Black Mirror: segundos reflejos

Publicado por

blackmirror2

Si la Alicia de Lewis Carroll viviera en la época actual no se dedicaría a atravesar espejos situados sobre chimeneas. Se sentaría en el salón y encendería su iPad convirtiendo el reflejo de la pantalla en una ventana hacia un mundo digital poblado de seres más retorcidos que los de la fantasía literaria. Y probablemente, si el propio Carroll hubiese sido un habitante del universo de Black Mirror, un equipo de la policía habría derribado su puerta con un ariete una madrugada, confiscado su disco duro y acusado de pedofilia al escritor, por mucho que él intentase convencer a las autoridades de que aquellos jotapegés de niñas desnudas eran de lo más trendy durante la época victoriana.

Black mirror o el futuro imperfecto reflectado en tonos oscuros en las pantallas de tablets, teléfonos, televisores, ordenadores y cualquier engendro electrónico. Pulsar el botón de apagado y descubrir nuestra cara boba reflejada en un cristal negro tras pasarnos horas chateando, revisando el cargamento de dvdrips, actualizando nuestra imagen en las redes sociales o dando por concluida la tarde de mantita y porno. Twitter, facebook, Meetic, Badoo, nuestro mundo condensado en una red de nombre ridículo, nuestras fotos en el baño en plano picado con 18 filtros de Instagram. Hoy, nuestro día a día ya es digital. Nuestra vida es digital. Estáis leyendo una revista digital.

La serie del mediático Charlie Brooker (para un repaso de su obra y milagros mejor asomarse a la entrada dedicada a la primera tanda de episodios) arrancó con una temporada de duración escasa, limitada a tres capítulos y apoyándose en esa cacerola, donde en ocasiones se cocinan piezas fabulosas, que es el formato de Tales of the unexpected, Cuentos asombrosos, The twilight zone o Historias de la cripta. Renunciando a la imagen del presentador como hilo conductor y al efectismo de cruzar a los personajes de las historias (aunque en el tercer capítulo de la segunda temporada se hace una mención fugaz a un evento ocurrido en el primer episodio de la primera temporada) e incluso situando la acción en diferentes realidades paralelas que aun así comparten silicio tecnológico como hilo conductor.

El primer capítulo de aquella propuesta se presentó a gritos golpeando sobre la barra con algo que no era el puño, el segundo saltaba a un mundo ciclovelocista-esclavista de concursos televisivos donde Orwell estaría muy preocupado de su lista de logros en la Xbox y el tercero era un mazazo tan elegante como rotundo. La propuesta cosechó fans y debate de opiniones: defender el segundo capítulo o acusarlo de ser la lana negra, adorar la idea de Brooker u odiarlo por cansino, celebrar que Robert Downey Jr hubiese comprado los derechos del tercer capítulo para convertirlo en película o recordar que ese redondo Toda tu historia era el único cuento oscuro que no había salido de la pluma del creador de la serie. Muy bien todo. Una cosa estaba clara, su pesimismo palpitante dejaba poso y la serie espesaba su leyenda destacando entre las propuestas de parrilla de las pequeñas pantallas. Es posible que el hecho de que en la serie un primer ministro se follara a un cerdo también ayudara un poco. Pero lo único que parecía realmente importante era lo sugerente de aquel experimento y la duda de si se atreverían a continuar por la senda. Y a principios de este año un maravilloso trailer en Channel 4 anunciaba el retorno. Se estrenan otros tres capítulos a modo de segundo asalto, siguen antojándose escasos pero se reciben con agrado.

Se advirtió al hablar de la primera temporada: lo mejor es llegar a Black Mirror descontaminado, sin saber nada de la trama. Pasar de este texto e invertir el tiempo en la serie. Al espectador de la segunda entrega probablemente no haga falta la señalización; si está aquí es porque algo le ha llamado la atención de aquellos tres primeros chupinazos de ardor tecnológico y ya sabe dónde está la gracia. Al que se asome por primera vez al retorcido mundo de Brooker será mejor recomendarle empezar por los tres anteriores, son una estupenda carta de presentación.

