La desaparición de Paul Van Haver

Publicado por

Es 1994 en Bruselas. La familia Van Haver lleva varios meses sin contacto con el patriarca. Este es arquitecto y, por motivos laborales, apenas pasa tiempo en casa. De hecho, sus hijos no le han visto más que un puñado de veces. Ahora está en Ruanda, su país de origen. Antes de que llegue la fatídica noticia de su muerte ya es un padre ausente.

Paul Van Haver tiene solo nueve años cuando se queda huérfano de padre. Es criado, junto a sus tres hermanos y su hermana, por su madre, Miranda. Pasan dos años y Van Haver se interesa por la música. Gracias al apoyo de su madre aprende a tocar la batería y teoría musical en la academia situada en el barrio bruselense de Jette.

Comienza a probar algunos nombres artísticos, hasta que usando el verlan (argot francés que consiste en invertir las sílabas de una palabra para crear otra nueva), de la palabra maestro obtiene el apodo por el que va a ser conocido mundialmente como el artista belga más famoso de la última década: Stromae.

El camino del éxito

La música con la que se inició el belga le ayudó a empezar a ser conocido, pero no sería la llave para abrir la puerta por la que después entró. Comenzó en el mundo del rap, formando grupos de adolescente y subiendo sus primeras canciones a YouTube allá por 2007.

No obstante, aunque esto le dio algo de visibilidad y notoriedad, sobre todo en la escena del rap belga (a un nivel muy local, podríamos decir), pronto cambió de tercio y empezó a experimentar con la música. Stromae siempre ha tenido de base el rap, pero ha ido añadiendo sonidos y ritmos más propios de la electrónica.

El 31 de enero de 2009 subió a YouTube su primera Leçon. Así era como llamaba a unos tutoriales en los que enseñaba cómo era su proceso de composición (letras y música) de una canción. Esto ya le dio un punto diferenciador, recordemos que YouTube existía solo desde hacía cuatro años y no era típico iniciar tu carrera musical en esta plataforma. Stromae no desistió y siguió haciendo estas lecciones que ya entonces cosechaban cierto éxito. Y claro, si no dejas de llamar a la puerta nunca probablemente esta acabe abriéndose. Eso es lo que pasó cuando el músico sacó a la luz su Leçon número 8, titulada Alors on danse.

El de 8 mayo de 2009, Van Haver hacía su primera lección con público y mostraba la canción que le llevaría al éxito. «Alors on danse» se lanzó en su versión de estudio en septiembre de ese mismo año y fue un petardazo. No solo cosechó éxitos en su país de origen, sino que también conquistó a su vecina Francia y muchos más lugares en los que el francés no es la lengua oficial o mayoritaria. Algunos de estos fueron Finlandia, Alemania, Italia, Grecia, Turquí, Rusia o República Checa, entre otros. En todos estos, la canción, que ya no le abandonaría nunca, fue número 1.

En nuestro país la cosa no llegó a tanto, pero ese otoño de 2009 «Alors on danse» sonó en todas las fiestas y llegó a alcanzar la posición número 9 en PROMUSICAE (asociación de Productores de Música de España).

A pesar de su melodía alegre, bailable, que casi te arranca de la inmovilidad cuando suena, esta canción tiene una letra bastante descorazonadora. Stromae explica que antes de componerla estaba pensando en cuál es la forma de eludir los problemas y, efectivamente, una de ellas es salir a beber y bailar.

Uno de los versos del inicio dice «qui dit amour dit les gosses, dit toujours et dit divorce». Que viene a ser «quien dice amor, dice niños, dice siempre y dice divorcio». Otra es aún más agorera asegurando «qui dit proches te dit deuils», es decir, «quien dice cercanos (familiares y amigos) dice luto». Paul se pregunta ¿cuál es la forma de huir de todos estos problemas?: entonces bailamos.

La canción es básicamente una retahíla de desgracias, un tornar lo aparentemente bueno en decadencia y putrefacción para reflejar, en gran medida, cómo la juventud del momento (y quizá se podría decir que la de ahora) resolvía sus problemas a base de olvidarlos mediante la música, el baile y el alcohol.

