El señor de los chupetes: una parodia dentro de otra parodia

Publicado por

x2ndcnLos tebeos se han alimentado con frecuencia de parodiar otros personajes de ficción. Por ejemplo, Groonan el vagabundo, de Sergio Aragonés, es una versión desternillante, salvaje y descerebrada de Conan. Los agentes del estilo de James Bond han tenido su réplica en Anacleto, agente secreto, de Vázquez, o en Mortadelo y Filemón, de Ibáñez. Realizar una versión humorística de Superman, el superhéroe del cómic por excelencia, parecía caer por su propio peso. Y Jan se aventuró en esta empresa con Superlópez.

No es una parodia en la línea de la serie televisiva El gran héroe americano, donde un don nadie adquiere poderes similares al hombre de acero a través de un traje y tiene que aprender a hacer todo sobre la marcha, sino que se va dando una vuelta de tuerca a todo: López, de origen extraterrestre, también trabaja (bueno, es un decir: se dedica a hacer pajaritas de papel) en un periódico, aprovecha sus poderes sobrehumanos para desfacer entuertos, lleva una doble vida que le complica mucho la existencia y está enamorado de Luisa Lanas (versión castiza de Lois Lane), una compañera de trabajo (sí, demasiadas similitudes; de hecho, tantos parecidos incluso le metieron en algún problema legal con DC Cómics).

Pero le sale casi todo mal. López es un tipo que pone buena voluntad en todo lo que hace, pero tiene una enorme facilidad para enredar las cosas y buscarse líos. Su falta de carisma tampoco le ayuda puesto que ni cuando se pone la capa y los leotardos y se transforma en Superlópez le toman en serio: por ejemplo, lejos de dejarse impresionar por sus poderes, Luisa opina que el superhéroe es una medianía y un metepatas. Rizando el rizo de la parodia, en El señor de los chupetes Superlópez se ve envuelto en una trama que se inspira tangencialmente en El señor de los anillos, de donde Jan toma los elementos indispensables para que se reconozca a la obra de Tolkien pero, a su vez, tenga personalidad propia y diferenciada. Así, el chupete único te da el poder de la invisibilidad cuando te lo pones, es decir, cuando te lo metes en la boca, y hay diversos chupópteros encapuchados (como los nazgûl) que también tienen chupetes, aunque el chupete único es el más poderoso de todos. Por cierto, ¿les suena esto?: «¡Este chupete es el gran chupete único para someter a los seis chupetes negros y, en las tinieblas, someterlos a todos bajo el poder de Tchupón, el señor de los chupetes!».

La maldad intangible y bastante genérica que destilaba Sauron en la Tierra Media aquí se transforma en algo más real y puede que aterrador: Tchupón es responsable del tabaco, de las máquinas tragaperras, los chupetes y la televisión, entre otros objetos demoníacos. Y claro, Superlópez no puede negarse cuando le dicen que hay que luchar contra ellos e irlos a buscar a sus bases secretas, que le llevan de un lado a otro del mundo… o fuera del mismo. Una idea de partida así puede parecer que tiene poco recorrido, pero Jan lo suplementa con mucha imaginación en el guion y buenos lápices, con un estilo que podríamos calificar como de plastilina. Siempre que releo los tebeos de Superlópez me recuerdan a aquellas series de animación en slow motion que se realizaban con muñecos de plastilina, objetos tridimensionales que tenían un característico aspecto gomoso y ligeramente grasiento. Bien, pues esa es la sensación que tengo al mirar las abigarradas viñetas de Jan: hasta los ladrillos me parecen de goma.

Hay algunos aspectos curiosos que no son muy habituales en los tebeos de este tipo, en principio dirigidos a un público joven. Por ejemplo, Jan rompe la cuarta pared y Superlópez se comunica con el lector en varias ocasiones; sabe que vive en un cómic y no parece darle importancia, lo ve como algo normal. Así, Tchupón reconoce que supo de sus hazañas leyendo la revista Mortadelo Especial. O cuando Superlópez, perdido en la base lunar de uno de los chupópteros, tiene su máxima preocupación en que solo le quedan seis páginas para acabar la aventura y «está en Babia». También es muy llamativo el número de muertos tanto implícitos (las bases son destruidas sin dejar piedra sobre piedra) o explícitos ya que, sin ir más lejos, en dicha base lunar, hay cadáveres por todos lados. Bueno, y ni que decir tiene que un cómic juvenil en el que aparece gente fumando hoy en día es impensable. Todo esto ayuda a que sea una historieta diferente y francamente recomendable: un tebeo irreverente, exagerado y muy cómico.

Artículo extraído del libro Jot Down 100: Cómics disponible en nuestro store en formato digital impreso y en nuestra red de librerías

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA

75año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA + FILMIN

100año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

29 comentarios

  1. Genial tebeo. Andará perdido en algún lugar de casa de mis padres. Una confesión : tardé años en darme cuenta del significado del hechizo al que era invulnerable superlópez » ¡¡¡¡¡etevlaonreuc!!!!! » :-).

  2. Larry Bird

    Mi Superlópez favorito

  3. titotitos

    El inspector Dan es mejor.

  4. «Stop» motion, no slow. Corregid ;)

    P.D.: Lárgame un cilindrín, fotero.

  5. Genial, los primeros comics de Superlopez son míticos.

  6. Pingback: El señor de los chupetes: una parodia dentro de otra parodia

  7. Carlos

    Un detalle sobre «El Señor de los Chupetes» que no todo el mundo sabe es que el título y la elección de Jan del chupete como objeto de deseo tiene que ver con la tradición de arte callejero de Barcelona.

    En este caso, el chupete de Jan es un homenaje al «Xupet», artista barcelonés que lleva firmando en las paredes de la ciudad condal -y de media cataluña- con un chupete negro desde tiempos inmemoriables.

    Su web: http://elxupetnegre.com/index-flash.htm

    Saludos!

    • graffitero

      va a ser que no, puede que al revés.
      el graffitero nació 8 años después de la publicación del cómic.

  8. Gran cómic y gran artículo.
    Stop Motion en lugar de Slow Motion.

  9. Y es Groo el barbaro eso de «groonan» sera cosa de la traduccion

  10. junto con la Caja de Pandora uno de mis favoritos

  11. SeRgEY

    Viva el antihéroe!!!

  12. Rorschach

    Y ‘Los cabecicubos’, y ‘La semana más larga’, y ‘El supergrupo’… Las primeras aventuras de Superlópez son míticas.

  13. Mis favoritos son Los cabecicubos y La semana más larga, aunque todos los primeros están geniales, llegando al nivel de Asterix y Tintín en muchos momentos… No entiendo por qué bajo luego tanto la calidad de los guiones

  14. Me contesto a mi mismo:

    http://astropuerto.com/ascenso-y-caida-de-superlopez/

    Un gran análisis, creo que alguien ya lo compartió antes, lo recomiendo.

  15. Guillermo

    Esta bien, pero el mejor es Superlopez en el infierno. Obra maestra!

  16. davorz

    Cuando aún era un renacuajo que casi no sabía ni leer, recuerdo que me encantaban los Superlópez porque me dedicaba a buscar en las viñetas a los Petisos Carambanales, que estaban por todos lados al mas puro estilo «¿Dónde está Wally?»

  17. La animación «de figuras de plastilina» se llama STOP MOTION, no slow motion.

  18. yomesmo

    también jan hizo una parodia de conan: tronak el karbaro con una espada made in toledo… cojonuda luego no se que paso pero los últimos eran horrendos

  19. Juan Miguel

    si vds investigan la obra anterior de JAN veran que es un autor bastante irreverente y eso amigos, se trasluce en sus primeros SUPERLOPEZ.

    les recomiendo LASCIVIA.

    para mi el mejor, la caja de pandora pero reconozco que también me sorprendió el de los cabezicubos.

  20. Pingback: ¿Qué cómic debería adaptarse a la pantalla?

  21. miguel

    Jan ha estado muy relacionado con el mundo de la animación así que lo del Stop-motion es una intuición certera.

  22. «Lascivia» no es anterior a estos comics de Superlopez.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.