Etiquetado con: "shortcuts"

Día tres: Si tocas a mi hija te mato

Día tres: Si tocas a mi hija te mato

No se dejen engañar por la foto, no le hace ninguna justicia al personaje. Ahí donde lo ven, diría que Bendeq es uno de los tipos más sensibles con los que uno se puede topar en Libia. Le debía una llamada desde que llegué la semana pasada y se ha presentado en el hotel en cuestión de minutos. Hay muchos […]

Día dos: Atrapados en el infierno

Día dos: Atrapados en el infierno

(English version here) Siempre están allí. En la carretera que va desde el monolito con un caballito de mar —el símbolo de esta ciudad— hasta una mezquita a la que la guerra dejó en ruinas antes incluso de que la levantaran. Basta saludar a uno cualquiera de entre los que esperan en el arcén un trabajo en la construcción, limpiando, […]

Día uno: Hemos logrado entrar en Libia

Día uno: Hemos logrado entrar en Libia

(English version here) En Zuwarah las calles no tienen nombre. Pero no es un tópico, sino un hecho. Tampoco importa demasiado, porque ya nadie manda cartas, ni aquí ni allí, y en Zuwarah tampoco llegan recibos. Alguien me contó que, en 2012, se creó un cuerpo de inspectores cuya misión era ir casa por casa para cobrar la luz, el […]

Día cinco: En Abjasia todo son triples

Día cinco: En Abjasia todo son triples

Nuestro amigo Dunya es muchas cosas a la vez: asesor en Asuntos Internacionales del Consejo de la Presidencia de Abjasia, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Sujum, a veces asistente de una ONG internacional trabajando en la zona y, siempre, jugador de baloncesto en la selección nacional de Abjasia. Dunya es también uno de los miles de turcos […]

Día cuatro: Ni rastro de Puigdemont

Día cuatro: Ni rastro de Puigdemont

Hay más de un restaurante en Sujum que presume de ser italiano pero solo el de Flavio merece el título. Veneciano casado con una ucraniana, es el único transalpino residente en Abjasia. Sus horarios son erráticos, como casi todo aquí, pero, generalmente, se le puede encontrar en su local de la céntrica plaza Gudau. Le hemos preguntado a Flavio qué […]

Día tres: «No podríais ni imaginar lo bonito que era todo esto»

Día tres: «No podríais ni imaginar lo bonito que era todo esto»

Aquí llegaban dos trenes por semana desde Moscú antes de la guerra, e incluso tres, o cuatro, en los meses de verano. Ochamchira se llenaba entonces de rusos que venían a cargar las baterías para encarar el invierno: sol, vodka y mandarinas. Los estamos viendo bajarse del tren, desperezándose en el andén mientras son emboscados por una legión de babushkas […]

Día dos: lo nuevo y lo viejo

Día dos: lo nuevo y lo viejo

Nos dicen que hay un «niño de la guerra» en Sujum, uno de esos a los que ladran los perros mientras vocea a los que juegan al ajedrez en la calle. Muchos pensaban que sería mingrelio pero resulta que no, que es español. O al menos lo fue. No lo hemos conocido todavía, por eso no perdemos de vista, ni […]

Día uno: un país que no existe, o casi

Día uno: un país que no existe, o casi

Podría haber sido cualquiera de los que dormían dentro de su coche a las seis de la mañana, pero acabó siendo él. Zviad Afridonidze habla la lengua de Jesucristo y se gana la vida llevando a todo aquel que quiera entrar, o salir, del limbo. Realmente fue una carambola dar con el que, muy probablemente, es el único caldeo-asirio del […]

Day eigth: Inscrutable and, sometimes, wonderful roads

Day eigth: Inscrutable and, sometimes, wonderful roads

Translation: Teresa Galarza (Versión en español aquí) Shortcuts. On the shoulders of a country at war We were at the front of Raqqa, the capital of the Islamic State in Syria, when the terrible events of Barcelona took place. We found out when one of the fighters with whom we shared mess and a flat roof where we slept every […]

Día ocho: caminos inescrutables y, a veces, maravillosos

Día ocho: caminos inescrutables y, a veces, maravillosos

(English version here) Shortcuts. En los arcenes de un país en guerra Estábamos en el frente de Raqqa, la capital del Estado Islámico en Siria, cuando ocurrieron los terribles sucesos de Barcelona. Nos enteramos tras transmitirnos sus condolencias uno de los combatientes con los que compartíamos rancho y una azotea donde dormir cada noche. Supimos que había habido un ataque […]