Entrevistas Música

Edurne: «Hay que estar preparada para, además de esforzarse, recibir todas las críticas y opiniones de la gente»

Edurne para JD

Edurne García Almagro (Madrid, 1985), más conocida como Edurne, es modelo, cantante y actriz, además de compositora y presentadora. Tras acabar su primer año en la universidad, donde estudiaba Veterinaria, sus amigos la animaron a que se presentara a un casting de Operación Triunfo, lo que acabaría cambiando su vida.

Aprovechando su paso por Sevilla para promocionar su nuevo álbum, hemos quedado con ella en Torre Sevilla, el edificio más alto de la ciudad, para conversar ante unas espectaculares vistas del Guadalquivir. Hablamos sobre sus inicios y de cómo un casting al que no estaba apuntada le acercó al mundo de la música y de la televisión, de su paso por Operación Triunfo y su participación en Eurovisión, que le proporcionó críticas y elogios. Y, también, de cómo de su pequeña Yanay le ha descubierto una parte más personal donde el amor de madre lo puede todo o casi todo.

Tu afición por la música viene desde muy pequeña, ya que con siete años formabas parte del grupo musical Trastos. ¿El nombre ya prometía? 

Sí, con nueve años. Fíjate que esto es un tema del que siempre hablamos en mi casa. Mi hermano sí que era muy trasto, pero yo creo que no. Creo que he sido muy buena con alguna cosilla como cualquier niño. Trastos fue mi primera experiencia musical y donde me di cuenta de que lo mío era la música.

¿Cómo surgió?

Yo estaba en una agencia de publicidad. Es la típica historia que se cuenta pero que en mi caso fue verdad. Mi madre tiene una amiga que llevaba a su hija a hacer castings para anuncios, series… y un día mi madre la acompañó conmigo. Yo no estaba ni apuntada para esa prueba y de repente me vieron y me dijeron: «¿Por qué no haces la prueba para un anuncio?». Y me cogieron a mí en lugar de a mi amiga.

¿Y sigue siendo tu amiga?

[Risas] No, la verdad es que perdimos la relación. No se perdió en aquel momento, pero ya sí que se ha perdido. Pero bueno, a raíz de ahí esta agencia quiso montar un grupo musical infantil de tres niños y tres niñas. Fue mi primer casting musical.

Llegasteis a grabar tres discos, apareciendo incluso en programas como Música sí y en la cabalgata de los Reyes Magos. ¿Este primer contacto con el mundo audiovisual despertó tu interés por la televisión?

Fue mi primera experiencia, pero para nada pensaba dedicarme al mundo de la tele. Es verdad que era un mundo muy diferente y la música sigue siendo mi prioridad. Lo que pasa es que me considero una mujer de retos y de ir probando diferentes cosas, para descubrir por mí misma qué puedo hacer y qué no.

Empezaste la carrera de Química y no te gustó. El amor a los animales te llevó a Veterinaria.

Pues sí, empecé Química porque yo fui de las chicas que terminaron los estudios y dije: «¿Ahora qué hago?» No lo tenía muy claro la verdad. Me metí a Química porque se me da bien y me gustaba mucho, pero más la parte práctica que la teórica. Al final decidí cambiar de estudios y, como mi pasión eran los animales, me fui a Veterinaria. Fui feliz el primer año hasta que entré en Operación Triunfo.

¿Crees que vamos mejorando en el reconocimiento de los derechos de los animales?

Yo creo que sí, se van consiguiendo cosas, aunque genere mucho debate. Las cosas más graves que hay, como tradiciones antiguas, sí se van cambiando. Creo que es la evolución y lo que tiene que hacer la sociedad. Todavía hay mucho por cambiar y no solamente con los animales, ya que en la vida hay que ir evolucionando. Hay que hacer las cosas con lógica y con ética moral. No es tan difícil.

Una persona tímida como eras tú se presenta a un programa como Operación Triunfo. ¿Cómo te lo planteaste?

Fue al terminar el primer año de Veterinaria. Estaba con mis amigos leyendo el periódico y vimos que se hacía un casting y me animaron a que me presentara. Yo pensaba que con toda la gente que iba a haber no me iban a elegir. Al final decidí ir. Me fui muy pronto para hacerlo la primera y ya quitármelo de encima. Cuando llegué, ¡había ya como tres mil personas! Yo vivía a las afueras de Madrid y pensé ya que he venido, me quedo y pruebo a ver. Al final fue todo muy bien y así surgió.

Ya se habían celebrado varias ediciones y por el camino se habían quedado algunos «juguetes rotos». ¿Valoraste el riesgo o te arrastró la pasión?