Y antes de nada, advertir que en esta ocasión el repaso a las entregas va a incluir una macedonia de SPOILERS importantes. Hagámoslo más fácil para todos.

blackmirror

Capítulo 1: Ahora mismo vuelvo
Guión: Charlie Brooker
Director: Owen Harris

Lo previsible era inaugurar la segunda temporada con una historia de mala baba como aquella El himno nacional. Lo menos esperado era que la nueva historia firmada por Brooker recogiera el testigo de Tu historia completa y se centrara en la pequeña escala y en la capa intimista trasladando el escenario a un entorno alejado de esas urbes que son constantes en los futuros imaginados.

Martha y Ash son una joven pareja que se muda a un ambiente más rural. Él es un tipo que vive demasiado atrapado por las redes sociales pero deja de hacerlo (lo de vivir, a grandes rasgos) a poco de empezar el capítulo a causa de un accidente de tráfico. A ella una persona le insinúa que hay una forma de sobrellevar la muerte del compañero con más facilidad: a través de una espeluznante versión de ouija digital que parte de un concepto base fabuloso. La aplicación simula al ausente a través de todo el rastro que este ha dejado en internet. Los perfiles sociales, los comentarios, los emails. Las interacciones virtuales y la imagen proyectada al mundo tejen un compañero de chat que hace de parche suplantador de la persona. Hay un punto siniestro e inteligente: las huellas digitales siempre reflejan cómo queremos que nos vean, nuestra realidad maquillada y el postureo social, pero nunca realmente a la persona que se esconde detrás.

Martha comienza ese contacto simulado con el más allá chateando, pero el guión tiene guardadas sorpresas que en algún momento amenazan con convertir la suspensión de la incredulidad del espectador en un amortiguador de gelatina. Aun con esos riesgos la historia funciona, se avanza hasta un estado físico y de paso se modela el compañero fotocopia y el consolador perfecto; tétrico sí, pero funcional y tristemente eficaz en comparación.

Hasta que ella comienza a descubrir que ese remedio tiene más de pesadilla que de alivio.

Primer capítulo y primera alegría al comprobar que bastante hay que agradecer al retorno. Estupenda la fotografía de delicada luz campestre y el tono general, correctos y de refinada discreción los FX que insinúan ese futuro de lienzos informáticos, convincente la protagonista, fascinante la idea. Y estupendo el camino; a medida que el capítulo avanza se empieza a temer que el guión esté planeando permitirse un Shyalamanazo loco, como por ejemplo que se descubra que la propia Martha es desde el principio otro clon de naturaleza robótica, o que la escena de pelea no consumada remate con un golpe y un aborto poniendo el lazo negrísimo a la historia con un fantasma destrozando lo único vivo que quedaba de la persona. Pero Ahora mismo vuelvo parece pasearse por el filo de insinuar probables desvíos siendo consciente de ellos hasta que decide esquivar todo giro brusco y toda sorpresa inesperada optando muy elegantemente, y aunque no sea evidente a primera vista, por la mejor manera de cerrar el episodio, la más coherente.

Tiene un par de momentos geniales, por un lado el mencionado desenlace relegando las esperanzas y el recuerdo a un desván donde tiempo atrás se escondieron fotos por motivos similares. Y por otro aquella escena en la que el falso Ash encuentra la instantánea de aquel Ash joven y no puede apreciar que la imagen esconde una sonrisa falsa, una realidad impostada, un día detrás de aquella fotografía que él no ha vivido. “Funny” le dice a su compañera, y es entonces cuando Martha comprende de golpe que esa palabra basta para destrozar, dilapidar y enterrar por completo cualquier esperanza que pudiera tener de recuperar a la persona. Lo que está ante ella es un eco vacío, imperfecto en su perfección.

Los reflejos:

— Las migas de pan que esparcimos por la red. Nuestro propio rastro y su posible naturaleza eterna. Dentro de más o menos tiempo todos estaremos acomodados un par de metros bajo tierra y nuestra herencia de fotos de discoteca, likes y dislikes, comentarios de sarcasmo de mercadillo, y poses virtuales seguirán flotando almacenadas en algún servidor del otro lado del mundo formando un puzle absurdo de lo que pretendimos ser, un rompecabezas que de ser rescatado por algún conocido resultaría un chiste artificial.

