Turistas de gimnasio

Publicado por
Foto: Lifeline Australia (CC).

Siempre he sentido desconfianza ante esa gente que corre porque sí, sin que le persiga nadie, o que se sube a una bici a pedalear con una furia desatada pero sin moverse del sitio. Es más, como pasa a veces con lo desconocido, confieso que me daban un poco de miedo. No era una cosa exagerada, pero si podía evitar subirme en un ascensor con uno de ellos, mejor.

Pertenecían a un mundo lejano, ajeno. Pero, de repente, se multiplicaron y se metieron en todas partes, incluido mi móvil. El grupo de WhatsApp que tengo con mis amigas y sus maridos se convirtió en un centro de alto rendimiento. El chat se llenó de palabras raras. Y yo tuve que aprender el nuevo idioma. A día de hoy, creo que podría engañar a cualquier runner (por teléfono, claro): sé recitar de memoria las carreras importantes, provincia a provincia, y también podría tirarme el pisto citando cuatro o cinco aplicaciones de móvil para nosotros.  

La teoría la domino y con eso me valía. Pero todo el mundo a mi alrededor se empezó a poner especialmente macizo, y entre eso y la crisis de los treintaytantos, me pudo la presión. Lo que sigue es el humilde diario que escribí para desahogarme después de cada visita al gimnasio. Lo comparto porque sé que hay más incomprendidos como yo. Si el primer día os presentasteis con un pantalón de chándal viejo y una camiseta de propaganda; si sois incapaces de ducharos en los vestuarios porque os intimidan todos esos cuerpos perfectos; si os sentís diminutos, desnudos, cuando atravesáis esos antros de sudor y música infernal, que sepáis que no estáis solos. Camaradas, somos la mayoría silenciosa. Desde aquí, mi abrazo solidario.     

Día 1

Bueno, pues hoy he ido a un gimnasio de esos. En ningún país me había sentido tan turista. Como correr sin que me persiga nadie me parece de tontos y elíptica me suena a potro de tortura, me apunté a zumba. Una hora de baile pensaba yo. ¡Já! Sobre el espejo de la vergüenza, ese que te devuelve sin piedad la prueba de tu descoordinación, hay un reloj trucado: cuando crees que llevas una hora haciendo sentadillas y cosas por el estilo, solo han pasado diez minutos. He pisado a mis compañeras. Les he dado manotazos y codazos. Todas iban monísimas con sus mallas y sus tops. Aparentemente, el chándal ya no se lleva.

Mi profesora es una diosa con una coleta rubia (de bote) que le llega por la cintura y un culo que le empieza aproximadamente a la altura de la coronilla. La música hace daño al oído, casi tanto como las letras de las canciones, pero al terminar la clase la gente aplaude como si hubiéramos asistido a un concierto de Otis Redding.

Ha sido horrible, pero también ha sido genial. A lo mejor me compro unas mallas de esas. Mañana os cuento lo de las agujetas. La última vez que había hecho deporte existía una cosa que se llamaba COU.

Día 2

El uniforme, mejor. Me he comprado unas mallas de esas. Aquí, entre nosotros, me he ido al Decathlon —¡cinco euros las mallas, dos la camiseta!—. Las zapatillas ha sido imposible. Sigo utilizando las de COU porque ya no hacen zapatillas para gente con buen gusto como yo. ¿Por qué piensan los fabricantes que solo las bakalaeras taradas hacen deporte? ¿Qué pasó con el blanco y negro?

De coordinación, peor. Por si no fuera ya difícil recordar los pasos de zumba día 1 —hubo unas vacaciones, una boda gallega con doce platos y un catarro de por medio—, mi profesora —esa diosa con coleta por la cintura y culo en la coronilla— ha introducido nuevas coreografías con más gestos obscenos que, como sabéis, son los más difíciles de imitar para las que somos sofisticadas y un poco tímidas.

He reducido los pisotones y los manotazos a mis compañeras, pero lamentablemente no eran las mismas que las del otro día, con lo cual no he podido compartir con ellas mis progresos. Vuelvo a casa corriendo para hacer una lista de las cosas que sí hago bien en la vida. Y con una preocupación que no me va a dejar dormir: la música, esos hits del perreo, no me ha desagradado tanto como zumba día 1. Sé que estoy tonificando, pero a costa de mi oído. Me meto en la ducha con fados de Amália Rodrigues para compensar.

Día 3

Catástrofe. Mis zapatillas de COU se han roto. Han durado catorce años en una caja en el armario y solo tres sesiones de perreo en zumba. A cambio, puedo celebrar con vosotros mis primeros progresos. Zumba, día 3: pisotones: cero, manotazos, solo uno.

Ya sé el nombre de la Diosa, Paula, y he hecho mi primera amiga de gimnasio, una de las de los tops y mallas de fibra de carbono que ha confesado que llevaba un año yendo a clase —así cualquiera.