Fue más la pasión. Al final nunca sabes lo que te va a ofrecer la vida, por eso, a pesar de estar en un grupo infantil, seguí mis estudios. Porque nadie me aseguraba nada. Ahora mismo habría acabado Veterinaria, estaría haciendo otras cosas, pero mi pasión era la música y yo quería intentarlo. Pasar por Operación Triunfo no te lo da todo, al contrario, muchas veces no sabes si va a ir bien o no va a ir tan bien. En mi caso me ha ido muy bien, estoy muy contenta y agradecida, pero sé que no siempre es así. Quizás por eso lo valoro más.

Háblame del tema «lloro» en Operación Triunfo con David Bustamante como máximo exponente. ¿Por qué ese contagio de emociones en el programa?

[Risas] ¡Es que es una experiencia y una vivencia que solamente los que hemos pasado por esa academia sabemos lo que es! Tienes que pensar que nosotros estamos tres meses metidos en un sitio sin saber nada del exterior, entonces todo se magnifica muchísimo más… los sentimientos, echar de menos a tu familia. Todo se magnifica mucho, pero además es verdad que soy muy emocional.

Al ver imágenes a posteriori te habrás preguntado por qué lloraste tanto.

Recuerdo una de las anécdotas más curiosas que me pasó: antes de que nos dijeran los seleccionados, nos grababan justo cuando entrabas en un pasillo tú solo y tenías que leer si estabas dentro o no. Pues estábamos en una sala y cada vez que se iba alguien, se iba llorando. Yo pensaba, ¿pero por qué se van llorando si lo peor lo hemos pasado?, ya que fueron tres días muy duros de castings. Pues en el momento que estaba yo preparada para entrar en ese pasillo, ¡fui un mar de lágrimas! y no sabes por qué, pero de repente te viene como un sofocón increíble [risas]. Hay que llorar, creo que está bien llorar. De hecho, a veces, incluso hoy en día, busco momentos o películas que me hagan llorar porque creo que es una forma de desintoxicar emociones. 

¿Eres de lágrima fácil entonces?

Sí. Me emociono muchísimo con todo. En Got Talent se me ve que a nada me emociono. El otro día, por ejemplo, estaba haciendo una firma en Bilbao y una de las fans me regaló un dibujo con mi niña, y eso a mí me emociona mucho. Que la gente te haga ese tipo de regalos con ese cariño y ese amor… 

En Operación Triunfo, ¿qué es lo que no se ve en el programa y debería verse? ¿Y al contrario?

Es muy diferente cada edición. En la mía en general se veía todo. Al final es una academia, pero hay cámaras que están retrasmitiendo veinticuatro horas en un canal, aunque creo que no nos sacaban durmiendo. Yo creo que se veía todo y toda la preparación. Lo que no se ve quizás es lo que hacen los profesores, que son los que van y vienen. Algo que se ve y no debería… pues quizás que se centrasen solo en las clases y que la convivencia no se viera tanto, pero claro, también es una de las cosas que le gusta a la gente. Cómo vamos evolucionando y cómo en tres meses somos un grupo de alumnos que aprende. 

¿Cómo te sentó tu eliminación?

Siempre que te eliminan de un sitio no te gusta, porque quieres seguir. Suena a tópico, pero es verdad que todos éramos muy buenos amigos y al final me daba pena por mí, pero por ellos también. Sobre todo, más que pena o rabia era el momento de la incertidumbre, ese ver qué pasa, porque estás aislada tres meses y era como un salto al vacío el salir a la realidad, que es muy heavy.

¿Os preparan a vosotros mientras estáis en esa burbuja? ¿Cuando salís os dan algún tipo de consejo o de recursos?

Había una persona que cuando te eliminaban, hablaba contigo y te preparaba, pero, aunque te preparen para la realidad y te cuenten lo que pasado fuera, salir es un golpe. Es como si pararan el tiempo tres meses, sales y te has perdido tres meses de vida. Es muy fuerte.

Tú no eres consciente de que eres personaje público hasta que sales a la calle, ¿no?

Efectivamente. Yo me acuerdo de salir y toda la gente esperando en la puerta, gente en el aeropuerto que me traían una bota de cowboy porque la canción de «These Boots Are Made For Walking» fue al parecer una revolución y yo no sabía nada. ¡No entendía nada! Es complicado dar ese paso sin que vaya progresivamente. 

Solamente tu entorno más cercano sabía que ibas a Operación Triunfo, ¿no? 

Sí. El momento de encender el móvil después de tres meses es una bomba. Todos muy sorprendidos y sobre todo mensajes de cariño, que eso siempre se agradece.

Edurne para JD

Sales de OT y firmas con Sony con diecinueve años, publicando tu primer álbum, Edurne. ¿Cuál fue tu reacción al conseguir lo que habías soñado? ¿Se te subió a la cabeza o te dio vértigo por si esperaban mucho de ti?

No, el momento en el que me dieron el primer disco en la mano fue una sensación que no te puedo ni describir. Fue una felicidad máxima. No me lo podía creer, porque siempre había soñado con tener mi disco, mi música y mis canciones. Sales de la academia y nunca sabes si te va a ir bien o no. De repente, Sony te ficha, sacas el primer disco y, como dices, se te puede ir la cabeza con tanto cambio, pero para mí uno de los pilares fundamentales de mi vida es mi familia. Siempre lo ha sido y lo seguirá siendo de por vida. Ellos han tenido un papel muy importante para ayudarme con ese proceso y ese cambio. Es normal que te agobies porque vas a una tienda y todo el mundo te está mirando. Es un cambio que no pensé demasiado, me vino de golpe. 

El disco funciona muy bien, alcanzando el número 3 de ventas en la primera semana. 

Fue increíble, fue un estreno en la carrera musical buenísimo. Tengo muy buenos recuerdos.

Grabas el tema principal de Yo soy Bea. ¿Te acercó a un público que no era el tuyo?

Fue una experiencia en un trabajo que yo no me había planteado. Yo lo que quería era mi música, subirme encima de un escenario y dar mis conciertos. Esta fue de las primeras experiencias de hacer algo que, aunque tiene relación con la música, es distinto a lo que siempre había sido lo mío, ponerle banda sonora a una serie. El tipo de gente que está viendo esa serie es muy variada, gente mayor y joven. En los primeros años cantaba este tema. A día de hoy a la gente le encanta esta canción y a veces tengo que improvisar. Tengo preparados a mis músicos, porque si la piden la tocamos, y la piden en cada concierto.

¿Qué filtros utilizas cuando te llegan proyectos como este?

Es lo que te decía, me considero una mujer de retos. Es verdad que todas las cosas que estén dentro de la música bienvenidas sean, y todo aquello que me pueda aportar y curtir como artista y darme una experiencia nueva es bien recibido también.

En 2007 sacas Ilusión, tu segundo disco, a la vez que estás coqueteando con la Ttele en Castilla la Mancha y Baila con Edurne en Nickelodeon. ¿Tuviste miedo de perder el objetivo de tu carrera musical o a que no te tomaran en serio como cantante?

No, en ese momento no, porque seguía con mi carrera musical y estaba sacando mi segundo disco y lo podía compaginar. No veía que dejara mi música de lado para centrarme en otra cosa. Es lo que te decía, tener un abanico de cosas que pueda hacer una artista que toca diferentes palos creo que es mucho mejor, pero en España no está bien visto esto. Si tú cantas, solo cantas o si bailas, solo bailas. Luego te vas a otros países y ves a artistas que bailan, cantan y actúan. Cuantas más cosas hagas es mejor. Creo que aquí ha ido cambiando un poco, pero todavía está mal visto que hagas diferentes cosas porque parece que no haces bien nada. Te dicen que te centres en una cosa. 

Como dice el refrán «aprendiz de mucho, maestro de nada».

Sí, pero yo no estoy de acuerdo con eso, porque creo que cuanto más puedas aprender mejor, y quizás destaques en alguna materia, pero puedes compaginarlas con otras, como en los musicales, donde la gente canta y baila.

¿Qué tienes tú de Sandy [Grease]?

Antes sí tenía más, era más inocente cuando era más joven. La evolución que hace Sandy en Grease es similar a la mía, yo era antes era más inocente y al final con la vida vas aprendiendo. 

¿Cómo fue la experiencia de protagonizar un musical tan conocido como Grease?

La experiencia fue muy buena y dura, porque no solamente tienes que cantar, sino cantar e interpretar. Para mí fue un reto bastante grande.

¿Es más exigente que un concierto?

Si, es diferente, pero es más exigente porque tienes que estar todos los días haciendo lo mismo y a veces con doblete. Había sábados y domingos que tenía una función a las cuatro y luego a las nueve. Pasas todo el día en el teatro y hay días que estás tocada de la voz y tienes que seguir para adelante y son dos horas y media, muy intensas, que dura la función. Un concierto también lo es, pero te da más libertad para improvisar, por ejemplo, si quieres cambiar un tema y cantar otro. En cambio, un musical es lo mismo siempre. Es verdad que la gente al principio decía «¡Uy! Edurne en un musical, ella que no ha hecho musicales en su vida», pero bueno, al final salió bien porque me considero muy profesional y perfeccionista. Cuando me meto de lleno en un proyecto que no es lo mío, me gusta prepararme y trabajar, no ir a ver qué tal. Trabajé muy duro y me preparé muchísimo. Hay ciertos comentarios que, estoy segura, ha hecho gente que no ha ido al musical. Etiquetas a un artista que no has visto en directo y das una opinión. Yo creo que eso lo hace mucha gente en general en España, donde todos sabemos de todo. No pasa nada si no te gusta, pero cuando la gente opina sin ir a verte…

¿Qué crees que tienen los musicales como formato para que funcionen tan bien?