Ser plenamente conscientes de que nuestro legado eterno a la era digital corre el riesgo de ser una sarta de tonterías. Quizá nos lo merecemos.

— Esta web, que asegura que seguirá tuiteando por ti si te da por irte de regata con Caronte. Parecía un viral de la serie, pero alguien susurra que simplemente se aprovechan del momento.

el oso blanco

Capitulo 2: Oso blanco
Guión: Charlie Brooker
Dirección: Carl Tibbetts

El anterior capítulo iba con calma, este empieza a la carrera y sigue así durante todo el trayecto. Se aferra al recurso de situar al espectador al nivel de la protagonista amparándose en la amnesia, situándolo todo en la casilla de salida sin más pistas que las presentes: un despertar incómodo, indicios de un suicidio fallido, un presunto hogar y un logotipo de píxeles toscos en una televisión encendida. Investigar el exterior resultará más inquietante, un entorno extraño plagado de gente muda que graba móvil en mano el desconcierto de la protagonista. Oso blanco muestra sus cartas rápidamente al soltar a los cazadores: estamos ante una carrera de supervivencia. Una carrera en la que hay pocos corredores y mucho espectador grabando los sangrientos acontecimientos constantemente con una envidiable amoralidad. El porqué y el resto de dudas que van brotando tienen aspecto de interrogantes que, suponemos, dejarán de serlo en la meta.

Oso blanco utiliza de motor la acción, la propia huida, en lugar de las emociones de los personajes, de ahí que la protagonista sea poco más que un pedazo de carne sollozante (Lenora Crichlow está muy bien, pero la naturaleza de su papel no le deja más terreno que pillar la autopista del grito y acelerar a fondo) y que los secundarios (entre los que encontramos a una guapísima Tuppence Middleton y a un Michael Smiley post Spaced con la dentadura en su sitio) no presenten ningún otro interés que conseguir algo o llegar a algún sitio. Villanos caminado sobre la alfombra del cliché de cine de terror, un personaje muy optimista armado con un cuchillo de cocina eléctrico y la sensación, una vez rebasada la mitad del episodio, de que lo que nos están contando no va a ser tan memorable. Sí, pero no. Oso blanco flojea bastante, pero el final lo redime levemente. En sus últimos minutos el propio episodio se fuma todo lo que nos había contado antes y convierte la persecución en un Gran hermano cruel y justiciero, con la siempre golosa propuesta de presentar a un público casi tan cruel como el ajusticiado. El show de Truman tropezando con Blanco humano y con un space invader como bandera de salida, el concepto de silla eléctrica en loop continuo encontrando franja horaria en la parrilla de la programación. No está mal, pero es el capítulo más flojo del trío y parte de la culpa la tiene el apoyarse por completo en la revelación final. Su mayor logro es paralelo, conseguir que lo más aterrador sea ese público silencioso que apunta a la protagonista con cámaras del móvil sin decir una palabra. Y de todos modos, los mejores momentos están escondidos entre los títulos de crédito y adoptan la forma de unas fabulosas escenas entre las bambalinas de la historia que de nuevo siembran la duda (¿un parque temático?) y rematan con un genial punto de humor macabro en las directrices enumeradas por Smiley.

Los reflejos:

— Esas personas que cuando un niño se cae accidentalmente al foso de los leones del zoo o cuando su compañero de trabajo en la carpintería decide tricotarse el brazo resuelven que lo mejor que pueden hacer es sacar el móvil y grabar todo el asunto pensando en el éxito que tendrá tan jocoso accidente en el escaparate de Youtube.

— Muamar el Gadafi, apaleado y linchado hasta la muerte por sus captores en 2011 bajo algunas decenas de teléfonos móviles con el REC en marcha. El gobierno provisional libio lanzó versiones oficiales que aseguraban que el fallecimiento se había producido en una ambulancia o durante un intercambio de opiniones y balas más formal, pero un montón de vídeos y fotografías digitales de mano de la propia turba que lo zarandeaba tardó poco tiempo en desmentir aquellas versiones.

Black+Mirror+-+The+Waldo+Moment

Capítulo 3 : El momento Waldo
Guión: Charlie Brooker
Dirección: Bryn Higgins

Hay pocas cosas que le resulten tan tentadoras a Brooker como la sátira política. Lo dejó bien claro sobre el papel como columnista cafre y en la pantalla durante la primera temporada de la serie, pero por si quedaba alguien en la última fila que aún no se hubiese enterado se reafirma en El momento Waldo. Esta es la historia de Jamie Salter (Daniel Rigby), cómico fallido que ejerce como titiritero y voz de Waldo, un dibujo animado (por ordenador) de un osito azul que vomita palabrotas con fluidez ejemplar y que tiene una sección de entrevistas a personalidades donde, bajo la excusa de un falso programa para niños, se la clava hasta la curva del recto a los invitados al más puro estilo del Ali G embrionario.

Durante la época de elecciones el candidato conservador es engañado de manera televisada por el peluche digital y los productores, muy a pesar de Salter, quien lamenta en la trastienda el éxito del osezno, intuyen que el éxito de Waldo entre un pueblo británico que ríe sus chistes forrados de escrotos es el abono perfecto para una serie centrada en el personaje. Se decide aprovechar el enfrentamiento con el candidato conservador y perseguirlo por las calles durante su campaña con un plasma gigante desde el que Waldo sigue tirando anzuelos. Y como colofón mediático se presenta seriamente a Waldo como un candidato oficial de las elecciones, es decir, a ese oso azul cuyo argumento de más peso es hacer bailar alegremente su pene virtual ante el populacho.

El momento Waldo funciona y recupera el nivel con un oso azul después de la carrera tras el oso blanco. Juega con un concepto exquisito como es imaginar que en algún momento un dibujo animado pueda recolectar más votos que un político. Tiene a un par de caras conocidas en el reparto (Jason Flemyng, Pip Torrens), una subtrama con otra candidata laborista que sirve para subrayar al mismo tiempo la soledad y torpeza del protagonista y sobre todo, lo más curioso, construye en el personaje principal un espejo de cierta porción de la personalidad del propio Brooker. Tanto que algunas de las frases y convicciones sobre la personalidad del cómico ficticio que se pronuncian a lo largo del capítulo son sentencias que se le han podido escuchar antes en algunas entrevistas al perpetrador de la serie, cuando se refería a sí mismo.

Nos encontramos con algún momento delicioso: la figura del candidato conservador (curiosamente, más que nada por la ideología política del guionista, el personaje que se muestra más coherente) preguntándose si él mismo es un juguete como Waldo y soltando una frase estupenda: “Puede que sea un sistema absurdo, pero ha construido estas carreteras”.

Y algunas pegas: que la comedia de ficción del propio Waldo esté alejada de Ricky Gervais y más cerca del sinsentido de la palabrota (aunque podría defenderse que ahí mismo reside la gracia) o que haya que aceptar un debate de carácter estudiantil entre los candidatos o ese repentino interés de “la agencia” por todo el tinglado.

También mete la pata en su epílogo; si en Oso blanco lo mejor eran las escenas insertadas en los títulos de crédito, en El momento Waldo estas son un añadido excesivo, con un protagonista reducido y un futuro gobernado por felpa gamberra y policía de porra suelta que en realidad no confiere tanta rotundidad al relato como se cree. De cerrar únicamente con la revuelta de los zapatos headshots la cosa hubiese salido ganando.

Los reflejos:

— ¿Dar el voto a un oso animado ante la pereza de votar a un político? No es la primera vez que la gente se desmarca y la cosa se pone un poco loca. En Italia Beppe Grillo, el hombre que promovía el Vaffanculo Day, actor, cómico, bloguero y attetion-whore. Funda un partido, el MoVimento 5 Stelle, y consigue más votos de los que él mismo hubiese imaginado.

— Stuart Drummond en Inglaterra, se presenta como candidato a alcalde de Hartlepool. El detalle a tener muy en cuenta es que lo hace bajo su disfraz de mono. Resulta que Drummond es mascota de equipo de fútbol y su campaña se basa únicamente en prometer bananas gratis para los niños en las escuelas. De manera increíble y para el descojone de medio Hartlepool resulta ganador pese a no haberse presentado a ninguno de los eventos previos a las votaciones. Algún superior con las pelotas soportando demasiada tensión traga con la votación pero le prohíbe ponerse el traje de mono.