A ver, los movimientos obscenos aún me cuestan. Cuando los hace Paula parecen un rito de apareamiento, y cuando los hago yo, los espasmos de una demente, pero torres más altas han caído. Y ya no hay nada que hacer: me he aprendido las horribles letras de las canciones —el oído tiene a veces razones que el corazón no entiende.

Para terminar, una confesión —a vosotros no puedo engañaros—. He hecho trampas en la sesión final de abdominales —«¡Y dieeeez….!»—, pero me han pillado. Ha sido duro: Paula me ha mirado con esa cara que ponen los padres antes de decir: «No estoy enfadado. Estoy decepcionado». He corrido a encerrarme a pensar en mi cuarto.

Día 4

Hoy he hecho un descubrimiento: en zumba, como en la vida, las mejores cosas pasan cuando te daba pereza salir y, al final, sales y conoces al hombre de tu vida. Hoy he estado a punto de no ir. Estaba cansada y, sobre todo, me daba vergüenza estrenar mis horribles zapatillas nuevas. Al final, me he armado de valor y he salido corriendo de casa hasta el gimnasio rezando para no cruzarme con nadie conocido. Y ha valido la pena porque al llegar me han hecho un regalo: UNA NUEVA. Una pobre señora despistada que iba, como yo aquel día, en chándal, y que me ha preguntado, nerviosa, mientras se acariciaba una cadenita de oro: «¿Es muy intensa la clase?».

A ver, podía haber dicho toda la verdad, pero no me pude resistir. ¿Maldad? Probablemente. En zumba descubres cosas de ti misma que no te imaginabas. «No, no… Es muy divertido. El primer día cuesta un poquito, pero vamos, nada…», le dije.

Pobre mujer.

Como soy mala, pero no tanto, antes de que empezara la clase le aconsejé que advirtiera a la Diosa que era su primera vez. Y yo creo que Paula había tenido un mal día porque lo que hizo durante los siguientes sesenta minutos solo tiene un nombre: ensañamiento. Nos hizo hacer cosas que jamás habíamos hecho, más sentadillas que nunca, más saltitos, patadas y flexiones… Busqué varias veces a la señora para mandarle esas miradas de complicidad y ánimo que tanto hubiera agradecido yo mi primer día. La última vez, ya no estaba.

Señora, si lee esto, vaya al Decathlon, cómprese unas mallas y vuelva a zumba. Lo vamos a pasar de maravilla y, si tenemos suerte, ¡pronto llegará otra nueva!

Foto: Alexandre Modesto (CC).

Día 5

La señora del otro día —la nueva, la que me preguntó, tan inocente, si la clase era muy intensa— no ha venido. Me sabe mal. Me sabe mal porque, la verdad, tengo remordimientos. Desde el martes, cuando le mentí para hacerme la listilla de zumba —a lo que hemos llegado—, he pensado mucho en esta mujer. Pero a la vez estoy un poco enfadada con ella. Me ha defraudado. Yo confiaba en verla aparecer por la puerta, con sus mallas nuevas y la cabeza alta. Incluso me había imaginado la escena del reencuentro: yo le chocaba la mano, como hacen en los gimnasios de las películas, y sin decirnos nada más, las dos entendíamos. Íbamos a ser compañeras. Aliadas.

Dos personas normales entre la Diosa y esas niñas de los tops y las mallas caras que sí saben hacer los movimientos obscenos —por algo será— y terminan la clase con la coleta en su sitio y la raya del ojo perfectamente pintada. Pero nada, me ha dejado tirada. Sigo siendo la única patosilla. La loca a la que las dobles de la Diosa hacen como que no ven cuando a mí me da el ataque de risa por contacto visual con el espejo.

La señora iba a entender. Pero no ha venido.

Día 6

La Diosa nos ha informado hoy de que próximamente habrá una master class, esto es, bailamos en un teatro y se supone que debemos invitar a amigos. ¿Pero a quién se le ocurre? ¿Por qué razón iba a querer yo que un ser querido me vea en semejante papelón y con estas horribles zapatillas? Yo quiero que me recordéis con mi estilazo, mi saber estar, mis zapatos.

Mis compañeras de las mallas caras y raya del ojo pintado se han entusiasmado. Ha habido aplausos y algún gritito. Y ahí es cuando me he dado cuenta yo de que nunca vamos a ser amigas.

Para no variar, hoy me ha pasado algo vergonzante. Ha venido un chico. Se ha colocado en la fila de delante y todo el rato se giraba hacia mí. Al principio me he enfadado —he estado a esto de darle un manotazo voluntario y decirle «pues tú también eres bastante patoso, ¿qué pasa?»—. Luego he pensado que quizá no se estaba riendo de mí. Y ya al final, solo por unos segundos, me he planteado la posibilidad de que le gustara. He oído historias de gente que va a ligar al gimnasio y nunca me las he creído.