Creo que lo que mucha gente quiere es pasar un rato en familia, llevar a los niños a hacer actividades o ir a ver cosas como un musical, que es una manera de mezclar el teatro con la música. Ver actores de teatro y musicales es una experiencia maravillosa. Hay musicales muy bonitos.

Con esta inercia del musical lanzas Première en 2008 donde vas versionando canciones de otros musicales.

Compaginar un disco con el musical es muy complicado, porque un musical te exige muchísimo. Yo creo que libraba los martes y actuaba de miércoles a domingo. Estaba muy metida en el mundo musical. Para mí fue un descubrimiento e introducirme en todo lo que hay detrás del musical me enamoró. Decidimos poder enlazar esas dos cosas, tanto los musicales como mi carrera discográfica y sacar Première.

edurne05b

Haces un parón y te vas a varias ciudades de Reino Unido a seguir formándote a la vez que mejoras tu inglés. Aquí sale el embrión de tu siguiente disco, Nueva piel, donde tu implicación comienza a ser mayor, empezando por el diseño de la portada. Cuéntame eso del body painting. ¿Quince horas de pintura?

[Risas] Si, fueron muchas. Me gusta hacer que los discos, aunque tengan la esencia y mi estilo, incluyan cosas diferentes que aporten. El body painting me inspiró y pensé que podía quedar bien y potente en una portada. Estoy contenta con el resultado.

Ahí cambiaste el estilo. He visto que incluso dijeron que abrazabas el dance pop.

Yo siempre he sido muy pop. Es cierto que lo he ido compaginando con música más electrónica o más rockera, como el primer disco. He ido evolucionando. A mí lo que más me gusta es haber ido evolucionando musicalmente y no haberme quedado estancada solamente en un estilo. 

En un país de extremos, donde se pasa del amor al odio en un periquete, ¿te costó tomar la decisión de ir a Eurovisión?

Yo lo tenía claro, pero también tenía clarísimo que no podía ir con cualquier canción.

Tú sabías que tu candidatura iba a levantar muchas críticas. Y el resultado también las levantó.

En Eurovisión, hagas lo que hagas, lo van a criticar. Si te levantas un día con el pie derecho en vez del izquierdo también te van a criticar. Sabía que me metía en un mundo en el que estás representando a toda la gente de España. Es muy arriesgado y quizás la experiencia de Eurovisión ha sido curtirme más con las críticas.

¿Repetirías?

Repetiría, pero de otra manera, sabiendo lo que conlleva Eurovisión. No me importaría, pero hay mucha gente y muchos artistas, fíjate en la variedad de intérpretes que han acudido este año el Benidorm Fest. Es una maravilla y cuanta más variedad mejor. Creo que hay muchos artistas que merecen tener esa experiencia, pero claro que repetiría. 

¿Tú crees que los españoles somos justos con la gente que va a Eurovisión?

No quiero generalizar, porque no somos todos, pero hay muchos españoles que lapidan, muchísimos, también hay muchos otros que no. Creo que tendríamos que cuidar y apoyar un poco más a nuestros representantes. Todo el mundo es libre de decir que le gusta o que no. Si no te gusta no pasa nada, pero no hace falta lapidar. Para los que estamos ahí es una ilusión y lo hacemos con todo nuestro amor y todo nuestro cariño, intentando defenderlo de la mejor posible. Estoy contenta. Creo que he tenido más mensajes de cariño que críticas, y mira que han sido muchas críticas, pero que después de Eurovisión alguien me diga que «estoy orgulloso de cómo nos has representado»… Para mí eso ya es ganar. 

¿Cómo se prepara un evento como este?

Con mucha paciencia, con la cabeza muy fría y trabajando mucho. Mentalmente hay que estar preparada para, además del esfuerzo, recibir todas las críticas y opiniones de la gente, de fuera y de dentro que vas a recibir. Y sobre todo, estar segura de lo que vas a defender.

¿Fue cómo te lo imaginabas?

Fue más intenso y duro. Es muy bonito, porque para mí Eurovisión es uno de los mayores festivales que existen a nivel mundial. Creo que es increíble estar allí con artistas de otras culturas y países. Es maravilloso compartir la música. Te das cuenta el lenguaje universal que tiene.

¿Crees que sigue teniendo hoy sentido que siga existiendo Eurovisión con su deriva friki? 

Yo creo que nunca ha sido friki, pero aquí se ha visto como friki. Aquí no se ha cuidado tanto como en otros países y ese es el problema, aunque ahora se está cuidando un poco más. Me da pena que aquí se tenga ese concepto friki de Eurovisión.

Háblame del momento braga que tanto alborotó formó, ¿dos bragas mejor que una?