— The best party en Islandia, un partido político de broma fundando por un actor en cuyo programa promete no cumplir ninguna de sus promesas preelectorales, entre las que se encontraron el conseguir un oso polar para el zoo, legalizar drogas y montar un Disneylandia. Y también el partido que acusaba a todos los demás de ser secretamente corruptos al mismo tiempo que aseguraba que ellos serían abiertamente corruptos. En las elecciones de 2010 obtuvo más votos que el resto de candidatos. Y los políticos de vocación de Islandia aún están meando sangre.

— Silvio Berlusconi, el hombre que parece que tiene el pelo pintado en plan dibujo animado para preadolescentes y al que en realidad le gusta pintar sobre preadolescentes. La némesis de la elegancia y la confianza. El Waldo mediterráneo.

— Cualquier otro partido desquiciado de esta lista que haya cultivado al menos un voto.

Black Mirror. Segunda temporada. Menos rotunda que la primera. Brooker sigue teniendo mucha maña pero parece que se haya zampado una pizza de laxantes y pasado una semana en el campo deshojando margaritas, le falta más mala hostia. Esa finura suya de no esconder la mano pero lanzar la piedra a la cara, esa sutileza a patadas que hacía tan potentes los capítulos de la temporada anterior. Sigue brillando lo suyo, y están lejos de ser una decepción. De hecho, y aún con sus imperfecciones, esta segunda vuelta insinúa que los espejos de LCD pueden tener una interesante continuidad. Quizá habría que meter a más guionistas en plantilla y empezar a desatarse por completo. Entretanto, y a la espera de que el futuro nos traiga el triplete perfecto de espejos negros, parece que vamos por la carretera buena.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

24 comentarios

  1. Batistuta

    Pues fíjate, a mí el segundo capítulo me gustó bastante más que el primero. Cada vez que veo programas en la televisión sobre la Marta del Castillo de turno, pienso que estamos a un paso de que suceda lo que pronostica Charlie Brooker. Esos temas escabrosos traen audiencia, y el espectador medio clama venganza contra el acusado. Qué mejor que mezclar castigo y espectáculo, con récord de audiencia garantizado?

    Lo peor de todo es que la protagonista está siendo castigada por grabar un crimen – en ningún momento se dice que ella hiciera daño a la niña. En el fondo, grabó el crimen con la misma falta de consciencia (y conciencia) que demuestran los ‘zombies’ que la persiguen con sus smartphones durante el episodio.

    • Francesco5a

      Totalmente te acuerdo. Lo peor es que habrá quien vea el episodio y considere que ese es el destino que merece José Bretón, y que habrá que ponerse manos a la obra

      • A mí también me parece capitulazo. Hasta tal punto es jodido, que lo vi en series.ly, y había unos pocos de comentarios de espectadores que pensaban que este episodio no es ninguna distopía, sino una promesa de un futuro genial donde la gente tendrá toda la venganza de sal gorda que le apetezca. Casi na.

  2. Francesco5a

    Hubiera estado bien leer esto antes de mi exposición en clase sobre la misma serie. Un pero: ¿el segundo episodio el más flojo? Desde mi punto de vista, todo lo contrario. Película de terror desautomatizadora, sí, pero que especialmente gracias a los créditos del final nos sitúa ante lo que pretende Brooker, según el mismo dijo: reflejar en qué podríamos convertirnos si nos volvemos locos de aquí a 10 minutos. La sensación que impone el giro es, a mi parecer, el desasosiego que pretende esta, para mí, obra de ficción prospectiva antiutópica

  3. De acuerdo con los comentarios anteriores.
    Para mí el mejor capítulo es, lejos, el segundo. Me arriesgo a decir que los otros dos ya sabía como iban a terminar al minuto 5, sin embargo en White bear imaginaba un desenlace de ese tipo (esa especie de show), pero no con el condimento del castigo. Mi cerebro se quedó, literalmente, buscando la corrección de tamaña idea. Todavía sigo pensando al respecto, una maravilla.