Estéticamente, al menos, en mi caso —zapatillas horrorosas, mallas implacables, cara de semáforo—, son las horas más bajas. Pero por un momento he pensado: ¿Y si me ha pillado en mi ataque de risa por contacto visual con el espejo y le ha hecho gracia? ¿Y si él también es normal? ¿Y si él entiende?

No era el caso. Enseguida he descubierto que lo que hacía el chico no era mirarme a mí, sino comprobar si parpadeaba su móvil, que había dejado en un estante justo en mi dirección. El descubrimiento, claro, ha provocado otro ataque de risa. Y ahí me ha mirado con cara de susto y me he dado cuenta de que él tampoco entendía.

No voy a hacer amigos en zumba. Pero tampoco necesito más. Con vosotros, que jamás seréis invitados a esa master class —por el respeto que os tengo— me sobra.

Día 7

Creo que ya puedo decirlo: soy una más. ¡El de la puerta del gimnasio me ha saludado hoy! Antes no lo hacía porque no daba un duro por mí y no le culpo. Con lo que sé ahora, yo también habría desconfiado de una que llega en chándal —al gimnasio en chándal, ¿a quién se le ocurre?— y con unas zapatillas de la temporada 1998-1999.

Debió de pensar que iba a durar una clase, pero aquí estamos, ¡en zumba día 7! A lo mejor un día incluso se aprende mi nombre. Quién sabe, puede que hasta terminemos siendo amigos de Facebook.

Hoy he hecho otro descubrimiento: si escuchas la música en lugar de mirar fijamente a la profe, los pasos te salen mejor. Intentar copiar a la Diosa era un error. Los movimientos obscenos no se pueden imitar, son una cosa muy personal, cada uno tiene los suyos. Y empiezo a entender a Paula. Ya sé por qué nos hace hacer tantos tipos diferentes de abdominales: cada uno duele en un sitio distinto. Lo he descubierto ahora que he dejado de hacer trampas y ya hago las series enteras de diez.

¡Soy una más!

Día 8

El gimnasio engorda. ¡Me han salido músculos! Esto me preocupa. Nadie me avisó. ¿Y si se me ponen piernas de Roberto Carlos? No hacer deporte desde COU tenía sus ventajas: el cuerpo estaba blandito, sí, pero yo creo que ocupaba menos.

Hoy no he dado pie con bola porque he dedicado buena parte de la clase a escrutar la carne bajo las mallas de todas mis compañeras. No pude llegar a ninguna conclusión; había piernas de Roberto Carlos y piernas de Kate Moss. La Diosa tiene de estas últimas, pero es vegetariana —esto lo he averiguado en su perfil de Twitter—. Las de la raya del ojo perenne, las que ni sudan, creo que no comen. Están siempre hablando de unos batidos raros. Dudo que pasaran un control antidopaje.

Mi amigo Ángel, cuya bellísima mujer Paula hace esa cosa de las bicis locas, mantiene que las chicas delgadas están mejor con ropa, pero las que van al gimnasio, mejor desnudas. Esto tampoco me ha tranquilizado nada. Para empezar, sin ropa, suele haber menos público y menos exigente.

¿Las vegetarianas comen chocolate? ¿Y gominolas?

Día 9

Nuevo descubrimiento: ¡zumba es la maría del gimnasio! Aparentemente, los empollones son los de las máquinas, las pesas… No hablan con nosotras, las de las «clases colectivas», pero no hace falta, nos perdonan la vida con la mirada cuando nos ven pasar en grupo. Nos desprecian. Están convencidos de que no deberíamos estar allí, de que no pertenecemos a ese lugar. Si pudieran, sé que nos prohibirían la entrada. Al gimnasio, piensan ellos, no se va a bailar.

Nunca les miro, pero hoy he pillado a dos musculitos —de esos que sonríen a su propio reflejo en el espejo— riéndose de nosotras frente a la puerta de nuestra clase. Hubiera dado lo que fuera porque la Diosa les hiciera entrar y los pusiera en su sitio a base de sentadillas y patadas al aire. Iban a sudar como perros y a suplicar como nenazas que les dejaran volver a la elíptica de marras. Que los de las bicis locas me miren por encima del hombro, vale, pero levantar unas pesas —un dos, un dos…—, eso lo hace cualquiera. En zumba hay que tener coordinación, memoria de elefante, resistencia y poca vergüenza.

Sí, en el gimnasio hay castas. Y yo, para bien o para mal, pertenezco ya a las del ojo pintado. Son un poco pijas, sí. Se dopan con batidos raros, sí. Su destreza con los movimientos obscenos es inquietante, sí. Pero son mi tribu.

Foto: Rogerio Beatz (DP).

Día 10

Llevo dos días sin ir a zumba. El pasado martes era la famosa master class y no fui porque me entró pánico escénico. Sabía que no habría nadie conocido porque por el respeto que os tengo no os invité, pero la perspectiva de hacer el ridículo ante seres queridos de otros tampoco me entusiasmaba. También valoré el alto riesgo de presencia de cámaras y la altísima resolución de los omnipresentes smartphones. Se me pone la piel de gallina solo de pensar que algún vídeo o fotografía podría haber terminado en YouTube o similar hiriendo para siempre —en internet no hay olvido— ese delicado tesoro llamado reputación.