¡Con dos bragas te curas en salud! [Risas]. Con esos movimientos que se hacen en el escenario pensé que: si se rompe una que haya otra por si acaso, porque no es plan de dar el espectáculo y que me recuerden por eso [risas]. Al final vas ensayando y vas probando todas las cosas. Igual que el momento en el me quitaba la capa en los ensayos y me caía para atrás… ¡pensaba que si eso pasaba en directo me iba a dar algo! Hay que ser precavida.

Edurne para JD

Fuiste testigo en primera persona del «mercadeo» de puntos entre países, algo que te llevó a quitarte los zapatos…

¡Total! Llevaba desde muy temprano con los zapatos puestos y ya me estaban sufriendo los pies. En un momento me asomé para ver las puntuaciones y cuando vi cómo se movía las cosas me descalcé y dije: «Se acabó», aunque yo estaba muy feliz con el cariño de la gente.

«Amanecer» fue elegido para la Vuelta Ciclista y lo incluiste en tu siguiente disco, Adrenalina. Por cierto, ¿sigues sintiendo las cosquillas antes de subirte al escenario?

Sí, por supuesto. Yo pienso que eso es algo que no hay que perder. Si no se siente eso es que no te importa lo que haces. Me daría mucha pena perderlo y ojalá no lo pierda nunca. Te hace estar viva y pendiente de lo que vas a hacer.

El disco Adrenalina lo desarrollaste en parte a la par que te preparabas para Eurovisión.

Creo que lo preparé a la par, porque fue terminar Eurovisión y sacar el álbum. Mi vida se puede resumir en adrenalina pura porque es que siempre estoy así, me organizo muy bien, pero es pura adrenalina.

En el disco hay temas en español e inglés. ¿Necesitabas otro idioma para expresarte o es un guiño a otros mercados?

No, es verdad que hay discos anteriores, no solo en Adrenalina, en el que ya cantaba algún tema en inglés. Siempre me ha gustado cantar tanto en español como en inglés para que gente de fuera pudiera escuchar mi música. También es verdad que hay canciones que suenan mejor en inglés. En este último disco es todo español porque me he metido cien por cien en la composición de los temas, ya que anteriormente no había tenido tanta libertad en ese aspecto. Había temas que venían de fuera e intentaba adaptarlos al español y no me gustaban. También se llevó esa moda de cantar tanto en español como en inglés, pero ahora ya me centro en español, que es mi idioma y si los ingleses quieren, ahora que están tan metidos en el tema latino, pues que escuchen música en español.

Incluye «Soñar», que es una canción de la banda sonora de Cenicienta.

Sí, es que yo soy muy Disney [risas]. Me encantan todas las películas de Disney y más estas de ahora en las que todo ha evolucionado. Las películas Disney tienen un mensaje muy bonito y me hizo mucha ilusión ponerle la banda sonora a Cenicienta. Un tema, además, precioso.

Tardas casi cinco años en sacar el siguiente disco, Catarsis, donde digamos que te encuentras en el momento más maduro profesionalmente porque ya participas en todos los aspectos de la creación de un disco… Y nos pilla la pandemia. 

Sí, nos pilla esa catarsis que yo creo que no hay mejor título para la situación. Cinco años y para mí este momento de mi vida te podría decir que es un antes y un después. Estos cinco años me hubiera gustado que hubieran sido menos, pero me sirvió para reflexionar, para hacer una catarsis en muchas cosas de mi vida y de mucha gente de alrededor, centrándome en lo que yo quería, qué camino quería coger, oxigenarme y ahora mismo estoy plena. Tengo cien por cien libertad en cualquier aspecto en mi vida profesional, y eso antes no lo tenía. Estoy feliz y orgullosa de mi carrera pasada, pero creo que ahora tengo otra energía diferente: la manera de defender un disco, la música, la composición, la producción, el diseño del disco, todo. Tener esa libertad plena para poder mostrar realmente tu trabajo es indescriptible. Estoy muy feliz. Sigo siendo la Edurne de siempre, pero es un antes y un después. 

Ya vas sin Sony y alcanzaste el número 1 en ventas.

Alcance el número 1 en ventas en plena pandemia. Después de cinco años pensé «me pilla la pandemia, no puede ser». Decidimos sacarlo en junio, aunque estaba previsto para abril, pero de una manera diferente a la que a mí me hubiera gustado. Ha ido muy bien. Fue número 1 en ventas y la gente lo recibió con mucho cariño a pesar de estar cinco años esperando. Un trabajo que para mí es el más especial o de los más especiales que he hecho en mi carrera, y adaptándonos a la situación. Todavía sin gira y deseando cantar en directo los temas. Pero feliz de que la gente también pudiera tener música nueva.

Le haces un tema a tu pareja, «Tal vez». ¿Cómo se lo tomó? ¿Él no sospechaba nada?

Fue una sorpresa. David es muy importante para mí, al igual que mi familia en general. Mi música siempre intento enseñarla y recibir diferentes opiniones. Me gusta ver cómo se ve desde fuera, porque muchas veces tú lo ves desde una perspectiva y desde fueran te dicen algo de lo que no te has dado cuenta. A David me gusta enseñarle todas las canciones porque él tiene mucho gusto a la hora de escuchar música y no sospechaba nada. Le dije «mira a ver este tema que he compuesto si te gusta, a ver qué te parece». Empezó a escucharlo y ya se dio cuenta de que era para él. No se lo esperaba para nada y le hizo mucha ilusión. Después de tanto tiempo, es un regalo que quería hacerle.

Te quedaste con la espinita de hacer una buena presentación del disco y ahora publicas una reedición de Catarsis, edición deluxe.

Sí, pensando como todos, que la pandemia iba a terminar en 2022, ¡pero aquí seguimos! Yo era de las que pensaban que iban a ser quince días. 

Incluyes seis temas inéditos con dos canciones dedicadas a tu hija Yanay, abres el disco con un dueto con Antonio José, tienes colaboraciones con Carlos Baute, Efecto Pasillo, Belén Aguilera, Andrés Suarez. Has puesto toda la carne en el asador.

Lo mejor que podía hacer, lo he hecho. Estoy muy feliz y orgullosa de tener estos temas en el disco y aparte estos amigos, compañeros que son maravillosos. Estoy feliz de que me acompañen en esta nueva etapa y aventura. Cada uno con su esencia, artistas muy diferentes entre sí. Creo que de las cosas tan diferentes surgen las cosas más mágicas. La gente a lo mejor no se arriesga mucho, pero es que hay que probar las cosas, hay que intentarlo, a veces sale mal, pero a veces sale bien.

¿Cómo fue componer a tu hija? ¿Te dio vergüenza expresar ese amor tan íntimo?

No, es maravilloso. Lo que me pasó fue que me quedé corta. ¿Cómo puedes explicar el amor a un hijo? A mi antes me lo decían y yo pensaba pues sí, un amor muy intenso, pero es que no hay palabras que lo definan. Tenemos que inventar una palabra que defina ese amor tan intenso. Para mí, mi hija ha sido una fuente de inspiración tremenda y me ha hecho descubrir otro amor.

Descubrir otro amor y la falta de sueño…

No he visto tantos amaneceres desde que fui a Eurovisión [Risas].

Hablemos del embarazo y la conciliación. ¿Estás pudiendo conciliar el trabajo con la crianza de la peque?

Estoy pudiendo. Sé que no todos los casos son así.

¿Te consideras afortunada?

Me considero más que afortunada de poder compaginarlo, de tener a mis padres que están con la peque y de poder contar con ayuda en casa también. El día de mañana espero que se venga conmigo cuando sea un poco más mayor, pero tengo la suerte de no haber tenido que dejar de lado mi profesión para dedicar tiempo a mi peque. Sé otras mujeres no han tenido esa posibilidad, así que me siento muy afortunada y lo valoro muchísimo.

Edurne para JD

¿Los futbolistas suelen coger la baja por paternidad?

No, deberían, yo ya lo he dicho. 

Son un referente para muchos jóvenes, pero no se cogen cuatro o cinco meses.

No hace falta cuatro o cinco meses, pero por lo menos un mes sí que deberían. Es verdad que tuve suerte de que David pudiera estar conmigo unos días, no muchos, y me hubiera gustado que fueran más. 

Se tiende a dulcificar el embarazo y esconder los momentos más duros. ¿Tú los tuviste?

Por supuesto, pero creo que es lo normal. Tener un hijo es lo más maravilloso que te puede pasar, pero es duro porque tu vida cambia por mucho que te preparen o te cuenten. Eso no quiere decir que seas mala madre por decir que es duro, es la realidad. Yo he tenido un buen embarazo, también te digo. No he tenido dolores, he tenido un embarazo sin náuseas ni nada, he trabajado hasta el último momento. La vida te cambia y es duro. Es duro adaptarse a esa nueva vida, aunque es maravilloso y yo no lo cambio por nada. Es la mejor experiencia de mi vida.

¿El amor de una madre lo puede todo?

Todo.

Entonces, ¿estás preparada para que tu hija descubra la habitación de los funkos?

[Risas] La verdad es que no, no estoy preparada para nada. En ese momento no sé qué va a pasar. Lo acabará descubriendo, porque tengo una hija que es muy lista. 

Tampoco creo que sea fácil esconder más de cuatrocientos sesenta funkos, según le confesaste a Buenafuente.

Sí, alguno tengo más porque desde que fui a Late Motiv han caído unos cuantos, y más en Navidad y cumpleaños. Doy por hecho que lo descubrirá. Ahora que lo estoy pensando creo que puede ser bonita introducirla en el mundo funko. De esa colección el día de mañana ella tiene que ser la heredera y me la tiene que cuidar [risas].

Eres la más veterana de Got Talent.

Bueno, junto con Santi, pero del jurado sí.

¿Cómo es ser jueza de un programa como este?

La experiencia de ser jueza, de juzgar talento, es una maravilla. El poder descubrir tanto talento que tenemos en España, de diferentes tipos, hacerme una experta en el tema magia que yo era de las más inocentes que me creía todo y ahora no me la cuelan [risas].

¿Tú eres consciente de la ilusión que tiene la gente?

¡Total! Tengo mucha empatía con la gente que pasa por Got Talent. A la hora de valorar sufro mucho al decir que no. Yo he pasado por eso, por estar frente a un jurado, que te estén juzgando, hacer un casting. Yo sé lo que es la ilusión con la que vas a un casting. A veces es duro y me cuesta, pero sé que un no en un momento indicado puede ayudar a mucha gente, aunque esa gente no lo vea y más los niños. Esta edición me ha cambiado todo al ser madre. Antes a un niño le decía que no con mucha pena, pero ahora pienso en la ilusión del niño y de los padres. Te cambia mucho pero siempre intento ser justa con mis sensaciones y con lo que yo siento y si tengo que decir que no en algún momento pues hacerlo con una crítica constructiva y con todo el cariño del mundo.

¿Una artista nace o se hace?

Es una combinación de ambas. Se puede nacer muy artista, pero tienes que hacerte. Cuando me piden consejos yo les digo que se preparen, que estudien y trabajen. Yo de pequeña daba clases de guitarra, de solfeo, de canto, me iba a los Jerónimos en Madrid todos los findes, iba a coro, baile, sevillanas, ballet, de todo. Yo me preparé muchísimo, no porque en ese momento fuera consciente de todo lo que había que trabajar, pero me gustaba y quería empaparme y tener formación. Que trabajen y que no pierdan la ilusión son mis consejos. 

Dicen que si mencionas el nombre de Risto tres veces en voz alta se te aparece con la ceja torcida. ¿Cómo es trabajar con Risto?

[Risas] Es maravilloso. Yo entiendo que mucha gente no esté de acuerdo con las valoraciones que hace o con las maneras que tiene, porque yo también me enfado a veces con sus valoraciones por no entenderle, pero Risto como persona, como amigo, como compañero en la televisión, es de las personas más generosas y buenas que he conocido en este mundo. 

¿Y cómo es la persona sin el personaje?

Es tal cual, de verdad. Es una persona con un corazón enorme. La gente que tenemos la suerte de conocerle bien y conocerle sin esas gafas que se pone sabemos que es maravilloso de verdad. Es una persona espectacular, y yo le admiro mucho y me siento afortunada de tener a una persona como él cerca. Son muchos años con él, pero sigo aprendiendo de su manera de valorar y de hablar y ¡cómo escribe! Hay valoraciones que le estoy mirando y pienso ¡joder, qué bonito lo que acaba de decir! Es maravilloso, es una persona que a mí me aporta mucho y que pienso que es fundamental en el programa, y en la vida, porque aparte de compañero es amigo.

Tienes mucho éxito en las redes sociales, sobre todo en TikTok, donde tienes más de dos millones de seguidores, pero las redes también te han dado algún dolor de cabeza sobre todo con temas relacionados con tu pareja. ¿Cómo lo trabajas?

Para mí TikTok ha sido un descubrimiento. A muchos nos salvó en la pandemia de estar en casa sin saber qué hacer. Ahí descubres también toda la creatividad de la gente. A mí se me pasan las horas mirando los tik tok de la gente. Pero sí, con las redes sociales creo que ha llegado un punto que hay que hacer algo. Está muy bien que la gente tenga libertad de expresión, pero hay cosas que no se pueden decir ni permitir, por salud mental. Yo soy una persona mentalmente fuerte ahora mismo, pero otras no lo son. No saben el daño que pueden hacer.

Estamos conociendo que la combinación de redes más confinamiento ha provocado una oleada de personas, generalmente adolescentes, con problemas de salud mental. ¿Eres consciente de la influencia que tienes, sobre todo en los jóvenes?

Totalmente. Yo he intentado cuidar las redes sociales y llevarlas por mi trabajo, sobre todo, pero también me gusta que la gente vea el día a día y piensas que te ve mucha gente joven, pero yo sé cómo soy y al final no creo polémicas. Creo que siempre he sido muy consciente. Con respecto a las críticas, las barbaridades machistas que a mí me han llegado a decir por mi pareja…. eso se lo dicen a otra persona con dificultades o problemas y pasa lo que pasa. Las redes sociales están bien porque tienes libertad de expresión, pero creo que se ha llegado a un punto en que la gente no tiene límite. Se le da libertad a gente que no sabe usar esas redes.

¿Tú eres capaz de recibir las críticas con perspectiva?

Sí, yo no le doy valor. Después de todo y de tantos años, la edad y el haber ido madurando poco a poco te da esa libertad de decir esto no tiene importancia y es un porcentaje muy pequeño de la sociedad. Parece que tienes cien comentarios buenos y el malo es el que te afecta. A mí, mientras mis amigos no me digan un mal comentario no le doy importancia a lo que se publique.

¿Hay machismo en las redes?

Hombre, sí.

¿Y en la industria audiovisual?

Sí, a las artistas femeninas no se les trata muchas veces como a los hombres. Y tú miras en la industria musical y también, siempre son hombres los que llevan el cotarro y hay muy pocas mujeres. No es en contra de los hombres, pero sí se podría compensar. No solamente en la música, sino en la vida en general. ¡Encima si eres novia de un deportista ni te cuento! Que yo sea Trending Topic porque el equipo de mi pareja está perdiendo… y diciéndome barbaridades. Cuando ganan yo no aparezco en ningún lado. 

¿No te sientes sometida a la dictadura del like

No, de hecho, ahora lo he dejado con la niña porque no me da tiempo y solo lo uso por mi trabajo, pero tengo que ir poniendo cosas y a veces me da pereza, aunque me gusta porque me permite mantener el contacto con la gente.

¿Cómo se plantea la gira con el panorama actual?

Pues deseando subirme a los escenarios con mis músicos y cantar este disco tan especial.

Edurne para JD

SUSCRIPCIÓN MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

11 Comentarios

  1. Sebas Topol

    Juro por mis hijos que, asombrosamente, no conocía de nada a esta guapa señora hasta haber llegado a esta entrevista -que me he obligado a leer a pesar del desinterés, para tener alguna opinión sobre el tema- y eso que por lo leído, lleva ya mucho tiempo dando guerra. Como no sigo Eurovisión desde hace mil años, ni ninguno de los programas en los que ha intervenido, como esos en los que te secuestran por tres meses para darte, con suerte, el diploma de cantante (Risas). Y es que a mí, quien me gusta de verdad es Edith Piaf y otras, que no necesitaron ningún diploma para subyugar a millones en el mundo. Estoy relativamente satisfecho de cómo consigo defenderme de tanta estupidez como la que nos rodea.

  2. Curioso que jotdown dedique espacio a una música sin ningún interés artístico, pero al menos se expresa muy bien y la entrevista se deja leer. En cualquier caso me gustaría saber con qué criterio se decidió realizarla, ya que me parece que está en clara disonancia con las líneas habituales de la revista.

    • Buena pregunta. La productora nos ofreció la entrevista y la pasamos a la redacción. Nuestro experto en música indie, Iván González, que ha hecho las entrevistas de LOL, Sidonie, Niños mutantes, Zahara, Anni B. Swite o Lori Meyers entre otras, nos dijo que tenía curiosidad e interés así que decidimos hacerla. No hay ningún interés oculto, ni contraprestación de ningún tipo (ni siquiera a nivel de contactos). A veces, pensamos, se pueden publicar entrevistas o artículos inesperados para nuestros lectores. Esto, en ocasiones, dará alegrías y otra disgustos pero va con nuestra filosofía de ser un medio que explora, que de atrincherados está el panorama mediático colapsado.

      • Exploráis poco. En lo relativo a la música es imposible imaginar que aparezca en jotdown un artículo sobre Bach o Scarlatti. Tampoco a propósito de Mitsuko Uchida o Paco de Lucía. Fuera de la música anglosajona y el espectáculo anglosajón (como las figuras de OT y similares), nada. Multiculturales, pero sin multicultura.

      • Sergio Acevedo Uribe

        A mí me dió mucha alegría. Ya estoy esperando la próxima entrevista con David, pero el Bustamante. Saludos.

    • Lo dice usted como si por aquí puluraran referencias vanguardiastas.

  3. Luis Enrique

    De Gea está sobrevalorado

  4. Sin tener nada contra esta cantante, creo que es una de las entrevistas menos interesantes que he leído por aquí.

  5. Me ha resultado interesante esta entrevista, hace mucho que no leía sobre Edurne, es completa y organizada, se deja leer.

  6. Ambimonguer

    Es cierto que en España gusta mucho poner verde al vecino; tan cierto como que esta entrevista es más aséptica que el quirófano donde le parchearon la cadera a Juan Carlos I. El personaje no interesa, las preguntas tampoco. Entrevistar a Alexa hubiera dado para mucho más, creo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.