  4. Comparto la opinión de los comentarios.

    Lo primero que vino a mi mente al terminar el segundo episodio fue Marta del Castillo y otro «crimen mediático» fuera de España.

    Quizás lo que le falta a White Bear es alguna escena que muestre tertulianos indignados junto con marchas de los familiares de la victima pidiendo justicia, para dar la sensación que la pena fue empujada por presión mediática disfrazada de alarma social.

  5. Daniel Cañueto

    Que un capítulo hable sobre un tema que nos afecta emocionalmente no implica que sea mejor que otros capítulos que hablen de temas que no nos afectan tanto.

    Estoy de acuerdo que el segundo capítulo me parece el más irregular, donde es imposible empatizar con los personajes ni implicarse emocionalmente en la historia sabiendo que a la fuerza el capítulo debe tener un truco final.

  6. calderondelbarco

    Sinceramente, no creo que Diego haya visto el segundo capítulo, dado el resumen tan breve que hace del mismo (comparado con los demás) sin mencionar apenas nada de la trama y considerarlo uno de los más flojos cuando, de lejos, es el mejor de la segunda temporada.

  7. Pingback: Black Mirror: segundos reflejos | Series y TV | Forojovenes

  8. Nerea

    Totalmente de acuerdo con el resto de comentarios, White Bear ha sido la revelación de esta sobria segunda temporada. Lo fue en el momento de verlo, y lo sigue siendo ya que no he podido sacármelo de la cabeza y sigo reflexionando sobre el castigo a día de hoy.

  9. A mí me parece que los tres capítulos son francamente buenos, al nivel de la primera temporada. Quizá lo que ocurra es que después de esa primera tanda el espectador esté más preparado para los posibles impactos. Eso sí, los títulos de crédito de «White Bear» son inconmensurables.

    http://noteniabillete.blogspot.com.es/2013/03/black-mirror-2-temporada.html

  10. Flipando… Me estoy preguntando si pudiera ser que padezca desdoblamiento de personalidad y lo haya escrito yo sin saberlo. 100% Deacuerdo en el análisis de los tres capítulos.

  11. Pingback: Black Mirror: segundos reflejos « Jot Down Cultural Magazine | goenkale

  12. Payoranger

    No sé si tiene más calidad o menos, está más conseguido, etc., a mi el que me dejó con la boca abierta (literalmente) y con mal cuerpo fue el segundo

    • chinaski

      totalmente de acuerdo, no sé cual es mejor o lo que sea pero el que sin duda me despertó más sentimientos y me inquietó más es el segundo.

  13. Guille Muñoz

    Muy buen artículo. Comparto casi todo, salvo que el segundo capítulo es mi preferido de esta temporada. Precisamente el hecho de estar 40 minutos sin saber qué está pasando o con quién empatizar (creo que precisamente es un logro… aunque la protagonista esté perseguida, parece que siempre hay una duda sobre ella) hace que el final sea tan rompedor. Por cierto, me recordó a «Perseguido», la peli de Schwarzenegger.
    El mérito general que veo es reflejar pequeñas cosas de nuestro día a día, que asumimos como normales, pero que al verlas nos chirrían (Beppe Grillo, escraches, juicios fuera del juzgado, adicción tecnológica…)

  14. Rubén

    Buen artículo, aunque coincido con los comentarios que dicen que el segundo capítulo merece mejor consideración.

    La idea del «Parque temático para convictos», en la que la gente graba con su móvil la persecución de la protagonista, como quien graba cuando le dan de comer al león en el zoo de turno, es francamente demoledora. Así como mostrar el sufrimiento de la protagonista, que, la verdad sea dicha, ha cometido un crimen, pero con la apatía y deshumanidad que muestran los espectadores/visitantes del «parque», casi la convierte en víctima…

    Realmente la segunda temporada no llega a estar a la altura de lo boquiabierto que me dejó la primera, pero sigue removiendo conciencias con una muy buena puesta en escena, que no es poco en los tiempos que corren, aunque en mi opinión en episodio que flojea en esta nueva tanda es «The Waldo Moment». Cosas de gustos…

  15. Iceman

    A mi personalmente me ha gustado tambien la segunda temporada, aunque no logra impactar tanto como la primera (por motivos obvios) si me consiguio provocar unas sensaciones parecidas.