Día 11

Hoy he vuelto a zumba después de tres días de ausencias (uno por master class, dos por culpa de Mariano Rajoy). No esperaba una pancarta de bienvenida, pero sí algo más que la indiferencia con la que me ha recibido la Tribu del Ojo Pintado. El gimnasio es un sitio donde la gente va y viene y nadie te echa de menos. Es así.

He encontrado a Paula más Diosa que nunca. Ella sí que me ha reconocido, creo, y en cuanto me ha mirado me he avergonzado de mi Ferrero Rocher de ayer y de las cervezas del lunes. Ella tiene ese poder. Y ya sé por qué es. Es la coleta.

Algunos ya lo sabéis, pero para los que no, lo confieso aquí: yo era la gorda de mi clase. En el colegio me llamaban Natillas y cuando hice la primera comunión pesaba más de lo que peso ahora. A estos tres datos fundamentales de mi biografía le falta uno más: a mis padres les gustaba el pelo corto y de pequeña me obligaban a cortármelo a lo champiñón. A ellos ya les he perdonado, pero os podéis imaginar el efecto de aquella combinación fatal de cara-pan y corte a mitad de oreja.

Para mí, el cole es la clase de gimnasia, corriendo detrás de las niñas delgadas que llevaban unas coletas de caballo largas, perfectas, que se movían con gracia de izquierda a derecha delante de mí. Aún no sé cómo sobreviví. La coleta de la Diosa le llega por la cintura y en cuanto empieza a moverse como un péndulo al ritmo de esos espantosos hits, yo vuelvo a ser Natillas. A lo mejor no consigo que se me ponga un cuerpazo como el de Paula, pero ¿y lo que rejuvenezco?  

Día 12

La Diosa nos ha dicho hoy que no puede venir el próximo jueves y que «otro profe» nos dará la clase. Esto me ha provocado rabia y curiosidad. Rabia porque el Otro vendrá con coreografías distintas que no me voy a saber. Ahora, cuando ya me había aprendido los pasos de Paula y definido mis propios gestos obscenos. Ahora, que había dejado de dar pisotones y manotazos y salía del gimnasio sintiéndome Erin Brockovich. Y curiosidad, porque esa ausencia de la Diosa me llena de preguntas. Por ejemplo, ¿hay un Dios? ¿Es el aniversario del Dios y la Diosa y han quedado para cenar zanahorias —recordad, ella es vegetariana— a la luz de las velas en un restaurante romántico? ¿Se conocieron el Dios y la Diosa en un gimnasio? ¿Hablarán de mí? Es decir, ¿se reirán el Dios y la Diosa en la intimidad de las que aparecen en chándal y no saben hacer los gestos obscenos? ¿Tiene la Diosa ropa que le tape el ombligo?

La lista es más larga y, en realidad, las preguntas que más me atormentan son otras. ¿Y si ha leído más libros de Franzen que yo? ¿Y si no tiene rival al Trivial? ¿Y si la Diosa hace reír a sus amigos hasta que les duele la barriga? ¿Y si la Tierra es ese lugar injusto donde tener ese ombligo es compatible con ser inteligente y simpática? Oír a las misses decir que les hubiera gustado vivir la Segunda Guerra Mundial daba cierto sosiego, cierta paz (en el mundo).

Día 13

Hoy nos ha dado clase otro profe porque la Diosa, como sabéis, se ha cogido el día libre. Como me temía, el Otro ha venido con sus propias coreografías y no he dado pie con bola. Pero yo y todas. Ha habido momentos en que la clase ha sido una fiesta de manotazos. No os podéis imaginar lo que he disfrutado viendo a la Tribu del Ojo Pintado pisarse entre sí. Ha sido hermoso, democrático.

El Otro era un chico encantador. Daban ganas de llevártelo a casa, darle un beso en la frente y taparlo en el sofá con una manta, pero esta relación no va a ninguna parte: no me ha hecho sudar.

El reguetón no le va. Nos ha puesto temas de Adele. Es tan delicado que antes de cada canción nos explicaba lo que nos iba a hacer. Sobre todo, nos ha enseñado a interpretar las letras, es decir, a abrazarnos a nosotras mismas, a secarnos las lágrimas, a hacer como que a lo lejos, con una mano sobre los ojos para defendernos del sol, creíamos ver al hombre de nuestra vida y corríamos hacia él…

El mejor momento ha sido cuando ha puesto, seguidas, dos canciones de Grease y nos hemos vuelto locas —sobre todo él—. Sí, nos ha hecho reír, pero no nos ha hecho sudar. Y para un día, bien, pero nosotras pagamos por perrear.  

