Publicidad navideña marca España

Publicado por

De la marca España solo queda el deporte, me decía el otro día mi amigo Ramón. No sé muy bien qué es eso de la marca España, pero por lo visto Sacyr y su affaire panameño forman parte de ella, así que muy allá no debe de ser.

Pero si hablamos de marca, una de las cosas en las que más ha destacado España a nivel internacional ha sido en publicidad. El trabajo creativo de España ha sido tradicionalmente muy alto. Agencias como *SCPF, Sra Rushmore y Publicis Lado C, o publicitarios como Luis Bassat, Toni Segarra o Miguel Vizcaíno han coleccionado premios a internacionles. Eso sin contar a los creativos argentinos, que durante la pasada década emulaban a sus compatriotas futbolistas y en cuanto destacaban allá se venían acá, a Madrid y Barcelona, en busca de fortuna y gloria que decía Indiana Jones.

Luego pasó el spot del Sorteo de Navidad de Lotería Nacional. Si yo tuviera que elegir diez cosas que representan a España, la lotería estaría sin duda en mi lista. Pocas cosas retratan tan bien a este país como un impuesto indirecto que vive de la superstición y el analfabetismo matemático de gran parte de la población. Todo ello celebrado como asunto de Estado: Televisión Española dando el sorteo en vivo y en directo el 22 de diciembre, los telediarios abriendo con niños gritando cifras aleatorias, pueblos remotos celebrando con cava… Este año, como gran novedad, los catalanes han decidido que una manera de diferenciarse del resto era crear su propia lotería. Y el pueblo catalán ha respondido en masa, demostrando ser tan membrillo como el resto del país.

El anuncio de televisión del Sorteo de Navidad de Lotería Nacional es un clásico publicitario navideño junto con otros dos: el de Freixenet (este año no lo he visto siquiera) y el «vuelve, a casa vuelve« del turrón El Almendro. Tres cumbres del mal gusto y la falta de creatividad que, como tantas otras cosas, sobreviven en España solo porque llevan toda la vida ahí.

Poco se ha hablado de la otra tradición publicitaria de estas fechas: el primer anuncio del año. La pole de 2014 ha sido para Coca-Cola. Curioso que sigan haciendo esta distinción, cuando la gente ya no sintoniza TVE para ver las campanadas de fin de año. Lo cual me hace preguntarme cuánto tardaremos en tomar las uvas con una aplicación móvil y esperemos ansiosos el primer banner del año.

El cortometraje de terror que es ese anuncio con Caballé, Bustamante, Marta Sánchez y Niña Pastori sodomizando un tema clásico como «Always on My Mind» (comparen con la versión de Elvis) es indefendible. Como lo es el que me lo pusieran en una sala de cine el 23 de diciembre, un día después del sorteo que pretendía promocionar. Lo que me inquieta, sin embargo, no es que un spot puntual sea malo, es que no recuerdo haber visto un anuncio brillante en casi dos semanas.

Esta navidad he visto dos campañas con Chus Lampreave, por lo visto coronada como nueva abuela de España. Una primera publicidad dirigida por realizador J. A. Bayona para el desengrasante KH-7, marca que debería gastar menos en directores y más en ideas creativas. Otra, la de Campofrío, según la que —si lo entendí bien— hay que estar orgulloso de ser español porque gritamos en los bares.

Recuerdo haber presenciado estupefacto un spot de King, esa compañía de juegos para móvil que se define como «los creadores de Candy Crush». La idea de anunciarse en televisión para conseguir descargas es al menos innovadora. La de hacerlo con un spot que invita a la epilepsia, un poco menos.

También he visto, cuando toca comprar Reyes, esa caravana interminable de anuncios de perfumes, todos bellos e incomprensibles a partes iguales. Solo recuerdo uno con el chico de Crepúsculo moviéndose al ritmo del «Whole Lotta Love» de Led Zeppelin, pero no me pidan que recuerde la marca. La buena noticia es que probablemente ninguno de los anuncios de perfume es de producción nacional.

Esta navidad me ha dejado un solo spot inteligente: el de los tres Reyes Magos pidiendo a los niños que dejen la noche del 5 de enero tres plátanos de Canarias para darles fuerzas. Apuesto a que suben las ventas de plátanos estas navidades.

Lo único que no recuerdo es anuncios de juguetes. Ni uno. Me queda el consuelo de saber que yo ya no soy su público-objetivo.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

19 Comentarios

  1. La distinción sobre el primer anuncio del año se puede hacer precisamente porque ya no se siguen las campanadas por TVE.
    TVE no emite ninguno anuncio publicitario ya, ni el primero ni el último.

  2. Pues a mí el de Chus Lampreave de KH7 me dejó descolocado y, precisamente por eso me gustó. Para variar, los de KH7 recurriendo al sexo… sólo hay que ver cómo entre los dos astronautas agarran un joystick.

