Jot Down Cultural Magazine – Cuéntame una más

Cuéntame una más

Publicado por

Fotografía: The Preiser Project (CC).

So long as men can breathe or eyes can see,
So long lives this, and this gives life to thee.

William Shakespeare.

«En tanto los hombres tengan aliento y los ojos pidan ver / vivo estará este verso, que te da la vida a ti». Bello pareado con el que acaba Shakespeare su soneto XVIII. El soneto inglés, como seguramente saben los lectores, acaba en un pareado, a diferencia del italiano. El genio que fue Shakespeare disfrutaba transformando los versos finales en voltas; giros o contrastes. En el caso del XVIII, la volta es una declaración de amor que encierra su intención por afirmar su trabajo, preservarlo eternamente, y alcanzar así la inmortalidad. Elegantes palabras que expresan la relación entre la literatura y la condición humana. La literatura como vía de trascendencia.

Literatura en las declaraciones de amor, literatura en las historias. Aliento para contar historias. Una práctica que ha sido y es fundamental para la existencia humana, por eso existe en todas las culturas conocidas. Contar historias implica un intercambio entre emisor y receptor, una dinámica que se aprende desde la infancia. Del mismo modo que el cerebro detecta patrones mediante la vista —un triángulo, un círculo— y el sonido —la «b» y la «v» sí nos suenan igual—, el cerebro también detecta patrones en el arte de contar historias, y el poder de seducción de la voz se mantiene vigente. Quien lo dude, que pruebe a escuchar el soneto de Shakespeare aquí.

Las historias, como los sonetos, son patrones reconocibles, y en esos patrones encontramos significado. Pero si las historias son en sí universales, la forma en que las contamos cambia con la tecnología que usamos. Cada nuevo medio ha dado lugar a una nueva forma de narración. Poco antes del descubrimiento de América la revolución de la imprenta de William Caxton y Johannes Gutenberg en Europa posibilitó el auge del mercado de la información y la consecuente difusión de conocimiento. La invención de la cámara de cine a finales del XIX condujo al desarrollo de largometrajes. La televisión dio lugar, un cuarto de siglo después, a los programas de noticias, de entretenimiento y series. Más tarde llegó internet, el primer medio capaz de combinar todos los demás medios: puede ser texto, audio, vídeo, todo junto. La herramienta con la que nos conectamos a internet las veinticuatro horas del día es el ordenador o teléfono móvil. Paradójicamente, son las nuevas tecnologías como el smartphone las que más se usan y nos conectan con la forma más primigenia de literatura, escuchar historias. Hablamos de audiolibros, el sector que más ha crecido dentro del mercado editorial en los últimos tres años, como demuestra la tendencia al alza de la pionera Storytel, fundada en Suecia en 2005, que ya cuenta con más de quinientos mil suscriptores repartidos en ocho países.

El éxito no viene exento de críticas. Como ocurriría con cualquier medio que se precie, al audiolibro le han sacado sus pegas. Harold Bloom, uno de los críticos literarios más influyentes de nuestros tiempos, es de los que ha expresado su desconfianza al respecto: «Necesitas todo el proceso cognitivo, esa parte de ti que está abierta a la sabiduría. Necesitas el texto frente a ti», según unas declaraciones a Times que recoge The New Yorker. Posiblemente así sea si uno quiere leer los Philosophiae naturalis principia mathematica de Isaac Newton, pero no tanto si se trata de entender la crítica de Bloom. El argumento, básicamente, es que escuchar no es lo mismo que leer. Y tiene razón, no es lo mismo. De hecho, es mejor.

