Félix de Azúa: ¡Qué le voy a hacer, si soy del Mediterráneo!

Publicado por

Una de las escenas más conmovedoras de los últimos meses es la de María Dolores Amorós reclamando ante el juez una indemnización de 10 millones de euros por haber sido destituida de su cargo. Viene a salir a dos euros por parado. Si tenemos en cuenta que ella misma se había adjudicado una pensión vitalicia de 30 mil euros mensuales (que son mil euros al día) el retrato de María Dolores no puede ser más elegante.

Esta buena mujer era la directora general de la Caja Mediterráneo, una de las decenas de Cajas de Ahorros (¡de ahorros!) que han montado nuestros representantes políticos para desvalijarnos. La tal Caja es hoy un montón de chatarra que adorna las calles de Alicante, porque la destituida está acusada de falsear las cuentas, ocultar la situación financiera de la Caja que dirigía, hinchar los beneficios y adjudicarse la pensión antes mencionada, todo ello cuando ya la entidad financiera era un cubo de basura pintado de purpurina. Gran mujer, un ejemplo para todos.

En las múltiples fotos que publica la prensa se la ve con media sonrisilla ladeada y aires de suficiencia, similar, por cierto, a la de otra magnífica madre mediterránea, Maria Antònia Munar, presidenta del parlamento Balear y experta sacamantecas de la gente insular que la había votado, quizá gracias a ese acento que sobrevuela el rotundo nombre de Antònia. “Es de fiar, es de las nuestras” debieron de pensar al ver el acento.

Es muy bello (y hace juego con el estado en que han dejado la costa) que las regiones españolas bañadas por el mediterráneo, Baleares, Valencia, Cataluña, buena parte de Andalucía, sean las que acumulen un mayor número de sinvergüenzas idiotas. Quiero decir que además de malhechores, como un número notable de nuestros políticos, son tontos y se dejan pillar.

No digo yo que los rufianes del septentrión sean doctores en filosofía, pero parecen menos chapuceros y cuando les cazan no piden indemnización sino que corren a esconderse bajo una piedra. Es famoso el caso de aquel reo acusado de haber asesinado a sus padres para robarles la cartilla, y que pidió clemencia al jurado porque era un pobre huérfano. Debía de ser de por allí.

Sin embargo, no creo que haya una mayor concentración de tontos en la delincuencia mediterránea que en la atlántica o la cantábrica, por no mencionar la mesetaria. En consecuencia, ha de ser que hay más delincuente por metro cuadrado en el Levante, mayor densidad, y sobre todo entre sus clases elevadas, como aquel delicioso señor Fèlix Millet del Palau de la Musica Catalana, otro delincuente con acento nacional y tonto condecorado.

De todos modos hay que pensar que las ciudades del Mediterráneo soportan una pesada carga. Es tan benigno su clima, estamos hablando de una sociedad tan ilustrada y europea… Piensen en Marsella y sus mafias, Nápoles y las suyas, Argelia, Rabat, Palermo, Marbella, Beirut, Trípoli, Atenas… no hay mejores lugares donde pasar unas vacaciones. Y luego salir corriendo una vez has comprobado el grado de suciedad, ruido, robo callejero, caos ciudadano, violencia gangsteril, estafa turística y arrogancia de los propietarios. Todo lo cual no tiene remedio en tanto las clases dirigentes de esos lugares sigan creyendo que gozan de una evidente superioridad moral y que han heredado un pasado glorioso.

Yo no conozco un solo trabajo serio que someta a análisis riguroso el proceder irresponsable y rapaz de las castas mediterráneas. Quizás tan solo Pla puso en su lugar a las que le caían más cerca. Razón por la cual todavía hoy no forma parte del canon catalán según entidades parasitarias como el Òmnium Cultural, otra elegante institución con acento nacional que cualquier día de estos podrá verse en la sección judicial de la prensa.

 

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

20 Comentarios

  1. Lo de los acentos está fuera de lugar: no se puede insinuar que escribir un idioma correctamente sea indicio de corrupción. Y recordar que la filiación política conocida del «señor» Millet es con la FAES.

  2. Se te ha olvidado mencionar a la comunidad de Murcia, un gran número de cuyos gobernantes son duchos en hacerle honor al significado etimológico de su nombre (del castellano antiguo «murciar», robar)

    Y yo soy murciano, ojo.

    • Una aclaración sobre la etimología. Murciar no viene de Murcia. Su origen está relacionado con «murciélago» por aquello de actuar de noche.
      Salud.