Día 14

Hoy he vuelto a clase después de un mes ausente por culpa, otra vez, de Mariano Rajoy. Mi pulsera de entrada no funcionaba porque habían caducado los cuatro meses que pagué la primera vez. Lo siguiente os lo podéis imaginar. Por supuesto, había una oferta de un año entero y el de la puerta se ha alegrado tanto de verme que no le he podido decir que no.

Solo éramos cuatro en clase. De la Tribu del Ojo Pintado, ni rastro. Y en lugar de la Diosa ha venido otra chica. La Impostora es morena y también tiene el culo en la coronilla y el pelo por la cintura, pero a diferencia de Paula lo lleva suelto, produciendo un efecto hipnótico. En un momento de la clase me he dado cuenta de que había dejado de bailar para mirarla. Francamente, no sé cuántos minutos he podido estar así, quieta, observando ese melenón en movimiento. Espero que no fueran muchos.

Con la Impostora se suda algo más que con aquel chico tan majo que nos ponía Adele, pero muy poco. He salido con mi mismo tono de piel y mi botellita de agua intacta porque no he necesitado rehidratarme durante el perreo. Es por ello que al final de la clase, que ha terminado sin aplausos ni nada —lo cual me ha entristecido—, me he subido a una elíptica de esas.

Es una máquina muy rara. Por ejemplo, lo que se hace sobre la elíptica ¿es correr o andar en bici? Esto no me quedó claro. Y los palos esos que te atacan dan bastante miedo. He pegado los brazos al cuerpo un rato hasta que me he atrevido a agarrarlos por la presión social —los demás me miraban raro—. Casi me caigo del cacharro. Luego me ha entrado un aburrimiento infinito. Los diez minutos se me han hecho eternos.

He cogido entonces una colchoneta, dispuesta a hacer abdominales, pero sin nadie que los cuente y te anime a hacer cinco más y luego otros cinco, no es lo mismo. He pensado en decirle a una chica que tenía al lado que si nos contábamos la una a la otra, pero mi incidente en la elíptica ya había enrarecido el ambiente y no me he atrevido. He hecho como tres de cada y me he rendido.

El gimnasio sin la Diosa no tiene sentido.

Foto: Christian (CC).

Día 15

Hoy ha venido Dios. Por fin, un digno sustituto de la Diosa. Nos ha hecho sudar —no como la Impostora—; mide como dos metros —sus brazos parecían troncos de árbol— y está como una cabra. La mitad de una canción ha sido solo saltar. Saltar como ranas. Por supuesto, han vuelto los aplausos.

«Un placer, el mundo es muy pequeño, volveremos a vernos…», ha dicho al final. Nos ha hecho polvo. Resulta que Dios es el sustituto de la Impostora porque, atención, a la Diosa la echaron por no tener un certificado.

¿Pero qué certificado? ¿Desde cuándo una diosa necesita papeles para ejercer? Rápidamente he movilizado a la Tribu del Ojo Pintado para presentar una queja. No tenemos nada contra la Impostora —que la manden a ese turno que hay muy temprano por las mañanas—. Pero queremos a la Diosa de vuelta, y si no es posible, si ella ha volado ya a otro gimnasio, entonces lo tenemos muy claro: queremos a Dios.

No nos han tomado muy en serio. Nos han hecho rellenar un papel que ponía «sugerencias». Supongo que es difícil que te respeten cuando llevas unas mallas de cinco euros del Decathlon.

Día 16

La Impostora se queda y la Diosa no va a volver. Hoy, antes de empezar a perrear, la Tribu del Ojo Pintado y yo hemos dedicado unos minutos a recordar sus virtudes, siendo la primera que nos hacía sudar más que ningún otro profe —incluso más que Dios—. Hemos entrado en clase cabizbajas y, de momento, nos negamos a aplaudir a la nueva.

La Impostora, la pobre, hace lo que puede, pero necesitamos tiempo. Nos va a costar aprender a quererla, porque con la Diosa se fueron también nuestras esperanzas de tener algún día el culo en la coronilla. Solo a ella podía ocurrírsele meter seis flexiones en medio de una canción de reguetón o dar patadas al aire durante dos minutos hasta que sentías que la pierna iba a desprenderse del resto del cuerpo.

Ella tenía esas locuras propias de los genios y sus órdenes iban a misa: diez abdominales. Diez sentadillas. Si te atrevías a hacer trampas, la culpa te perseguía cuatro días. Eso es el carisma.

Ya no viene a clase por culpa de esa estupidez de los certificados, pero de alguna forma, sigue presente. La Diosa está en todas partes y te mira cuando vas a comerte el segundo bombón o dudas si pedir postre. Eso me reconforta, pero no sé cuánto durará.

Día 17

Desde que la Diosa se fue, zumba cayó en una especie de rutina melancólica que no merecía ninguna publicidad. Pero el profe de hoy se ha ganado unas líneas. ¡Ha intentado relajarnos!

Ha apagado todas las luces y nos ha puesto, a traición, «Nothing Compares To You». Que nos tumbemos en las colchonetas. Que cerremos los ojos. No sé vosotros, pero a mí me dice un chico «cierra los ojos» y me entra un estrés tremendo. Cuando ha dicho «poned la mente en blanco», ya no había nada que hacer, estaba como una moto.

Lo primero que he pensado ha sido en el musculitos de la clase anterior que había dejado empapada de sudor mi colchoneta. He barajado la opción de levantarme en la oscuridad a cambiarla, pero me ha dado miedo que el profe me riñera. Luego he pensado en la mala suerte que tengo en la vida y por qué me había tocado a mí, ¡a mí!, la colchoneta más sudada de todas. Tenía que ser del chico que había visto salir pingando de step. Y diréis, qué tontería el step, bueno, pues id a verlos, parecen el Circo del Sol. «Respirad hondo….».

Luego he pensado que el profesor era cubano, por el acento. Me he acordado entonces de unas vacaciones en Cuba y he decidido que fue ahí donde todo se empezó a torcer. Maldita sea. «Imaginad que estáis en una playa espectacular. Escuchad las olas frente a las rocas…».

Cuando se ha acabado la canción he notado una contractura. Pero aún quedaba lo peor.

El profe se ha puesto a interpretar a capela «Me cuesta tanto olvidarte», de Mecano. Con las luces apagadas y ordenándonos que siguiéramos con los ojos cerrados. ¿Vosotros qué haríais? Yo he apretado los dientes con todas mis fuerzas para no reírme a carcajadas. Y de la tensión me ha dado un tirón. La Tribu del Ojo Pintado calladas como muertas. Una dijo, cuando por fin encendieron las luces, que se había quedado dormida.

Yo esta gente no sé de dónde ha salido.

Mi contractura ahí sigue.

Día 18

No os voy a engañar, no recuerdo cuánto tiempo hacía del último perreo. Llevaba preparada una excusa genial para cuando el de la puerta del gimnasio me preguntara, como un cura, pero en mallas, que cuándo había sido la última vez. Pero no estaba. En su lugar había una rubia mascando chicle. Le he dicho «hola». Ella me ha respondido con un globo rosa. Y entonces lo he visto. No es que no estuviera el de la puerta, es que nada estaba en su sitio. Habían hecho una reforma.

Resulta que utilizaron mi ausencia para pintar las paredes de otro color y cambiar las máquinas de sitio: la de los palos que te atacan y también las de las bebidas de color fosforito. Había paredes nuevas y unas luces cegadoras de neón azul. A lo lejos se oía gritar al monitor de spinning y he tratado de orientarme con su voz hasta la sala de zumba.

Naturalmente, me he perdido.

He atravesado el pasillo de musculitos con el corazón a doscientos pulsaciones de la angustia y sin haber hecho aún la primera sentadilla. Al fin, he encontrado la sala de la clase y a cinco desconocidas esperando en la puerta. De la Tribu del Ojo Pintado, ni rastro.

Recordé, con morriña, a la Diosa y su impresionante capacidad de convocatoria —aquella mujer con el culo en la coronilla llenaría estadios—. Me dio pena que las nuevas generaciones, aquellas cinco niñas en mallas, no la hubiesen conocido.

Llegó entonces el primer rostro conocido, ese profe que nos hace bailar con pesas, que allí se llaman «¡Discooooos!». No me reconoció. Sí saludó a las cinco niñas. Le odié un poquito. La clase fue un trámite sin emoción.

Foto: Rogerio Beatz (DP).

Día 19

Sé que algunos de vosotros, a mi espalda, comentasteis en su día, cuando yo bauticé a mi profesora de zumba como la Diosa, que exageraba. Que se me había ido un poco la cabeza, pobrecita, de tanto sudar. Bien, hoy he vuelto y la profe nueva se ha presentado como Ne-fer-ti-ti.

Es pronto aún para saber si tiene el carisma de la Diosa original, mi musa, pero como lo siento os lo digo: Nefertiti tiene madera. Incluso guarda cierto parecido físico con la Diosa. El pelo, por ejemplo, lo tienen igual de largo, es decir, por la cintura, y el culo le empieza, naturalmente, a la altura de la coronilla.

Si al salir de clase, con mi cara de semáforo, me hubiera tropezado con el genio de la lámpara, le habría pedido, sin dudarlo, que me convirtiera en Nefertiti. No nos engañemos, el periodismo se acaba. No hay exclusivas para todos. El papel se muere. ¿Internet de pago? Hay que diversificar. Y yo quiero el culo en la coronilla. Quiero saber hacer todos esos gestos obscenos —el catálogo de la nueva profe es simplemente impresionante—. Quiero esa melena hipnótica. Quiero que mi vida consista en mirar mi cuerpazo delante de un espejo, viendo de reojo, detrás de mí, a la panda de losers con culo de mortal, en el mismo sitio que todo el mundo, debajo de los michelines.  

¿Sabéis lo que podríamos hacer con todo eso? No me harían falta ni los dos siguientes deseos para pedir la paz en el mundo y que ningún niño pase hambre. Que me manden a la ONU, a Corea del Norte, a Rusia, con mi pantalón corto, mi top, y un disco de reguetón. No ha nacido un ser capaz de decirle que no a Nefertiti. Si me pongo, fijaos lo que os digo, puedo hasta salvar el periodismo.

Si el genio me concede el deseo, prometo tirar toda mi ropa a la basura y no volver a comprar nunca nada que me tape el ombligo. Prometo también regalar todos mis discos de Otis Redding, Nina Simone y Amália Rodrigues y escuchar reguetón sin parar. A partir de ahora, solo perreo. «Y si con otro pasas el ratooooo, vamos a ser feliz, vamos a ser feliz, felices los cuatro. Te agrandamos el cuartoooooo…».

Día 20

¿Qué es lo peor que te puede pasar en clase de zumba? ¿Dislocarte la cadera haciendo los gestos obscenos? ¿Encontrarte con alguien conocido, con alguien que te tenga un poco de respeto y que te lo pierda en ese preciso momento y para siempre? ¿Que se te caiga una lentilla en pleno perreo? No. Lo peor es lo que me pasó a mí antes de ayer.

No puedo hablar mal de Nefertiti. La profe llega siempre con un humor excelente y no deja de sonreír en toda la clase —es como si se hubiera tragado una percha—. Además, pone todo su empeño en hacernos creer: que es posible tener su cuerpo de diosa; que si sudamos como es debido algún día compraremos (tops) en las mismas tiendas… Pero Nefertiti hace una cosa horrible: de vez en cuando —lo hizo el otro día— para y grita: «¡Por parejaaaaaaas!».

Fue todo muy rápido y a mí me faltaron reflejos. Cuando quise reaccionar, ya era tarde: toda la clase estaba emparejada, salvo yo. Intenté esconderme desde mi sitio —la última fila—, detrás de una pareja, pero Nefertiti, que tiene visión panorámica, me cazó y gritó: «Tú, ¡conmigo!».

En un gesto desesperado, intenté hacerme la sorda, lo que en zumba no tenía mucho sentido. Miré fijamente al suelo, suplicando que me tragara en ese momento y me volviera a escupir a la superficie cuando la clase hubiera terminado. Pero Nefertiti me llamaba y me llamaba. Todas las parejas me miraban. No tenía escapatoria. Levanté entonces la cabeza y la vi, esperándome en la primera fila con su sonrisa perenne. Negué con la cabeza y creo que hasta se me escapó una lágrima, pero Nefertiti debió confundirla con sudor, me cogió de la mano y me llevó hasta su sitio, delante de todo, a apenas unos centímetros del espejo implacable.

Estaba condenada.  

Antes de que empezara la canción más larga del mundo, me dio tiempo a mirarnos a las dos, tan diferentes y, sin embargo, miembros de la misma especie. De cerca, Nefertiti hace daño a la vista: esos músculos perfectos, marcados, pero discretos, elegantes. Esa forma de moverse, como si fuera el único ser del que la Tierra tira hacia arriba, no hacia abajo…

Fueron unos pocos segundos, pero toda mi vida pasó por delante, proyectada en el espejo: cuando fui la gorda de la clase, el vestido de la primera comunión —con can can, a quién se le ocurre—, los primeros Levi’s, de Portugal, los exámenes de selectividad, aquel novio, este otro, mudanzas, vacaciones, cumpleaños… Supe que aquello iba a ser un desastre, entre otras muchas cosas porque yo llevaba un mes sin ir a clase y todas las coreografías eran nuevas. Me cayó —ahora sí— una gota de sudor, pero frío, helador, desde la nuca hasta el top —por supuesto interior— que llevaba. Y sonó la música.  

Si ya es difícil bailar solo, siguiendo los múltiples pasos que caben en dos acordes de reguetón, intentar coordinarlos con otro es, simplemente, misión imposible. En el primer tramo de la canción más larga del mundo pisé varias veces a Nefertiti y le di unos cuantos manotazos que ella, hay que decirlo, encajó con mucha deportividad y sin perder la sonrisa. Al final conseguí imitar parte de la coreografía, pero siempre en diferido, es decir, yo hacía los pasos cuando el resto de la clase ya estaba a otra cosa: unas piruetas, unas sentadillas…

Cuando al fin terminó el suplicio, Nefertiti me dijo: «Qué graciosos sois». Lo dijo así, en plural, y pienso que se refería al común de los mortales. Yo regresé, efectivamente mortificada, a mi sitio en la última fila, sin atreverme a mirar a mis compañeras, que aún se reían.  

Cuando tres canciones más tarde, Nefertiti lo volvió a hacer —«¡Por parejaaaaaas!»— yo agarré rápidamente a la chica que tenía al lado por el brazo izquierdo. Su antigua pareja la agarraba también por el derecho, pero yo decidí que ese brazo y yo íbamos a ir juntos al fin del mundo. Resistí. Fueron unos segundos violentos, muy tensos, pero finalmente, la otra chica se rindió y soltó a mi compañera. Le pregunté cómo se llamaba porque la noté algo asustada. Me dijo que era su primer día. No dimos pie con bola. Pero nos reímos tanto que ella casi se ahoga a mitad de la canción.  

Desde entonces tengo pesadillas. Nefertiti me lleva a la primera fila y todos se ríen de mí. O de repente dice: «Ahora vamos a parar la clase hasta que a Natalia le salga la coreografía». Lo único bueno es que, de la angustia, me despierto encharcada en sudor y quemo calorías.

No somos nadie.

Si te ha gustado este artículo ¡Haz un donativo online!

Donar una cantidad personalizada

Información personal

Credit Card Info
This is a secure SSL encrypted payment.
Detalles de facturación

Total de la donación: 5,00€ One Time

18 comentarios

  1. Emilio

    Muy bueno!! Enhorabuena

  2. ¡Genial! ¡El mejor artículo que he leído en meses!

  3. Juaaaaaaa. Perdón por lo prosaico, pero otra cosa no se me ocurrió. Hoy Jot Down está para bromas, y de las buenas. Junto a la reunión de científicos inútiles y esta Diana desorientada en el siglo veintiuno no paro de reirme, y tengo que decirle a los demás el motivo. A proposito, y espero no ser acusado de acoso o de morbosidad insana, pero, a qué altura te ha llegado el objeto de tu deseo que envidiabas con tanta resignación, el de la Diosa, quiero decir? Muy bueno. Requetebueno.

  4. Me ha encantado reírme a carcajadas y verme reflejada en la experiencia. Muy buen diario!!

  5. Beatriz

    Genial! Disfruté mucho de tu diario. Y más, sé lo que sentiste jaja Yo probé zumba y también intentaba compreender lo que a mí me parecia un mundo paralelo al cual yo iba de vez en cuando. No me salia para nada, soy brasileña, una vergoña nacional que yo no sepa bailar.Debe ser una de las razones por las cuales he dejado mi país. En la sexta clase de zumba la profe decidió innovar, en el segundo saldo con giro perdi la poca coordinacion motora que tengo y casi me rompí el pie. Toda la clase paró, no podía levantarme, me hice un esquince, trajeron hielo, la profe estaba asustada. Despues de los primeros socorros me fui a casa cojeando, pensando que se acaba mi carrera de bailarin. Nunca más volvi al zumba. Pero fue divertido mientras duró. Un abrazo!

  6. Gondisalvo

    Entretenido, divertido, ironico, desternillante. Diferentes calificativos para el excelente (otro mas) articulo de Natalia Junquera. Muy bien que alguien nos haga reir . Enhorabuena a su autora.

  7. DiegoC

    Fantástico. Me quedo, especialmente, con la referencia a los “musculitos” y a cómo se ríen de las clases colectivas (y aunque no se rían físicamente, me consta que lo hacen por dentro): en una clase de body attack o de body step querría verlos yo, ¡¡verías cómo se les quitaban las tonterías!!

  8. Guillermo

    El artículo es muy divertido, pero tiene un fallo bastante gordo: en C.O.U. no había Educación Física. El último año con Educación Física en el instituto era Tercero de B.U.P.

    • Luís

      Vamos, gordísimo el fallo

    • Repelentenenevicente

      En ningún parrafo dice que diera Educación Física en C.O.U.
      Dice:
      “La última vez que había hecho deporte existía una cosa que se llamaba COU”

  9. Genial!! Perfecto!! No tiene desperdicios. El lujo de detalles y las descripciones son excepcionalmente elocuentes. Felicitaciones!!

  10. Víctor Gata

    Estupendo artículo!! Me he reído un montón. Los que hemos pasado por eso nos sentimos plenamente identificados. ?????

  11. Antonio

    Jajajajajaja lo más divertido que he leído en mucho tiempo. He llamado a mi mujer para que lo leyera porque me recordaba muchísimo a los comentarios que ella hace cuando baja a las clases.
    Pero aparte de ésto me quedo con lo ameno que lo haces, por esa escritura tan fácil de leer…. lo dicho, un placer.

  12. Araceli

    Me ha parecido buenísimo el articulo. ???Lo que he podido reirme!! ??? Enhorabuena a la autora!

  13. Me he reído mucho, especialmente el final por parejas, genial

  14. Genial, es exactamente asi como lo sufrí al comenzar el gym, parece ser universal como hay una tribu de minas muy cool y un grupo de musculitos que odian que se dicte zumba en el gimnasio.
    Un abrazo desde Tucuman, Argentina

  15. Anabijair

    ¡Genial artículo-reportaje!
    Si lo hubiera escrito Tom Wolfe sería una obra maestra.
    Natalia Junquera merece el triple reconocimiento por la facilidad con que nos hace identificarnos con la protagonista.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ACEPTAR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aviso de cookies