    Soy de los que defienden el segundo capitulo, a mi me parece bastante bueno, el que me dejo un poco frio fue el del oso Waldo, me parece el mas flojo de ambas temporadas, quiza porque al ser menos utopico me impacto menos.

    Excelente serie, si señor

  16. Todo el mundo habla bien de esta serie, la verdad. Yo aún no la he visto. Me alegro además de que sea británica: no todo va a ser americano, ya cansa. La española «Crematorio» (basada en la inmensa novela de Chirbes) tampoco estaba nada mal.

    Aprovecho (me disculpo, porque no viene a cuento), por si alguien tiene curiosidad en el cine de los años noventa, para comentar que en mi página «El cine en que vivimos» puede leerse el primero de tres artículos sobre los mejores directores de esa década (los que a mí me parecen mejores, claro está).

    Un saludo.

  17. Coincido bastante con la crítica de Diego Cuevas, a mí el que más me gustó con diferencia fue el primero, aunque el segundo me pareció mejor que el tercero, al que le faltaba un poco de gancho. Veo que para mucha gente el segundo fue su favorito, pero yo lo encontré un poco acartonado… no sé, como si desde el principio todo tuviera un aire poco creíble, y más con el desenlace final.

  18. Si bien disfrute la frescura de la primera temporada, esta segunda temporada me dejo un gusto a buen comienzo (con el primer programa) hacia un final flojo con «el momento waldo» (es cierto lo que dices, las imagenes añadidas entre los titulos sobre un futuro opresivo le quita fuerza). Cuando vi el segundo programa me recordo bastante a un cuento de ciencia ficcion » El sistema malley» de Miriam Allen de Ford (Visiones Peligrosas I – Antologia de Harlan Ellison – 1967), donde (spoiler) los asesinos son condenados a revivir dia tras dia sus crimenes (fin spoiler). La vuelta de tuerca de «oso blanco» es el agregado del publico cual reality show, y la manera en que esta narrado, pero, la idea no es nueva.

  19. raulrpolo

    Partiendo de la base de que la segunda temporada pierde la fuerza de la sorpresa (yo fui de los que hizo caso a la primera frase del artículo sobre la primera, «deja de leer esto y ve los capítulos», que agradecí mucho) mi opinión es que la segunda está a la altura.

    Detalles: antes de la «resurrección» del novio del primer capítulo, la escena en que ella se va de picnic y le enseña ese maravilloso paisaje, que a «él» sigue sin convencerle. La sensación de encontrarse frente a algo que seguro se hará realidad en poco tiempo: ¿cómo negarse a seguir compartiendo conversaciones con alguien a quien quisiste, aunque ahora se vea un poco descafeinado? De hecho lo que me parece menos creíble es que ella acabe por rechazarlo.

    El segundo tiene un aire a En los límites de la realidad que a los consumidores de ciencia-ficción más convencional nos engancha. Efectivamente, lo mejor está en los títulos de crédito.

    El tercero sencillamente ya está aquí. ¿Alguien recuerda la encuesta medio de coña que daba a Belén Esteban como tercera fuerza política? Pues es de 2010, cuando muchos esperaban que el PP fuera el bálsamo de Fierabrás…

  20. Adrián

    A pesar de que pierda fuerza en su segunda temporada, el capítulo «Ahora mismo vuelvo» es escalofriante.

  21. Coincido con los anteriores comentarios, para mí el mejor de todos fue el segundo capítulo, si bien uno se imaginaba algo similar, las vueltas que va dando te dejan pensando mucho, el «disfrute» de ver el sufrimiento, que sea eso una diversión, ver a los niños sonreír, me deja pensando si alguna vez tendremos llegaremos a ese punto..

    En el caso del último capítulo me hace acordar hace un tiempo en las elecciones que mucha gente llevaba boletas con personajes de historietas.. no creo que estemos muy lejos, eso muestra el hartazgo de todos.

    Es una serie que no hay que perderse y es de lo más prometedor que hay.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.