  3. Discrepo Miquel. En Mallorca, al menos entre mallorquines hay una cierta tendencia ubicada en algún rincon del subconsciente que hace que el hecho de que la otra persona hable mallorquin sea una garantia de fiablidad, lo explica muy bien el artículo, la sensación de «uno de los nuestros» se ve muy reforzada por la lengua, muy especialmente en Mallorca. Pero como digo, es un reflejo instintivo que la gente tiene sin reparar demasiado en ello. Te lo dice un mallorquín.

    • Miquel Àngel,

      es natural que el sentimiento antropólogico de pertinencia a una tribu o sociedad común incremente la confianza. Pero no tiene que ser necesariamente indicio de clientelismo, nepotismo o corrupción. Y sigo pensando que el artículo quiere asociar maliciosamente ambas cosas.

  4. Yo también soy de Mallorca. La pertenencia a una tribu no tiene por qué ser indicio de clientelismo,… Sin embargo, el nepotismo y la corrupción, se dan especialmente en tribus que utilizan elementos afectivos, como la lengua o la pertenencia a esa tribu. Seguramente ocurrirá en todas las tribus, pero de cerca se nota más.

  5. Excelente artículo que queda algo empañado por la referencia final al Omnium. Sin ser santos de mi devoción no se les puede asociar, aunque sea de solayo con todo lo referido anteriormente en el artículo. Félix, no todo el mundo tiene porqué pensar igual que tú.

  6. Pues sí, yo soy vasco y allí también se roba. Pero creo sinceramente que el dinero fácil de los últimos años y la exhuberancia propia del Mediterráneo da pie a que aparezcan más chorizos, más cantosos y más impresentables que en el Norte.Y con más apoyo popular. Quizá Camps haya sido absuelto, pero lo que se ha probado es que se rodeaba de un círculo de impresentables y mangantes. Lo de Valencia clama al cielo: Timos con las basuras, timos con los eventos, chanchullos mil…que han dejado la comunidad arruinada. Pues mira, ellos votaron a Camps miles de veces, o sea que…

  7. Me he metido en la web de Omnium Cultural, institución que me sonaba pero no sabía de qué, y lo primero que veo en su página de inicio es un cartel que pone: «Per un país de tots, l’escola en català». Y yo que siempre había creído que «tots» se traducía por «todos». Tendré que repasar mi catalán.

  8. Si se tienen pruebas de que Òmnim Cultural ha llevado a cabo algún comportamiento delictivo, pues hay que presentar denuncia. Y si no se tienen, hay que callarse. Pocas cosas me fascinan más que los que atacan a «los nacionalismos» siendo ellos mismos unos pedazos de nacionalistas españoles.

    • Qué barbaridad, pretender que los ciudadanos vayamos haciendo denuncias de esto y de lo otro «con pruebas» o nos quedemos callados. Como sospecho que yo soy uno de los «nacionalistas españoles», pues hala, a denunciarme con pruebas (dónde o cuáles, eso no lo sé; pero tú debes de ser un experto) o a callarse.

  9. Qué estupidez.

    Dice: «Es muy bello (y hace juego con el estado en que han dejado la costa) que las regiones españolas bañadas por el mediterráneo, Baleares, Valencia, Cataluña, buena parte de Andalucía, sean las que acumulen un mayor número de sinvergüenzas idiotas».

    Las regiones españolas bañadas por el mediterráneo no llegan al 20% de la superficie (provincias) de España, pero son, en conjunto, la mitad del estado. En población y PIB. Si a la mitad restante le quitamos Madrid, bien conocida por tener igual número de idiotas y excluimos Euskadi y Navarra de la ecuación por ser regiones ricas y con un grado de autonomía económica sin igual (total, ya puestos a decir estupideces), obtenemos la siguiente conclusión:

    La mayoría de españoles son sinvergüenzas idiotas. Y los que no lo son, son unos paletos de pueblo que además no tienen ni un duro.

  10. Creo que en Cataluña hay mucha menos corrupción que en las otras dos comunidades en las que se habla catalán. El motivo creo que es que no son nacionalistas, es decir han traicionado su identidad y de este modo han perdido el sentido de comunidad. Después de esta corrupción todas las demás son posibles.

  11. Las diferencias entre comunidades se basarían, si acaso, en la cantidad y calidad de lo robado: los mangantes de sitios acomodados robarían para el lujo (ergo en mayor cantidad), mientras los de sitios pobres lo que se llevan son… gallinas.

    O sea que la sinvergonzonería es bastante homogénea. De los pocos criterios unitarios en la cosa España, porque ya ni los toros…

  12. Cuando dice que Pla no forma parte del canon catalán («según entidades parasitarias como el Òmnium Cultural»), Azúa lo saca de… porque a parte de ser una memez no lo encuentro en ninguna parte.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.