  3. Sobre el anuncio de Campofrío, lo que más me sorprende es cómo se reduce primero a los extranjeros a un estereotipo, y luego a los españoles mismos. Y lo que es peor, se da por hecho que los europeos no se ríen, o no se divierten. «¿Pero hay cómicos en Alemania?» Chus Lampreave dixit.
    La publicidad, cómo la política, es un reflejo del estado cultural del país. Y no parece que vayamos bien.

    • Es que es horrendo. Un anuncio que poco mas nos viene a decir que aunque emigres que sigas teniendo tu «cultura» y costumbres (dando por echo que las nuestras son las mejores), en un país en el que la gente no para de echar en cara a la inmigración su falta de integración en la sociedad (y eso que hay poca inmigración comparado con otros países europeos a los que aluden en el spot)

  4. Deberían despedir al creativo de McCann-Ericsson responsable del anuncio de la Lotería de Navidad. Y al que tuvo la idea del de Campofrío tendrían mandarlo al paredón. ¿Estos son los genios que arrasan en los festivales de publicidad? Pues que bien…

    • El anuncio de la Lotería 2013 es de Tactics. McCann-Ericksson sólo debe de ser procesada por el de Campofrío, con la agravante de reincidencia (memento Fofito).

  5. Mi más sincera enhorabuena por el artículo. Creo que somos muchos los que pensamos así y creo, además, que no deberíamos callárnoslo; pues haciendólo no hacemos le hacemos ningun favor a nuestro futuro y el de nuestras próximas generaciones.

  6. Igual no viene al caso pero una publi buena del 2013 es, para mi, la de la chica de Peugeot que acelera con el pié en la báscula. De lejos la mejor y además barata, una idea.

    • Copiada de un anuncio de Audi del año de la catapún. Bastante mejor la de Audi, por cierto. Y además, una de las dos campañas de esa marca que me llevaron a elegir la Publi como vocación (o a que ella me eligiera a mí, no lo tengo muy claro).

      Te dejo el link por si quieres verla:
      http://www.youtube.com/watch?v=Ow4fC0VbKlw

  7. No sabía que el anuncio de la Lotería de Navidad era de McCann-Erickson, pero está a la altura de su calidad como agencia. Es posible que se hayan subido al carro de «que hablen de ti, aunque sea de culo» y de ahí la explicación de un anuncio tan casposo, bochornoso e infame. Imposible de olvidar, eso sí. Lo que no se puede negar es que es muy acorde a los tiempos que corren en España.

  8. El anuncio de la Lotería de Navidad es un espanto desde cualquier punto de vista, pero antes que cargar las tintas contra la agencia me gustaría ver el briefing que la ONLAE les pasó… trabajo en lo público y conozco bien la caspa que anida en los Ministerios y sus aledaños… La Admón no paga mal y no está el patio como para decir que no a los caprichos/errores de los clientes.

  9. ¿Sabes qué pasa? Miedo. De los clientes. De los jefes a los clientes. Y de los que estamos abajo a los jefes y a los clientes. Y así nos va. Hemos pasado de ser una potencia mundial en los 80 y los 90 (y ahí está el palmarés de los grandes festivales para demostrarlo) a ser una completa impotencia. Es lo que tienen la mediocridad y, otra vez, el miedo. Clientes que no se atreven a tomar decisiones y hacen que las tomen test, post test y estudios varios por ellos (preguntaos cuántos de estos test pasaban los productos de Apple y cuántos los de su competencia y llegaréis a variadas y bonitas conclusiones). Responsables de agencias que solo ven dinero y renuncian a talento y oficio a cambio de sangre joven, barata, desechable y que, sobre todo, no represente una amenaza para su poltrona, cultivada tras 20 ó 30 años de lamer culos.

    Las agencias siguen estando llenas de talento. Es de lógica: la creatividad no desaparece así como así, de un día para otro. Pero alguien tiene que creer en ella y arriesgarse a tomar decisiones, en lugar de dejar que un papelito con fríos números las tome por él. La publi es el arte de cultivar emociones. Y ésas, amiguetes, no se pueden racionalizar.

    Es sintomático que el anuncio español más aplaudido del año (un paloooo, un palooo) sea un plagio de una campaña de una fundación brasileña. Buscad el link, es clavado. Tan clavado que no puede ser coincidencia

    Y respecto al anuncio de Loterías… Yo no le daría la culpa a la agencia, sino al amiguete que le dio la cuenta. Ya sabemos como funcionan los concursos públicos en este país.

  10. La publicidad española ha ido a peor, pero a mí el anuncio de Campofrío me parece bueno (aunque no comulgue con su contenido «ideológico»). Va dirigido a quien va dirigido, y es publicidad, no una clase de ética. Lo que veo complicado es como hacer la típica versión reducida-económica. La preguntas es ¿quién compra el jamón de york?

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.