerras en América.

        Hoy en día occidente se ha apartado del cristianismo pero sigue viendo el canibalismo como un horror. Nos podrá parecer que eso es porque somos civilizados, que no tiene nada que ver con el cristianismo, pero en este artículo se afirma que hasta el siglo XX no era raro que otros pueblos fueran caníbales.
        Y respecto a que sea la civilización la que ha desterrado el canibalismo, yo le digo que ha sido el cristianismo de la civilización occidental. Los chinos llevan siglos con otra civilización y he leído que de vez en cuando han caído en el canibalismo. Es más, con el comunismo en la China de Mao se cayó en el canibalismo por las hambrunas que provocó deliberadamente Mao. Y en el caso de Pol Pot, el dictador comunista de Camboya, los lideres comunistas cayeron en el canibalismo voluntaria y deliberadamente, no porque les obligara una hambruna.

        Había que caer en ideologías anticristianas como el comunismo para caer deliberadamente en el canibalismo. No sé si los nazis también fueron caníbales pero por lo menos creo que usaron la grasa de los judíos para hacer jabón. Otro horror anticristiano.

        • Vaya, ya salió el anticomunismo falaz.
          Hay que caer en el comunismo para caer en el canibalismo deliberado. Impresionante.
          Las hambrunas causadas por el imperio británico en la India en los siglos XVIII, XIX y XX o el genocidio alemán en la actual Namibia, ¿las apuntas al debe del cristianismo o del capitalismo?
          Ya puestos. Hay que ser cristiano para quemar a mujeres deliberadamente. Ese es el rigor.
          Me parece que hueles a león marino que tiras de espaldas.

          • Antonio Bedmar Fernández

            ¿Me podría explicar lo del león marino?

            • Abel "El Bedel"

              Amigo Toño B. Si hay una cosa peor que ser enano es ser enano bajo.

            • Si tanto te interesa, búscalo tú.

              • Antonio Bedmar Fernández

                En serio, si eso de oler a león marino tiene algún significado especial me gustaría saberlo. He buscado por internet y no he encontrado nada.
                Y si es una frase que Ud se ha inventado pues me gustaría que me lo dijera. Yo nunca me he acercado a un león marino así que no sé como huelen.

                • Abel "El Bedel"

                  Amigp Toño B, con ánimo de enseñar al que no sabe, dar buen consejo al que lo necesita y corregir al que yerra paso a indicar un método con el que tú mismo podrás entender a qué sabe un león marino.
                  1º. Haz con tu mano dominante un puño y después extiende el dedo medio corazón haciendo una clásica peineta.
                  2º. Introduce el dedo extendido (que no el puño) en tu culo hasta la segunda articulación o nudillo.
                  3º. Deja ahí el dedo como medio minuto.
                  4º. Saca rápidamente el dedo citado y chúpalo con pasión.
                  5º. Evita hacerlo en una cafetería. Lo mismo que el propósito de la enmienda, hay cosas que conviene hacer en privado.

  8. Yo, gallo claudio

    A la luz de este terrorífico artículo se impone una pregunta. La maldad del ser humano ¿es biológica o cultural? La guerra, el capitalismo, el comunismo, las religiones, el patriarcado, el infanticidio y demás maquinas de matar ¿son una invención de nuestra mente o una imposición de nuestra animalidad?

    • Abel "El Bedel"

      Hay personas que hablan dormidas. Después está usted, que para ser un gallo, duerme hablando.

  9. Antonio Bedmar Fernández

    A Yo, gallo claudio
    Yo hablaría de un triple componente, y creo que la más importante es la biológica.
    Leí en un libro cristiano que el niño nace con la inclinación al mal ( el pecado original ) y que se convertiría en un delincuente si no fuera porque la cultura, desde los padres al resto de la sociedad, mitiga mucho esa inclinación al mal. La policía lo confirma. Ví hace años a un juez de menores por internet hablar de una guía de la policía «para crear delincuentes». No me acuerdo de todo lo que decía pero sí de algunas cosas:

    No le de a su hijo ninguna formación moral, religiosa ni espiritual. Déjelo para más adelante, para que pueda decidir libremente. Limpie escrupulosamente todo lo que use su hijo, pero permita que lea y vea todo tipo de material pornográfico, violento, ideologías de todo tipo, etc. Desinfecte los cubiertos de su hijo, pero no le importe que el cerebro de su hijo se llene de basura. No deje que su hijo haga ningún trabajo como hacerse la cama, etc, hágalo todo Ud. Consiéntale todos sus caprichos y nunca le diga que no. No sea que le cause un trauma.