La primera vez que escuché un audiolibro estaba embarazada. Tumbada en la cama, lo que más me apetecía es que me cuidaran y me contaran historias. Descargué la app y lo probé; en una semana me había hecho una biblioteca. Después he comprendido que el audiolibro también ayuda a crear nuevos momentos de lectura en los que podemos estar haciendo cosas que no requieren especial concentración, pero sí movilidad. Ahora mismo estoy escuchando Patria, de Fernando Aramburu, no iba a ignorar yo al premio nacional de narrativa 2017 por el hecho de que sea un tocho de seiscientas cuarenta y ocho páginas. Lo escucho en la ida y vuelta al trabajo; son veinte horas, así que lo acabaré en dos semanas. Me sumo al 52% de usuarios de audiolibro de Storytel que lo escuchan en transporte público y al 27% que lo hacen en el coche, en la ida al trabajo y vuelta a casa.

También el audiolibro es un aliado de los runners. No crean que los runners escuchan solo música, no. Todos los runners del mundo, que cada vez son más, conocen otras historias porque usan audiolibros. Apuesto a que no han visto a mucha gente con libros sobre crecimiento personal, mindfulness, coaching, ni mucho menos novela erótica. No. Los únicos libros que los lectores tradicionales se molestan en comprar son los que les hacen parecer inteligentes. La foto se la hacen con el libro de Haruki Muramaki o con la Jot Down, y la tuitean. Sin embargo, lo que más vende es de lo que nadie presume, y lo que en el fondo todos desean está en formato audiolibro. Los listos hasta aprovechan para aprender inglés.

Fuera de bromas, la mayor ventaja que he encontrado a los audiolibros es el placer que da escuchar cómo un actor con talento da voz a los personajes y las historias. No hace mucho escuché También esto pasará, de Milena Busquets. Me habían entrado ganas de revivir los momentos personales que la historia de Busquets me evoca y además tenía curiosidad por escuchar la interpretación de la actriz Nuria Mediavilla, la voz habitual de Uma Thurman y Rachel Weisz. Entonces me di cuenta de que me había hecho falta escuchar la voz de Mediavilla para entender lo entrañable y divertido que es el libro, y, a su vez, lo maravilloso que es poder revivir tan fácilmente los mejores momentos que uno ha vivido.

4 comentarios

  1. Hablando de los sonetos, guardo como un tesoro un CD grabado por actores de la RADA, (creo que del año 2002), con unos pocos convertidos en canciones (el XVIII en concreto por Brian Ferry, una maravilla). Gloria para los oídos.

  2. ¿Descubrimiento de América?

  3. Literatura como forma de vida.

  4. Pues no es lo mismo leer que escuchar, como no es lo mismo la poesía que la prosa.

    Ezra Pound dijo que SIEMPRE había que leer (o escuchar) la poesía en voz alta, mientras de la prosa no creo que llegara a pronunciarse. Creo que la poesía bien leida en voz alta, es un añadido al texto sin duda.

    Personalmente, una de las cosas que a mi me gusta del acto de leer, es que es un acto silencioso, casi el único acto silencioso en todo el día, casi el único acto silencioso que queda en el mundo moderno, al no ser que uno sea religioso y rece.

    En Madrid centro, casi no existe el silencio ya, pero si leo, la verdad es que no percibo el ruido de la calle que me molesta, que me atormenta, casi todo el resto del día…

    Además, leer es un acto de quietetud….

    Te tumbas en el sofá, en el silencio, abres el libro, te pierdes en otro mundo… No creo que un audiolibro lo supere en ese aspecto, aunque puede ser de ayuda en otro sentido, en un mundo en el que “multitarear” es de rigor…

    No creo que el audiolibro te dé tampoco esa sensación agridulce de leer la última frase de una gran novela, impresionado de que a) ha sido una experiencia a la par con las mejores de la vida y b) nunca se puede repetir. Ese sensación del retorno de un gran viaje…

    Asi que estoy con Bloom, un Bloom tan denostado a estas alturas que ha dejado de ser todo lo influyente que era, y que casi parece un crítico marginal tal y como se han desarrollado los acontecimientos… Bloom es un totém que todo el mundo saca para quemar, o agujerear con pullas y dardos…

    Pobre Bloom. No es para tanto. Solo es un poco carca y bastante conservador, pero es un gran amante de la literatura, un entusiasta. Ójala que sus miles críticos pudiesen decir lo mismo…

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies