Arte y Letras Literatura

Con perdón, señor Verne

viajeluna señor verne

Este artículo encuentra disponible en papel en nuestra trimestral nº3 especial Verne y su tiempo.

—Buenos días, señor Verne.

Bonjour, monsieur.

—Permítame presentarme. Soy un periodista español, vivo en el siglo XXI y acabo de leer su Diario de un periodista americano en 2889. Creo que, visto que nos encontramos a mitad de camino, conviene que sepa algunas cosas. No puedo más que destacar que tuvo buen ojo en las predicciones.

—Diantres, ¿reciben ustedes fototelegramas de Marte y Venus?

—No exactamente. En Marte hemos estado y todo, al menos hemos mandado un pequeño vehículo. Pero no hay estación de telegramas. Imagínese un funcionario perezoso y una sala con ese calor… quién lo soportaría.

—Lo entiendo. Estas dichosas levitas, son un sopor. ¿Entonces? Hay publicidad proyectadas en las nubes.

—Tampoco exactamente. Digamos que las nubes son el único espacio publicitario que falta por canibalizar, aunque a veces en la playa pasan avionetas con telones publicitarios. 

—Suena grandioso, inventivo. En eso no había pensado.

—Mmmm… casi más bien grotesco. Y suelen anunciar cremas hidratantes de gama baja o parques acuáticos con música techno.

—¿Música techno

—Como el ruido de una fábrica proyectado en un espacio cerrado con gente que se mueve al son.

—Suena como para volverse a mi siglo. 

—Sin duda

—Entonces, ¿qué predicciones se han cumplido?

—Acertó usted teniendo poca fe en el ser humano. Esos proyectiles cargados de enfermedades no solo se han hecho realidad, es que pueden cargar hasta sustancias todavía peores que abrasan a la población sobre la que se lanzan. 

—¿Y se han usado? 

—Por supuesto. Se sigue haciendo. Ahora mismo, en varias zonas de África y Oriente Medio. Pura guerra bacteriológica, como predijo su artículo. 

—Casi me apena haber acertado.

—No fue su única predicción que dio en la diana. El fonotelefoto se llama vídeoconferencia que ahora todos pueden activar desde pequeños dispositivos móviles que permiten hablar y verse en tiempo con cualquier persona en cualquier lugar del mundo. Exactamente como esos espejos telefóticos que usted esboza. Los telescopios están mucho más perfeccionados. Sus calculadoras gigantes se quedan cortas para nuestros ordenadores. Acierta con la energía eólica y las fuentes naturales de producción energética. La agricultura ha creado semillas resistentes a todo. Ah, y Gibraltar sigue siendo inglesa. 

—Qué alivio para los británicos.

—Sí, pero su mejor frase es la segunda del artículo.

—Refrésqueme la memoria, hace ya un siglo. Y tanta absenta…

— «Los hombres, hastiados de las maravillas, permanecen indiferentes ante lo que el progreso les aporta cada día». 

—¿No es una época de dicha general?

—En absoluto. La tecnología, como usted adivinó, ha producido un aislamiento mayor del hombre contemporáneo. Hay menos justicia social. Cada vez existen más alimentos y están más desigualmente repartidos. La industria es un sector que está desapareciendo de los países desarrollados. En España, por ejemplo, muchas personas no tiene trabajo estable. Y entre la juventud es peor.

—¿Con tantas invenciones no son ustedes capaces de hacer trabajar a la gente?

—No. Y su visión del director de periódico como una especie de ser omnipotente por encima del presidente de la nación… en fin, bastante tienen los periódicos con no desaparecer. No han adaptado su propuesta del periódico hablado, donde uno llama a un experto o un periodista cada mañana para enterarse de lo que quiera.

—¿No me dirá usted que con todo ese progreso tecnológico todavía siguen imprimiéndose en papel?

—Pues sí, el modelo de negocio es el mismo, un siglo después, solo que además le regalan cuberterías. 

—Extraño. ¿La gente no tiene tenedores en su casa?

—Sí.

—No me lo explico entonces

—Ya, yo tampoco. Pero así es. Regalan cubiertos y vajillas. Pero la gran novedad es internet. La gente tiene todo el saber acumulado y que necesite, todos los periódicos, todas las fotos, los libros, la posibilidad de comunicar, gracias a una red a la que acceden por sus aparatos móviles, esos de los que hablábamos antes.

—Fascinante. Eso debe de conceder al periodismo un poder absoluto de control.

—Pues no. No solo genera pocos recursos publicitarios. Además, los medios carecen de la credibilidad de antaño. Los sueldos bajan. Los diarios despiden periodistas. El poder económico, por tanto, tiene un mayor poder de coacción sobre los medios de información. Luego está la radio, que es un lugar donde se dan noticias que ya se saben por internet, varias personas discuten siempre de lo mismo o se pone música. Y luego queda la televisión, un aparato de entretenimiento audiovisual, ante el que la gente pasa cuatro horas diarias y que es el centro de reunión familiar. 

—¿La gente se reúne por televisión?

—No, se sientan todos juntos a verla, como un cine en la sala de estar. 

—¿Y no hablan?

—Lo justo.

—Una curiosidad, ¿la resurrección?

—Al igual que en su texto, todavía no se ha logrado. Pero de aquí a 2889, quién sabe…

—No parecen ustedes mucho más felices, la verdad.

—No son buenos tiempos, señor Verne. Le dejo, porque este diálogo va a publicarse en línea y en papel también, y ya sabe que no hay que abusar de los recursos escasos. Ha sido un placer, señor Julio Verne.

—Perdón, Michel Verne.

—¿Cómo? ¿No hablo con el gran escritor de Diario de un periodista americano en 2889?

—El mismo. Mi padre solo lo corrigió. Pero ya sabe, en aquel momento yo no tenía un nombre y todo artículo firmado por Julio Verne se vendía como rosquillas.

—Le entiendo. Hay cosas que no han cambiado mucho en este siglo. 

SUSCRIPCIÓN MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.