    Haga todo eso y su hijo se convertirá en un perfecto delincuente. Pero luego no se asuste por el resultado.

    Esto es lo que dice la policía que está todo el día tratando con la delincuencia. Mire, yo estoy de acuerdo en que la cultura occidental tiene cosas muy negativas, pero peor eran los tiempos prehistóricos en que lo normal era el canibalismo. Y si ahora mismo no somos caníbales es porque la cultura nos podrá enseñar maldades, pero nos quita más maldad que la que nos inocula. La cultura occidental corrige gran parte de los efectos del pecado original.

    Y ahora voy a por el componente del libre albedrío. No sé si Ud habrá oído hablar de Paris Hilton y su hermana gemela, Nicky Hilton. Las 2 tienen los mismos genes y supongo que recibieron la misma educación por parte de sus padres. Por lo que he leído por internet las 2 hermanas no se comportan igual. Paris ha llegado a estar en la cárcel y es un escándalo con patas. Tampoco es que Nicky sea una santa pero parece que su hermana ha decidido ser menos «pecadora» que su hermana.
    Si sus genes y educación han sido los mismos, lo lógico es pensar que las personas tenemos libre albedrío para elegir entre el vicio y la virtud, aunque reconozco que he leído que una vez a las 2 hermanas las pillaron en posesión de droga. Pero aquí ya entramos en otro tema ya conocido sobre todo por los padres: las malas amistades estropean a casi todo el mundo.

  10. Antonio Bedmar Fernández

    Quería decir que Nicky ha decidido ser menos pecadora que su hermana gemela Paris.

  11. Antonio Bedmar Fernández

    Tampoco digo que Paris Hilton sea una golfa pecadora y nada más. He leído que ha descubierto por fin su pasión: rescatar y ayudar a niños que hallan sufrido traumas en colegios infernales o víctimas de abusos.

    Probablemente nunca sabremos de donde le ha venido la idea, aunque creo que su hermana Nicky se dedica también a labores filantrópicas pero no que su pasión sea la misma que la de su hermana. ¿la biología, la cultura, o que su libre albedrío ha optado por el bien?

  12. Antonio Bedmar Fernández

    Rectifico y reconozco que he metido la pata.
    En primer lugar que Paris y Hilton son hermanas y se parecen mucho. Y que les gusta presentarse como gemelas. Pero no son hermanas gemelas: nacieron con 2 años de diferencia. Se me hundió mi teoría de que lo que les diferencia sólo puede ser el libre albedrío.
    En segundo lugar que la causa de que Paris haya decidido que su pasión son los niños traumatizados es cultural. De pequeña fue enviada a varias escuelas para jóvenes con problemas para corregirla, y por lo que cuenta allí sufrió abusos terribles. No que la violaran, pero parece que algunas escuelas eran tan extraordinariamente severas con sus castigos que afirma haber quedado traumatizada. Afirma que ese tipo de escuelas les lavan el cerebro a los padres diciendo que sus hijos son sólo unos mentirosos y nada más.

    Por eso la gran pasión de Paris es ahora rescatar a niños de otras escuelas salvajes, y Nicky tiene otros objetivos en su vida.

    • Abel "El Bedel"

      Otra fuente de la inmensa sabiduría de Toño B, amigos míos: el Hola.
      Ahora ha metido la pata.
      Y dijo Yahvé uté: «Y le dijo el pato al pollo: «lo que tú haces con la polla, yo lo hago con la pata».» (Pelucas, 3:1416).

  13. Qué desagradable baño de mala educación me he dado intentando buscar algún comentario interesante.

  14. Parece que los hooligans se quieren adueñar de esta buena revista. Para disentir no hace falta ser tan maleducado y nombres como fachas no ya anticipan que se va a saber de ellos. Si no les gustan las opiniones de alguien no respondan y listo; nadie les pide competir en ser los más desagradables. No aportan argumentos y solo descalifican con chistes gruyeses y vulgares

    • Fachas no

      Señor Lubur, me gustaría que me indicara en qué he sido irrespetuoso en las intervenciones de este artículo o en las de otros. No hago chistes ni he descalificado a nadie.
      Me llama muchísimo la atención su comentario y me gustaría saber si alguien que no injuria ni calumnia pero que tuviera por alias «Violentos no» o «Autoritarios no» merecería su misma crítica.

      • Antonio Bedmar Fernández

        Si Ud no descalifica a nadie me parece muy bien.
        Pero yo la experiencia que tengo es que los antifascistas, por lo menos los de hoy en día, suelen meter en el saco de los fascistas a gente que por lo menos no está claro que lo sean. Conocí a una mujer que decía que «Para mi, todos los de derechas son fascistas». Me da la impresión de que en el saco de los fascistas hay quien nos mete también a los católicos.
        Y esa oposición al fascismo puede ser incluso violenta. Le leí a otro antifascista que «odio eterno al fascismo»

        No tengo pruebas de que Ud haga esas cosas que le digo, pero el que use como nick eso de «Fachas no» despierta sospechas.

        • Fachas no

          Eso de despertar sospechas no tiene mucha enjundia como argumento. Es poco compasivo y bastante falaz como discurso.
          No todas las derechas son fascistas ni lo son los católicos. El fascismo es un modo de la ultraderecha, hay otras. Y toda la derecha democrática no entra ahí, obviamente. Que una mujer diga que para ella todos las derechas son fascistas dice sobre todo de la torpeza intelectual de la misma; pero tomarla como referencia no es muy sólido.
          Respecto al catolicismo. Evidentemente, hay católicos fascistas. También es verdad que la inmensa mayoría no lo son. Es más, el fascismo como ultraderecha moderna y republicana es bastante laica, no le gusta en exceso la Iglesia. Lo que ocurre es que se mezcla lo «facha» con lo «carca», más propio de la ultraderecha reaccionaria, esa sí religiosa y tradicionalista. También en España la tradición nacional-católica y el franquismo colaboraron en esto.
          Por cierto, y sin meterme en ese campo, pues soy ateo y laicista, aunque sí describiendo en el campo de las ideas. Los católicos pueden ser de izquierdas o de derechas, demócratas o autoritarios. Sería osado y torpe llamar facha a un católico por el hecho de serlo. Pero igualmente decir que un católico no puede ser izquierdista y antifascista.
          Lo he dicho en varias ocasiones, el fascismo no es cualquier cosa. El fascismo es el uso en la política de la violencia como instrumento normalizado. Es matonismo político. Precisamente por esto:
          1) no hay demócrata que no sea antifascista. No creo que se hubieran desviado de esto un Aron, un Revel o un Adenauer, por muy de derechas que fueran.
          2) no hay que banalizar el concepto y emplearlo como arma arrojadiza en el debate político con ánimo descalificatorio. Hacerlo solo indica pereza intelectual o ignorancia culpable.
          Salud y fachas no.

      • Abel "El Bedel"

        @Fachas no:
        El Sr. Lubur es casi con toda probabilidad el mismo Toño B. En otro post se hizo pasar por «Sonia» para darse humos y hasta se agradeció a sí mismo su intervención. Las triquiñuelas habituales. No ha tardado mucho en desplegar sus opiniones ancestrales y su sistema interno de censura. Y, por supuesto, no llames nazi a los nazis, ni fachas a los fachas, que se ofenden:
        https://www.youtube.com/watch?v=zvgZtdmyKlI

        • Fachas no

          Ja ja ja, muy bueno.
          ¡El Führer es nazi!
          ¿Cómo te atreves? ¡A la cárcel!
          Pues no sé si Lubur es él. Lo cierto es que está todo dicho. El que quiera entender que entienda.
          Salud y fachas no.

  15. Parece que los hooligans se quieren adueñar de esta buena revista. Para disentir no hace falta ser tan maleducado y nombres como fachas no ya anticipan que se va a saber de ellos. Si no les gustan las opiniones de alguien no respondan y listo; nadie les pide competir en ser los más desagradables. No aportan argumentos y solo descalifican con chistes gruesos y vulgares

  16. E.Roberto

    Ya la fotografía de la presentanción me han creado dudas sobre el contenido del artículo (y un poco de fastidio porque todos los comentaristas, en su mayoría pertenecemos al mismo sexo). Por inercia antropológica determinística los personajes son dos varones según nuestra cultura. Es el síndrome de la “asimetría” cerebral. Resumiendo: Cuando un famoso ginecólogo y obstétrico italiano quiso estudiar el cerebro de hombres y mujeres en vista de buscar diferencias en sus “inteligencias” para una tesis, se encontró con que toda la bibliografía disponible, masculina por cierto, hablaba de una “mayor asimetría” en el cerebro masculino, o sea una “simetría” forzada en el femenino. Y se preguntó sino hubiera sido mejor, acostumbrados como estamos a clasificar las cosas de lo mejor a lo peor, escribir el contrario. Pero también esto es un problema de la “asimetría” masculina. Volviendo al foto: normal porque eran cazadores, y como tal con privilegios. ¿Las hembras también cazaban? Todavía no lo sabemos con exactitud. Y ahora resulta que las manos de las cuevas de Altamira podrían ser de mujeres. Puede ser. Decorar, lavar platos y PARIR HIJOS les sale bien. ¿Las hembras también eran caníbales? Puede ser. Pero démosle el beneficio de la duda, ya que me parece imposible que aquellas que dan la vida con esfuerzo, (no con dolor, pues está mal traducido del arameo al latín según Erre de Luca, un castigo merecido por los padres de la iglesia que cambiaron la traducción) puedan comerse a sus hijos metafóricos. Pero puede ser. El hambre es divisorio en casos extremos. Si fuese así, toda mi convicción de que tendríamos que ser todos mujeres, o varones femenizados caería en saco roto. Un artículo para olvidar. Incluido los comentarios Gracias, de cualquier manera.

    • Simplicísimo

      Vaya batiburrillo, amigo Roberto.
      El artículo no es malo y las especulaciones mujer/varón de tu comentario no tienen mucho sustento.

      • E.Roberto

        Estimado Simplicísimo. El artículo no es malo, es solo para olvidar como le explico a Martín. Con lo de ser todas mujeres o varones femenizados quise decir que tendríamos que ser mas humanos, ya que la Humanidad se la debemos a esa “intención” de la evolución que por convención llamamos femenino. Ya sería hora de que aceptarámos de que somos mujeres modificadas y actuar en consecuencia. Gracias por el comentario.

    • Martín Sacristán

      Et tu, Eduardo? No me lo esperaba de ti. Los huesos están ahí, marcados por quienes se los comieron. Nada indica que mujeres o niños fueran excluidos del banquete. Subrayar este aspecto de la evolución humana no implica aplicarle un juicio moral. Y en general, moralizar la ciencia siempre es una mala idea. No me cabía en el artículo, pero los sapiens del Neolítico en Europa continuaban practicando el canibalísmo, ya con la agricultura y ganadería en marcha. Las culturas de Mesopotamia practicaron sacrificios humanos con consumo de cuerpos bastante tiempo, y lo mismo los aztecas y mayas. Ahora tenemos una cultura generalizada que condena este acto, pero no podemos saber cómo pensaban quienes nos preceden en el camino evolutivo, y mucho menos creer que porque se comían a sus semejantes eran moralmente despreciables. ¿Buenos, malos? Solo caníbales. Has caído en el error común humano actual, tenemos demasiado buen concepto de nosotros mismos, y así nos va. Saludos, y gracias por comentar.

      • E.Roberto

        Estimado Martín. Releyendo mi comentario me doy cuenta de que la última frase me la podría haber ahorrado; y por las primeras creo que merecen el beneficio de inventario . Extrañanmente las “cosas para olvidar son las que más recordarás”, como tantas lecturas de best sellers. Es eso lo que tiene la escritura: te despierta, en este caso de un involuntario error o de un torpe desarrollo de escritura, cometido con toda seguridad por la lectura cotidiana sobre estas idiotas guerras y los contínuos feminicidios, solo cometidos por nosotros. De acuerdo total, la ciencia no tiene que ser ideologizada. Sólo quise recalcar que toda nuestra cultura fue escrita por y para hombres. Hasta ahora. Un gran y sincero abrazo, y “avanti cosí”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.