Futuro Imperfecto #24: Los días que vendrán

Publicado por y Guillermo de Haro

En estos veinticuatro números de #FuturoImperfecto ya hemos tropezado cien veces, porque nos obligamos a reflejar la realidad semanal tal como sucede. Aunque ahora mires atrás y pienses, como un idiota, que tú afirmaste aquello de «si no es más que una gripe». Pero en el fondo eso es lo que queremos hacer, compartir el latido del mundo y transmitirlo. Esta semana hemos elegidos hechos que parecen indicar cómo será nuestra época a partir de ahora. La época de la pandemia. 

Cuarentenas intermitentes y experimentos arriesgados

No llegará el día D y la hora H de regreso a la normalidad. Nuestro país anuncia cuarentenas que serán recurrentes, y medidas que se aliviarán o se harán más duras según toque, a partir de junio. Existe la posibilidad de que la COVID-19 vuelva en oleadas recurrentes como la gripe común. En ese caso distanciamiento social, medidas restrictivas, saturación de hospitales y encierros serán el «new normal». Se espera una grave oleada para este otoño. Así que como le dicen en Argentina, reanudaremos con barbijo

Nuestra única ventaja es contar con un laboratorio mundial de medidas experimentales: Trumplandia. Miles de manifestantes en Estados Unidos pedían que acabara el confinamiento comunista. Trump alentaba a los ciudadanos a que liberaran Minnesota, Michigan y Virginia. En Kentucky, gracias a ese entusiasmo, ya han repuntado los casos después de estas reuniones masivas, sin distanciamiento ni medidas de protección

Las Vegas, en pleno éxtasis de amor por la ciencia, se propone como «grupo de control». Este noble sacrificio en aras del bien común y el conocimiento proviene de la alcaldesa, no de los ciudadanos. Y en el «Dilema diabólico entre la bolsa y la vida» que plantea Juan Ignacio Pérez, el juego y las actividades que caracterizan a la ciudad del pecado no parece que entren en categoría buena. 

El gobernador de Texas va a reabrir su estado; ha dicho que hay cosas más importantes que la vida, y si algunas personas mueren tendrán que aceptarlo en pro del futuro de todos los demás

Otros gobernadores, como el de Nueva York, se niegan a dar por terminada la cuarentena. El dilema es que gran parte de la población no cuenta con paro, ahorros ni ayuda de abuelos pensionistas. Quieren volver a trabajar par comer. Y culturalmente entienden la solidaridad como caridad. Trump va a repartir cheques de ayuda gubernamental, en los que ha puesto su nombre como otro acto de propaganda más. 

En el extremo opuesto, Grecia. Apenas tenían ochenta y seis casos cuando se encerraron. Habían recortado su sistema sanitario en un 60% desde 2008, y solo contaban con quinientas sesenta y cinco camas UCI para once millones de habitantes. Eligieron cuarentena salvaje, y les ha ido muy bien. ¿Han sido las medidas más extremas en países con menos recursos sanitarios? No miramos a nadie pero podemos estar ante una de las curas de humildad más costosas de la historia reciente.

La anulación de toda fiesta colectiva

El deporte fue el primero en ponerse a temblar cuando se habló de encuentros sin público. Los derechos de emisión en televisiones son una jugosa fuente de ingresos, y un partido sin espectadores la cosa más sosa que pueda emitirse, más allá de poder escuchar los gritos de la estrella de turno. Es lo que hay, y lo que habrá hasta el verano de 2021. La expansión del virus en Italia se agravó por el partido de fútbol Atalanta-Valencia y es difícil confiar que permitan eventos masivos antes de tener una vacuna. 

Lo confirmaban las grandes cancelaciones de esta semana: Oktoberfest, y Sanfermines. Rafael Nadal da por finalizado el tenis en 2020, aunque Roland Garros ha dicho que simplemente movía su fecha a después de verano. Las grandes ligas confían en terminar: la NBA retomar en breve la competición, la NFL ha celebrado su draft y planea comenzar en septiembre. LaLiga quiere entrenar ya, aunque sus futbolistas no están tan seguros

La fiesta individual también se transforma. Ahora arrasamos con el alcohol y no con el papel higiénico. El pasado lunes 20 tuvimos el día de la marihuana, con las 4:20 como hora de fumarla: si quieren saber la razón aquí están recopilados los posibles orígenes culturales del asunto. La cuarentena ha creado una «ley seca» contra beber en grupo y drogarse, que es solventada mediante «fiestas clandestinas en domicilios»

En general ha habido casa, sofá y mantita o no se hubieran disparando los beneficios de las plataformas de vídeo. Aunque Netflix, HBO y las demás no tienen idea de cómo se dotarán de contenidos ahora que no es posible rodar con garantías, más allá de que hayan salido normas al respecto. La conclusión: podrán capear los estrenos de 2020, pero si esto sigue así, en 2021 solo tendremos reposiciones, directos o quizá ¿monólogos?

El fin de los libros, del transporte público y de la ropa barata

Aquí la odisea en relato coral de los autores que lanzaron obras justo antes de la pandemia. La caída de ventas está siendo demoledora con las librerías de barrio. En el mundo anglosajón las llaman «librerías indie» y temen también su desaparición a raíz de esta crisis. En nuestro país varias iniciativas tratan de combatir el mismo fenómeno, pero lo que falta es una sola plataforma de venta para todos estos comercios. 