Es probable que pocos se hayan fijado en la letra de esta canción, al menos en España, donde el francés no es una de las lenguas que más se habla. Obnubilados por una melodía pegadiza nos dejamos bailar al ritmo de esta canción sin entender palabra, pero Stromae nunca ha sido solo un músico bailable, sus letras siempre han ido más allá, como también, con el paso del tiempo, fue yendo su estética y las historias que empezó a contar a través de sus videoclips.

De hecho, el propio Paul codirigió el vídeo oficial de «Alors on danse» con Jérôme Guiot. Aunque es cierto que el vídeo de presentación del single que le catapultó a la fama no es nada del otro mundo, especialmente si lo comparamos con lo que vino después.

Como es lógico, el éxito de esta canción llevó al cantante y su equipo a producir el primer disco bajo el nombre de Stromae, llamado Cheese. Otras canciones importantes de este álbum fueron «Je Cours» (mostrada por el belga en una de sus lecciones en YouTube previa a «Alors on danse»), «Silence», «Peace or Violence» o «Te Quiero».

Stromae entró con fuerza en la industria musical, dando una patada a la puerta y lanzándola al otro extremo del mundo. Desde Bélgica a Canadá, el medio ruandés estaba volviendo a poner la música en francés en escena y de qué manera.

Cheese se lanzó oficialmente el 14 de junio de 2010 y tan solo tres años más tarde, en 2013 volvió con Racine carrée, su segundo álbum de estudio y el que le consolidaría como el cantautor belga más escuchado del nuevo milenio.

De Cheese a Racine carrée: el cambio de Stromae

Racine carrée no solo superó a Cheese (para mi gusto personal, por supuesto) en las canciones, sino que Stromae apareció con un nuevo estilo bien cuidado, característico, reconocible y presentándose casi como un showman.

Pasó de una primera incursión en el mundo de la música inesperada a trazar un plan perfecto. Creó una marca y estilo reconocible y lo llevó hasta el final. Detrás de este cambio de estética hay un nombre de mujer. Coralie Barbier se incorporó al equipo como estilista y redefinió a Stromae como marca, haciéndolo mucho más característico y dándole una personalidad propia.

La canción que más sobresale en Racine carrée es «Papaoutai» y es el mayor éxito de la carrera del belga. Si «Alors on danse» consiguió más de doscientos cincuenta millones de reproducciones en YouTube, a día de hoy, «Papaoutai» tiene más de setecientos ochenta millones. Esto es muy entendible por dos factores. El primero es la época, la segunda se lanzó en 2013 y para ese entonces YouTube ya se estaba convirtiendo en una plataforma de masas entre los más jóvenes, mientras que en 2009 era todo campo. El segundo factor, decisivo y que marcó un antes y un después, fue la estética, el acting y la historia del videoclip de «Papaoutai».

Al hablar de esta canción volvemos al inicio de este texto, a 1994. Stromae le canta a su padre desaparecido en el genocidio ruandés. Se pregunta dónde está: papa, où t’es se transforma en papaoutai. Y, además, hace aseveraciones sobre la paternidad tales como: «tout le monde sait comment on fait des bébés, mais personne sait comment on fait de papas». Todo el mundo sabe cómo se hacen los bebés, pero nadie sabe cómo hacer de papá.

Unido a la potencia de la letra y la música electrónica está la performance que se marcan en el vídeo oficial. Un niño trata de hacer reaccionar a su padre, que parece un muñeco de cera, mientras ve cómo a su alrededor todos hacen cosas con sus progenitores. Padres e hijos en este mundo que se nos presenta van vestidos iguales, los niños son pequeñas versiones de los adultos que imitan sus gestos en una coreografía loquísima.

Aunque hasta la fecha, «Papaoutai» es el mayor éxito de Stromae, dentro de Racine carrée podemos encontrar joyas como «Formidable», «Tous les mêmes», «Merci», «Carmen» o «Ave cesaria». El disco es electrónico, pero hay algunas variaciones, «Ave cesaria» parece casi pop acústico, «Tous les mêmes» tiene ritmos de swing o «Carmen» es una reinterpretación de la Carmen de Bizet.

Como último ejemplo de que Stromae tenía un plan armado, potente y que estaba cosechando los frutos esperados, cuando presentó su canción «Formidable»lo hizo aún a riesgo de ser detenido. El cantante, que ya era reconocido en Bélgica, caminó por Bruselas haciéndose pasar por un borracho y cantando a voz en grito esta canción, bastante desgarradora, que habla de una relación que se acaba.

