Artículos escritos por Félix de Azúa

Diez libros, diez

Diez libros, diez

Walter Benjamin, Obra de los Pasajes. Ed. Abada. Primer volumen de un estudio esencial sobre el origen de la modernidad. En este mítico ensayo W.B. reúne citas y reflexiones en un collage solo comparable con algunas obras maestras del arte contemporáneo. Traductor de lujo: Juan Barja. W.H. Auden, El arte de leer. Ed. Lumen. Magnífica antología de escritos del último […]

Félix de Azúa: Sepulcros blanqueados

Félix de Azúa: Sepulcros blanqueados

Antaño, los héroes más populares eran los grandes guerreros y algún santo de muerte apoteósica. Desde el Cid hasta Trotsky, quienes ponían en juego su vida para derrotar a los malvados eran dignos de gloria. Es la viejísima teoría del amo y el esclavo que se mantuvo intacta desde Aquiles hasta Florence Nightingale. Las capitales europeas están adornadas con decenas […]

Félix de Azúa: Enseñar la lengua

Félix de Azúa: Enseñar la lengua

A los españoles nos encanta zurrarnos la badana con cualquier excusa, pero últimamente tiene mucho éxito lo de agredirse por cuestiones lingüísticas. Desde los rancios catalanes que aún usan como arma de ataque lo de «la lengua del imperio», hasta los chavistas americanos que proponen eliminar el español de las escuelas para que los niños solo hablen en indígena, parece […]

Félix de Azúa: Bajo la mirada de Goya

Félix de Azúa: Bajo la mirada de Goya

El último sábado de octubre, con un cielo de nubes amenazadoras, me fui al mitin del Movimiento Ciudadano convocado por Albert Rivera. El teatro Goya, un edificio con empaque, está en una esquina de Madrid, cruzado el Manzanares y alejado de cualquier centro clásico. Amenazaba lluvia, pero a pesar de todo, no cabíamos. El teatro tiene capacidad para ochocientas personas […]

Félix de Azúa: Una deriva

Félix de Azúa: Una deriva

En el año 2001 las autoridades neoyorkinas cerraron al público la corona de la libertad. No es una metáfora de periodista pretencioso, es pura realidad. Como muchos sabrán, en la cabeza de la estatua de la Libertad, a la entrada del puerto de Nueva York, hay una corona a la que podía accederse si uno era capaz de subir trescientos […]

Félix de Azúa: Insisto

Félix de Azúa: Insisto

Me han gustado tanto algunos comentarios que los lectores han tenido la amabilidad de enviar a mi artículo anterior (aquel sobre la filosofía y la ciencia) que no puedo por menos de recomendar dos lecturas a los partidarios de la religión (científica u otra) que asoman la nariz en dichos mensajes. La primera es la reciente edición en España de […]

Félix de Azúa: Contra cualquier novedad

Félix de Azúa: Contra cualquier novedad

Una amiga me ha pedido que escriba un juicio sobre la filosofía, para mediar en la actual disputa sobre la reforma educativa que ni es reforma ni es educativa. Absolutamente convencido de que es el ejercicio más ineficaz al que pueda uno ponerse, emprendo el dichoso juicio. Empecemos por el principio fundamental, la filosofía es la disciplina intelectual más importante […]

Félix de Azúa: Insondable sexualidad

Félix de Azúa: Insondable sexualidad

Así que me fui a Pedraza, a la óptima Hospedería de Santo Domingo, para celebrar allí el seminario sobre The Golden Bowl de Henry James. Esta, una de las últimas creaciones del artista, es también una de sus novelas más opacas, trabajosas, circunvolutas y (si me permiten la expresión) perversas. Junto con las otras dos que forman la trilogía final […]

Félix de Azúa: Nunca profetices en tu tierra

Félix de Azúa: Nunca profetices en tu tierra

Este juicio apodíctico de que nadie puede anunciar el futuro de su propio país, no sé hasta qué punto sea cierto para todos los países, pero sí que lo es para el nuestro. Me fui a un París lluvioso y gris, al congreso organizado por la Sorbona Paris-3 y la Diderot Paris-7 sobre Juan Benet. Nunca se ha celebrado nada […]

Félix de Azúa: Vuelta a empezar

Félix de Azúa: Vuelta a empezar

Cuando recibí el libro me asaltó un vértigo helador: han pasado ya dos años, pensé. Dos años tan inasibles y silenciosos como si fueran en realidad fantasmas de año. Así que decidí tomar, a la manera de Andrés Trapiello, una escrupulosa nota del tiempo fugitivo antes de que se evapore. Con este fin, una vez leído el libro, le di […]