Puede ser una solución puntual, pero ¿es sostenible? Antes de esta crisis el comercio online en España era simbólico, apenas el 2% de las ventas totales. La compra es un impulso que gratifica y nos gusta hacerlo en directo, para libros y para todo lo demás. Pero la cuarentena ha convertido en un lastre la ventaja de tener tienda física: Primark, conocido por sus colas y masificación, tiene un problema gigante que puede llevarle a la quiebra. Nunca adoptó el modelo de venta online y no puede compensar su caída de ventas.

El escenario de distanciamiento social para transporte de pasajeros plantea 0,5 personas por metro cuadrado, algo económicamente inviable. Pero en Europa trabajan para ser viables económicamente con una media de cuatro pasajeros por metro cuadrado. El modelo de movilidad de nuestras ciudades va a tener que repensarse ya.

Porque no podemos olvidar lo que decía Merkel esta semana. Esto no es el final, es apenas el principio. Vamos a estar conviviendo con el virus durante meses, casi seguramente años. La crisis sanitaria remitirá, pero la crisis económica nos va a hacer modificar los manuales y encontrar nuevas palabras para definir lo que se nos viene encima. Esperemos que en el proceso no volvamos a cometer errores del pasado (sic). 

Adiós (quizá) a la fábrica China, no a la asiática

Ya se vislumbraron los efectos de tener toda la producción mundial en una fábrica con los dos tsunamis, el del sudeste asiático y el de Japón. En ambos casos la carestía de los productos que dejaron de fabricarse no tuvo gran impacto. Ahora la diferencia entre poder hacer tests, como Alemania, o no, como España, está siendo notable. 

Así que ha comenzado el debate sobre reindustrializar países, especialmente para recuperar el control de la fabricación de productos con alto valor agregado. El ministro de Japón apuesta por ello. Estados Unidos en cambio quiere diversificar la cadena de suministro trasladando la producción a otros países asiáticos que no sean China. Al fondo de estas intenciones está una pregunta de espinosa respuesta: ¿qué productos podemos renacionalizar y cuáles no? A priori, no tiene sentido hacerlo con productos cuyo precio se basa en fabricar en regiones con salarios muy bajos. Porque los mil euros del precario europeo son muy altos en comparación. 

También es cierto que la crisis actual nos está haciendo replantearnos los patrones de consumo. Ahora es menos necesario lo que antes parecía imprescindible. Demanda y oferta están dando un repaso notable a sus prioridades, lo cual impactará en empleo y calidad de vida. Esperemos que no en seguridad y otros factores a los que estábamos acostumbrados por estos lares, porque si no entraremos en el terreno de la supervivencia.

Siguen los ensayos del apocalipsis

Que igual va a ser que sí, oye. A la erupción volcánica del Krakatoa se ha sumado el Etna y algún otro volcancillo de nada por las américas, por pura solidaridad tectónica. La plaga de langostas de África se convertirá pronto en la mayor de la historia, hambruna incluida. El oeste de Estados Unidos va a sufrir su peor sequía en los últimos mil doscientos años, en un país cuya cadena de suministro alimentaria no parece preparada para muchos trastornos. El filósofo surcoreano Byung Chul nos advierte que la vigilancia digital nos acerca en esta pandemia al modelo feudal copiado de China. Al hilo de eso, Europa ha abandonado el proyecto de rastreo de código abierto mientras Apple y Google han decidido que en la próxima actualización de sus tiendas de apps nos instalarán un programa tipo malware sin nuestro consentimiento, para vigilar si hemos estado en contacto con personas con coronavirus. 

Pero no se preocupen demasiado. Sobre predicciones de futuros y finales terribles, apliquemos lo que dijo Marcos Mundstock: «Yo conozco todo Shakespeare en inglés. No lo he leído porque no sé inglés, pero lo conozco». Por si no conocen a Marcos, fue fundador y autor en Les Luthiers. Aunque nos dejaba esta semana, es inolvidable para quienes le hemos visto en directo, leído, escuchado o conocido. Entre otras frases gloriosas son imprescindibles creaciones suyas con Les Luthiers como el magnífico «Sendero de Warren Sánchez» o la oda al mayor compositor de la historia «Johan Sebastian Masstropiero». Pero para despedirnos, su despedida, una visión crítica pero resoluta a los problemas de la RAE con los términos confusos de nuestra lengua: Marcos Mundstock, damas y caballeros.


¿Quieres recibir cada sábado un email con las novedades semanales del #FuturoImperfecto?

Acceso a los contenidos vía Telegram

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

4 comentarios

  1. Bah. Lo único que merece la pena de este artículo es el final, donde se reconoce lo absurdo de hacer pronósticos a medio y largo plazo. Basura catastrofista sin ninguna evidencia, la verdad es que este Futuro Imperfecto aporta poco o nada

  2. totalmente de acuerdo con el primer comentario… basura catastrofista…. muy decepcionada con lo cojonudos que son vuestros articulos…..

  3. J.P. Urdíroz

    Lo de «mientras Apple y Google han decidido que en la próxima actualización de sus tiendas de apps nos instalarán un programa tipo malware sin nuestro consentimiento», técnicamente cruje por todos los lados.

  4. No estoy muy seguro de que esta pandemia nos deje así como se ha presentado. Los resfríos o gripes que no matan a nadie todavía están presentes, y como estructura biológica y dinámica son primas hermanas con la recién llegada. De lo que estoy seguro es de que con nuestra presencia y necesidades se impone la necesidad de ponernos de acuerdo sobre qué mundo pensamos dejarles a los que vienen. Gracias por la lectura.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.