Paul se tira en la acera justo al lado de las vías del tranvía, los transeúntes se le aproximan para advertirle de que tenga cuidado. En un punto determinado del vídeo la policía se le acerca, sabiendo quién es, para preguntarle qué pasa. Lejos de detenerle, uno de ellos le dice que es un gran fan, le proponen llevarle a casa, pero claro, tiene que acabar el espectáculo antes de irse para que el videoclip quede grabado.

La verdad es que no sé si este momento estaría pactado, si era la policía de verdad o no, pero quiero pensar que sí, que Stromae siguió fingiendo que estaba borracho, aún a riesgo de ser detenido por escándalo público, porque estaba cien pior cien comprometido con su momento performance.

Para confirmar que este señor es un verdadero showman y que cuida al milímetro sus actuaciones, sus canciones, sus vídeos y hasta su vestuario, no hay más que ver el último concierto de la gira de Racine carrée. Uno de los últimos conciertos que ha dado hasta la fecha. Una puesta en escena brutal y cuidada, músicos uniformados, interpretación, cambios de ropa y la voz de Paul que no se quiebra ni se ahoga en ningún momento.

Los que ese día de 2015 estaban en el Centre Bell de Montreal viendo a Stromae fueron unos afortunados porque fue a partir de ahí cuando se fue disipando, primero se pensó que para un momento de descanso, pero pronto acabó desapareciendo de la escena por completo.

Paul Van Haver Stromae
Paul Van Haver (Stromae). Foto: Cordon Press.

La desaparición de Paul Van Haver

Hay un documental, del canal de música W9 francés, llamado Stromae: l’homme a deux visages (el hombre con dos caras) que muestra que en la esfera pública Paul es un animal escénico, pero en lo privado es una persona tímida y muy humilde.

En junio de 2015, cancelaba varios conciertos, entre ellos uno en el FIB de Benicàssim por problemas de salud. En teoría, fueron efectos secundarios de un tratamiento contra la malaria. Para septiembre de ese mismo año retomó su actividad y siguió haciendo los conciertos que le quedaban pendientes.

Sin embargo, esta vuelta al ruedo no sería más que una quimera que se deshacía tan rápido como había comenzado todo. Doscientos conciertos en dos años fue un ritmo que la personalidad de Van Haver no pudo soportar. Pasó de no ser nadie a ser mundialmente conocido y no hubo tiempo de asimilar nada, tan solo de actuar.

En 2016 anunció que se retiraba por un tiempo indefinido. Afirmó, a la revista Les Inrockuptibles, que no tenía ganas de seguir cantando, pero sí de componer para otros en la sombra.

El principio y el final: Mosaert

Mosaert es la marca tras la cual se esconde el éxito del belga. Es la rúbrica bajo la que se desarrolló la producción de la canción y videoclip que le llevarían al éxito: «Alors on danse».

Hoy en día, como las personas que la conforman, Mosaert ha ido creciendo. Si nos fijamos en el videoclip de «Alors on danse» o en otros del primer disco de Stromae (como «Te quiero») y los comparamos con los vídeos de su segundo disco («Formidable», «Tous les mêmes» o «Carmen») el salto audiovisual fue escandaloso, adquirieron una forma y un estilo propio que mantienen hasta el día de hoy y que es obra de Paul Van Haver, pero también de todas las personas que conforman Mosaert.

La marca opera en Bruselas y, según explican en la propia web oficial, están «activos en los sectores de la moda, la música y el audiovisual». Para continuar, hay que decir que la palabra Mosaert, es un anagrama de Stromae, que era la palara en versión verlan de maestro.

Paul y su hermano Luc fundaron la marca en 2009 principalmente para ocuparse de la producción del primer disco de Stromae, Cheese. Paul Van Haver tenía claro desde el mismo principio de su carrera que quería ser él quien se ocupara de la producción al completo, desde la dirección artística del proyecto, pasando por los videoclips y dando una gran importancia al diseño, la ropa y, en definitiva, la moda. De hecho, en 2012 decidieron centrarse más en esto último y sacar una línea de ropa con sus diseños personales dirigida al gran público y no solo centrada en el vestuario de sus producciones audiovisuales.

En los años de silencio de Stromae, Mosaert ha ido haciéndose grande y llevando proyectos de artistas como Major Lazer, produciendo el videoclip de su canción «Run Up», Dua Lipa, colaborando en la producción del vídeo de IDGAF o participando también en el hostage de Billie Eilish.

En 2017 y 2018, Stromae lanzó dos canciones, parecía que había vuelto, pero no. Estas eran composiciones que tenían que ver con los desfiles de Mosaert. El cantante está completamente centrado en la marca y, hasta hoy, son casi seis años de mutis.

La última esperanza

¿Cómo es posible que tras cosechar tanto éxito una persona decida dejarlo todo del tirón? Supongo que la personalidad de Paul no pudo aguantar la presión y el ritmo de trabajo frenético. Ha quedado demostrado que lo que más ama hacer el belga es crear, da igual el formato, ya tenga que ver con lo audiovisual, la moda o la música, su huella sigue presente en otros artistas, como los mencionados anteriormente.

Ahora bien, existe un último hálito de esperanza para todos los que esperamos a que el Stromae de Racine carrée vuelva por todo alto con un disco que, de ser posible, supere a este último. Y es que en noviembre de 2020 (el año tenía que ser raro hasta para que pasase esto) Paul apareció en su perfil de Instagram.

Hizo un directo en la plataforma, de tan solo cinco minutos, para presentar uno de los últimos proyectos, relacionados con la moda, de Mosaert. No obstante, en esos cinco minutos hace una afirmación que tiene a sus fans acérrimos en vilo y esperando que lance nueva música en cualquier momento.

Algo parco en palabras, el belga explica que sabe que el tema de la música está sobre la mesa: «No os preocupéis, trabajo en ello, pero en realidad no estoy aquí por eso». En esos cinco minutos en los que hace pocas más referencias a la música de Stromae, Paul aprovecha para mostrar la nueva colección de Mosaert.

Esta frase dicha en su directo no tiene por qué significar nada realmente, pero se refuerza con una pequeña entrevista que hicieron a Mosaert en el medio francés Libération, también en noviembre. En ella conversaban con Paul, Luc Junior Tam (director artístico de Mosaert) y Coralie Barbier (centrada en el diseño de la ropa).

La periodista va directa al grano y en la segunda pregunta le dice a Paul que para cuando un nuevo álbum, él responde para asombro de los lectores: «Nunca he parado realmente salvo en un periodo en el que no me sentía bien. Trabajo en ello todos los días, con y para otros… Un disco llegará en un momento dado, pero no tengo una fecha real. Diversificar, no focalizar la atención en el proyecto de Stromae, sienta bien».

No hay fecha, pero parece que queda algo de esperanza. ¿Será verdad que, en algún momento, más pronto que tarde esperemos, llegará un nuevo disco de Stromae? Puede ser, pero la verdad es que yo no lo creo. Y esa última frase en la que recalca que le hace bien no estar centrado en el «proyecto Stromae» creo que contiene la clave para saber que Paul se ha retirado del foco y no tiene intención de volver a colocarse en la misma situación en la que estuvo en 2015.

A los que nunca hemos podido verle en directo solo nos queda aferrarnos al concierto que dio en septiembre de ese año en el Centre Bell de Montreal. Un concierto que, a día de hoy, acumula comentarios recientes, de hace una semana, de personas que siguen viendo o descubriendo a Stromae por todo el mundo.

Paul Van Haver Stromae
Paul Van Haver (Stromae). Foto: Cordon Press.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

4 Comentarios

  1. Gracias por este gran artículo!!

    Tuve la oportunidad de ver a Stromae en Barcelona… y gratis! Creo que es de los pocos espectáculos a los que no me importó ir a ver solo… y menos mal que no me lo perdí, porque yo soy de los que también sueña con que saqué nueva música. Ha sido el artista que más me ha marcado en los últimos años… y como artista que soy, probablemente influya en mis próximas canciones, jeje.

    Un saludo!

  2. Viaje a Paris y me enamoré de Francia, con el empecé a escuchar canciones en Francés y desde Alors no danse no he parado de escucharlo. Muchas gracias x este artículo, x saber q no soy el único incondicional del maestro en España. Un saludo

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.